Europa en Suma

Ha nacido Europa en Suma. Después de meses de darle vueltas y crear ilusiones, ayer tuvimos la Asamblea Constituyente. El núcleo de esta asociación lo formamos un grupo de trabajadores de RTVE, apartados del empleo por un ERE que decidió que no les éramos útiles al tener más de 50 años. “Somos viejos -¿tanto?, me pregunto yo-, pero no cansados” como me resumía el multicorresponsal Daniel Peral. Lo mejor de la profesión se fue en ese expediente de regulación de empleo. Junto a Dani, Luís de Benito, Rosa María Calaf o Enrique Peris, por citar los nombres de excelentes periodistas que veíamos con asiduidad en pantalla. Pero también se llevó a realizadores y cámaras “pata negra” que crearon una imagen con sello propio. Pero eso fueron otros tiempos, empezamos de nuevo.
Europa en Suma ha salido del granero que creó Isabel Martínez Reverte con los Descartes -“descartes”, además del filósofo que inclina al pensamiento, son las imágenes que no sirven al montar una pieza en televisión-. Mantenemos tertulias interesantísimas, otro día os hablo de ellas. Ése es el núcleo pero algunos amigos de la Universidad o de la publicidad, de la cultura en general, se están apuntando.
EEUU bulle en estos momentos, mientras Europa dormita, mucho más con una Presidencia -la checa- que se ha propuesto “amargarle la golosina a Europa”, según rezan sus carteles. Esa presidencia -prima hermana de Aznar- es europea a su pesar, sin que nadie les obligue a formar parte de la Unión.
Abrir fronteras abre la mente. Y la suma tiene más fuerza que la división. Apostamos por Europa. Aprisionados en el Sur, hemos vivido -en la práctica- un poco de espaldas a ella, y eso tiene que cambiar. Por nuestra supervivencia, por el progreso. Los grandes avances de España -espectaculares desde la llegada de la Democracia- no pueden hacernos olvidar que aún andamos rezagados respecto a países de nuestro nivel.
   Con datos contrastados, se puede asegurar que trabajamos más horas que muchos de nuestros vecinos, con menor productividad, pagamos un nivel medio-alto de impuestos -a cambio de menores prestaciones que en otros países-, hemos de afrontar elevados precios de consumo, y, sobre todo, cobramos mucho menos que otros. Sólo tienen un menor salario griegos y portugueses -dentro de la llamada Europa de los Quince- pero… no son “la octava potencia mundial”. Un enorme escollo, porque nadie apuesta por subirnos los sueldos ¡Todo lo contrario! la tendencia es, exactamente, la opuesta: ante la crisis, todas las voces exigen moderación salarial.
Los impuestos costean prestaciones. Las suecas pueden acogerse a más de un año de baja maternal, una parte con el 67% del sueldo. Y en muchos países las administraciones pagan las gafas y el dentista, que no son un lujo. El gasto social, aún habiendo subido con Zapatero, está en poco más del 19%. Por debajo, sólo Malta, Eslovaquia, los países bálticos y Chipre.
Fomentar Europa puede enriquecer de contenidos a todos sus miembros. Y ayudar a erradicar posiciones extremas en lo político, a beber de una democracia que en nuestros vecinos no ha sufrido tan graves alteraciones como en España. La hoy conservadora Francia condenó al ultraderechista Jean Marie Le Pen, ayer mismo, a tres meses de cárcel -exentos de cumplimiento- y a 10.000 euros de multa, por minimizar el nazismo. Había dicho tan sólo que la ocupación nazi de Francia “no fue particularmente inhumana”. Jaime Mayor Oreja declaró que la dictadura de Franco trajo “una placidez extraordinaria a Euskadi”. Y el PP… le presenta de candidato a defender nuestros intereses en Europa. Esas diferencias habría que limar. Limpiar y airear el gran pozo de caspa que aún nos impregna.
Y, sobre todo, acercarnos y, al tiempo, mostrarnos a los ciudadanos de Europa, a los de a pie, a quienes todos olvidan. Para construir algo juntos, para sumar, como dice nuestro nombre.
Hemos dado un primer paso decisivo al constituir la Asociación, tenemos planes, ilusión. No sé si podrá con nosotros el virus burocrático que enferma a este país, pero estamos decididos a dar la batalla por Europa. Moderna, creativa, imaginativa, dialéctica, profunda e incluso lúdica. Con este espíritu, al menos, afronto nuestro futuro.

3 comentarios

  1. MACGO

     /  23 enero 2009

    No te imaginas cuánto se os echa de menos

  2. rosa maría artal

     /  24 enero 2009

    Muchas gracias, nosotros también, a la casa no, a la audiencia.

  1. De Europa en suma a Honduras en resta « El Periscopio
A %d blogueros les gusta esto: