11M, aquellas aguas turbulentas

Marzo de 2004. Cuatro días infinitos. Madrid es el corazón del mundo. Desde el último confín se sobrecogen con nuestra tragedia. A partir de la terrible madrugada del jueves 11, hemos estado pendientes de cada detalle. Sangre, muerte, dolor, llanto, gritos, solidaridad absoluta. Imágenes para saturar la emoción. Uno tapa al otro con una cazadora, el que puede andar arrastra a quien no logra hacerlo. Empezamos a ver duras escenas de orfandad tan densa y enorme que se convierte en universal. Los rostros inolvidables de quienes se quedan para soportar el vacío agudo de la ausencia sin retorno. Tras volcarse en ayudar sin miedo a nada, los ciudadanos han regresado a sus casas y la ciudad se sume en el silencio. Luego, el grito sordo de condena de más de 11 millones de personas en un viernes que llueve por toda la eternidad.

Portadas prensa internacional. De mi libro 11M-14M, onda expansiva (2004)

Portadas prensa internacional. De mi libro 11M-14M, onda expansiva (2004)

¿Quién ha sido? ¿Por qué tuvo que mezclarse la sospecha de la trampa en tan inmenso dolor, en tan firme resolución de condena? El domingo hay elecciones. Las encuestas dan ganador al Partido Popular que presenta a Mariano Rajoy. Perderá, frente a José Luis Rodríguez Zapatero. Por la ostentosa política de ocultación de la autoría de los atentados que ha desarrollado. Esa inusitada rapidez en atribuirlos a ETA descartando toda duda, ese empecinamiento. Por manipular hasta forzar condenas a ETA en la ONU de las que la ONU se arrepiente porque jamás había obrado con tal precipitación y sin pruebas contundentes. Lo dicen los medios extranjeros.

La portada de Libération al día siguiente de las elecciones no pudo ser más expresiva: “El precio de la mentira”, sobre Aznar votando. En Le Monde, el presidente saliente de España apareció dos veces con nariz de Pinocho.

New YorK Times escribe: “Al parecer, Al Qaeda ha conseguido derribar a su primer gobierno democrático. Por supuesto ha estado ayudado por la actitud furtiva, asustadiza e inepta con la que el gobierno de Aznar ha manejado la investigación de los atentados del pasado jueves. En el desesperado intento por mostrar que el terrorismo vasco de ETA era el responsable, ofendió a muchos votantes que se sintieron manipulados”.

El Financial Times británico tituló un artículo el 26 de Marzo: “Un día en la historia de la infamia”.  En él afirmaba que el Gobierno de Aznar puso en riesgo a Europa por retener información e insistir en la falsa autoría de ETA.

Nunca nos habíamos visto los españoles tan observados, tan analizadas nuestras actitudes. En un flujo de cuerpo único, España también irradiará hacia el resto de los países los matices y controversias del momento en que vivíamos. Reciente la invasión de Irak, políticas conservadoras, neoliberales y belicistas tras los atentados del 11S. Las extrapolaciones hacia Europa y EEUU de lo ocurrido en España no se cumplieron: nada se movió. En lo político no, pero el islamismo  terrorista sí golpearía Londres un año después.

Sobre los cadáveres y heridos del 11M, sobre el inmenso dolor de un pueblo, la eterna derecha española demostró que en su ideario solo figura gobernar o maniobrar para seguir gobernando. Es entonces cuando se inicia la etapa dura de la manipulación mediática llegada al extremo en nuestros días. Barra libre, todo vale. Un presidente de gobierno –José Mª Aznar- que cambia titulares de grandes y sólidos medios –como lo era entonces El País-. La ignominia de El Mundo inventando una conspiranoia como medio de influencia y lucro. Impunemente.  Una encarnizada batalla mediática sobre quién tiene la culpa… de la derrota del Partido Popular, según parece a la postre. Curiosamente, La Razón, sobria, todavía no ha entrado en el terreno del ridículo al que le ha llevado su director desde 2008. La SER –tan denostada por la propaganda conservadora- brinda informaciones esenciales. Contra los intentos de desactivarlas. Aquellos días se vivió una auténtica lucha por la información.

Es entonces también cuando al Cuarto Poder le sale un vástago que hoy crece vigoroso. Como en los viejos tiempos, hemos tenido que informarnos fuera de nuestras fronteras, pero dentro existe ya el periodismo de Internet. Un blog que he descubierto poco tiempo atrás –Escolar.net- está contando otra cosa diferente a los medios oficiales y enfoca lo que interesa. Y radiocable.com. Por allí también anda guerraeterna.com.  E Iblnews que, al contrario de los otros, no tardaría en perder el pulso.

La gente también ha tomado las riendas. Enorme coraje y sensatez en todo el convulso drama. Dimos ejemplo al mundo de valentía y solidaridad, como fue ampliamente resaltado. Gran pueblo cuando se le necesita y pierde la abulia y el miedo. Modélico, frente a la bajeza del gobierno y algunos medios.

Como cada semana, un periódico nacional ofrecía a sus lectores el domingo 14 de Marzo un compacto. Aquél, era el viejo disco de Simon & Garfunkel, “Puente sobre aguas turbulentas”. Su letra, escrita desde cualquier tiempo y lugar, nos confirma que, por mucha que sea la desolación, por mucho que encenaguen todos los presentes, siempre hay una vía para salir… un puente que se despliega, hasta con tintes de consuelo, abriendo el horizonte.

*Publicado en eldiario.es el 11 de Marzo de 2014

*También incluimos el capítulo de mi libro 11M-14M, onda expansiva, sobre la insólita jornada de reflexión del 13M. Me limité a ir anotando sin mayores aditamentos, es decir, una crónica. Creo que es muy revelador hoy.

1 comentario

  1. Recuerdo, casi como si fuera ayer, el terrible 11M de hace doce años. Antes de las 9 estaba en el juzgado donde debía resolver unos asuntos. Llegó con los ojos llorosos Conchita, la juez del número 3, a quien estaba esperando. Antes que nada, quizás por mi mirada curiosa, me comentó la masacre. La venía escuchado por la radio. Ella era de Madrid. Conocía a gente de El Pozo, y entre lágrimas me dijo “Es gente pobre, trabajadora…”. Esa fue la primera noticia que me enteró de lo sucedido en los trenes que iban a Atocha, trenes con estudiantes y trabajadores que se dirigían a sus puestos.
    Después… sucedió como bien relatas en tu escrito, Rosa.

    Las contradicciones, las esperadas noticias que Acebes, por aquel entonces ministro de Interior, iba destilando en sus apariciones televisivas procurando confundir las mentes de todos. La verdad tuvo que abrirse camino a codazos para desmentir a un desvergonzado Aznar que desesperadamente y con la ayuda de su entonces amigo, Pedro J, insistía en la autoría de ETA. Mi memoria retiene la alegría en las votaciones del 14M, con la esperanza puesta en Zapatero y el enorme desprecio a un PP que, tras la vergüenza de la foto del Trío de las Azores, nos trajo la matanza de los trenes. Y es imborrable, al menos hasta ahora, aquella gran manifestación y la súplica, a las puertas de Ferraz. dirigida al nuevo presidente: “No nos falles”…

    El dolor de Pilar Manjón pisoteado y escupido en el Corte Inglés por señoronas de visón insultando a su hijo Daniel y a ella misma como culpables del cambio de gobierno. ¿Qué era una joven vida, tan solo 20 años, para haber cambiado tantas cosas en un pis-pas?

    El calvario para Pilar Manjón y demás víctimas del 11M no había hecho más que empezar. Lo que vino después lo hemos sufrido como en nuestras propias carnes. La indecendia institucional que valora a las víctimas en diferentes categorías, según les sean afines ideológicamente o no.

    Ojalá los intentos de unificación de las víctimas, que en el día de hoy se harán patentes en los actos oficiales de Madrid, sigan el buen camino. Doce años en la marginación son muchos años.

    Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: