Hoy voy a escribir del tiempo

Hoy voy a escribir del tiempo. Se habla del tiempo cuando no se quiere decir nada, ni comprometerse en nada. Así lo dice la costumbre, pero no tiene por qué ser una regla fija. No hay tiempo más muerto en todo el año que la mitad de agosto, aunque esté igual de vivo. Y, sin embargo, el reloj hace como que se para en este punto crucial del crucial mes del verano. Las personas ociosas hablan del tiempo, de si hace calor o frío. Eso es clima, no tiempo propiamente dicho. A otras nos consume el tiempo que pasa sin resolverse problemas enquistados.

Más de 150 emigrantes siguen en el barco de la ONG española Open Arms, sin puerto donde atracar. La principal iniciativa ha sido que Bruselas “apela“. A la solidaridad. Esto debería funcionar en términos de justicia y derechos. Otros 356, rescatados en el mar, aguardan en el Ocean Viking de Médicos sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée. Y el tiempo pasa sin soluciones.

Sorprende, eso sí, el poco tiempo transcurrido entre el día que Pedro Sánchez dijo: “haber salvado la vida a 630 personas me hace pensar que vale la pena dedicarse a la política” y el hoy que cierra puertos y sensibilidad a los actuales náufragos de la justicia varados en los barcos. Lo recuerda Angels Martínez Castells. 14 meses. No es tiempo suficiente para haber borrado el recuerdo de ese renuncio. Ni de otros drásticos cambios de opinión de Sánchez que, más que en tiempos diferentes, parecen haberse dado en estadios de física cuántica.

Hoy tocaría analizar la inexorable elección de Isabel Díaz-Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid. La triple ultraderecha –por sus hechos les conoceréis– sabe hacer una piña como nadie cuando median intereses muy precisos. Sesión de pantomima para darle la silla acordada y que todo siga igual –de mal– en Madrid. Ayuso promete lo que contradice el programa de ultraderecha que ha firmado con las otras dos ídem. Un clásico. Y hace guiños a Vox –guiños dicen las crónicas– para rechazar el machismo diciendo que ella “no quiere enfrentar a hombres y mujeres”. Hablar de la política sucia nos mancha. No perdamos la fuerza por la tecla que tiempo habrá de analizar las consecuencias de esta elección. Pero ¿han reparado en cómo el PP y sus socios acortan los plazos del pringue en sus candidatos? Ayuso viene tiznada de sospechas de corrupción, de evidencias palmarias como pueden leer aquí en detalle, antes siquiera de tomar posesión. Esa aceleración en el tiempo de los fiascos debería hacernos reflexionar hacia dónde nos lleva.

Un agosto atípico con ministros en funciones esparcidos por doquier haciendo declaraciones y proyectos como si fueran a gobernar toda la vida, sin tener cerrada la investidura. Hablando de asombros ante “propuestas irresistibles” que graciosamente dio el PSOE a quien en la moción de censura le ayudó a llegar al trampolín de La Moncloa. Tampoco ha pasado el tiempo mínimo para el olvido de los hechos pero sí para que se agiten en el turbo de las pasiones.

La piscina de pirañas de Twitter que les contaba se encuentra ahora como si los contendientes llevaran una semana sin comer y tuvieran que alimentarse del otro a dentelladas. Bien es verdad que, como vemos, algunos de sus políticos hacen lo mismo y les sirven de inspiración y acicate. Este tipo de política hiede de tal forma que aleja. Salvo a muchos de sus partidarios que acuden al cuadrilátero de las redes a discutir como si fuera un trabajo.

Rata, racista, mierda, delirio, son términos frecuentes. Entre los feroces haters del socio político imprescindible, al que detestan más que a nadie en el mundo. La bazofia mediática contribuye, a niveles inmundos, con vídeos trucados, titulares manipulados y un insultante apoyo a la ultraderecha. Inacción y mentira son fecundos campos de bacterias de la sinrazón. Así, también se han soltado los que llaman barcos negreros a los que salvan personas,y los que presumen de salvajismo y de no respetar ni los Derechos Humanos.

Mientras el tiempo pasa. Y llegará septiembre, y octubre y noviembre y, solo con suerte dejará las cosas igual en política. Eso dicen las encuestas. Es desolador.

Hablemos pues más a fondo del tiempo. La idea me la dio un artículo de mi gran amigo el periodista Juan Tortosa. Rescató la entrevista que hace tres años le hizo Pablo Iglesias a Iván Redondo, el hoy todopoderoso asesor de Pedro Sánchez. “El tiempo en política es lo más importante, porque todo el mundo acaba cadáver. Solo es cuestión de tiempo. El que controla el tiempo gana“, sentenció. ¿Diríamos que Sánchez controla el tiempo o es ya cadáver?

El tiempo. Pasa muy despacio cuando se espera y demasiado rápido en la felicidad. Se habla de minutos eternos cuando todos tienen 60 segundos. Es la pasión lo que lo condiciona. Se dice que el tiempo pone todo en su lugar, cuando queremos referirnos a la distancia. Y a veces la distancia tampoco aclara nada. La mirada de lejos, quizás. Para actuar con la razón descontaminada, cuando en determinadas ocasiones es el corazón el que acierta.

Pero el tiempo no hace nada por sí mismo, si no se llena de argumentos y hechos. Siquiera de relax. O de reflexión. A veces se gana, cuando parece que se pierde. El tiempo es vida, dijo José Luis Sampedro para responder al mercantilismo que hizo furor de “El tiempo es oro”.

El tiempo no deja de ser una muy pragmática magnitud física. Medirlo en los parámetros acordados e iguales, permite ordenar los acontecimientos y establecer un pasado y un futuro. En medio y fugaz está el conjunto de hechos que vivimos y al que llamamos presente. Por eso es tan estúpido perderlo en estupideces.

Estudiado por los filósofos como una de las primeras interrogantes, se suele convenir que el mundo está en permanente transformación y la medida del tiempo va fijando su camino. No se previó que los relojes marcharan hacia atrás y hay momentos en la historia en los que sí lo hacen. Como este. A lo visible aquí y allí, añadimos inquietantes noticias sobre misiles que explotan por error y lanzan radiaciones que habrán de competir con las culebrillas de verano.

Lo cierto es que el tiempo no vuelve, se desparrama ya inaccesible cuando se desperdicia. Habrá otro, si lo hay. MartaEme, la misma que escribe “si son dos días, que sean con quien nos hace sentir vivos (…). Es entonces cuando lo sabemos, aunque suene obvio y manido, que lo único real es el aquí y el ahora“.

Se sabe. Y que solo tenemos tiempo. Si lo tenemos. Y que los problemas esperan soluciones. Y las esperas, respuestas.

 

*Publicado en eldiarioes

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: