Primer Mundo, crisis económica

El Congreso de Estados Unidos ha llamado a los grandes banqueros para que expliquen las causas de la crisis financiera. Una comisión formada por demócratas y republicanos se ha hecho cargo de la gestión. Los responsables de las entidades bancarias que originaron la crisis norteamericana -que, poco después, emergería en todo el mundo desarrollado-, han asumido y reconocido sus errores, y han propuesto algunas medidas para mejorar el sistema, como reformas regulatorias para evitar que la situación se repita en el futuro. De cualquier forma, también han pasado la pelota a otro tejado: han culpado de la crisis a las agencias de calificación de riesgos y han expuesto sus ideas para mejorar el sistema financiero La Comisión ha escuchado los testimonios del consejero de Goldman Sachs, Loyd Blankfein, del presidente y director ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, del consejero de Bank of America, Brian Moyhihan y del ex responsable de Morgan Stanley, John Mack. De cualquier modo, el Gobierno les va a obligar a devolver hasta el último centavo del dinero inyectado para mantenerse. Aquí, lo entragamos a fondo perdido.

Aquí, digo, en España, pasan más cosas. Los trabajadores de la quebrada Air Comet se desgañitan pidiendo justicia, mientras el dueño, Gerardo Díaz Ferrán, viaja en Ferrari exclusivo al que ha grabado las iniciales de su hijo como en las cucharillas de los bautizos. El mismo que sigue presidiendo la Confederación de Empresarios españoles. El mismo que continúa siendo consejero de Caja Madrid –espero que sólo para cobrar y no impartir su sapiencia empresarial, por otro lado bastante práctica, no pagar a nadie, únicamente hacer caja-.

Y siguen todos los casos de corrupción en apacible desarrollo. Y Rajoy dice que no dimitirá si el caso Gürtel demuestra lo que investiga, porque él no ha hecho nada –salvo presidir el partido que reune a varios implicados-. Y la ciudadanía se apresta a votarle en masa, según anticipan las encuestas, para llevarle a dirigir los destinos de España. Y de colaboración en los grandes asuntos que nos afectan, ni media.

 De cualquier forma, en EEUU, ya han creado una especie de banquero o bancario arrepentido. Personas de entidades financieras y de empresas que están suministrando información confidencial de lo que han visto y han oído. ¿Servirá de algo? No. El sistema precisa darle la vuelta al calcetín. O comprar una media. O andar descalzo. O inventar un abrigo nuevo para los pies, la base del cuerpo. Pero, al menos, parece que se mueven en alguna dirección.

Entrada siguiente

3 comentarios

  1. El principio de Arquímedes afirma que un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido estático, será empujado con una fuerza vertical ascendente igual al peso del volumen de fluido desplazado por dicho cuerpo. Esta fuerza recibe el nombre de empuje hidrostático o de Arquímedes, y se mide en newtons.

    ¿Cuántos newtons serían necesarios para dar una patada estratosférica a los amos del sistema?

  2. Soto

     /  14 enero 2010

    Si Obama se atreve a tomar la decisión de rescatr el dinero publico inyectado a los causante de este desastre,¿Europa no puede hacer lo mismo?¿para que vale la Comunidad Europea?
    Apertas agarimosas

  3. Immanuel

     /  15 enero 2010

    Parte de la culpa, si es que se puede llamar así, sí fue de las agencias de calificación, aunque claro, lo de que deberían decir que es dichas agencias, que en teoría deberían ser independientes de los participantes en los mercados, están participadas por bancos y aseguradoras… lo mismo de siempre, juez y parte.

A %d blogueros les gusta esto: