El PP, la Monarquía, los medios y los vicios añadidos

Los problemas cuya solución no se aborda, se enquistan. Más aún, crean moho, nuevos vicios. Entramos en la semana conociendo, confirmando, que el PP de Rajoy utilizó 500.000 euros de los fondos reservados, fondos de dinero público, no solo para sus fines privados sino para encubrir su caja B. Ha sido al abrir los cajones del Ministerio del Interior. Jorge Fernández Díaz destinó esa cantidad entre 2013 y 2015 a la llamada “policía política”, para espiar a Bárcenas, asaltar su domicilio, y destruir pruebas que comprometieran al PP. Esa cloaca que también se utilizó para fabricar dossieres falsos contra quienes el PP consideraba sus enemigos. La información, acreditada en el ministerio, pone los pelos de punta de no ser porque la gente decente los tiene ya como escarpias por cuanto se conoce de esta pocilga que ha venido enturbiando el Estado de Derecho.

Conocido esto, ¿cabe imaginar que sean éstas las portadas del día?

Portadas del inicio de legislatura
Portadas del inicio de legislatura

¿Y que por la noche TVE ofreciera lo que llamó una entrevista al líder del PP, Pablo Casado, dentro del Telediario y en prime time sin hacer la mínima alusión al tema? Ni a ése ni a ninguno que comprometiera al Partido Popular, que volvió a hacer un paseo triunfal de la mano de Carlos Franganillo. Todos los asuntos en los que el PP se siente cómodo, todas las promociones de su programa, todas las falsedades demostrables de su gestión de gobierno, todas las acusaciones sin pruebas no merecieron ni una repregunta. Ni el Alfredo Urdaci de TVE –antes fue otra cosa- lo hubiera hecho más de su gusto.

Lo preocupante es que se ha dado por bueno, sin siquiera llamar la atención. Una parte de la sociedad ha entrado ya al trapo de cómo la educan cuando se deja. A modo tertulia, a modo espectáculo. Salta “el otro” con verdad o con las mentiras del manual. Tenemos un grave problema con estos vicios adquiridos. “Al otro”, a Pedro Sánchez, al menos le preguntaron –si me refiero a la entrevista de TVE en similar formato- por la idoneidad de la ministra Dolores Delgado para el puesto de Fiscal General. Claro que en la mesa estaba también Ana Blanco en aquel caso.

El periodismo no es fútbol. Cada entrevista es un reto per se y en interés de la audiencia. Debe buscar las respuestas a los temas candentes que interesa conocer a la sociedad y no el lucimiento del entrevistado en lo que le interesa contar. Y si un buen número de los medios tradicionales tienen esa tendencia a ser portavocías del PP –cuando no de la extrema derecha oficial- la televisión pública debería marcar la diferencia a favor del rigor en la información. Por el bien de la sociedad.

El mal es más profundo de lo que parece. Ya no es siquiera la diatriba partidista –por cierto, que ya no es bipartidista precisamente-, hemos entrado en una banalidad realmente dañina. La sesión que abría la legislatura nos aportó otra evidencia de los vicios adquiridos. Ya no sé cuántas veces aplaudieron los diputados al rey, pero debieron ser 10, 20, 30 o 40 las que no lo hicieron algunos. Las contradicciones se resaltan de forma significativamente selectiva pero, por encima de todo, priorizar el aplaudímetro y el saludómetro al inicio de una legislatura que, además, por primera vez en décadas, cuenta con un gobierno de coalición y progresista es desviar demasiado el interés.

Los Reyes presiden el inicio de la legislatura
Los Reyes presiden el inicio de la legislatura

Felipe de Borbón, Jefe del Estado español, rey por herencia, no puede ser tratado como un monarca medieval y menos aún como una deidad griega en función de gestos. Dejemos ya, por cierto, los pódiums en altura. Es el jefe de un Estado social y democrático del siglo XXI, trátenlo como tal.

El desbarre llegó al límite cuando múltiples medios, no solo uno, afearon a Pablo Echenique que no aplaudiera o no estrechara la mano a la Familia Real o de alguno de sus miembros. No puede. Las limitaciones de su minusvalía física se lo impiden, desee o no aplaudir y saludar de esa forma. Dados sus elogios al discurso del rey, no parece se hubiera negado, de contar con esa capacidad. A ver si es posible que la presencia destacada de Echenique en el Congreso ayude a visibilizar los problemas a los que se enfrenten miles de personas con hándicaps físicos -o mentales si fuera el caso- en su vida cotidiana.

Todas estas anomalías -en aumento- desplazan el foco informativo, el foco de la vida social. Tergiversan hechos para configurar una realidad distorsionada. La entrevista a Pablo Casado en TVE haría creer a mucha gente que los problemas de España se resumen en su irreal uniformidad y los presuntos socios de un gobierno sobre el que se vierten graves acusaciones indemostradas. A Pablo Casado y al resto de la derecha le interesa demonizar a los partidos nacionalistas que prestaron su voto a la investidura de Sánchez, cuando el PP ha configurado gobiernos locales gracias, imprescindiblemente, a la ultraderecha. Y practican políticas inspiradas por Vox. De repente se acuerdan de vetos parentales o del feminismo a pisotear. Cada cual elija su escala de valores.

Los 500.000 euros de dinero público usados por el PP para tapar de su caja B. Su propia caja B. La Junta Electoral Central, convertida últimamente en la máxima autoridad judicial del Estado español y de Europa a tenor de los hechos, que no sanciona al PP por mandar “millones de SMS” en campaña electoral, cuando ha logrado condenar a Quim Torra por no quitar una pancarta con un lazo amarillo. El secretario general de Vox jugando a matar terroristas con un fusil de asalto auténtico en una instalación militar. Las tramas financieras, comisario Villarejo de por medio, con las que convive este país sin inmutarse. Elijan la importancia de los hechos para la vida de cada uno y de la propia sociedad. Porque tiene trascendencia esa opción.

Personalmente, empieza a preocuparme que la crítica –necesaria, imprescindible- a estos vicios tan altamente contaminantes sean tomadas como una enmienda a la totalidad. Del periodismo y de la política. Y ya está sucediendo en esa educación para el espectáculo del todo o nada, los tuyos y los míos. Los héroes y villanos, los villanos solo ya con los que tiñen a todo el periodismo y a toda la política. Tomar el rábano por las hojas desmantela las evidencias razonadas. Hay un abismo de rigor entre las crónicas cortesanas de la sesión de apertura de la legislatura, y publicar los SMS por los que supimos del compi-yogui real tan afectado por trapicheos de enorme entidad. O la colección de regalos que se reciben en Palacio a los que hay que mirar el diente, en otro gran trabajo de Raquel Ejerique, como los hay de tantos y tantos periodistas y políticos.

Esperemos que los vicios adquiridos no sepulten el rigor y la honestidad que en el fondo es lo que más importa.

 

 

*Publicado en eldiarioes

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: