Todavía sería peor haber nacido en Italia

   El Primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha dejado plantada a la canciller alemana Angela Merkel en la alfombra roja -por la que se accedía desde Alemania a Francia a través del “Puente de Europa”-, porque estaba hablando por el teléfono móvil. Tras larga espera y cambios de expresión, Merkel ha recibido al premier británico Gordon Brown, y ha abandonado el lugar.

   El diario La Repubblica cuenta la razón de la inaplazable conversación: Berlusconi hablaba con Erdogan, el primer ministro turco, según ha hecho publico el Consejo de la OTAN. Erdogan -que presiden un gobierno laico- tiene problemas de  política interna y ha decidido empuñar la bandera del Islam y oponerse a la elección del danés Rasmussen como secretario general de la OTAN que habían pedido  Alemania, Francia y Gran Bretaña y luego ha aceptado EE.UU.

     Rasmussen tuvo un papel activo en el caso de las viñetas de Mahoma que publicó en 2006  un periódico danés. El primer ministro no fue partidario de censurarlas y, además, según Erdogan,  Dinamarca da cobertura a un canal de televisión afín al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), considerado terrorista por Turquía y la Unión Europea.

   En este gran embrollo, aparece Berlusconi como moderador -si ésa es la verdader razón de la llamada-. Además de  la larguísima lista de irregularidades democráticas, cada día parece añadir una nueva. Ahora Foggia, en el Sur del país, va a poner autobuses especiales para inmigrantes -buena parte de ellos árabes-, para que no se mezclen con los italianos de la ciudad. Nos quejamos de España, pero haber nacido en Italia, sería mucho peor.
Actualización 16,00
  Finalmente el nuevo secretario general de la OTAN será el danés Anders Fogh Rasmussen. Se han vencido las retitencias de Turquía y se ha acordado por unanimidad. La reunión entre el presidente de EE UU, Barack Obama, y Erdogan, celebrada esta mañana parece haber salvado estas reticencias.
Dos cuestiones:
¿Ya no le molestan a Erdogan las viñetas? Había dicho que ni él ni otros países islámicos aceptarían nunca a Rasmussen. ¿Pueden unos dibujos originar este conflicto? ¿Incluso tres años después?
 ¿Con quién hablaba Berlusconi?    
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: