… Y sin embargo, la tierra, se mueve

El 22 de junio 1633, en el convento dominicano de Santa María sopra Minerva, Roma, Galileo Galilei es condenado por su herejía y se prohibe su obra. Ha osado contravenir la doctrina biblíca afirmando -tras largos y revolucionarios estudios- que la tierra gira alrededor del sol y no al revés como siempre se había asegurado. La teoría geocéntrica situaba al planeta Tierra en el centro de la creación y todos los astros daban vueltas en torno a ella. El salmo 93 (92) lo da a entender al afirmar » Tú has fijado la tierra firme e inmóvil». A Galileo un rival le  llamó textualmente: «imbécil con la cabeza a pájaros». Alguno de sus colegas y antecesores fueron a la hoguera por mandato de la Inquisión, pero Galilero se retractó de cuanto había visto para salvar la vida. Pasaría casi siglo y medio hasta que se aceptaran sus teorías. La tierra se movía.

 Se mueve, y cruje, y engulle vidas y personas como ha demostrado un nuevo terremoto: el ocurrido en l,Aquila, en el centro de Italia. Ahora toca rescatar a quien se pueda, desescombrar, ayudar a los heridos y damnificados… y aparcar la polémica. Lo ha dicho Berlusconi, el jefe de Gobierno italiano. Porque la hay. En la entrada anterior veréis como Giampaolo Giuliani, un geofísico de la zona, alerta de la proximidad de una gran terremoto en vídeos fechados el 31 de Marzo. Había vivido una larga peripecia. El científico ha desarrollado un método, en parte propio, midiendo la presencia de gas radón en la atmósfera, hecho que se ha observado se produce antes de los seismos. Científicos norteamericanos trabajan también en los cambios atmosféricos aparejados a un cataclismo de estas características. Al parecer, ya desde los primeros movimientos de la tierra en el interior se liberan gases.

   Inmediatamente, Giuliani acudió a las autoridades pero no le prestaron atención. A los medios informativos. Tampoco. Lo difundió por Internet. Y ya se empezó a enterar la población. Salieron a la calle con coches y furgonetas y altavoces pidiendo la evacuación. Y llegaron los periodistas. Y… llegaron los políticos. Hicieron reuniones. Preguntaron a otros científicos. «No se puede prever». En algunos casos se ha hecho. El Tsunami de Indonesia, por ejemplo. Y todos los que son previsibles ante síntomas anormales, por mostrar indicios, en lugares de alto riesgo, como era el caso de esa zona de Italia.

A Giuliani le llamaron «imbécil» -casualmente y salvando las distancias con Galileo-, le amonestaron y le obligaron a quitar sus investigaciones de Internet porque estaba causando alarma en la población. En el siglo XXI, aunque… en la Italia de Berlusconi. El experto empresario televisivo ha sentenciado: «no existen datos científicos que permitan prevenir las sacudidas». El jefe del Instituto Italiano de Geofísica, Enzo Boschi, ha desacreditado, también, las predicciones de Giuliani. «Cada vez que hay un terremoto hay gente que dice haberlo predicho. Hasta donde yo sé, nadie puede predecir un terremoto con exactitud».

Sólo que Giuliani sí lo hizo con anterioridad y el hecho probado es que ha habido un terremoto e Italia llora sus muertos y pérdidas económicas.

¿Tanto costaba escuchar sus argumentos? ¿Y activar, por si acaso, un plan de emergencia previo? Era caro, supongo. No hay que alarmar a la población, además. Es mejor enterrarla y socorrerla. Y decirle que no piense, con la ayuda de una prensa «equidistante», la del «este dice, el otro dice y yo no trabajo» y el manto de olvido de actualidades más perentorias.

Giuliani espera que alguien le pida disculpas. No creo que suceda. Más bien, será proscrito en su trabajo. Han pasado siglos y nada ha cambiado. Y siempre es la misma ideología la que cercena el progreso, y siempre la sociedad la que paga y calla. Pero la tierra se mueve, por fuera y por dentro.

7 comentarios

  1. El tsunami de indonesia no se pudo prever. Lo que se pudo hacer (y no se hizo) fue avisar a la población civil en el momento en que se produjo el maremoto que causó la ola, lo que les habría dado alrededor de media hora para evacuar.

    Con un volcán ya existente se pueden detectar síntomas de una posible erupción próxima (y, sobre todo, se sabe dónde se va a producir). Aún así en teoría un volcán nuevo puede aparecer casi en cualquier sitio.

    Por otro lado, hasta ahora nadie ha podido predecir ni el momento ni el lugar de un terremoto. Ni siquiera en la falla de San Andrés, la que afecta a toda California, que más monitorizada no puede estar.

    Si este hombre de verdad ha descubierto un método de predicción estaríamos ante el próximo Nobel de física, como poco. Pero por lo poco que se sabe yo apostaría a que simplemente ha acertado por pura suerte.

  2. carlos turiel.

     /  7 abril 2009

    Al igual que MArtin pensaban los inquisidores y todos aquellos que no son capaces de entender lo que otros entienden.
    MArtin, si no eres capaz de entender lo que otros entienden, no pienses que no tienen razón, piensa que tú no entiendes.

  3. rosa maría artal

     /  7 abril 2009

    Martín, Giuliani es un científico, no un mago, y explica su método con detalle ¿no hubiera merecido, al menos, que le escucharan? En similar línea de trabajo están científicos norteamericanos, canadienses y japoneses -y de numerosos países en realidad- que piensan incluso poder enviar satelites que sean más precisos. ¿Por qué hay dejar las cosas «como están»? ¿Por qué ha tenido suerte Giuliani de predecir el terremoto?

    http://www.laflecha.net/canales/ciencia/veinte-satelites-detectaran-con-tiempo-los-grandes-terremotos
    http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7438000/7438888.stm
    http://www.solociencia.com/geologia/06122905.htm
    http://www.astroseti.org/vernew.php?codigo=665
    http://www.adn.es/ciencia/20070822/NWS-1404-satelite-gravedad-Tierra-prediccion-terremoto.html

  4. luis perez

     /  7 abril 2009

    que se podia esperar de berlusconi. que se podia esperar de la sociedad actual. queremos nuestra comoda posicion y cualquier cosa que pueda alterarla la desechamos. decimos que es locura, tonteria. y luego nos preguntamos porque pasan las cosas. tanta muerte, tanta vida truncada, tanto sufrimiento, tanto dolor. solo para quedar bien con la mayoria, pensando en tener mas votos, en reelegirse. que se podia esperar.

  5. Matilde

     /  8 abril 2009

    Es el colmo, dice Berlusconi,que los que han sobrevivido, tienen de todo, hasta comida caliente y que lo que tienen que hacer es tomar la situacion como si estuvieran un fin de semana de acampada… que poca verguenza….

  6. Carlos; muy listo al intentar evitar la Ley de Godwin citando a los inquisidores en lugar de a los nazis, pero no cuela. ¿Quieres que comparemos conocimientos de geología? Porque apuesto que sé del tema bastante más que tú.

    Rosa María: el «método» de Giuliani incluye elementos relacionados con los terremotos, como los minitemblores previos, pero que nunca han servido para una predicción exacta. Te puedo decir que aquí en Tenerife se suelen producir por rachas que muy de vez en cuando llevan a un seismo mínimamente serio (dos en los últimos 30 años).

    Si te fijas en los enlaces que incluyes, en uno se habla de una predicción de terremotos en California a cinco años vista. Es una simple cuestión de calcular la media de tiempo que transcurre entre dos terremótos en la misma zona. De hecho el Grande que se llevará por delante a San Francisco ya lleva más de diez años de retraso sobre la fecha prevista. Giuliani había anunciado la fecha exacta (algo nada científico, de hecho) y además falló por una semana.

    Esos satélites son todavía un proyecto teórico. No te creas que existe algo que pueda detectar desde órbita la caida de un copo de nieve sobre un millón de toneladas de aceite. Es otro caso de mal y exagerado periodismo.

  1. La portada del día: El calvario de Abruzzo « La disección total 2.0
A %d blogueros les gusta esto: