Aznar y el cambio climático

José María Aznar liderará activamente la cumbre mundial de negacionistas del cambio climático, a celebrar en Nueva York entre el 8 y el 10 de Marzo. La reunión la organiza el Instituto Heartland, un organismo con fuertes vinculaciones a General Motors y, sobre todo, a la petrolera Exxon Mobil. Según Greenpeace –y como cuenta Público-, el Instituto ha recibido en los últimos díez años 540.000 euros de la petrolera.
El entonces presidente del Gobierno español firmó en 1998 el Protocolo de Kyoto contra el cambio climático. Faltaban dos años para la gran revelación: conocer a George W. Bush. Pero recientemente FAES -la Fundación que preside- publicó un libro, “Planeta azul (no verde)”, que niega la gravedad del calentamiento global, del que es autor otro funesto personaje: Václac Klaus, el hoy famoso presidente checo y, por ello, presidente de la Unión Europea, el que nos quiere amargar la golosina a los europeos.
En la presentación del libro, Aznar soltó varias perlas. Dijo que los ecologistas eran los nuevos comunistas. “Se parece más bien a una nueva religión que condena a la hoguera en la plaza pública a aquellos
que osen poner en duda sus tesis, sus pronósticos o sus
admoniciones. Sus fieles devotos quieren ver en la hoguera a todo
aquel que, como Václav Klaus, discrepa de la nueva religión”, fueron sus palabras textuales. En otro momento pidió “plantar cara a todos los enemigos de la libertad” -libertad de contaminar el planeta para forrarse-. Y aventuró que, como mucho, era “un problema que quizá, o quizá no, tendrán nuestros tataranietos”. Presidió un país, sin importarle el futuro de los tataranietos de sus ciudadanos, y los suyos propios.
Pero lo mejor fue cuando rechazó que fuera un negacionista porque lo suyo era otra cosa: “No sé si hay un cambio climático en el que es -o no- determinante la acción del hombre. No lo sé porque no soy un científico experto en estos temas“. Aznar, hombre religioso, cree en algo tan poco científico como la existencia de Dios, y tomará medicinas, supongo, sin haber estudiado medicina, biología o farmacia, fiándose de quien sí sabe. (Esperanza Aguirre “suscribe al cien por cien las opiniones de Aznar” y un ex asesor de Tatcher le felicitó públicamente)
Pero, héteme aquí, que en muy poco tiempo Aznar ha debido estudiar varias carreras y varias informes, y ahora ya puede dar conferencias contra las medidas que eviten el calentamiento global, que de eso se trata. Quizás -no lo sé- la petrolera le ha pagado un master intensivo en el asunto. De cualquier forma, Aznar suele cobrar 30.000 euros por charla.
La ONU y miles de científicos han alertado sobre las consecuencias del cambio climático. El informe Stern, encargado por Blair -que aunque firmante de las Azores no era liberal- estima que de seguir en la tendencia, sólo económicamente, nos llegaría a costar el 20 por ciento del PIB mundial, un daño similar a varias guerras mundiales o la Gran Depresión -prima hermana de la actual-. Blair aseguró que eran necesarios  más medios para combatir el calentamiento global que la lucha contra el terrorismo porque era más peligroso. Algo en lo que coincidió por completo.
Y al mismo tiempo, un estudio de la OCDE cifra en el equivalente a un 1% del PIB mundial el dinero necesario para acometer políticas medioambientales eficaces. Equivaldría a perder 0,03 puntos porcentuales en el crecimiento de la riqueza.
No se pueden tomar a divertidas salidas de pata de banco las palabras de Aznar, por tanto. Lo grave es que este señor tuvo en sus manos los destinos de España. Y… aún quieren que vuelva.

Entrada anterior

12 comentarios

  1. Toc, toc. ¿Se puede comentar?

    Aznar y Klaus no son científicos. Son políticos. Los políticos tienen que tomar decisiones políticas, que nos afectan a todos. Y para tomar decisiones políticas es bueno, es necesario incluso, hablar de ellas. Y Aznar y Klaus están denunciando un ambiente en el que no se puede hablar de si el CO2 es un peligro, o no lo es.

    Verás, Rosa María, tú misma llamas “negacionista” a quien pone en cuestión las opiniones del IPCC. Y no dudo que sabes de sobra que esa palabra, negacionista, viene de los nazis que negaban el holocausto. Y me lo estás llamando por ejemplo a mi, muchas gracias, porque me preocupo por saber qué fundamento hay detrás del alarmismo de Al Gore (que debe ser santo) y de la tropa de la ONU en torno al IPCC. Pues bien, esa es una buena forma de intentar que no se pueda hablar del asunto, que es lo que tu quieres, porque posees una verdad, pero no es la mejor forma de llegar al conocimiento y a tomar decisiones con un poco de perpectiva.

    Y en ese aspecto, en el de poseer una verdad y no admitir la discusión es en lo que recuerda el alarmismo a las religionos. Hacen lo mismo. Pero la cuetión CO2 es una cuestión científica, y debería abordarse con una mentalidad científica, y no religiosa.

    ¿Tienes idea de cuantos, y de qué calidad de científicos discuten lo del CO2? ¿Tienes idea de en qué consiste la discusión? ¿Tienes idea de hasta qué punto se ignora lo básico sobre como funciona el clima? ¿Sabes que discuten y no saben ni siquiera si el vapor de agua, que es el principal gas invernadero, calienta la atmósfera (por el vapor de agua propiamente dicho) o la enfría (por las nubes)? ¿O si las nubes son una realimentación o un forzante radiativo? ¿Sabes que todo el asunto ese del supuesto peligro del CO2 viene de unas modelizaciones matemáticas hechas por una gente con una ciencia que está naciendo e ignora más de lo que sabe? ¿Sabes que esos modelos matemáticos no han producido predicciones confirmadas hasta el momento? Ya tienen veinte años algunos de esos modelos, y no han dado ni una en el clavo. Pues todas esas cosas, y más, podrían aumentar tu conocimiento. Pero supongo que el conocimiento no te importa, porque ya tienes una verdad. ¿Pero, sabes quien se ocupa de la verdad? La religión. ¿Y sabes quien se ocupa del conocimiento? La ciencia.

    Pues eso es lo que tratan de explicar Aznar y Klaus, a pesar de tus insultos. Y yo me atrevo a pedirte que no me llames “negacionista”, porque es muy feo, y no hago nada malo. Solo intentar conocer, e intentar que las cosas se discutan antes de tomar las decisiones. No me parece como para ponerse a insultar.

    Gracias.

  2. MACGO

     /  24 enero 2009

    La verdad es que hoy en día, con las abrumadoreas pruebas de demuestran que el cambio climático ya se está padeciendo en el planeta, cuando hasta las grandes empresas energéticas, causantes en gran medida de este efecto ya lo reconocen abiertamente y lo utilizan incluso en sus campañas publicitarias, no comprendo como los “negacionistas” (toda palabra puede tener, y en este caso es así, varios significados) siguen pregonando a los cuatro vientos unas teorías que seguro que ni ellos mismos se creen más que para defender un modelo económico ultraliberal que nos ha llevado a una gravísima crisis económica y a dejar al planeta tocado de muerte.
    En cuanto a Aznar, no conozco personaje más nefasto en la reciente historia de España. No voy a emplear otros adjetivos que me vienen a la mente porque este no es mi espacio pero sinceramente me austa, por ceñirme a una noticia de los últimos días, que compañeros de su partido pidan su vuelta a la escena política. “Paren el mundo que quiero bajarme”

  3. Ya, a mi Aznar también me parece un personaje nefasto, aunque sin llegar a la categoría de Zapatero. Pero como solo soy negacionista, y eso lo soy según tú, y no soy sectario, sé muy bien distinguir entre un personaje, y una opinión concreta del mismo.

    Y como no soy sectario, no mezclo las cuestiones científicas con las banderizas políticas.

    Pruebas abrumadoras. Sí, lo sé, tú estás convencida de que las hay. Das por supuesto que debe haberlas. Pero si tienes la amabilidad de poner aquí cuales crees que son esas pruebas abrumadoras, te mostraré que no son abrumadoras, y ni siquiera son pruebas. Me bastaría con una sola

    Las grandes empresas energéticas son las primeras beneficiarias del saqueo que van a montar con lo del CO2. Saqueo a nuestros bolsillos, que va a ir a parar a los negociadores de bonos de carbono (empresas financieras y pájaros conectados con los gobernantes) y a los productores de renovables, que no son otros que las empresas energéticas de toda la vida. Petroleras incluidas. Por ejemplo, Shell y BP son de los principales fabricantes de paneles solares. Por ejemplo, la barbaridad esa del mercadeo de bonos de carbono, lo que llaman “cap and trade” en inglés, lo inventó la muy fraudulenta Enron. Y el alarmismo fue muy impulsado Margaret Thatcher, porque le venía bien para atacar a los huelguistas de las minas de carbón, y desarrollar las nucleares.

    Las empresas energéticas necesitan nuevos negocios, y su nuevo negocio más a mano son la renovables. El problema es que las renovables no son negocio, salvo montando el tinglado del alarmismo. Y en efecto, dudo mucho que se crean el alarmismo que propagan.

    Piensa en el dinero. Piensa en qué cambios va a haber en el dinero si triunfa el alarmismo. Saldrá de (casi) todos los bolsillos, para acabar en unos pocos bolsillos. ¿Te imaginas qué bolsilos van a ser esos pocos bolsillos? Pues eso.

    Pero el petróleo no va a dejar de venderse, solo va a ser más caro. El truco, y el gran perjudicado, va a ser el carbón. Curioso, justo lo que tienen disponible los países pobres, por ser una tecnología al alcance de cualquiera.

    Ah, y por cierto. Sí está enlazado tu artículo que menciono, donde he casi copiado mi respuesta. Perdona por haberla puesto allí después que aquí. Pero es que me ha parecido que quedaba pobre sin los enlaces que allí he añadido. Y si hubiera puesto los enlaces aquí, como son muchos, el comentario hubiera acabado en la cola de spam.

    Saludos.

  4. Lecaun

     /  24 enero 2009

    Uno, de ciencia, de socio-economía y de las grandes cuestiones sabe más bien poco. Uno, ciudadano de a pie, sólo lee y, por lo que se ve después de leer los documentados comentarios de Soil, no con mucho provecho. A pesar de todo, que se le perdone el atrevimiento.
    Parece consensuado por la comunidad científica que, desde 1970, la temperatura media del planeta ha aumentado en 0,55º C a consecuencia directa de los excesos de gas de efecto invernadero enviados a la atmósfera. Parece ser que, en 2001, había 7 modelos de posibles cambios climáticos, que actualmente se ha reducido a 3, una vez eliminados los más extremistas. Se dice que si logramos estabilizar nuestras emisiones de gas para 2030, la subida podría limitarse a 2ºC para finales de siglo. Por supuesto, los científicos no dogmatizan, sólo tratan de explicar racionalmente lo manifiesto, y se hacen preguntas para las que todavía no tienen respuestas. P. e.: si, en el peor de los supuestos, el recalentamiento llegase a 5,8ºC hacia 2100 (cuando los tartaranietos del Sr. Aznar) ¿Qué pasaría si las plantas no se adaptasen al recalentamiento climático y muriesen? Al pudrirse, arrojarían al aire el gas carbónico que almacenaban ¿Y, si al recalentarse los océanos, comenzasen a liberar las enormes cantidades de metano que conservan en sus profuncidades? ¿Y si el permafrost siberiano se descongelara liberando todo el metano que contiene?
    Y esto no es dogma, son hipótesis que se plantean ante la “sospecha” científica de la nociva actuación de la especie humana sobre el clima.
    Por supuesto, se puede negar que haya una evidencia científica, claro, y el Sr. Aznar lo hace. Pero, por lo que vamos conociendo, hay visos de que las hipótesis sobre cambio climático nos lleven a certezas lamentables. Cuestionar hipótesis no demostradas está al alcance de cualquiera, pero de ahí concluir que al no poderse demostrar han de ser desechadas, va un abismo. De la misma forma que no se puede demostrar la vesorimilitud de la hipótesis, tampoco se puede demostrar su contrario; esto es, que es falsa.
    Lo de “negacionistas” es un neologísmo que me gusta, aunque lleve una carga ideológica negativa. El término es cómodo porque explica con claridad una determinada actitud. El comunicante Soil parece que la emplea con cierta fruición aplicándola a su persona, porque así establece claramente su distanciamiento con quienes, masas temerosas y no bien informadas, crremos en la inevitabilidad de una catástrofe para la
    humanidad si perseveramos por este camino.
    Y sí, reconozco que ésto último no tiene base científica, es sólo una creencia que, en buena lógica, debería entrar en el campo de las religiones.

  5. Parece consensuado por la comunidad científica que, desde 1970, la temperatura media del planeta ha aumentado en 0,55º C a consecuencia directa de los excesos de gas de efecto invernadero enviados a la atmósfera

    Es de lo más normal que creas eso, leacaun. lo oyes por todas partes, y de sitios / medios de los que acostumbras a fiarte. Si tienes tiempo, echa un vistazo a esto:

    http://plazamoyua.wordpress.com/2009/01/06/el-mijo-pregunta/

    Perdona la autocita, pero es lo que te estoy diciendo, con más datos. Es que si pongo aquí más de un enlace, va al spam. En ese artículo, busca un enlace que pone [650 contra el “consenso”] Es una lista de 650 científicos (y algún economista) de primera fila, que trabajan en campos relacionados con el clima. Busca sus nombres en la internet, si quieres, y comprueba sus currículums. Tal vez cambie tu idea sobre el consenso científico.

    Por otra parte el consenso científico tampoco diría nada, aunque lo hubiera, que no lo hay. Especialmente en una ciencia tan nueva como la climatología. Creo que el primer “climatólogo” que hubo fue Richard Lindzen, que solo tiene 68 años, (y no participa de ese supuesto “consenso”). Mira, ha habido muchos “consensos científicos”, pero de los de verdad, y no como este. Y muchos de ellos han sido consensos sobre cosas que han resultado falsas. Por ejemplo, creían que el sol era una bola de carbón. Por ejemplo, creían que había una sustancia llamada éter entre los cuerpos celestes. Por ejemplo creían que los continentes no cambiaban su posición relativa. Por ejemplo creían que las plantas se alimentaban de la tierra (y no del CO2 del aire y el agua). Por ejemplo, creían que Einstein estaba equivocado.
    Pero cuando le dijeron a Einstein que había cien científicos que habían firmado una declaración en contra de la “relatividad”, contestó: -“¿Y para qué necesitan cien, si basta con uno … siempre que pruebe lo que dice”?

    Y puedo seguir mucho más. Todo eso eran consensos, y todos ellos equivocados. Y lo del calentamiento peligroso / CO2 ni siquiera es un consenso.

    Se dice …

    Sí, se dicen muchas cosas. Pero el asunto no es decir cosas, sino probarlas. Si me dijeras cual es la prueba, de lo que dicen, que te ha convencido, podría comentarte lo que otros científicos dicen sobre esa “prueba”.

    Pero, por lo que vamos conociendo, hay visos de que las hipótesis sobre cambio climático nos lleven a certezas lamentables

    Sinceramente, por lo que yo veo, cada vez hay menos visos de que la hipótesis alarmista tenga algún fuste. No es una hipótesis inverosímil de origen. No es una estupidez. Solo que no hay la menor prueba, y cuantos más datos se conocen, menos coincide con los datos. Y eso para una hipótesis que probablemente sea en la que más dinero se ha invertido en toda la historia de la ciencia.

    Lo de “negacionistas” es un neologísmo que me gusta, aunque lleve una carga ideológica negativa.

    Lo acabas de expresar con especial claridad. Carga ideológica. En un asunto que debería estar al margen de toda ideología, porque es un asunto puramente científico. ¿Sabes quien se caracterizaba en épocas recientes por mezclar la ciencia con la ideología? Pues por ejemplo los soviéticos (Lisenko), y los nazis. Pero a mí me parecería muy mal que os llamaran ninguna de las dos cosas, aun a pesar de los esfuerzos que hacéis (por ejemplo usando el término negacionista) para que no se pueda discutir un tema que está muy lejos de haber sido resuelto.

    Ahora bien, ¿que estás de acuerdo con mezclar la ciencia y la ideología? ¡Pues adelante con los faroles! Pero conviene que todo el mundo pueda saber lo que está haciendo cada cual.

    Rematando: Teorías del fin del mundo por culpa del hombre pecador, ha habido a lo largo de la historia un buen montón. Y todas han resultado ser una macabra fantasía. Mi apuesta personal (siempre provisional) es que esta también. Y eso no me convierte en un negacionista, sino más bien en racional y sensato.

  6. Para facilitar, lo de los 650 del consenso:

    http://epw.senate.gov/public/index.cfm?FuseAction=Files.View&FileStore_id=83947f5d-d84a-4a84-ad5d-6e2d71db52d9&CFID=52415299&CFTOKEN=17867052

    Una ñultima cosa: También tienes otra forma, un indicio indirecto, de ver como va lo del consenso. Buscar cuantos científicos han pasado en los últimos años de “alarmistas” a “escépticos”, y cuantos al revés. Y comparar.

  7. Vanguard

     /  28 enero 2009

    En un mundo globalizado con acceso a tanta información no es difícil saber lo que ocurre en cualquier lugar del plantea. Desde los polos a los desiertos y desde las selvas tropicales a las sabanas africanas, hay información diaria en prensa, cine, televisión, documentales, libros, etc para adquirir consciencia de la realidad planetaria. Para cualquier observador atento y bien informado el cambio climático es un hecho evidente. Las miles de víctimas de la ola de calor que sufrió Europa en 2003 lo fueron del cambio climático pero las consecuencias pueden ser mucho peores en un futuro no lejano. El Huracán Katrina, de 2005 en Nueva Orleans provocó la muerte de más de 1800 personas y el desplazamiento de otros varios miles. Además, los servicios de salud de toda la región quedaron destrozados, lo que afectó gravemente a las infraestructuras sanitarias. El notable incremento de la malaria en las tierras altas de África oriental es otra manifestación del calentamiento. Durante los últimos 30 años, el aumento de la temperatura ha creado también condiciones más favorables para las poblaciones de mosquitos en la zona y, por consiguiente, ha propiciado la transmisión de esta enfermedad. Las epidemias de cólera en Bangladesh están estrechamente vinculadas con las inundaciones y la insalubridad del agua. Existen diversos vectores de enfermedades emergentes que estan desplazadose hacia latidudes en las que no solian estar. Entre estos vectores tenemos las algas, los mosquitos, las moscas, los roedores, las garrapatas, etc. Cuando estos vectores comienzan a aparecer en nuevas áreas y adquieren una distribución mas amplia hay mas oportunidades de que interactúen con personas y que las enfermedades que trasportan se transformen en amenzas mas graves. En general el temido frio invernal tiene también un efecto protector de la salud. Los insectos y roedores que transmiten enfermedades estan mejor controlados cuando hay inviernos mas frios, noches mas frias, mayor estabilidad en los patrones climáticos y menos perturbaciones. Recordemos las plagas de topillos en los inviernos cálidos y su efecto devastador en las cosechas de Castilla. El calentamiento empuja todas estas fronteras en las direcciones incorrectas y en nuestro caso desde Africa a la península y aumenta la vulnerabilidad de los ciudadanos a enfermedades nuevas y poco conocidas asi como a nuevas cepas de agentes infecciosos que creíamos bajo control. En Africa hay ciudades que originariamente estaban ubicadas por encima de la linea que los mosquitos (paludismo y otras enfermedades) no sobrepasaban. Ciudades como Nairobi ( Kenia) o Harare ( Zimbabue) son algunas de ellas. Actualmente con el calentamiento los mosquitos estan llegando a altitudes mayores. Veinticinco de las llamadas nuevas enfermedades han surgido en los últimos treinta años. Entre estas tenemos la Legionelosis y la enfermedad de Lyme. También hay casos de rebrotes de enfermedad de la cabaña gandera. El virus de le reciente epidemia de “lengua azul” que se ha visto en el ganado de las Baleares despues de 40 años de desaparición de esta enfermedad viaja a los lomos del mosquito “culicoide” que entra con las vientos del Sahara y llega hasta Cerdeña. Otra enfermedad que se teme que penetre en España es la Fiebre del Valle del Rift que afecta al ganado y también a las personas y para la cual no hay vacuna. Y algunas de las enfermedades antiguas que creíamos bajo control como la tuberculosis pulmonar pueden volver a aumentar y hay indicions de que eso ya esta ocurriendo. Actuar contra el cambio climático va a suponer una inversión enorme de la comunidad internacional. Pero no actuar va a suponer un coste tangible mucho mayor y un coste intangible que nadie es capaz de imaginar. La OMS estima que en el año 2000 se produjeron en todo el mundo por los cambios en el clima 47.000 fallecimiento por infecciones diarreicas, 27.000 muertes mas de las esperadas por malaria y 77.000 por malnutrición. La previsión es que estas muertes por el calentamiento global se dupliquen en 2030 y alcance las 300.000 víctimas. Un incremento medio de la temperatura del planeta de solo 2 grados provocaria entre 40 y 60 millones de casos de malaria en Africa y 10 millones de personas se verian afectadas por inundaciones costeras, con afectación también de los países desarrollados (Nueva York, Florida, Holanda, islas del Pacífico, etc) asi como un descenso de la disponibilidad de agua de hasta un 30% en la región mediterránea. ¿Seguira Aznar con la mism cantinela cuando sus hijos o nietos enfermen de algun vírus desconocido o se inunde su apartamento en la costa?.

  8. lois

     /  31 enero 2009

    Los “negacionistas” son rebeldes “porque el mundo les ha hecho así”. Además son muy divertidos porque les jode que les digan que son “negacionistas”. O sea que niegan el “cambio climático” causado por el ser humano. Pero como a los “negacionistas” les mola marear la perdiz, se ofenden porque también se les llamó “negacionistas” a los que negaban el “holocausto”. Espero que si les dicen que sus argumentos son “maniqueos” no se remonten al imperio Persa o si son “kafkianos” piensen que alguien se refiere a un autor de ls literatura del S.XIX. ¿también saben los “negacionistas” que la palabra “holocausto” ya existía antes de los nazis? Y no se referia al exterminio de un pueblo.

  9. Es interesante lo que dices de partida, Vanguard. Y es tan erróneo como el resto.

    En un mundo globalizado con acceso a tanta información no es difícil saber lo que ocurre en cualquier lugar del plantea.

    Al contrario. El exceso de información es tal, que cuesta demasiado trabajo discernir y juzgar la calidad de las distintas informaciones. Y no hablemos ya de encontrar información que no siga la corriente general.

    Y la cuestión de la confianza es especialmente grave. No basta ahora con lo que digan unos fulanos aparentemente respetables, porque entre la politización de la investigación científica, y la la financiación de mercado global de los medios de comunicación, ya no hay nadie de confianza. No queda más remedio que remangarse. ir al fondo del asunto, y lo que es peor, pensar por uno mismo.

    Así que el caso es lo contrario de lo que describes.

    Voy a señalar algunos errores en lo que dices después.

    1) Nadie discute un cambio climático. Al contrario, los que no tragan las pipas del IPCC no se cansan en señalar que el clima siempre cambia, y que eso es sencillamente lo natural.

    La discusión es a) ¿cuanto cambio? y b) ¿a qué se debe?

    Y en las 749 palabras de tu comentario no has puesto ni un solo dato que le pueda hacer pensar a nadie que el calentamiento es más preocupante que anteriores calentamientos que ha habido, ni que la culpa sea del CO2.

    2) Las miles de víctimas de la ola de calor que sufrió Europa en 2003 lo fueron del cambio climático pero las consecuencias pueden ser mucho peores en un futuro no lejano.

    Una ola de calor no es un cambio climático, sino un fenómeno meteorológico, y además regional. Según esa lógica tuya, la actual ola de frío en USA y en Europa sería un cambio climático, pero de enfriamienrto global. Tú mismo.

    Y las consecuencias (¿consecuencias de qué?) pueden ser mucho peores … Sí, claro, y mucho mejores, y mediopensionsitas. Por poder, cualquier cosa puede ser.

    3) Katrina. No hay relación entre ese pequeño calentamiento y una mayor frecuencia de huracanes. Simplemente no hay más huracanes ahora que antes. Si necesitas documentación, te la traigo encantado.

    4) En todo ese asunto del la malaria y la extensión de otras enfermedades dices un montón de cosas super discutibles. Pero no voy a erar en ello, porque ni siquiera afecta al argumento. Mientras no demuestres que el CO2 es el culpable, le estás pegando palos a un molino de viento.

    5) Las previsiones. Vale, si quieres hablamos de previsiones: Forecasting Guru Announces: “no scientific basis for forecasting climate”

    http://wattsupwiththat.com/2009/01/28/forecasting-guru-announces-no-scientific-basis-for-forecasting-climate/

  10. No pluralices, Lois. Soy yo el que se molesta por el término “negacionista”. Y no mientas, porque no es que también se les llamó “negacionistas” a los que negaban el “holocausto”, sino que se les llama ahora a los que no están de acuerdo con el IPCC, como una forma de agresión por no estar de acuerdo.

    Agredir al discrepante, por no poder argumentar, tiene muchos apelativos, y ninguno bueno. Aplícate el que prefieras.

  11. Ya que he pasado hoy por aquí, y que acabo de ver esta forma especialmente bien de expresarlo, os lo dejo. Viene de wattsupwiththat.com:

    anna v (02:22:11) :

    I am tired of epicycles. This note is going to generate even more of them in order to turn the Temperature/CO2 correlation into a plausible cause: CO2 effect:temperature rise.

    Nobody disputes there is a correlation, it is the direction and the magnitude of the role of CO2 in temperature rising that is crucial for AGW climate models that is at risk here.

    It is instructive to think of the epicycles: Scientists of that time added more and more epicycles as more and more planetary objects were discovered. They were discarded when the causative arrow became clear, planets go around the sun and not the sun around the earth. Even now, if you take a geocentric system, epicycles will appear, but what is their use except in astrology ( a correlation is causation industry too)?

    Scientists should aim for the clear, simple and illuminating explanation. This post helps in this direction.

    I think it is time for real scientists in the climate community to take stock and decide that the GCM models do not work: CO2 is dominantly effect and not cause, there are no errors with the scenaria,(1) just fuzzy logic, the tropospheric temperatures do not behave, except if one presumes large errors, temperatures have plateaued It seems the PDO etc ( storing and releasing heat) together with changes in albedo ( the Plame plot) can simply describe what we see as global temperatures.

    CO2/water feedback was an interesting hypothesis that has not panned out. A true scientist lets go, and looks for the next challenge ( I would suggest models like Tsonis et al are building).

    In my field, Particle Physics, we had the really great scientist Feynman sticking to his parton model for quite a while. He had to give in to QCD, in the end . Data said differently and he accepted it.

    ¿Y qué oponéis a ese argumento? ¿Defendéis la concordancia de vuestra fracasada hipótesis con los datos? No; llamáis “negacionista” a la razón, y con eso pensáis que salváis vuestra hipótesis. Insultáis al mensajero. ¡Bravo!

  1. Rosa María y los negacionistas. « PlazaMoyua.org
A %d blogueros les gusta esto: