Adiós George W. Bush

Invadió dos países –Afganistán, buscando a un Bin Laden que nunca encontró- e Iraq –bajo el pretexto de unas inexistentes armas de destrucción masiva y una falsa vinculación con el 11S que aconsejaría la intervención-. En ambos casos murieron miles de civiles, sin que EEUU lograra sus objetivos. Todo lo contrario: los talibanes afganos son más fuertes, e Iraq es, hoy, “campo de entrenamiento” de Al Qaeda. Ha propiciado o al menos alentado la mayor crisis económica que ha conocido su país, y el mundo por extensión, desde 1929. Creó una cárcel sin ley y con torturas en Guantánamo. Dice John Carlin en El País, que gran parte de su nefasta obra se debe a Dick Cheney, que incluso fue el autor de recortar los impuestos a los más ricos. Lo cierto es que George W. Bush ha sido el peor presidente de la historia norteamericana, como demuestran sus escasos índices de aceptación.
Hasta el último día ha demostado ser, además, un títere en manos de los poderes fácticos. El lobby israelí, por ejemplo. Iñigo Saénz de Ugarte en Público da cuenta de cómo Condoleezza Rice había llegado a un acuerdo en el Consejo de Seguridad de la ONU que pedía el alto el fuego inmediato en Gaza. Una llamada de Ehud Olmert, el presidente israelí, a Bush transformó el voto afirmativo en abstención. No contento con ello, Olmert lo contó en una conferencia, en lo que ha sido calificado como “una indiscreción”.
“Es buena persona”, dice Barack Obama, con una elegancia política que nos corroe de envidia al compararlo con la realidad española. Empiezan, sí, a caer mantos de comprensión sobre Bush, “el pobre”. De hecho, Obama se muestra partidario de no enjuiciarlo por sus actos como algunos, muchos, piden.
Esta buena persona ha mandado matar a miles de sus congéneres, torturar a decenas, ha hundido en la miseria el sistema económico internacional… no ha hecho su trabajo, lo ha hecho rematadamente mal para los ciudadanos, y, muy bien, para quienes -unos pocos privilegiados sin escrúpulos- se han lucrado con todos y cada uno de sus errores. ¿Se va a ir de rositas?
En mi primera y única novela, en 2002, -y a pesar de ser una historia romántica- inserté una alerta desesperada sobre el entonces encumbrado y apoyado George W. Bush. Sus antecedentes hacían temblar: en su época de Gobernador de Texas había duplicado –autorizándolas- el número de ejecuciones a condenados. El carnicero de Texas ha terminado siendo la peor peste que ha conocido el mundo. Adiós –en buena hora-, George W.Bush, a muchos nos gustaría verte en los tribunales. Junto a todos tus colaboradores y beneficiados. Y, si hubiera Justicia, así sería.

A %d blogueros les gusta esto: