ENDESA, antes italiana que catalana

 Acciona ha vendido a Enel su participación en ENDESA. Era el último fleco de una discreta operación de 11.100 millones de euros acordados para que la italiana se hiciera con el 25% del capital de ENDESA que hasta ahora eran todavía propiedad de la española Acciona (familia Entrecanales). De esta forma,  Enel -empresa pública italiana- tiene el control absoluto de ENDESA, la titularidad casi total.

Es necesario hacer un poco de historia, y comprobar el eterno modus operandi de algunos actores de esta epopeya -¿drama? ¿tragedia? ¿operación mercantil?-.  Creada en 1938 como Empresa Nacional de Electricidad, ENDESA, hoy ha ampliado su actividad a la producción y distribución de gas y agua, y a las telecomunicaciones.  Cuenta con una plantilla de 28.000 trabajadores. Está considerada como una de las 5 primeras eléctricas de Europa y, gracias a sus inversiones en otros países, se sitúa entre las 10 principales empresas del sector en el mundo en capitalización o valor en bolsa.

En 1988 (Gobierno de Felipe González) se privatizó el 25% de sus acciones, y en 1994 un segundo paquete, manteniéndose la titularidad estatal. El gobierno Aznar la vendió por completo en 1998. Poco después aterrizaría en la empresa Manuel Pizarro.

Bocado apetecible en el creciente mercado de las fusiones, la catalana Gas Natural intenta una OPA hostil en 1995. La compañía catalana remonta sus orígenes al siglo XIX y es mucho menor que la eléctrica en capital y beneficios. Sus principales actividades son el transporte, aprovisionamiento y distribución de gas natural. No dispone de yacimientos propios e importa la materia prima sobre todo de Argelia a traves del gasoducto Magreb-Europa. Su plantilla no llega a los 7.000 empleados.

ENDESA considera está OPA casi como una violación y la rechaza. Se inicia entonces todo el proceso legal que debe llevar aparejada la operación e incluso más, con múltiples recursos de ENDESA, ante juzgados mercantiles y el Tribunal supremo, con Pizarro como caudillo asediado. En el trámite legal ordinario se produce el dictamen de la Comisión nacional de Energía que aprueba la operación con condiciones. Y el del Tribunal de defensa de la competencia que la rechaza. La Comisión europea en Bruselas indica que el asunto no es de competencia comunitaria y deben dilucidarlo las autoridades españolas.

El partido popular no quiere que Gas Natural se haga con ENDESA y va pidiendo, sin éxito, la dimisión de todos los responsables de organismos que han dado el visto bueno al proyecto. Finalmente llevan la polémica a Bruselas, lanzando la sospecha de que Zapatero ha presionado al Presidente de la Comisión, Durao Barroso, en un encuentro previo a la inhibición de Bruselas en el contencioso financiero.

Poco después, la alemana EON interviene en el conflicto: también quiere ENDESA. Asombrosamente, cambia el discurso político. Aznar apela a no caer en un “patriotismo cateto” y Carod Rovira pasa a defender la españolidad de la operación de Gas Natural.

El Gobierno -ampliamente criticado por ello- apuesta por crear empresas fuertes españolas y disuadir, con apoyo de las leyes, a la empresa alemana. En el debate entre proteccionismo y liberalismo, los países de la Unión Europea, salvo Gran Bretaña, y la mayoría de los Estados norteamericanos, se vuelcan en proteger a sus empresas. En Europa no hay ningún país en el que su primera compañía energética tenga el centro de decisión en el exterior.

Finalmente, entra la italiana ENEL y se hace con la mayoría de las acciones (ya tiene el 67%, al que ahora añade el 25% más de Acciona, un 92% en total).

ENDESA ya no forma parte de la actualidad periodística, ni de la política. El hecho es que la empresa hoy está en las peligrosas manos de Silvio Berlusconi. Tenemos una gran dependencia energética ¡qué más da!, pero en España nos surtimos de su electricidad, gas y agua. Como sucede en el caso de Repsol y las pretensiones rusas para su control, el mercado juega sus bazas. Y los empresarios españoles -tan patriotas- venden al mejor postor. Pero todo pudo tener un remedio previo. Todo parte de aquel día en el que se privatizaron ENDESA y REPSOL  (Teléfonica, Argentaria -hoy BBVA- o Tabacalera) … por un jugoso chocolate del loro.

Actualización 14,45

  • Me parece interesante este artículo para ver como respira Berlusconi respecto a las empresas españolas.
  • He escuchado en una tertulia de Cuatro que la culpa la tiene el Ministro Sebastián. Y no era una broma, nadie se ha reído ni le ha rebatido al sujeto que así ha opinado. Wert, creo que era.
Entrada anterior
Entrada siguiente

5 comentarios

  1. ¡Por fin! Ya pensaba yo que era la única que pensaba eso.

    Ya cuando se fue al garete la operación con Gas Natural y empezaron los guiños con E-On, yo pensaba: “¿y serán tan mastuerzos de vender Endesa a los alemanes sólo por no vendérsela a los catalanes”? y todo el mundo me contestaba: “mujer, si pagan más, ¿por qué no?”

    Aún recuerdo la “cara de desesperación” que mostraba Pizarro y los habitantes de Andorra, hablando de los puestos de trabajo que se iban a ir a la porra si Endesa pasaba a Gas Natural.

    Ahora, después de tanto rifirrafe, el gato al agua se lo lleva Enel, uno de los grandes gigantes italianos. ¿Es verdad que han pagado más? ¿Se respetarán los puestos de trabajo?

    Y todo por no no vendérsela a los catalanes.

  2. lampuzo

     /  21 febrero 2009

    Iba a escribir un entrada para el tema, pero veo que se me han adelantado…

    Desde mi punto de vista, esto es una narración excesivamente simplista. La historia, según mi opinión, resumida es la siguiente y comienza por cuestiones políticas que no económicas: En tiempo que se gestó está fusión, la polémica extribaba en la financiación catalana y el rechazo por parte de las diferentes autonomías hacia un trato de favor a Catalunya como consecuencia del apoyo de los nacionalistas de izquierda al tripartito encabezado por socialistas… ¿Que inventar para hacer un trasvase de impuestos sin que nadie levante la voz..? Cambiar la sede social de la segunda empresa hidroeléctrica española mediante un fusión con Gas Natural – empresa controlada por “La Caixa” y por tanto por el gobierno catalán – y derivar lo impuestos pagados en Madrid a Catalunya. Una jugada perfecta. Mas he aquí que los precios que se pensaban pagar por las acciones de Endesa estaban muy por debajo de su valor de mercado y claro, EON vió el cielo abierto y pujó por la compañía dándo un plus mas por acción. Evidentemente al gobierno no le hizo mucha gracia este nuevo actor en la trama y como Gas Natural no podía – por cuestiones de endeudamiento evidentes- aumentar el precio de la OPA y ante la presión de EON en Europa basada en unas leyes de competencia societaria firmadas por todos los miembros, este gobierno decidió echar mano de sus relaciones socialistas – el presidente italiano Romano Prodi – para por lo menos mantener el control de las negociaciones y adjudicar al consorcio Acciona-Enel el control de Endesa y como mal menor dejar la empresa de renovables, así como las fuerte subvenciones en este tema, en manos españolas. En fin.., Historia de una chapuza.

    Saludos,

  3. Ciudadano

     /  22 abril 2009

    Una consulta .. desde Chile ….
    ¿por qué un neoliberal gobierno en Italia, le interesa comprar una empresa privada Española?

    La parte energetica, es obiva, pero mi consulta va por lado politico v/s crisis economica

  4. Josan

     /  26 mayo 2009

    Creo que los matices son mucho más profundos de esta simple visión. Gas Natural pretendía comprar, como luego hicieron los Entrecanales, – sin dinero, pagando con acciones de su empresa – que casualmente estaba sobrevalorada- . Algunos impresentables plantearon la compra cuando apareció Eon, probablemente buscada por Manuel Pizarro, como una forma de no vendersela a los catalanes, pero yo creo que eso es pura pataleta nacionalista – de la que tan bien les ha salido siempre – y nada tiene que ver con una operación mercantil.

    Luego los Entrecanales ayudados por este “gobierno” han dado el pelotazo más grande de toda la historia económica de este mal llamado país. Ya les pueden pagar una buena prima al bufete de abogados Uria Menéndez porque lo que han conseguido es algo que no son conscientes ni ellos mismos.

    Luego como resultado de este pelotazo alguien tiene que pagar los platos rotos: Enel anuncia una reducción de las inversiones de Endesa del 50 %, y hace escasos días ha aparecido en la prensa que van a despedir a una buena cantidad de personal de la sede central de Endesa y de todas sus divisiones. Y me pregunto yo, ¿ Para que quería E. 2000 personas en una sede donde no existe ni un solo abonado ni una sola central ? ¿ Tantos amigos y enchufados tenían que colocar los consejeros ?. Como era previsible Enel con su deuda de 65000 millones de euros o más, quien sabe, tenía que recortar, malvender – como con los entrecanales – y ahorrar para no poner en peligro su maltrecha economía ( era una de las eléctricas peor valoradas de Europa ).

    Al final, como siempre, los jodidos los trabajadores.

  1. nacionalismo gastronomico - Foro a Foro 3.0 - Actualidad, Opinin, Discusin
A %d blogueros les gusta esto: