De la caverna de Platón a la España de las cavernas

Los líderes de las tres derechas han llegado a un acuerdo de gobierno en la Comunidad de Madrid. El 1 de agosto. Han elegido el día perfecto, la víspera de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera imputar a dos de sus ex presidentas, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, por la financiación irregular del PP de Madrid. Mientras España sestea en vacaciones. Los que disfrutan de ellas cuando quieren, los que solo tienen unas, los que ni a ésas llegan, verán pasar con sordina informativa que se ha consumado una tragedia: la entrega a la ultraderecha de la gestión de instituciones. Algunas tan potentes y decisivas como la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Tienen cuatro años para enterarse a fondo.

Era absolutamente previsible. El PP siempre ha sido una empresa más que un partido político. Una empresa con métodos laxos de negocio que tiene claras sus prioridades. 25 años en la Comunidad de Madrid, casi los mismos en el Ayuntamiento –con el lapso de Carmena-, han creado una estructura sólida que por nada del mundo se podía perder. Es el “régimen de Madrid” como lo definió este artículo de Ignacio Escolar. “Madrid es el epicentro de la Gürtel, de la Púnica, de la Lezo. Es la capital del Tamayazo, de la quiebra de Caja Madrid, de las tarjetas Black”.

La Comunidad de Madrid es la más rica de España y la que menos invierte en educación pública. La segunda que menos invierte en sanidad pública. Un paraíso fiscal para los más ricos. 373 multimillonarios viven en Madrid, con patrimonios por encima de los 30 millones cada uno, según los datos de Escolar. Y este gobierno, estos gobiernos, son “los que ha votado la gente”, dicen. “A disfrutar lo votado”, dicen.

Algunas personas, unos cuantos millones si lo vemos, acudieron a las urnas pensando que votaban a un partido centrista liberal al introducir su papeleta para Ciudadanos. Los hay así de ingenuos o distraídos. Pero tanto Aguado como Villacís rebosan felicidad por sus acuerdos con PP y Vox en Madrid. Y la apuesta de Albert Rivera es idéntica si no más radical aún.

Añadamos -punto decisivo- que algunos medios son muy selectivos en sus críticas y “olvidos”. Miren cómo jalea la COPE, emisora de la Conferencia Episcopal, que subvencionamos con nuestros impuestos, a un ultraderechista, condenado por no pagar las obras de su mansión. El alto cargo de Vox no quiere ni huelgas, ni sindicatos. Y ve a Errejón con manos menos duras que las de ellos. “Se confunde a la gente ofreciéndole libertad de expresión al tiempo que se le escamotea la libertad de pensamiento”, escribía el gran pensador José Luis Sampedro, argumentándolo.

¿Libertad de expresión? Ya ni eso y, al paso que vamos, cada vez menos. El distrito de Aravaca, Madrid, ha prohibido esta semana una actuación del cantautor Luis Pastor con su hijo. PP y Ciudadanos vuelven a prohibir una actuación programada durante la gestión del anterior consistorio y lo hacen por unanimidad, con Vox.

Ignacio Aguado, Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso
Ignacio Aguado, Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso

Vox marca pauta ideológica en la triple derecha. Con su sarta de bulos e involución. Los acuerdos, en Madrid por ejemplo, incluyen bajar los impuestos, a pesar de la deuda de la Comunidad. Es la mayor de la historia de la región: 35.150 millones de euros cuando hace una década se situaba en los 11.380 millones.

“Lucharán” contra la inmigración y marcarán su impronta en la educación, aun cuando eufemísticamente dicen que no lo harán los poderes públicos. Violencia intrafamiliar, control de la “educación moral” y la “aportación de España a la civilización” son pilares del acuerdo “trifacha” en Murcia.

Almeida y Villacís revirtiendo una zona peatonal en Madrid. Foto publicada por el alcalde
Almeida y Villacís revirtiendo una zona peatonal en Madrid. Foto publicada por el alcalde

El Medio Ambiente es otra de las víctimas de las políticas ultras que han llegado a Madrid. La felicidad con la que Martínez-Almeida, alcalde PP, y Begoña Villacís, vicealcaldesa de Ciudadanos, levantaron setos para poner asfalto y coches da idea de lo que puebla estas cabezas.

Lo hacen, dicen, “Por España”. Es el emblema que figura en las carpetas de Vox. La frase que lleva permanentemente en la boca la ultraderecha titular, la azul y la naranja. El PP ha soltado a Cayetana Álvarez de Toledo, nueva “portacoz”, para decir que “ETA está detrás de la investidura de Chivite [candidata del PSOE] en Navarra”, Es una ignominia, absolutamente inadmisible. Ante la que el coro mediático calla. Por España, la banda y el plan, vienen Albert Rivera y los suyos.

Por España. ¿Qué España? Esta derecha se apropia de cuanto le place, hasta del nombre del país en el que vivimos todos. Su España es la del lejano Imperio y la Conquista y la Reconquista y las Cruzadas y, siguiendo para atrás, la de los “trogloditas” de Atapuerca. La España de la caspa, la mordaza, las clases, machista, aprovechada. La que alimenta “las manadas” depredadoras de mujeres, como la ocurrida este viernes en Bilbao. La franquista sobre todo. La caverna de Platón que solo alimenta lo oscuro, dejando el mundo de la razón a otros. Porque existe otra España luminosa y de progreso. De la que forman parte conservadores y progresistas.

Los de Ciudadanos, los más cínicos, protestan y acuden a la Fiscalía si les increpan en las manifestaciones en las que se plantan buscando votos, y no han dicho ni media palabra de los conciertos suspendidos con sus votos y de todos los recortes de libertades. La derecha extrema ha convertido libertad en una palabra de uso restringido: solo existe la libertad de mercado y la libertad de represión. Las de comer suficiente, tener un hogar, vivir o expresarse son secundarias.

Con este panorama –del que se pueden dar muchos más ejemplos-, España está sin nuevo gobierno. Y el PSOE se pasea por los medios con declaraciones que nos llenan de hastío. Por decir lo más suave.

Inolvidable verano el de 2019, para borrar si se pudiera. Poblado de constataciones lamentables. Y le seguirá el otoño y el invierno. El futuro se puede cambiar, si existe voluntad de hacerlo. Las prioridades para quienes disponen de esa capacidad deberían estar por encima de cualquier interés espurio.

*Publicado en eldiarioes 02/08/2019

Entrada siguiente
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: