La insólita detención de Rodrigo Rato

No, no es que no hubiera indicios desde hace tiempo de actuaciones irregulares de Rodrigo Rato, todo lo contrario; pero la forma en la que se llevó a cabo este jueves la detención temporal del exvicepresidente del gobierno popular se sale de lo común. No tiene precedentes siquiera. Los síntomas de circo se detectaban desde la primera mirada al caso. La foto confirma la expectación de la grada con el personal inmortalizando el momento con sus móviles.

rato.fotos

Eldiario.es confirma que la detención se llevó a cabo a instancias del gobierno y a través de agentes de Vigilancia Aduanera, sin haber informado a la Fiscalía Anticorrupción que se enteró por la prensa de la película. Montoro optó por la Fiscalía provincial de Madrid para judicializar el caso.  Las cámaras llegaron una hora antes que los investigadores. Numerosos miembros del PP desde el propio ministro de Hacienda al de Justicia salieron a decir que su partido es “implacable” contra la corrupción y que rige para todos el imperio de la ley.  De ello da prueba, por ejemplo, la negativa de Hacienda a facilitar información para el Caso Gúrtel al juez Ruz. Lo que a uno de sus órganos de propaganda, mal llamado periódico, La Razón, le llevó a firmar esta portada:

La Razón. 4 de Marzo de 2015

Pero el PP pudo este jueves ofrecer esta imagen a sus electores y al mundo. La detención pública, con forzado de cabeza incluido del poderoso hombre al que ellos encumbraron. Para luego –y acusado de varios delitos- soltarle y dejarle ir a dormir a casa.

rato.mano

De todos los titulares que he leído, éste es el que más me sobrecoge. Pensemos que es solo una frase desafortunada. Porque permisos gubernamentales a la justicia en un Estado de Derecho, no suena nada bien.

rato.pais.permite

Las hazañas de Rodrigo Rato, el vicepresidente y mejor ministro de Economía que tuvo España según el PP, el que accedió al más alto cargo internacional obtenido por un español –la presidencia del FMI-, uno de los presidentes del pufo Bankia (que el gobierno nos ha obligado a pagar a los ciudadanos), sin duda tiene mucho que contar a la Justicia. Pero las formas apestan.

Dicen miembros del partido,este viernes, que la detención perjudica al PP. Poco remedio había a las hazañas de su compañero con varias querellas en marcha e investigación judicial por los cauces reglamentarios. Esto ha sido una salida desesperada, de pata de banco, propia del PP. Quienes apoyan con sus votos estas actitudes no deben llamarse a engaño de cuando sucede y sucederá, ni tampoco de su propia responsabilidad en que ocurra.

Los miembros del Partido Popular piensan que siguen viviendo en el cortijo en el que sus antepasados tenían convertida a España. Puertas afuera nada importaba. Hoy toda la prensa internacional trae el caso dada la relevancia de Rato, persona que –a instancias del PP y el apoyo de Zapatero- dirigió un organismo decisivo en el mundo.

rato.prensainternacional

¿Cómo saldrá el PP de esta chapuza, de esta sucia maniobra electoral? Es de imaginar que como siempre: echando culpas fuera y mirando para otro lado.

Periodistas amedrentados

Cuando dejo de escribir en el blog tantos días se me amontonan los temas. Porque la realidad es una máquina que los expele sin descanso. Como cada día, hoy he empezado a repasar la prensa y a twitear lo que considero más destacado. Las portadas traían esto:

kiosko.17.abril

En la radio, en La SER aunque para mí sigue siendo la mejor, una informadora relataba con voz temblorosa desde Ejea de los Caballeros, Zaragoza, la historia de un hombre que se ha atrincherado en su casa tras disparar presuntamente a su yerno. Ha entrado la Guardia Civil y el hombre… “ha resultado fallecido”, ha dicho. La mayor parte de las noticias hablan también de “un hombre muere”… ¿De infarto?

Es una anécdota a pesar del luctuoso balance. Pero es que es así todo. También, otra periodista en estudio ha dado paso a la corresponsal en Bruselas hablando de alguna gestión de los preferentistas cuyos ahorros habían resultado atrapados “por la crisis”. No, bonita, ha sido por los bancos, por bancos concretos.  y no tenía nada que ver con la crisis.

Los telediarios de TVE echaron ayer el resto abriendo con los insultos a Rajoy de ese botarate que preside Venezuela. ¿Era la noticia más importante del día? No. Rotundo. Desdibujaron la pifia de Rodrigo Rato y completaron con anécdotas. Digan lo que digan, no basta con denunciarlo. No se puede ofrecer esa irrealidad a un millón ochocientas mil personas que siguen engullendo esos informativos. No todos, ni mucho menos, desarrollan sentido crítico para entrever motivaciones, por muy evidentes que sean.

Me cuentan que Antena 3 hizo algo similar. Luego, El Intermedio en La Sexta –del mismo grupo mediático- informó del Estado de la Nación Social, que nada tiene que ver con el que pinta Rajoy, el PP y los medios que ahora están a su servicio. Arriesgando mucho. Porque estamos viendo caer a periodistas fulminados como moscas.

En mi capítulo de ReaccionaDos detallo las servidumbres a las que los medios se han sometido por su mala cabeza en algunos casos. Sus acreedores, bancos, son ahora socios de la empresa, como sucede en PRISA. Y luego está el PP que hoy tiene la llave de subvenciones directas o a través de lo que eufemísticamente llaman “publicidad institucional”. La prensa escrita no deja de perder lectores.

egm.abril

En el PP, además de sus intereses de partido, hay personas que no toleran el periodismo crítico. Con gran poder. Las víctimas son ingentes ya como digo. Y se calla. Porque al que protesta le cae también la expulsión. Y ahora escasean las posibilidades de trabajo.

Ahora bien ¿de qué sirve tragar? Por lo que estoy viendo, para autorizar a que embutan más para seguir tragando. Y las consecuencias son ayudar a mantenerse en el poder, por malas artes (no es una competencia leal), a gente que está haciendo cosas muy reprochables.

Periodismo sigue habiendo, más boyante que en los años recientes curiosamente. Tengo la suerte de poder escribir en uno de los medios que lo ejerce: el diario.es. Y hay más desde luego.

Tema esencial del día, para portada, son los pufos del antiguo prohombre Rodrigo Rato que pudo ser presidente de gobierno, porque el dedo mágico de Aznar lo barajó con Rajoy y Mayor Oreja. Su historia es impresionante. El mejor ministro de Economía de todos los tiempos -decían- pese a ser el autor material de la burbuja inmobiliaria -a medias con Aznar- con su ley de liberalización del suelo. Paso y huida de la cabeza del FMI, el pufo de Bankia, las tarjetas black y las putas, y ahora, para postre, el blanqueo fiscal propiciado por el colega Montoro.

En Público cuentan la peripecia completa, jugosa. Firman el artículo con iniciales.

El PP, nos cuenta Luz Sanchís en eldiario.es opta por la línea Rajoy: hacer como que no va con ellos. pp.rato.diaio

Ignacio Escolar anuncia en su artículo Cinco datos sobre la aministía fiscal de Montoro que nos van a cabrear. Y cabrean, sí. Y sería para que reflexionaran muy seriamente quienes apoyan a este partido.

Partido, por lo demás, al que Ruz insiste en desenmascarar en sus últimas acciones al frente del caso Gürtel, del que tan oportunamente ha sido apartado. Qué pena de país y de sociedad que tolera esto.

pais.ruz.otrotesorero

Casi nos hemos olvidado -y es de ayer-  de cómo ahora nos dice el gobierno tan campante  que no se va a recuperar todo el rescate a los bancos. Como previmos y dijimos, nos va a costar muchísimo dinero (de ese que no hay para otras cosas, de ese que si se pide hay que devolver cuando eres un país como Grecia… o España y los acreedores son precisamente los bancos). El periodismo lo dio en distantes versiones.

rescate.40.000rescatebancos.72

Hecho que contrasta notablemente con lo que nos repitieron hasta la saciedad.

La constitución del Parlamento andaluz es tema destacado del día, sin duda, que promete mucho en versiones. Ya he oído alguna -en apenas media hora- muy ofendida porque los grupos no apoyen a Susana Díaz que, por lo que se ha demostrado, calculó muy mal la jugada.

Y los 400 muertos en aguas del Mediterráneo que, al no viajar en avión alemán, ni en avión siquiera, ni proporcionar votos, no han merecido mayor atención mediática. Iñigo Sáenz de Ugarte nos explica claves que es preciso saber para entender lo que pasa. Así comienza:

Otro naufragio. Otra matanza. 400 muertos, o desaparecidos, que viene a ser lo mismo. Más tumbas en el Mediterráneo. Ese cementerio tan limpio en el que muchos europeos se bañarán despreocupados dentro de muy pocos meses. Se cumplen así las prioridades de los gobiernos de la UE. Italia clausuró el programa Mare Nostrum y la UE lo sustituyó por Tritón, un simple sistema de protección de las costas italianas con menos buques. El problema de Mare Nostrum, además de ser muy caro, es que servía para salvar vidas, vidas que acto seguido pasaban a residir en Europa. En opinión de gobiernos como el británico y el español, suponía un incentivo para intentar dar el salto. Esas vidas estaban mejor en el fondo del Mediterráneo como alimento de los peces. Ese es el incentivo que sería de utilidad.

Maruja Torres también habla del naufragio, y del sistema, y del periodismo… “de corte Corte Inglés”.

¿De verdad alguien, aparte de los informadores de corte Corte Inglés, creen que se consiguió algo? No, el cinismo arranca desde la base: anda, vámonos a Barcelona, ciudad cuyas autoridades siempre mueven el rabillo para figurar en el Mediterráneo, luego hacemos una declaración y quedamos para la próxima. Vienen y se van, viajan y desviajan, desovan y paren papeleo como si no tuvieran vergüenza. Y entre tanto, en ese Mediterráneo que dicen querer proteger, oleadas de cadáveres de refugiados dejan que las olas les den el único abrazo al que se les otorga derecho. Qué lástima que los últimos 400 muertos por abandono generalizado no fueran a parar, las manos yertas por delante, a los pies de sus excelencias, como contundente rúbrica de su hipocresía.

¿Compensa secundar todo esto? ¿No informar, preterir, manipular directamente o marear con banalidades para distraer de lo esencial? ¿Por cuánto tiempo es soportable? ¿Hasta el final? Hemos visto caer a gente que tragó. Tragar no es un salvoconducto.

Terminando este artículo, veo que Infolibre trae la foto varios periódicos de tirada nacional que han cubierto su portada (como ya hicieran con el Banco de Santander en su día para ser todos iguales) con un anuncio de Coca-Cola, justo al día siguiente de que El Tribunal Supremo tumbara el ERE de la empresa. Según Cinco Días. es “para buscar un acuerdo”.  La inserción no es masiva, en mi barrio están con sus portadas normales, con aquellas tan bonitas con las que comenzaba el atículo.  Igual esto es más real.

kiosko.cocacola.foto.andreasanchez

La madrastra de Grecia

Lo que está ocurriendo con Grecia y la UE parece causar ciertas dificultades de comprensión a algunas personas. Por eso igual es conveniente explicarlo de una forma accesible.

La Unión Europea es una gran familia. No unida por lazos de sangre sino por proximidad; sus miembros son socios, por tanto. Pero no se encuentran en igualdad de condiciones. Alemania es la que manda y el resto lo acepta. Y, no solo no lo esconde, sino que se encuentra encantada -sus ciudadanos parece ser que también- con esa hegemonía, esa manía alemana que, en el pasado, trajo al resto de Europa y más allá tantos sinsabores.

alemania.satisfecha

Los vástagos del Sur, con eso del sol y el desorden, enfadan mucho a la UE de Merkel. O a Merkel y su UE. O a la UE sin más porque antes de la llegada de la hija del prebisteriano de la Alemania Comunista -o sea Angela- ya tenían a los chicos del Sur en el punto de mira. Grecia era de antiguo un hijo descarriado pero muy zalamero con el poder. Sus jefes, para ser más precisos. Así que como las cuentas no cuadraban para entrar en la familia, se las apañó una empresa muy solvente: Goldman Sachs que, casualmente, contaba en la vicepresidencia con Marrio Draghi. El mismo que hoy preside el BCE, el Banco Central Europeo, a la gente lista le pasa. Y Grecia entró en la Casa y siguió gastando.

Un día, los que mandan en el mundo y en la UE decidieron ir más allá en el negocio (aunque hay otras versiones para esta parte del cuento) y llegó una crisis. Y luego la austeridad (para el grueso de la población) y la quiebra de Grecia ( y de otros, pero sobre todo de Grecia). Papá y la madrastra, la UE, les dieron un castigo ejemplar. Y los pobres entre los griegos se hicieron mucho  más pobres.  Y llego un presidente griego, socialista -que algo había tenido que ver en el empasto aunque no tanto como Samarás, el conservador amigo de Rajoy- y dijo: Oye, que como esto es una democracia casi voy a preguntar a los ciudadanos griegos si quieren tanta tijera como piden la UE, y su BCE, y su FMI. Y no sabéis cómo se enfadaron. Papandreu había previsto que igual le dejaban sin paga del domingo, sin pescado (que a la derecha no puede soportar que los griegos coman pescado aunque lo tenga al lado) o algo así, pero es que le quitaron la silla, le echaron de presidente. Tal cual. Y toda Europa guardó silencio.

Y entonces los griegos votaron a Tsipras, que es un señor muy malo que hace gobiernos de izquierda radical a manos de su coalición Syriza. Lo intentaron una vez y los papás les encerraron en el cuarto oscuro. Pero a la segunda no les importó y encargaron con sus votos el gobierno a Tsipras.Se dijeron, mira vale cualquier cosa antes que la miseria o la falta de atención médica cuando estamos enfermos, dado el alto porcentaje de griegos a los que habían dejado sin Seguridad social.  Había que pagar. Lo que habían suscrito sus predecesores.

Ahora toda la UE es madrastra. Su brazo económico, el BCE, de Draghi que tanto les quería, está comprando deuda de países y personas. Con Rajoy se está portando -ya recordareis aquello de “hay que dejar caer a Grecia para salvar a España”, que no es España sino Rajoy y similares-. Mucho dinero para Rajoy para que se lo gaste en más deuda pública que la tiene que se sale de robusta y nada para Grecia, nada, dado que se han buscado alguna excusa “legal” para no darles nada al menos por el momento. Datos oficiales de esta semana.

bce.deuda

Esta fea esta discriminación con los chicos, pero la UE-Madrastra es que está que se sube por las paredes. Toda ella, gobiernos neoliberales, los medios a sus servicio… Jamás pensé leer esto, y que además siguiera sin pasar nada…

pais.desafia.ue

Por más que lo he leído desde su publicación en El País no he podido digerirlo.  Un “desafío “.. “paliar la crisis humanitaria” que tantos culpables han provocado y no precisamente Syriza que acaba de llegar. Unos socios que se enfadan por semejante osadía y vetan que Tsipras insista en arbitrar medidas contra la pobreza. Cuando han callado como meretrices de fábula ante el regalo que han hecho de nuestro dinero a los bancos y, en impuestos, a las grandes fortunas.

A pesar de que Varoufakis, el ministro de finanzas de Syriza que tiene de extrema izquierda radical lo de Keynes por poner un ejemplo -leed su libro- se haya hartado de explicar lo que pasó y pasa. Pero es que es arrogante, y eso sí que ya no lo tolera la madrastra. Cuando uno necesita dinero hay que ser humilde y servicial.

varoufakis.fragmento.rescatebancos

Este mismo martes que pasaban tantas cosas, El País ha vuelto a dedicarle un editorial. Ahora “Syriza contra Alemania”.

Están muy enfadados. Hasta el más esmirriado y feo va de acusica a mentir diciendo que “Todos están contra Tsipras”. Los griegos, cosa que no es cierto. Los hay muy hartos pero no es tanto con su gobierno como quien les pone a todos tantas zancadillas.

razon.todoscontratsipras

Se ha dado dinero, sin retorno, a los bancos, por cantidades escandalosas, repito, y no lo hay para las personas. Son los amigos de la madrastra, los que vienen a cenar los sábados mientras mandan a los niños a ver la tele y seguir aprendiendo a ser buenos muchachos. Hay que pagar la deuda, la que Rajoy engorda como sino hubiera mañana. Y no arriesgarse, no hay que arriesgarse nunca, no vaya a ser que se gane.

Y es que Tsipras se ha ido a Rusia en un nuevo “desafío”.  A ver a Putin que no es precisamente el bondoso niño rico del barrio. Y ahí sí que le han dado un disgusto mortal a la madrastra y a todos los parientes “de bien”.

La cosa se plantea en estos términos: No te damos dinero, pero tampoco puedes ir a pedirlo a Rusia. ¿Entiendes? Nosotros no damos euro, tú no buscas ni muerto rublo. El dinero para devolvernos  has de sacarlo de la piel de tus ciudadanos. ¿Crisis humanitaria? Y a mí que cuentas. Comeos los unos a los otros. Que mira igual a ti te lo hubierámos pasado pero como los españoles espabilen nos echáis de casa entre todos.

Esto no lo hace una madre. Vamos, esto no lo hace ningún unión de socios , con la de “errores” -así lo dicen los abducidos- que han cometido en el diseño. Para los bancos sí, a trenes de mercancias, para echarle una manita a Rajoy a camiones, y a Grecia y a los griegos, ni agua. Si no estuviera ocurriendo en la realidad y esto fuera un cuento acabaría con la madrastra recibiendo su justo castigo…

Angelica Huston, una de las grandes madrastras del cine.

Angelica Huston, una de las grandes madrastras del cine.

La realidad mutante de la campaña electoral (con versión británica incluida)

Esperanza Aguirre en cartel promocional que ha suscitado multitud de críticas... por su populismo.

Esperanza Aguirre en cartel promocional que ha suscitado multitud de críticas… por su populismo.

Una campaña electoral es ese periodo en el que distintos sectores del poder pueden arrojar encuestas sobre la mesa para influir en los votantes. Al menos, en tiempos de inseguridades por el debilitamiento del bipartidismo, víctima de sus errores. “Te veo tus PP y te subo los PSOE”, “Me descarto de unos Podemos y envido con Ciudadanos”. La sociedad va de la ilusión al desencanto, de la resignación a la posibilidad.

La nieta de los condes de Sepúlveda y consorte del hijo de otro conde y una marquesa abraza a una anciana negra en vistas a obtener votos para ser alcaldesa de Madrid. Con esa cuna ha salido de derechas, como debe ser. Y hacia la meta cabalga tirando de un pesado carro de corrupciones múltiples, a lomos de los mejores corceles de la desfachatez y la impunidad.

Antonio Miguel Carmona, en foto promocional

Antonio Miguel Carmona, en foto promocional.

El rival socialista, por parte de PSOE, anda en un sinvivir a la búsqueda de titulares. Ora salta para la foto ante el oso y el madroño, ora viaja en metro a ver si supera el abrazo de Aguirre. “Por encima de su cadáver”habrán de pasar los independentistas. Carmona, alcalde y mártir de la unidad de España por la gracia de dios.

Ciudadanos se ha quedado plantado solo, con su flor, como el novio de la Marieta de Brassens y Krahe, defendiendo una sanidad restringida a humanos con los papeles correctos. Les ha pillado a contrapelo el desmarque parcial del PP, siquiera sea mientras duran las sucesivas campañas. Y las pizarras del espectáculo político diseccionan la cuestión. ¿Nos pedimos un “no somos el ambulatorio del mundo” o un “bienvenidas sean las epidemias que provocan las enfermedades sin tratar”? Por no hablar de derechos humanos.

Una guerrillera mediática de ultraderecha somete al tercer grado a la titular de la candidatura ciudadana Ahora Madrid, jurista de prestigio. Como un agente de la Político-Social de sus ensueños, inquiere sobre la relación de Manuela Carmena con Podemos. Acosando con repreguntas acuciantes. Como si Podemos dirigiera la vieja mafia italiana de Chicago. Como si tuviera una contabilidad B desde hace 18 años acreditada por un juez, como le ocurre al PP. Como si hubiera perpetrado una ley mordaza para mermar las libertades y unos recortes vulnerando derechos que  merecen la repulsa del Parlamento Europeo.

Es decir, casi igual, casi, que la comprometida entrevista que se vio obligado a contestar el propio Mariano Rajoy, quien –en gira por los medios más críticos con su gestión– se ha sometido a las incisivas y comprometidas preguntas de RNE, a la misma hora que se publicaban los datos del paro. Buenos de récord aunque no lleguen a recuperar todo el empleo que el PP ha destruido, ni todo el paro que ha creado, y trabajadores y desempleados con subsidio estén mucho peor pagados.

El partido de Rosa Díez se ha quedado en Rosa Díez y poco más y ya apenas cuenta. E Izquierda Unida aún debe andar echando candidatos en Madrid, que es algo que ayuda a inspirar confianza en los votantes.

En Barcelona, una de las batallas electorales está en el agua. En remuniciparla. En un pacto suscrito por numerosas plataformas progresistas y algunos partidos de izquierda. La atención la acapara, sin embargo, otro líquido: el actual alcalde, el convergente Xavier Trias, anuncia la creación de un cuerpo policialque perseguirá conductas incívicas como la de orinar en la calle.

Los empadronamientos hasta de todo un circo en casa del alcalde del PP –ocurridos en anteriores comicios– se han quedado en nimiedad comparados con lo que se avecina. Ahora nos jugamos mucho: nuestro futuro. Todos, ciudadanos, y los políticos y colaboradores que viven de eso. Me cuentan de algún círculo de Podemos en pueblos castellanos, desmembrado al dejar el Ayuntamiento actual sin trabajo a una parte y contratar a la otra. Es la guerra. Sucia.

Y limpia, no lo olvidemos. La realidad mutante de las campañas no puede hacernos olvidar que hay gente (y cada vez más) que se acerca a la política con afán de servicio a la sociedad y no de medre y trinque. En todas las formaciones, se supone, aunque no en el mismo porcentaje. Un vuelco en las urnas supondría no solo llevar a cabo políticas diferentes, sino abrir cajones y contratos. Igual no está todo muy pulcro. Alguna vez acabará la impunidad, y alguna vez los ciudadanos aprenderán a separar el grano de la paja en las noticias, y en cuanto les afecta.

Se preparan elecciones también en el Reino Unido y bajo el mismo peso del descrédito de la política tradicional. David Cameron, el actual primer ministro tory, se refirió en un debate a “el endeudamiento y el gasto… que nos han traído hasta aquí”. Volatilizando a Lehman Brothers, los arriesgados negocios bancarios, sus rescates con dinero público y aquel idílico proyecto de “Refundar el capitalismo” que nos refundaría y refundiría a nosotros hasta dejarnos niquelados. Eso fue lo que “nos trajo hasta aquí”, con la oronda burbuja inmobiliaria que España añadió para aplastarnos.

Cómo estará el panorama que The Telegraph ha recurrido a la tristeza de Mrs. Cameron por la muerte de un hijo… hace 6 años y 38 días. Extraño aniversario del luctuoso hecho, que será igual de lamentable dentro de tres meses y no tendrá entonces tintes electoralistas.

A los británicos les van a hacer pagar la sanidad pública, lo traen los periódicos todos los días. También les anuncian un repaso a las pensiones que tiene a los jubilados sumidos en la incertidumbre. Nigel Farage, líder de esa ideología transgénica que termina cargando a la derecha aguda, dice que es ‘de espíritus cristianos’ negar tratamiento a inmigrantes enfermos de sida. Que si es cristiano ya nos deja más tranquilos.

Portadas prensa británica en campaña electoral ¿Quién es el mejor para los trabajadores?

Portadas de la prensa británica en campaña electoral. ¿Quién es el mejor para los trabajadores?

Y el Sunday Times –que también trae la tragedia de los Cameron hace seis años y pico en ladillo– remata abriendo portada con la afirmación: “Los Tories son los mejor para los trabajadores”, según una encuesta. The Independent, al quite, aclara al día siguiente, por boca de un secretario de Estado la propuesta de un ministro tory al decirle –según relata– a un miembro liberal de la coalición de gobierno: “Nosotros nos ocupamos de los jefes, vosotros de los trabajadores”. Como se ve en todas partes cuecen broad beans.

Algunos hechos destacan en esta maraña: el neoliberalismo está de los nervios ante la amenaza de votantes con criterio. Por algo es. Sus medios de apoyo empiezan a igualarse en métodos por el ancho mundo. Cada elección tiene peculiaridades distintas. 15 diputados son más que 9, se pongan como se pongan. Juego sucio hay para hartar. Van a por todas. Estamos perdidos, si no espabilamos. Nada hay escrito aún. La papeleta la tenemos nosotros.

La dificultad de informar para detener la estafa

He estado este sábado con Lourdes Lucía en A vivir, el matinal de la SER para los fines de semana. Una auténtica deferencia -que agradezco mucho- porque nuestra presencia se debía a la publicación de ReaccionaDos, ese libro que como, certeramente describió Zana, “no quieren que leas”. Lo de menos es ya el libro, con sinceridad, porque el problema es que “no quieren que leas, ni que reacciones, ni que cambies nada”. Los que están como dios en esta situación trabajan con ahínco para que sea así, disuadiendo de cualquier iniciativa a quienes sí sufren las consecuencias.

A vivir es una isla (no la única, menos mal) en los grandes medios. Esta misma semana hablábamos aquí de la extraordinaria tertulia de Política con mayúsculas que mantuvieron Ada Colau, Manuela Carmena, Villarejo, Monedero y Ángel Gabilondo. Con ideas.  Hoy los términos en los que planteaba la intervención Lourdes Lancho, al frente del programa, eran en ese nivel. La diferencia ha radicado en que en la mesa estaban también tres corresponsales de prensa, “de ida y vuelta” les llaman. Dado que dos trabajan en España para medios de fuera – el alemán Hans-Günter Kellner y el francés Pyerre Cayrol– y uno fue corresponsal de ABC en Washington: Pedro Rodríguez.

A mí empieza a resultarme agotador explicar que soy periodista y que, como tal, me siento interpelada por una realidad trágica que no todos los medios reflejan. Por eso insisto en al menos contar y difundir noticias. Todo mi capítulo del libro está dedicado a “Periodismo, sucedáneos y sucesores”, donde trato de profundizar en estos conceptos.  Lancho ha sacado precisamente el tema de cómo los escándalos y atropellos a los que nos estamos viendo sometidos se superponen unos a otros anulándose. Es inconcebible que, con todo lo que está ocurriendo en este país (y en otros), se produzca tan escasa reacción social. Siquiera de espantarse. Por eso insisto.

Una de las causas de que ya no haya “Watergates” que tumben gobiernos es, sí, la velocidad a la que surgen las noticias, que se tapan unas a otras, y que algunos medios principales (hasta su sangría de lectores) no dan la prelación que debieran a los temas que realmente influyen en las personas. A que prima el espectáculo (para vender) -añado una vez más- sobre la información.

El alemán ha saltado enseguida, coreado por los otros dos (aunque una charla posterior con el francés lo ha matizado), un “¡ya estamos, a matar al mensajero””. ¡Yo!, al mensajero no, todo lo contrario, pero al manipulador, desenmascararlo sí. Porque traiciona el periodismo, precisamente. He procurado añadir que existen medios digitales que informan y programas y espacios que también, hay que buscarlos, eso sí. Y es en lo que después me ha dado la razón Pierre Cayrol.

El colmo ha llegado con el tal Pedro Rodríguez que, cuando ya Lourdes Lancho, despedía el programa y decía no, con gestos, a más intervenciones, ha logrado hablar para acusarnos a nosotras dos, a Lourdes Lucía y a mí, no sé al libro, de parecer un Tea Party. Sí, el movimiento ultraconservador del Partido Republicano estadounidense. Y no es un error, él, tras 20 años de corresponsal allí lo conoce bien. Una bajeza marca de la casa, de ABC, y sus bochornosas portadas e informaciones. Ayer mismo plantaba unas mujeres jóvenes y en bikini en una playa para exaltar lo bien que, a su juicio, va España.

abc.bañosemanasanta

Dulcificado el humor en estos días de gloria, porque nos tiene acostumbrados a cosas mucho peores. Sin buscar mucho, ni recurrir a aquella degradante “La mirada del asesino” colgada a un inocente, ésta es de las jocosas:

abc.cercocorrupcion

El alemán, ya fuera del estudio, ha respondido a un intento de suavizar el tema por mi parte sacando a colación mis reportajes en Alemania, como la primicia de la apertura del Muro de su Berlín: no tengo ningún interés en saberlo, no me aporta nada.

Soy una persona “muy activa en las redes sociales”, sí, he escrito más de una docena de libros de todo tipo, hasta de amor, también pero sobre todo soy periodista, con mucho trabajo en temas internacionales e incluso, qué cosas, en la corresponsalía de TVE en Londres. ReaccionaDos tiene la firma -como ha señalado Lourdes Lancho y el resto ha ignorado- de personas muy valiosas. Desde Federico Mayor Zaragoza o Baltasar Garzón, solo para empezar a leer. ¿El Tea Party? qué valor. ¿Matar al mensajero? Qué ignorancia. ¿No me aporta nada? qué soberbia, qué heladora frialdad. Tengo la impresión de que muchos periodistas, en particular algunos de los que opinan en medios, deberían al menos bajar a la calle y ver que allí hay personas que hasta huelen distinto. Mejor, sin duda.

Contar esa realidad abrumadora que se olvida por saturación es periodismo, según yo lo entiendo. Es el periodismo que yo entiendo. No es política, salvo que la realidad lo sea. Lo que sí es política -y muy definida- es la puñalada trapera de un tipo que insulta intentando que la idea de que somos el Tea Party quede ahí de final, invalidante, sin respuesta. Y pasa por ser periodismo. Y el sujeto, según he escuchado en la presentación, hasta da clases de la materia.

Aquí tenéis el enlace del programa para que juzguéis por vosotros mismos.

Ahora bien, cada día ya me pregunto si merece la pena. Esta gente que se emociona con el flagelo de la Semana Santa no tiene inconveniente ninguno en atizar a quién se interponga en su camino, en el camino de que todo siga igual. Los puristas de la objetividad.. desequilibrada, también. Todos cuantos siembran desde distintos sectores como si fueran juiciosas personas sin otro interés. No, no, cambiar tiene muchos riesgos, podemos perder la piedra para sentarnos debajo del puente.

sinriesgos

Si lo miramos, nadie me obliga a hacer nada -ni informar siquiera, que menudo vicio tengo-  por quienes prefieren seguir debajo del puente y arrastrando a los demás. Ni les obliga a ninguno de los que, desde la información libre o la política,  lo intentan. Ganas de aguantar tanto envite.

Me había llevado unas ideas del libro, de ReaccionaDos por si venía bien sacarlas. Con ellas acabo:

“Las decisiones tomadas para salir de la crisis están siendo aprovechadas para “salvaguardar los privilegios de quienes la han provocado”.  Juan Torres.

“Si subimos los impuestos, el capital se escapará del país”. Falso y no solo porque hay impuestos que no se pueden eludir, “Es como si dijeran que para evitar robos, hay que legalizar el hurto”. Ignacio Escolar.

“Nos venden de forma muy convincente y atractiva, la maravillosa sensación de que disfrutamos de un abanico ilimitado de posibilidades, pero no son más que ofertas en las que nosotros somos el producto en venta. Así actúa la hegemonía, consigue que creamos que no hay más salida que la que nos ofrece, que no hay más realidad que la suya, que no hay forma más correcta de pensar que el pensamiento único, que no hay más universo que el que ves”, Javier Gállego, Crudo.

“Con las políticas actuales, España está  secando un prometedor árbol de la ciencia que estaba ya empezando a dar abundantes frutos”, Carlos Martínez-A y Javier López Facal.

 “Invertir en cultura y educación, es tirar el dinero, algo irracional y por tanto implanteable”. Javier Pérez de Albéniz en su capítulo “Educación, cultura, PP: la tormenta perfecta”.

“Toca reaccionar para no confundir  solidaridad  con caridad, y recuperar las palabras que permiten cruzar las corrientes para llegar al otro lado,  y  que se enseñe en las escuelas a ser libres y felices. (…) Es difícil imaginar que ninguna persona demócrata, solidaria y consecuente, pueda conformarse con menos”, Ángels Martínez Castells.

“Cuando damos esperanza a la gente, empieza a diluirse esa imposibilidad absoluta”. Lawrence Lessing. el abogado creador de la Licencia Creative Commons. Una cita de mi capítulo en su contexto.

“Cuando se empieza a tragar, no se para”.

 

El riesgo es no saber en qué manos estamos

Gran parte de la sociedad vive con pasión las circunstancias que rodeaban la vida del copiloto del desgraciado vuelo de la Germanwings que acabó estrellado en Los Alpes con 150 personas a bordo. Siguen sus partes médicos, sus medicaciones, cada palabra y gesto previos del presunto autor de la tragedia. ¿En qué manos estaban los pasajeros y tripulación de aquel aparato? ¿Por qué no funcionaron los controles y alarmas?, se dice.

 Todos los días delegamos en otros responsabilidades de todo tipo, fundamentales y más livianas. Como tiene que ser. No podemos pilotar personalmente el avión que nos conduce a nuestro destino, operarnos a nosotros mismos o construir las aceras por las que pisamos. Cada miembro de una sociedad cumple su papel en el engranaje del que forma parte para el mejor funcionamiento del conjunto (o así debiera ser). Lo deseable es que los distintos cometidos sean llevados a cabo por personas idóneas y que en temas esenciales existan unas ciertas garantías de que se controlarán –en la medida de lo posible- sus desviaciones.

La sociedad actual obvia que también entrega sus destinos y los de todo un país a personas que pueden destruirles y que habían dado señales de alarma. Incluir a quienes pilotan los gobiernos en el mismo segmento que a Andreas Lubitz  sentado, solo, en la cabina del Airbus A320, les hará gritar irritados: ¿Cómo te atreves a decir eso?  La comparación no es tan descaminada. O, al menos, podemos utilizarla de metáfora para visualizar la importancia de saber a qué manos entregamos asuntos que nos afectan de forma significativa.

 La soberanía nacional reside en el pueblo, según la Constitución española – que lo estampa en cabecera– y todas las democráticas. Pero, como en principio, no cabemos todos presencialmente en los hemiciclos de las Cortes, elegimos a nuestros representantes. Y así son ellos los que gobiernan y legislan por nosotros. Les damos la llave de la Caja fuerte, de nuestros derechos y libertades, de la programación de nuestro desarrollo como Estado. De la sanidad, la educación, y múltiples servicios. Damos por hecho que se encargarán de mantener la separación de poderes y, por tanto, el libre ejercicio de la Justicia. Ellos llevan las riendas.

 Y hemos visto y comprobado que muchos más de los admisibles meten la mano en la Caja, ponen cortapisas a la justicia, y recortan valores fundamentales que constituían nuestro sistema de vida. Robar dinero público, de los ciudadanos a los que se representa o mentirles sin descanso, no es propio de seres fiables. Personas a las que no encargarías ni el cuidado de tu mascota, están al mando de materias muy sensibles para nuestra vida. Porque tampoco estamos exentos de obsesiones e incluso rasgos psicopáticos palpables en algunos gestores. Pistas dan.

Es raro que los políticos no hayan mostrado tendencias de cómo van a comportarse en el poder máximo. Vayamos al caso del actual gobierno español. Una amiga mía argumentó para votar al PP de Mariano Rajoy en 2011 que “había que darle una oportunidad”. Al Sr. de los Hilillos del Prestige. Y se la dio, y él cumplió según lo previsto y con creces.

 La candidata a la alcaldía por Madrid de este partido es modelo paradigmático.  Aupada a altas responsabilidades políticas por el Tamayazo, atravesada su trayectoria por tramas sonoras como Gürtel, Púnica, Fundescam –por citar solo lo más relevante, colaboradores de su elección imputados, tampoco engaña a nadie que no tenga la voluntad decidida de dejarse engañar. Apenas un par de periodistas que se hayan enfrentando a ella en actitud crítica ha sobrevivido en su puesto. Y que se permitiera amenazar a un medio y ordenar a quién tenían que incluir en sus programas y a quién no, no pasa en ninguna sociedad seria. Su partido no la hubiera presentado y los medios no la llamarían. Si esta mujer llega de nuevo a puestos de mando ¿puede ser una sorpresa lo que haga?

 El periodismo se ha convertido en una actividad de riesgo en España (si no se tiene independencia de los poderes para practicarlo). Pero también el ejercicio de la ciudadanía, la simple protesta, con las leyes habilitadas y en vigor ahora mismo. De nuevo vuelve a ser difícil informar y opinar: la razia practicada desde hace tiempo e intensificada en los últimos días, deja poco lugar a la suposición. Son hechos. Consumados.

 Así que sentados en nuestras butacas, escuchamos cómo se recupera la economía, aunque nuestra renta per capita haya descendido desde el inicio de la crisis y el PIB se alimente de las ricas ganancias de la prostitución. Me perdonarán la brutalidad de las palabras, pero joder cobrando y pagando forma parte oficialmente de la riqueza nacional española desde Octubre, y así luce el Producto Interior Bruto tan robusto. Baremo no obligatorio –como argumentan-, puesto que el PSOE anuncia que, de llegar al gobierno, lo excluiría al igual que Francia, por ejemplo. Y seguiremos oyendo cómo se crean empleos… basura que no dan para vivir. Y cómo crece la pobreza infantil dejando graves secuelas. Y todas esas cosas tan feas que a los amantes del Progreso-PP no les gusta que digamos.

 Y el letrero de “abróchense los cinturones” y no se muevan, ni opinen, cada vez está más tiempo encendido. Los recursos de anticonstitucionalidad son tan lentos y tan sembrados ya de condicionantes, que ocasionan muchas dudas sobre su eficacia.

 Lubitz se quedó solo en la cabina porque el sistema así lo había programado –en la irracionalidad de sus miedos, casualmente-. Múltiples dirigentes con pocos escrúpulos también preparan el camino para maniobrar a sus anchas sin ceder a los requerimientos de quienes aporrean la puerta para tratar de evitar la catástrofe. La diferencia, en el caso del vuelo de la Germanwings, entre estar en manos de quien se encontraba dentro o del que se esforzaba fuera por entrar marca la distancia entre la vida y la muerte.

 Cuando las turbulencias son tan intensas y nos ensordecen los bombardeos de gritos, olvidamos que hay personas honestas dispuestas a detener la caída y sentarse a pilotar de otra manera, pensando en el bien común. Afortunadamente no somos un pasaje secuestrado, tenemos voz –aún con riesgos- y la capacidad de votar.

 Una semana aciaga donde las haya. Aprobando leyes y códigos mordaza que nos retrotraen a los tiempos más aciagos de nuestra historia; acrecentando la política de tapar bocas, no de limpiar nada. Y sin embargo se abrían luces entre la niebla, gente decente que entra en política hablando de ética, justicia y dignidad como valores irrenunciables. Programas informativos como éste de la Cadena SER nos reconcilian con la política.

¿Sabemos todos en qué manos estamos? ¿Son seguras para nuestro presente y futuro y cuanto nos importa?  Conviene ser conscientes de a quién y porqué se entregan los mandos.

 *Publicado en eldiario.es

Reaccionados, el libro que no quieren que leas

Hoy firma Zana, J.Carlos Lorenzana, a quien no pudo sino mostrar mi agradecimiento, y sobre todo mi admiración por su constante lucha por los derechos desde un puesto tan inhóspito como la minería. Gran perspicacia en el título, sí da la sensación de la alfombra de la que hablaba José Luis Sampedro en el primer Reacciona quiere también tapar las ideas recogidas en este libro. Salvo excepciones, claro está, el silencio sobre él es notable e incluso se está dando el caso de una entrevista realizada hace más de un mes que no ha salido publicada. Igual es que todavía no ha tenido tiempo la periodista de elaborarla y la vemos cualquier día. Estuvimos una hora con ella Federico Mayor Zaragoza y yo.

Adelante, Zana, muchas gracias.

 

Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante (G. Orwell)

En estos tiempos  convulsos, de saqueo continuo y ya indisimulado, como si todos los días fuesen uno más en ese “otoño permanente de los saqueos”, como nos recuerda Rosa María Artal, era, es, necesario, un libro como Reaccionados.

1reaccionadosQuizás su mayor virtud sea que está escrito en un lenguaje, y con un código, llano, claro, preciso y conciso, con sabor a Pueblo y con la intención de “tejer un tapiz”,  así lo denomina Federico Mayor Zaragoza, que culmine en una Federación de pueblos que tenga alguna posibilidad de tener una mañana distinto. Un mañana distinto donde instaurar un nuevo  modelo social, con dos pilares básicos, la igualdad y la libertad, que se entrelacen, que se concatenen entre sí. Un mañana distinto al que, para tener alguna posibilidad de llegar, hay que empezar por cambiar el concepto mercantilista de la Educación.

Pero es imposible construir ningún futuro diferente si, la Justicia, uno de los derechos básicos adquiridos con mayor esfuerzo, está siendo demolida desde dentro. No hay sociedad que pueda considerarse tal si su “Consejo del Poder Judicial, su Tribunal Constitucional y su Tribunal Supremo, están  en entredicho”, como muy bien apunta Baltasar Garzón. La Justicia debe ser imparcial y objetiva, debe estar libre de coacciones y “no puede ser moneda de cambio para garantizar impunidades”. Es sencillo de entender que si la justicia cae, no va a haber posibilidad alguna de limpieza, ni de combatir la corrupción, el egoísmo y la miseria moral que, en jugada perfecta, son causa, y a la vez efecto, de la crisis.

La crisis, y más concretamente las decisiones tomadas para salir de ella, están siendo aprovechadas para “salvaguardar los privilegios de quienes la han provocado”. Los mismos que nos hablan de que aquellos “brotes verdes” están, ya, dando frutos. Pero, como apunta Juan Torres López, lo que parece más cercano y probable es una nueva recesión en Europa. Ante los demoledores datos estadísticos, ya no hay justificación alguna para mantener el “austericidio”, basado en los recortes, que ha generado, entre otras cuestiones, que la demanda sea más débil, la deuda haya subido un 21%, o que haya aumentado, espectacularmente, la desigualdad.1angels-martinez-castells-marchanegra

“En el lado oscuro de la globalización”, así titula su capítulo Ángels Martínez Castells, (por quien, es sabido, tengo debilidad, por sus creencias y su impagable pedagogía). Con esa naturalidad que nos hace entendible lo que sucede en las grandes, y oscuras,  esferas, Ángels  nos alerta sobre las doctrinas que, de manera sigilosa, imponen las empresas auditoras y consultoras, (que ya no están bajo sospecha de servir al capitalismo, porque, esto, se ha confirmado), doctrinas todas ellas dirigidas a cumplir los requisitos del FMI.

“Cuando nos enteramos de las condiciones laborales y de vida, de l@s trabajadores del textil en Asia, el mundo miró hacia atrás horrorizado y se dio cuenta de lo poco que había avanzado desde el incendio, de 1911, el que dio lugar al Día internacional de la mujer…, pero no hizo nada”. Esta quietud y el incremento de cinismo de los saqueadores,  públicos y privados, es la mayor alarma…, y parece que, aquellos a los que una vez nos convencieron de que éramos Clase media,  no la queremos oír.

Acierta Ignacio Escolar  cuando nos denomina “menguante clase media”, cuando cuantifica que la caída del PIB, en un 6%, ha repercutido mucho más negativamente en todos nosotros. “La crisis ha golpeado la economía y esta ha devuelto el puñetazo a la sociedad con una potencia aún  mayor”, se podrá explicar en más palabras lo que ha significado esta crisis, que en realidad es un problema de distribución y de concentración de poder, pero no se podrá hacer mejor que con esta frase.

Nos han convencido de que no hay lucha de clases, de que es absurdo, incluso, tener conciencia de clase, y nos han convencido también de que, este mundo es el único posible y sin alternativa.  Con su propaganda, cargada de falsedades, han conseguido que hasta el incremento de la desigualdad y el aumento real y manifiesto de la pobreza, pasen desapercibidos. Y que si esto llegase a ser cierto, en absoluto es culpa de un sistema basado en la  avaricia y el egoísmo, nos han  convencido,  también, que  es porque  hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Ése es el poder de su propaganda.

Propaganda difundida, de manera continua y diversa, por sus medios de información, o, como dice Rosa María Artal (otra de mis debilidades reconocida), por el sucedáneo del periodismo.

1artalHan convertido en una tendencia, y así lo solicitamos y  defendemos, que deseemos “ver, a través de intermediarios”, que sean estos quienes nos muestren el mundo que queremos ver, no el  real, si no aquel que se parezca más al mundo propio deseado, aunque sea falso. “Cuando se estudie este periodo, se verá el papel que los medios han tenido en la consolidación de las injusticias y de la corrupción”, se verá que no son ni independientes, ni imparciales, que son, y muy activos, actores de primera línea pagados, en la mayoría de los casos, con el eufemismo de la publicidad institucional.  A los medios tradicionales (conservadores) también  les ha “arrasado esta plaga”, ya no es necesario informarse en ellos, afortunadamente estamos en la era digital donde, en algunos medios independientes, y a través de Twitter, (y, de momento), se “cuenta lo que no interesa al poder”. Y, ahí, en ese no control de la información nace su miedo.

Sí preocupantes son los recortes en derechos y libertades, tanto o más, aunque a primera vista no lo apreciemos, es “la poda en el árbol de la Ciencia”, una poda hecha por el PP con  motosierra, como nos explican Carlos Martínez (que fue vecino durante años de Ciñera y cuya Casa de la Cultura, mediante una moción de I.U, lleva su nombre), y Javier López Facal, profesores de investigación del CSIC, Esta política de los recortes en I+D, (no olvidemos que este apartado depende, desde Rajoy, de Economía), esta política  de la especulación y del beneficio rápido, “alejadas de la generación del conocimiento y de la innovación” pasarán factura a la sociedad española.

“España está secando un prometedor árbol de la ciencia, que ya estaba empezando a dar frutos”, esto solo es posible porque, gracias a estas políticas erróneas, la fórmula completa es I+D=0.

“El día que el PP ganó las elecciones se produjo, culturalmente hablando, la tormenta perfecta”. Rajoy ya tenía la oportunidad de vengarse de quienes bajo el lema No a la guerra, les situaron, a él y al PP de Aznar, en el centro de las matanzas, hoy sabemos fehacientemente que basadas en mentiras, de Iraq. Si en I+D no hay feeling porque los rendimientos económicos no suelen ser rentables, en el corto plazo, con la cultura y la educación, no iba a ser menos. El PP sigue pensando, como expone Javier Pérez Albéniz, que “invertir en cultura y educación, es tirar el dinero, algo irracional y por tanto implanteable”. Para ellos, para el PP, es muy buena noticia que, en España, cada “vez se vea más televisión y se lea menos”. Saben del poder de convicción que la tele tiene, y también saben que, siendo ellos los que deciden qué  se emite, y con qué intensidad, podrán seguir saqueando sin miedo. Para el PP la cultura es algo1avisoabominable, porque es “el tamiz que nos ayuda a separar el grano de la inmundicia”, nos ayuda a distinguir la verdad de las mentiras y, esto, reconocerles como mentirosos,  es algo que, como en el pasado, puede hacerles perder las elecciones y, a nosotros,  sacarnos de la pobreza.

Aún nos extraña utilizar la palabra pobre, como si esta situación siguiese siendo una exclusividad de países lejanos. Y, sin embargo, hoy, ser pobre aquí, en palabras de Lourdes Lucía,  “ya no es sólo un problema para la persona que sufre la miseria, también se ve obligada a dar las gracias por serlo y a pedir perdón por quejarse”.

Gracias a su propaganda y sus coacciones juridocopoliciales “las víctimas se han convertido en culpables”. Pero por mucho que mientan, por mucho que intimiden, hay una fractura social, la hay, y cada vez va a ser más difícil, para aquellas personas que hayan caído en la exclusión, salir del pozo. Cambiar las cosas “no es fácil,  nunca lo ha sido, pero hay momentos en la historia en los que, por  razones muy diversas el cambio es posible”.

Y llegamos al final, o como dice Javier Gallego, Crudo, “ha llegado la hora”. La hora  de hacer política por y para las personas. La hora de desechar el bipartidismo, con todas sus ramificaciones. La hora de despertar, ya que dormíamos. La hora de que tomemos “conciencia de que la política la hacemos entre todos, cada día”, de pasar de “la protesta a la propuesta”, porque eso siempre ha dado más, mejores y más  duraderos frutos.

Es la hora de que leas este libro, Reaccionados,  el libro que no quieren que leas, el libro en el que encontrarás casi todo lo que aquí, en este escrito has leído, y mucho más, mucho, mucho más. Te aseguro que no te defraudará.

*Todos los entrecomillados son citas textuales que aparecen en el libro.

Zana.

El texto original está aquí. 

Guía gráfica para andar por España con la Ley Mordaza en vigor

El diario.es en el que colaboro desde el primer día es de los pocos que ofrece amplia cobertura a la merma de libertades que el PP se aprobó este jueves con su mayoría absoluta.

Creo que esta viñeta de Manel Fontdevila deja claro lo que implican ciertas acciones con la nueva legislación.

fontdevila.guia,mordaza

Su colega Bernardo Vergara, al quite..

vergara.mordaza.derecho

Bernardo Erlich, hasta hace poco viñetista de El País, publicó en su día esta:

elrich.mordaza

En definitiva estamos ante las medidas que adoptan LOS AMANTES DE LA LIBERTAD, también obra de Erlich, que remata la idea.

elrich.libertad

El Roto ofrecía una idea sugestiva para estos negros días. Tal vez sean interminables, es mejor pensar en opciones. Hay cosas que se caen por su peso mirando alrededor.

roto.niveldelmar

Cajas negras del dolor

Muerte en el avión… y en muchos otros lugares.

Busquemos encontrar y abrir las cajas negras del dolor para liberarlo en soluciones.

Gallego&Rey, El Mundo

Gallego&Rey, El Mundo

Votantes con alma de bolero

Cabría preguntarse si muchos votantes tienen alma de bolero –como cantaba Ana Belén-  o de copla. Pasión incondicional pese a las evidencias:  No debía de quererte y sin embargo te quiero. Querer como te quiero no tiene nombre, ni tiene precio. Al final, es que sí los tienen y las decisiones son pragmáticas y pensando en uno mismo. Los andaluces han optado, como todos los demás,  por aquellos con los que se sienten más cómodos. Quienes votan la continuidad del PSOE demuestran que no les va mal con ellos. Son casi cuatro décadas, costumbres arraigadas, conocer a cuantos controlan la administración. Tanto tiempo… que por fuerza tienes ya sabor a mí.

 Es cierto –eso pienso- que PSOE y PP no son “lo mismo”, a pesar de los errores de los socialistas. Andalucía ha preservado bastante la sanidad pública de la ola destructora que impera en la España del PP. Entre otras acciones diferenciadoras. Pero la corrupción del sistema se ha hecho patente en el caso de los EREs, cursos de formación, y cuanto implique la perniciosa endogamia. La regeneración necesaria, imprescindible, no pasa solo por cambiar una cara, cuyo principal valor acreditado es una astucia sin par para moverse por los vericuetos políticos. Por eso Susana Díaz ha salido triunfante del órdago que ella misma se marcó. Veremos si se para ahí o no.

 Los países de raigambre democrática, los que aspiran a tenerla, lo primero que hacen es erradicar la tendencia al clientelismo. Eliminando la vinculación de los puestos de gestión y administración a la política, a los gobiernos, se quita la tentación. España ni lo intenta.

Y esto es achacable en la misma medida al Partido Popular. ¿Descalabro? ¿Contar con el 27 % de los electores tras todas las tropelías perpetradas en esta eterna legislatura es un descalabro? ¿Qué más necesitan hacer? ¿Hasta qué punto puede llegar la credulidad de un votante aún con los ojos tapados? Ahora bien, viendo lo que se avecina, los fieles Barones del PP (con Esperanza Aguirre a la cabeza y no es un error) han comenzado a poner la proa a Rajoy. Hay amores tan volubles.

 Produce perplejidad que el PP siga en el poder y contando para todo un partido que -como no cejo en insistir porque me parece esencial- disfruta de una Caja B de dinero sucio -según concluye el juez Ruz al término de su instrucción de los Papeles de Bárcenas-, hace tales cabriolas con los jueces díscolos, al que tenemos ya en puertas de cerrar la boca por ley a las protestas democráticas, que privatiza nuestras pertenencias y modo de vida hasta con el concurso de fondos buitre, y ha dejado una secuela de mentiras en la hemeroteca que avergonzarían al mismo Pinocho. Unos militantes y unos electores que avalan todo esto y no exigen regeneración deberían hacérselo mirar. Parece que las quejas son solo por la pérdida de votos.

En estos feroces tiempos, muchas personas no piensan en el del al lado, ni entienden la corrupción como un impedimento ético para votar. Parece no importarles tampoco el hecho incontestable de que en la porquería como único sustrato no puede germinar ni crecer nada sano. Pero pensar que, hoy, la vida pública se puede regir por la decencia es una pura ingenuidad. El bipartidismo y sus potentes tentáculos mediáticos apostaron fuerte en estas elecciones, como lo harán en cuantas hay pendientes. Imprescindible estar prevenido.

Podemos ha obtenido 15 escaños en el Parlamento andaluz. De 0 a 15. Ha triplicado sus votos de las europeas. Pero… se esperaba más, dicen, y mucha gente lo acepta. Algunos de sus dirigentes incluso. Entretanto, Ciudadanos da el salto nacional, tras 9 años en Cataluña, desnudo como un recién nacido. Y 9 son los diputados que logra de los andaluces a los que va a enseñar a pescar. Esto es “la gran sorpresa”, esto es un triunfo sin paliativos. ¿De quién?

 Podemos asistió desde sus 5 escaños en las Europeas a una atención mediática que no había tenido hasta entonces, pero –casi de inmediato, mientras crecía en expectativas- a unos ataques tan brutales y desproporcionados que deberían alertar a las personas honradas. Las puñaladas han venido de todos los flancos. En flagrantes portadas casi diarias. Bajo la égida de una ley del embudo que ni toca a los realmente corruptos. Podemos necesita crítica, sin duda, y más de la que tiene en algunos apartados -es lo saludable en democracia-, pero durante meses no le permiten hacer otra cosa que defenderse de acusaciones ante los medios. Sea cuál sea la ideología, la pugna política no debe llegar a esos extremos. Ni La Traviata ofrece unas notas tan claras. Nadie con un mínimo de honestidad debería ser partícipe o cómplice de esta lapidación. Desde plataformas públicas se ha de marcar la diferencia.

 Porque, a la vez, hemos contemplado el súbito y espectacular ascenso de Ciudadanos, que ha gozado de un apoyo mediático también sin precedentes. Tan oportuno, tan conveniente a los que trabajan para que todo siga igual, y no solo desde la política declarada. ¿Y qué sabemos realmente de Albert Rivera y su partido? ¿Ha aportado alguna idea innovadora al margen de su perfil moderado e impreciso?

 Andalucía es un microclima, como dice Ignacio Escolar. Que nadie espere extrapolar los resultados a España, a menos que el bipartidismo mediático se empeñe. En el conjunto del país pueden dar la vuelta a sus apoyos y decantarse por el PP.

 En sociología se estudia que los cambios electorales son lentos, salvo cataclismos. “Derrumbes como el de la UCD solo se producen una vez cada cien años”, explica en este caso Antón Losada. Así es, y con la inestimable ayuda de las cargas de dinamita desde dentro para salir camino de AP, luego PP, con menos lastre. Y glorificando a Adolfo Suárez al que crucificaron, con su proverbial cinismo.

 IU sí es perdedora nata de los comicios andaluces. Paga alianzas que no gustaron a sus votantes, y el espectáculo esperpéntico que da Madrid con la putrefacta vieja guardia atrincherada en la sede, mientras se fugan candidatos. Ni el arrojo de Alberto Garzón parece poder con ese lastre. Hay momentos en los que hay que plantarse o buscar un piso nuevo, si no se encuentra mejor solución. Están siendo ya demasiadas las víctimas.

Y UPyD, que ha resultado barrido. Se levantan sus voces principales pidiendo responsabilidades y su creadora niega hasta la autocrítica. Piden, pues, que “el partido de Rosa Díez”, lo sea sin ella. Al menos de líder. ¿Conocían dónde entraban o les cegó la pasión?

Podemos ha de aprender a recomponerse ante los ataques, a saber en qué campo juega. Los enemigos de una política por el bien común, en general, son un ejército organizado que conoce con precisión a los votantes a los que se dirige y cómo se dirimen los encuentros.

  “Ellos juegan un partido de fútbol americano, nosotros un partido de tenis en campo inglés”, me describía hace tiempo el periodista Javier Valenzuela en genial hallazgo. Cuando nos dan una patada en la espinilla, llamamos al árbitro: “ Mire Vd lo que me ha hecho”. Y él se encoge de hombros. Ellos juegan en su campo y marcan las reglas. Lo que se disputa es un campeonato de fútbol americano, con zancadillas, puntapiés, y agarrando por el cuello; no tenis británico.  Ignorarlo conduce a la derrota.

 La noticia más vista este lunes de eldiario.es -y otros medios y redes- fue que “Tania y Pablo han roto”. A los ciudadanos  nos conmueven las historias personales, los amores trágicos que relatan los boleros.  Para votar se emplea mucho más la cabeza. Sea, mientras se use realmente y no se entregue para que la ocupen intereses ajenos. Lo que no deja de evitar el llanto y agujeros en el bolsillo y la dignidad. “Me lo dijeron mil veces y nunca quise poner atención… luego llegaron los llantos” termina por ser la verdad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 872 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: