La crisis va en serio… y para largo

 

se-vende-008

150.000 nuevos parados, nos acercamos a los 3 millones y medio. La crisis va rigurosamente en serio. La economía sigue hundiéndose y a un ritmo más rápido del previsto.  Caminando por Madrid, he visto muchos negocios -completamente vacíos ya- con el cartel de “se vende o se alquila”. Cuatro en apenas 50 metros, al comienzo de el Paseo de la Habana, que es zona de posibles. Me dolió ver, también, las persianas echadas y un “cerramos” en una tienda de Goya donde durante años fui a revelar las fotos, y que parecía una tienda -familiar- próspera con múltiples aparatos a la venta. 

 A quienes proponen abaratar el despido y “contener” nuestros esqueléticos sueldos, porque así lo hacen otros países europeos, habría que mostrarles quizás el pack completo: salarios elevados -que permiten ahorrar e invertir- y unas medidas sociales de las que nosotros carecemos. El notable incremento impulsado por los gobiernos de Zapatero no ha logrado aún borrar un atraso secular que nadie se apuntó a resolver. Los asalariados no tenemos la culpa de la crisis y no pueden exprimirnos más. Los pequeños negocios autónomos, tampoco.

El FMI (Fondo Monetario Internacional) advirtió hace unos días de una segunda gran crisis bancaria que explica con esta frase tan diáfana: “la degradación de la coyuntura”. Strauss Khan, su director gerente situó a principios del año 2010 el inicio de la recuperación, si se dan “una serie de condiciones”, como las políticas públicas de estímulo económico y el apoyo al sistema bancario. En esta fecha coincide con la dada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

No tienen ni idea de cuándo acabará esto, ni quieren afrontar en serio el cómo. Obama parece hoy el más decidido y el más centrado en poner remedio a la crisis de su país. Al punto que los republicanos ya se han echado las manos a la cabeza diciendo que EEUU va derivando peligrosamente hacia el socialismo. Por ejemplo, por intentar dar asistencia sanitaria gratis o con escaso pago a todos los ciudadanos, como disfrutamos en Europa, sobre todo en España. Está empezando por lo básico que el primer país de la tierra, tenía sin resolver.

Rodrigo Rato, el anterior director gerente del FMI, se preguntó hace unos días: ¿Por qué nadie se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo? De cualquier forma, sus propuestas, pidiendo un cambio de modelo económico son de lo más lúcido que se ha escuchado últimamente. Claro que nunca ha explicado porqué se fue el del FMI justo a punto de estallar la crisis. Y cómo es posible que, desde su altísimo cargo, no advirtiera absolutamente nada.

Ya se había producido -por ejemplo- el gran best seller americano “La doctrina del shock, el auge del capitalismo del desastre” (2007) de Naomi Klein, la autora de “No logo” (2001), en donde ya mostraba lo que estaba ocurriendo con datos aplastantes. Cualquiera hubiera podido advertirlo a la vista del consumismo dominante, del capitalismo salvaje. Uno de sus ideólogos, el economista Milton Friedman, llegó a decir: “sólo una crisis real o supuesta, puede producir un auténtico cambio“. Los atentados del 11S fueron su perfecta excusa para desarrollar lo que Klein llama “el capitalismo del desastre”, basado en las técnicas psiquiátricas del electroshock. Fue el detonante, a partir de ahí lo que estamos viviendo.

Con Rumsfeld y Cheney como ideólgos, Bush aplicó su doctrina: “El trabajo del gobierno no consiste en gobernar, sino en subcontratar a los mejores y a los más eficaces del sector privado“, resume Klein. Nuestras vidas y destinos, en manos de consejos de Administración.

En resumen:

  •     Mientras el planeta se hunde, unos pocos siguen obteniendo cuantiosos beneficios, porque se ven favorecidos por las crisis que llegarían incluso a propiciar.
  • Privatizar se ha demostrado la peor solución y es lo que, por ejemplo, domina la política de Esperanza Aguirre en Madrid. Sin pausa, a pesar de la que está cayendo. Lo que propone el revitalizado PP para toda España, a excepción, al parecer, de Rodrigo Rato, que tampoco desvela las incógnitas de porqué se fue del FMI y porqué dice que no se enteró de lo que pasaba.
  • No tienen proyecto serio para solucionar la crisis.
  • La única alternativa es un cambio de sistema. Mayor control del Estado, que la política tome las riendas. Que vaya al grano y no se pierda por las ramas de las diatribas partidarias.

      Mientras tanto, lo llevamos crudo: abróchense los cinturones.

Entrada siguiente

2 comentarios

  1. MACGO

     /  3 marzo 2009

    Estoy convencido que Rato si vio venir lo que se avecinaba y por eso se marchó sin dar explicaciones convincentes. Es muy fácil gestionar bien cuando las cosas funcionan y el viento sopla a favor.

  2. Juan José Pintado

     /  4 marzo 2009

    ¡Nos van a bombardear con la necesidad de abaratar el despido!
    Es una falacia total. No se trata de una medida de fomento del empleo. Tan sólo es un abaratamiento y, nada más.
    Un saludo

A %d blogueros les gusta esto: