¿No hay otra política posible?

“Compramos a 10.000 y vendemos a 20.000. Ganamos 12.000 kilos. Un empresario pone el 50% y yo otro 50%. De mi 50% yo reparto con Ramón Blanco, con Álvaro (Pérez), con Pablo y con el alcalde… Hay un tema medioambiental que lo desbloqueo yo”. Francisco Correa, uno de los detenidos por el Juez Garzón -en la supuesta trama de corrupción de contratos y prebendas vinculada al PP, según grabaciones policiales,que reproduce El País. (Los “kilos” no son de azúcar)

“Estamos convencidos de que por la proximidad del período electoral, la maquinaria del Partido Socialista, utilizando de manera escandalosa los servicios del Ministerio del Interior y los servicios de la Fiscalía General del Estado, está puesta  al servicio del Partido Socialista (cita textual) y lo está haciendo con interés electoral y esto va en contra de los mínimos fundamentos de un Estado de Derecho como es el Estado español”.  Maria Dolores de Cospedal, Secretaria General del PP -mediodia del domingo-. (De investigar la trama, los hechos,  nada)

¿No hay otra política posible en este país?  ¿Quién está atentado contra el Estado de Derecho? Cada vez son más personas las que incluso tratan de buscar soluciones, como se puede seguir por ricos los comentarios de este blog. Hay estamentos es esta sociedad -generalmente reaccionarios-, con medios y organizados,  que no tienen problema alguno en fletar 50 autobuses para organizar una manifestación. No es tiempo de algaradas callejeras, y, sí de concentrar a los descontentos y constructivos. Una democracia participativa que recuerde a los políticos que “la soberanía reside en el pueblo”. Listas abiertas de entrada. Elegir a nuestros propios representantes y pedirles cuentas.

De alguna manera, sucede en EEUU. Por eso no votan todos igual siguiendo la vergonzosa “disciplina de partido”. En Suecia -país en donde la democracia no corre precisamente peligro-, han comenzado a realizar Asambleas Ciudadanas con participación de políticos, representantes de la Universidad, y vecinos.

También se realizan asambleas vecinales en los distritos de Londres -al menos- en los temas importantes. Asistí hace años a una de ellas. No es lo mismo responder a los afectados, directamente, que hacerlo ante un micrófono con lo que, a veces y cada vez más, es el tamiz periodístico.

Los políticos -unos más que otros como decía en la entrada anterior– son los que están arruinando la democracia. No podemos permitirlo. Con serenidad y firmeza, hay que ponerles coto. Son nuestros representantes, no unos superdotados de poder omnímodo. La batalla política asquea. No vale todo. En la guerra sucia todos pierden, los primeros los ciudadanos. Nuestro papel en la democracia no puede reducirse a votar cada cuatro años. Como decía el sociólogo y polítogo José Vidal Beneyto, ante una de las consecuencias de la organización actual:  “Sólo una movilización popular e intelectual, insistida y de gran calado, podrá ayudarnos a acabar con tanta patraña y tantas desvergüenzas”.

Actualización 18,35.

   Nos lo cuenta JOTA en los comentarios:

La administración del presidente Obama publicará, de forma habitual, en el blog de la Casa Blanca, algunos proyectos de ley para que los ciudadanos puedan opinar sobre ellos antes de ser aprobados.

A %d blogueros les gusta esto: