¿A las puertas del cambio? ¿Cuál?

Algo muy trascendental está ocurriendo. Pase que los árabes pobres se levanten contra sus dictadores, y que la evolución de algunos de los conflictos –no de todos por fortuna- esté llevando a los peores escenarios que cabía prever –léase Libia-. “Si puedes hacerlo mal ¿para qué te vas a molestar?” debe decirse la “comunidad internacional”. En esa guerra de cómodas opiniones que nos enfrenta aquí, por cierto, es tremendamente difícil mantener posturas unilaterales e inamovibles, porque la materialización de los acuerdos no depende de nosotros. Casi nada parece depender de nosotros, los europeos.

Pase que el África negra también cruja y Costa de Marfil arroje asimismo la cara más abominable que puede presentar un problema: el poder ganado en las urnas ha de dilucidarse a tiros, con centenares de víctimas, ensartados en codiciosos intereses económicos. Ramón Lobo helaba la sangre el otro día al escribir una terrible verdad: “África necesita desgracias grandes para lograr titulares pequeños”. Seguid leyendo para entender los entresijos de este conflicto, si no los sabéis.

¿Pase? Cada drama es un mundo y el de todos se convulsiona y apenas parecemos tener tiempo de engullir los acontecimientos. ¿Nada va con nosotros?

Ahora bien, lo que me hace pensar que nos encontramos ante los estadios finales de un sistema que traerá un cambio es… algo tan simple aparentemente como un artículo del Wall Street Journal. Sí, ése diario al que llaman “la Biblia neoliberal”, en liderazgo compartido con el “Financial Times” británico. El WSJ nos ha dictado doctrina sin cesar. A todos. A España en particular, dado que tienen a Aznar de asesor. Zapatero pasó a visitarles para “tranquilizarles” en su visita a EEUU en Septiembre de 2010. Mientras Salgado se iba al FT en Londres para lo mismo.

“O los ricos comienzan a pagar impuestos o se enfrentarán a una revolución”, ha escrito Paul B. Farell, uno de sus prestigiosos columnistas. El artículo del que informa El País no tiene desperdicio de principio a fin. Entresaco un párrafo, pero es digno de que no le sea perdida ni una coma.

“Sigan soñando”, apunta Farrell, que avisa de que el 93% de lo que se oye acerca de los mercados, las finanzas y la economía “son conjeturas, ilusiones y mentiras con el único fin de manipular en la toma de decisiones para sacar el dinero de los bolsillos” de la gente. “Ellos se enriquecen diciendo mentiras sobre los valores. Odian a las normas de la SEC [regulador de la Bolsa de EE UU] que les obligan a decir la verdad”. Y pone un dato como ejemplo: en los últimos 10 años, el 20% de los fondos de pensiones de los trabajadores -10 billones de dólares- se ha esfumado en Wall Street”, describe Ramón Muñoz.

Es decir, hasta los más recalcitrantes advierten que “los mercados” y los políticos que los sustentan –prácticamente todos- se han pasado, como se dice en España, tres pueblos. Y hasta en el EEUU, decepcionado por Obama, hay ya corrientes “revolucionarias” ¿o le quitamos las comillas?

En Europa, como vemos, lo que hay por el momento son movimientos… literarios. Rajoy sigue paseando su patético discurso neoliberal indeciso, o claro, pero indefinido en su concreción, mediocre hasta el sonrojo ajeno, y la ciudadanía continúa enzarzada en el dilema de los “galgos o podencos”. A todos los niveles. Desde Madrid o Barça, el uso manipulador del terrorismo, o las pugnas de candidatos.

En tanto se dedican horas a hablar de asuntos que deberían resolverse informativamente en 30 segundos (posibles candidatos políticos y el resto del dilema “canino” –galgos o podencos-), el mundo se está levantando. Si un neoliberal que trabajó para Morgan Stanley, Farell, alerta nada menos que desde el Wall Street Journal -estos chicos no dan puntada sin hilo-, que o cambian o la codicia les va a explotar en el gaznate -“¿Cuánto tiempo resta para que el resto de los países ricos estalle como Egipto?, pregunta- es que estamos ya en las puertas de un cambio.

No en Europa, parece. Ciego y sordo dormita el paquidermo azul de la UE. Peor en España que se dispone a profundizar en la barbarie neoliberal de la mano de políticos bien poco edificantes. No sé cuántos se salvan, de todos modos, de esa consideración. Alguno habrá. Que pida ayuda desde la cárcel de sus “aparatos”, igual deberíamos ayudarle. Empieza a urgir que alguien  se mueva en la dirección correcta. O que se mueva al menos.

“La Historia no admite vacíos: imparable la Vida los llena. Todo ocaso ofrece una ocasión”. Lo dice José Luis Sampedro en Reacciona. Circunstancias  similares se dieron tras el crack del 29, entonces el vacío lo llenaron los “itsmos”: fascismo, nazismo, y la revitalización del comunismo totalitario… y una guerra. No tiene por qué suceder lo mismo ahora. Algo o alguien llenará el vacío. Que sea la cordura, la justicia, la democracia.

(Llevo cerca de 40 años escuchando esta canción y creyendo que un día será posible. Algo cambió entonces. Un poco.)

(Aunque hay otras formas de verla ¿Más realista? ¿Hacía qué cambio vamos?)

14 comentarios

  1. Jose Luis Erredosdedos

     /  5 abril 2011

    Algun dia sera, Rosa, sin duda. Sucede que vemos lo que vemos desde una privilegiada atalaya, sin reparar en la sangre y en el sudor que ha costado levantarla. Hoy esa sangre y ese sudor nos son ajenos y lejanos, no hemos perdido la memoria pero no nos resistimos a ponerla en primer plano. Craso error del que podrian dar fe los ratones que ya estan en el cielo de los roedores.
    De momento, el queso va a parar al zurron de los que se comen el mundo con todos dentro.

  2. Tiene gracia, él y la Huffington -multimillonaria que no pagaba a sus periodistas- advirtiendo a sus amigos que se moderen porque con sus latrocinios empiezan a molestar a los matadiños y estos, si se cansan mucho, acaban mordiendo. Supongo que sale más barato meter un artículo en el periódico que llamarles de uno en uno para avisarles: “Oyes, ves parando con la cosa esa del dinero que están empezando a gruñir”

    Mientras Berlusconi privatiza el Coliseo, Cameron los bosques, el PSOE hace quinielas y Rajoy se sube a barcos pesqueros de famosos emprendedores del sector químico-farmacéutico experimental.

    Vamos que nos salimos.

  3. Al las puertas del cambio ¿Cual?:
    Hacia la aceptación colectiva del valor humano como fuente básica de recursos económicos para la supervivencia sostenible en la Tierra.

    Es decir:

    saludos

  4. ¿Cuestión de meses o agonía de varios decenios? Podemos y debemos elegir. Inshallah.

  5. Pacog

     /  5 abril 2011

    Llevo una temporada insistiendo, y vuelvo a hacerlo en vigencia de Pablo Guerrero, bueno, de su mensaje de esperanza,
    “Pero tú y yo sabemos que hay señales que anuncian
    que la siesta se acaba
    y que una lluvia fuerte, sin bioencimas, claro,
    limpiará nuestra casa.”
    Los comentarios previos, coinciden en un alegato a la esperanza del tiempo brumoso por venir. Coincido, sobre todo en el sentido de considerarlos una oportunidad para un cambio de rumbo ético.
    Y, me pone alerta el ver esos alegatos, repetidos hasta el hartazgo en círculos pequeños y dubitativos. Me pone alerta porque cuando los poderosos alertan es que están preparando un golpe de mano. El QEII (Quantitative Easing-Flexibilización cuantitativa-imprenta de billetes) finaliza su plazo de vigencia en junio, y, se vislumbra ya que no va a ser posible un QEIII y, en ese caso, “la fiesta se acaba”.
    Me parece percibir en RMA una especie de reclamo urgente. No sé. Las aguas bajan oscuras y peligrosas, pero, hay señales…
    Os dejo unas notas del fin de semana, acerca de golondrinas y gorriones.
    La llamada de la naturaleza propició que las golondrinas adelantasen su anidada este año; unos días de frenéticos vuelos entre la reguera que corre por la chopera y la viga del cobertizo les había surtido del barro necesario para el nido.
    Las venía observando, curioso, por lo tempranero de la actividad. No me parecía tiempo aún.
    Desde mi apostadero me gusta verlas sobrevolar rasantes la laguna, con el pico abierto, acarreando agua para amasar el barro del nido.
    Y, empollaron. Como comprobé el sábado, con pésimos resultados.
    El nido por los suelos, los restos de barro y heno mezclados con las cáscaras de dos huevos destrozados. Un tercero salió indemne del golpe contra el suelo. Cuando vi. el estropicio, ellas no estaban en el cobertizo, debían estar en la chopera.
    El barro no se secó lo suficiente para aguantar el peso de la hembra mientras engüeraba, y el resultado estaba en el suelo.
    En el odio, la rabia, la indignación, la querencia, el amor, el tiempo, los tiempos forman el armazón para construir el futuro. Les pudo la premura.
    Estas se adelantaron a su tiempo, el clima húmedo no facilitó el fraguado del barro.
    En la chopera vivíamos, ellas y yo, con la algarabía de los gorriones. Huidizos, desconfiados, ligeros, van de rama en rama sin descanso. Excepto uno. Hay que conocerlo y buscarlo entre la maleza. No se distingue de los demás, simplemente espera, relajado, espera su tiempo. Es el único de entre la bandada que ha cruzado el puente de la comunicación con la especie humana, y esta esperando a Emilio.
    Cuando éste llega, empieza el ritual. Sin hacerse notar, toma posiciones en una rama baja situada frente al banco. Y espera, en posición.
    Emilio se sienta en el banco y se produce el milagro. Inmediatamente el gorrión se lanza en un vuelo circular que tiene por pista de aterrizaje los hombros de Emilio. Allí queda, en silencio. Ni un movimiento, ni un sonido que perturbe la comunicación silenciosa que se esta produciendo. Los dos se saben, se conocen. Allí quedan y están en silencio e inmóviles.
    Al final, Emilio hace aparecer en su mano unas migas de pan que el gorrión va tomando con suavidad. De la mano al hombro y vuelta a la mano, y paseo por el brazo de vuelta al hombro. Y ni un sonido.
    ¡Cuanto tiempo de silencio y conversación hace falta para comunicar con un gorrión¡

  6. Trancos

     /  5 abril 2011

    El ¿mérito? de Paul B. Farell no es decir lo que dice, que eso ya lo llevamos diciendo muchos y muchas desde hace mucho tiempo. Lo sintomático es que lo diga siendo quien es, estando donde está y viviendo donde vive. Aunque quizás lo diga con la misma intención que lo decía Don Fabrizio, “Il Gatopardo” (Giuseppe Tomasi di Lampedusa): “Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi” (“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”). Yo es que soy muy desconfiado. O a lo peor simplemente me estoy haciendo viejo. “Piensa mal, y acertarás”.

    Pero el horno ya no está pa estas cuestiones. Como ya he leído más de una vez en este mismo blog (“gracias por tu blog, Rosa Mª) la crisis no es sólo económica. Es crisis integral y de sistema. Económica, social, de valores, ecológica y medioambiental. Deberíamos aprender de las lecciones que nos da la actualidad. Y plantearnos que “es necesario que todo cambie para que nada siga igual.

    Por cierto, ¿dónde están los que nos llamaban alarmistas a algunos, hace unos días, cuando empezó la crisis de Fukushima? ¿dónde quienes defendían que la energía nuclear es limpia, barata y segura? ¿Se han ido todos al Japón a echar una mano para enfriar los reactores?. Si creen lo que afirman no es un mal negocio: creo que pagan a unos 5.000 €/hora. También pueden hacer como Fraga en su día en Palomares: darse un baño en las playas del japón para demostrar que no hay peligro: “La compañía eléctrica aseguró que 10.000 de las toneladas que serán soltadas al océano se encuentran en unas instalaciones en Fukushima y otras 1.500 toneladas están en los fosos situados bajo los reactores 5 y 6” -El País de hoy). Medida que se toma como “mal menor”, aseguran. Y los males menores cada vez van siendo mayores. Pero no pasa nada: los que nos alarmanos somos unos alarmistas que nos dejamos impresionar por el sensacionalismo de los medios.

  7. Pacog

     /  5 abril 2011

    Tenemos un pequeño problema.
    1.-Con el fin del QEII no habrá más financiación vía dinero fiat.
    2.- El mercado internacional no esta por admitir un QEIII, se avecina el colapso de las deudas de los munis y Estados americanos.
    3.- En la Web hay versiones diferentes que cuantifican el valor 0 del dólar en distintos períodos hasta fines de 2012.
    4.- Parece manifiesta la voluntad de los círculos políticos y sobre todo financieros USA de provocar el colapso de su moneda porque no pueden hacer frente al ingente volumen de deuda circulante. El fin de la película quieren que sea: vale, te pago con papeles sin valor.
    5.- Como bien ha señalado el profesor Navarro la mayor agencia de empleo en USA es el ejército americano. ¿Qué hacer con ellos? O mejor, ¿Qué piensan hacer ellos con el resto del mundo, ante un impago de su Estado?

  8. Víctor

     /  5 abril 2011

    Vivimos tiempos convulsos, muy convulsos…y hubo quien dijo que tras la caída del muro de Berlín lo que tocaba era el fin de la historia. Pero hay un profundo malestar, una profunda sensación de estafa. Este maravilloso mundo de mercados libres es una cloaca. Y los dramas personales, la miseria, el miedo ya no es algo exclusivo de los país llamados del tercer mundo. Se están colando en esplendorosa fachada del mundo hiperdesarrollado.
    Algo se está larvando…y no solo es desconcierto. Por un lado un fascismo visceral, identitario, victimista, se está incubando para canalizar el malestar. Todo el peligro de esa feroz patraña se oculta detrás de los partidos de extrema derecha y de la derecha no tan extrema.
    Por otra parte se está extendiendo, pese al opio del entretenimiento de los grandes medios de (in)comunicación, un estado de resistencia. No existen, todavía alternativas elaboradas, pero florece una verdad profunda e incuestionable: En el mundo hay recursos financieros y de cualquier otro tipo como para que la humanidad entera viva dignamente. Es una profunda inmoralidad que el 70% de estos recursos se concentren en un 5% de la población. Este malestar crece, se difunde, se contagia. Faltan, como digo, dos pasos, dos pasos gigantescos: Elaborar una alternativa amplia y coherente y convencernos de que pasivos no va a cambiar nada, que tenemos que empezar a actuar, colectiva e individualmente.

  9. Buenas tardes contertulios:

    he leído el artículo y me ha chocado la incoherencia de esta persona con su forma de no pagar a los periodistas.Bueno, no todo el mundo es coherente, o no sabemos a ciencia cierta si es así o no lo es.La integridad de Jose Luis Sampedro , para mí, es incuestionable. Quizás lo más preocupante para mí del articulista es que llame demagogo al director Mickel Moore. Pero hoy en día hasta la confusión del significado de las palabras está en voga.
    Me inquietan las voces de la derecha que intentan el divide y vencerás entre la izquierda. Y me inquieta también que sucede con Murcia.
    Me alegra muchísimo la presentación y éxito del libro Reacciona. Me enorgullece que está dando “guerra de la buena” y esté atrayendo a montones de jóvenes y jovenazos de 94 años.
    Un abrazo a tod@s

  10. Soto

     /  5 abril 2011

    Hola ,Rosa ,y, amigos contertulios:
    Bueno,hoy el Periscopio “es la sala “de debate que siempre fué ,parece que se escurrieron la maiva entrada del dia del post sobre Rajoy y los narcos;del debate de hoy ,me quedo con todas las opiniones,pero me identifico plenamente con el fragmento final del comentario de Victor:((“Faltan, como digo, dos pasos, dos pasos gigantescos: Elaborar una alternativa amplia y coherente y convencernos de que pasivos no va a cambiar nada, que tenemos que empezar a actuar, colectiva e individualmente.”)……
    No cabe duda de que algo se está moviendo,(ya está programada una manifestación de la CIUDADANIA,para el dia 7 de este mes ,estilo Portugal ,estilo Inglaterra ,estilo paises arabes;eso está muy bien ,pero que requetebién ,pero no cabe duda de que esta “embrionaria inquietud de descontento” tiene que ir acompañada de una planificadisima programación a seguir , despues de una concienciación creible,bien digerida de que hay que darle la vuelta a esta desverguenza e irracionabilidad con la que los intereses “del Gobierno en la sombra nos están obsequiando”.
    Boas noites,apertas agarimosas

  11. apajerabierta

     /  6 abril 2011

    @ Trancos: completamente de acuerdo contigo. Mientras el debate se centra en si son galgos o podencos se obvia el verdadero problema: Uno de los “contenidos” del Planeta, empieza a no caber en él. Y no me refiero que no quepa físicamente, que aún hay mucho espacio vacío, no cabe porque su codicia es tal, que para mantener el actual nivle de vida cada ciudadano precisa un gran espacio, tanto mayor, cuanto más “avanzada” es la sociedad en que vive. Indudablemente los gobiernos lo pueden hacer mejor o peor. El capitan de un barco que está en una tormenta puede tomar mdidas más o menos acertadas para lidiar con ella, pero el problema es la tormenta y hasta ahora los gobiernos y oposiciones prefieren tirarase los platos a la cabeza (“Belenestebanización” de la política) que intentar juntar sus fuerzas – y sus cabezas- para salir lo más airosamente de ella.
    El problema, es que creo, que no es una tormenta pasajera y que más bien este tiempo tormentoso lo vamos a soportar indefinidamente.
    Recuerdo una maldición que define muy bien nuestra situación : “Cuanto más corras más te duela y en cuanto te pares revientes”. Mientras los gobiernos, tan pendientes de ganar votos, no reconozcan esta situación mal vamos, venga el que venga.

  12. Pacog

     /  6 abril 2011

    Buen día:
    Ayer tarde estuve plantando rosales y glicinias. Conseguí olvidarme de vosotros.
    Víctor recoge acertadamente en su comentario, esa sensación de inquietud ante el rugido de la marabunta, algo se esta larvando, se repite insistentemente o se sugiere con pasión.
    Los dos pasos gigantescos de Víctor, necesitan, creo yo, de un paso previo, que es en el que estamos, a saber:
    ¿Quiénes somos los nuestros?
    ¿Quiénes son los otros?
    A simple vista, parece que el tribunal de opinión ya ha condenado, por activa y por pasiva a los mercados financieros y la clase política, como los actores desencadenantes de la/las crisis. Y, por distinguir y priorizar, a efectos de análisis, primero estarán los otros y luego nuestros otros.
    Por tanto, voy a permitirme romper una lanza a favor de la vituperada Unión monetaria, toda vez que me introduce un elemento de confusión los primeros párrafos del artículo, y que concreto en “Casi nada parece depender de nosotros, los europeos”.
    Del sentido de la frase, y del articulo, parece deducirse que somos la ciudadanía europea la que se mantiene al margen. Pero también admite toda la frase un lamento en el sentido de inactividad de las instituciones europeas.
    Y, es que, por situarnos:
    La CE (27) no es lo mismo que la UM (unión monetaria 14-2?), es decir, somos parte del club amplio y también formamos parte del club restringido, con herramientas diferentes, la moneda. Eso tal vez ayude, yo creo que sí, a definir “la alternativa amplia y coherente”, que se puede concretar, en esbozo grueso, en dotar al club restringido de unas herramientas adecuadas para el desarrollo y profundización en Estados sociales y en una Europa social.
    Los pequeños detalles son la clave para entender los grandes acontecimientos, y sí puede parecer que Europa (como institución) no pinta nada, pero, si nos fijados detenidamente, veremos que:
    1.-En Libia, se emprendieron acciones bélicas de aseguramiento de la zona de exclusión por parte de Francia, antes de que USA se pusiera en marcha.¿soberanía militar europea?
    2.- En la crisis portuguesa los mercados secundarios de deuda no reaccionaron amplificando el problema ni profundizando el ataque. ¿soberanía monetaria?
    3.- Puede que los (otros) ya no sean tan fuertes, en el terreno financiero y militar, o puede que la UM tenga ya unos anclajes poderosos. Me inclino por esta segunda opción.
    Los otros han quedado definidos en mi post anterior, Sin más comentarios.
    Puedo percibir mas allá de lo escrito, no sólo la necesidad de una definición de los sujetos (físicos o colectivos (organizados o en tropel)), una definición de los objetivos;
    Una definición de los tiempos, etc… También se percibe con mucha nitidez la sensación de inquietud, de malestar difuso, de fin de ciclo, de necesidad de retomar valores éticos, etc.
    Una anécdota: Comenté en una reunión familiar lo siguiente: Me parece oportuno , si estáis de acuerdo, que ante un acontecimiento grave e imprevisto que anule o dificulte la comunicación, el lugar de reunión quede establecido el último fin de semana de cada mes en la casa del pueblo. Y, sorprendentemente, casi sin comentarios, todos estuvieron de acuerdo.
    Mensaje para RMA: Lo siento, no se abreviar mas, no sé casi ni abrevar. No te cortes en cortar si lo ves bien.
    Buen día, en todo caso.

  13. Pacog

     /  6 abril 2011

    No es 14-2?.
    Perdón. es (14+2?)

  14. Es curioso como el post anterior desata tantos ánimos, y este, al que considero uno de esos tremendos ejercicios de lucidez con que Rosa nos obsequia cada tanto, no despierta emociones.
    Lo leí ayer cuando llegue a Madrid, andaba enfrascado en un escrito bastante más elaborado, y esta noche cuando desperté a horas intempestivas, jugué con este, obviamente se tendría que desarrollar mucho más y así peca de dogmático, pero por una cuestión de sencillez y espacio creo que vale.

    Entiendo por hipnosis colectiva no solo la herramienta que usan las clase dominantes sobre los dominados, y que actualmente les reporta a los primeros tantos beneficios, si no, a absolutamente toda la cultura-sistema humano.

    Todos nosotros mantenemos una esperanza de que, no se sabe muy bien como, ni de que manera, triunfara un sistema colectivo que liberara a todos los oprimidos. Y mientras llega ese momento, que de cada vez nos parece más cerca: la batalla continua (aquí el lenguaje es muy explicito: lucha de clases, lucha social, lucha obrera) y lo único que conseguimos es ir moviendo la línea de la misma, según el equilibrio de fuerzas entre opresores y oprimidos, entre dominadores y dominados.
    Y mientras sigue la promesa de que un sistema, en oposición a otro, una verdad, en oposición a otra, triunfara, y nos traerá por fin la libertad y el amor, lo cual es para mí, una tremenda ilusión colectiva.

    Todo el conjunto de seres humanos como un tremendo y titánico hormiguero, se afana a través de los siglos, en participar en la construcción del mismo. Cada uno de nosotros, bien porque asumimos el sueño del triunfo individual, bien por conveniencia propia, bien por hipnosis, jugamos un papel en este gigantesco entramado, en este gigantesco sueño-pesadilla de la raza humana. En la creación y mantenimiento de Estados con sus: sistemas, ejércitos, policías, funcionarios, jueces, tributos, sistemas Parlamentarios, sistemas económicos, etc. A través de los cuales sigue caminado la humanidad entera, como si de un sonámbulo se tratara.
    Baste ver que la sangre de nuestra civilización, la sangre que corre por sus venas electrónicas, y que esta formada de números, de esta nada que llamamos dinero, y en nombre de la cual estamos todos esclavizados.

    Esto no supondría mayor desgracia, mayor violencia, que la que nos ejercemos entre nosotros: guerra, muerte, hambre, enfermedad, dolor, sufrimiento, injusticias, etc. Si no fuera porque en nuestro ejercicio de guerra y violencia perpetua estamos destruyendo el complejo entramado que sostiene la vida en este planeta, todo el conjunto de ecosistemas que posibilitaron y posibilitan el milagro de la vida.

    Al igual que una célula cancerigena va transmitiendo su información a otra, y sucesivamente, hasta formar un cáncer, así el individuo liberado de la hipnosis colectiva (es decir: liberado de cualquier sistema, Estado, teoría) debería transmitir su liberación a otro y sucesivamente. Pues la única liberación posible, es que cada uno de nosotros deje de apoyar y sustentar aquello que hace que todo siga igual. Nuestro único poder real de cambio, reside en la posibilidad de guiar nuestros actos, según la verdad que reside en nuestro interior, cualquier imposición de nuestra verdad al exterior, es siempre un ejercicio de violencia.

    Cualquier poder, sistema, Estado, siempre basa su dominación (de hecho dominar significa violentar) en el ejercicio de la hipocresía, de la mentira, de la violencia, y solo es sustituido por otro, porque en ese momento, este otro, es capaz de ejercer una violencia mayor. Cualquier teoría, pensamiento, idea, basa su supremacía en ensalzarse a si mismo y humillar al otro.

    Al igual que dos trenes que circulan a gran velocidad, por la misma vía, y en la misma dirección: En uno de ellos viaja la hipocresía, la mentira, la guerra, la injusticia, el sometimiento, la conquista, expansión, destrucción, violencia, es decir, todo el entramado y locura de la cultura humana. En el otro La Verdad y La Vida.

    ¿Que sucederá cuando se encuentren?.

A %d blogueros les gusta esto: