Somos valores económicos ¡Que paguen!

 

La situación mundial exige soluciones imaginativas. El sistema en el que vivíamos ha sido atacado. Una serie de personas, ocultas bajo el eufemismo de “los mercados” y sus distintos portavoces, han dado un golpe de mano, obligando a los gobiernos a acatar sus órdenes: mermar los derechos sociales y económicos de los ciudadanos para lograr en su beneficio mayor lucro. Los políticos han entregado la soberanía popular a “los mercados”. Da igual a quién se vote, no son ellos quienes deciden. Éste no es el sistema que conocimos. Con todos sus defectos, pasaba por ser democrático. Por tanto, habría que restituir su equilibrio, lograr incluso que subsane los graves errores que ya padecía.

No es fácil conocer el número de quienes manejan el mundo. Las listas que los ensalzan hablan de 100, 500, 1000. Aunque fuesen 100.000, no podemos permitir que dominen a más de 6 mil millones de personas. Los gobiernos ceden al chantaje de “los mercados” por temor, por presión. ¿Qué pasaría si usásemos los mismos métodos desde dentro del nuevo régimen? Si somos valores económicos ¡Que paguen!

Campo temporal de actuación: mes de Julio.

Primeras acciones a realizar:

1) PROPAGANDA

a) Cambiar, apagar, cerrar, no mirar, las soflamas “neocon”. Si quieren que lo hagamos para no perder audiencia, que paguen por nuestra atención. ¿Os dais cuenta de que les escuchamos gratis cuando ellos sí obtienen ganancias?

b) No atender a publicidad alguna, por los mismos métodos, y las mismas razones.

c) Contra propaganda activa: no admitir “argumentos” neocon, con una razón sencilla: “Defiendes un negocio ¿cuánto pagas por escucharte?”

2) CONSUMO

El 1 de Julio sube el IVA.

a) Se trataría de hacer acopio de víveres y cuanto podamos necesitar hasta que esa fecha llegue, y no comprar después –dentro de lo posible- más que productos perecederos que, además, conservan un IVA reducido. Sólo pan, frutas y verduras. El resto se hallará en el congelador. En todo caso, reducir el consumo.

b) Llenar el depósito de gasolina en los días precedentes y utilizar en cuanto sea posible transporte público.

c) No comprar ninguna prenda de vestir –sirve todo lo del año anterior-, ni comer o cenar en restaurantes que no sean de menú.

d) Aconsejar a pequeños y medianos empresarios que tomen vacaciones en julio para no verse perjudicados. A la larga se beneficiarán de un sistema más justo.

e) Prever el dinero en metálico a necesitar para no hacer uso ni una sola vez de las tarjetas de crédito.

Deberían pagar porque retornásemos a seguir sus requerimientos. La propuesta contra el IVA hace campaña al populismo neocon, pero serán ellos quienes consuman y atiendan la propaganda. Cuando vieran que lo hacían gratis y nosotros no, presupuesto su altruismo, puede que se apuntaran a cobrar por mantener el “nuevo sistema”. Y, en todo caso, sería difícil discernir por qué motivaciones se haría la huelga de consumo.

Todo serían ventajas. Ahorraríamos. Aprenderíamos una vida más sobria. Y prepararíamos nuevas acciones –exigir pago por usar todos los servicios privatizados de sanidad, educación; lo mismo por justicia, industria cultural, por acudir al trabajo en condiciones precarias, por tener hijos y perpetuar la especie, etc.- que culminarían con pedir ser remunerados por nuestro voto o entregarlo nulo. Si no podemos elegir al FMI, “los mercados”, “Bruselas”, sino a los ejecutores de sus órdenes, que paguen por ello. Todos ellos obtienen beneficios de esta situación, nosotros no, sólo perjuicios.

Invertir en costear a más de 2 mil millones de personas para que sean clientes de sus propuestas –dado que el resto apenas puede ni comer-, es repartir el negocio con sus métodos. Si éste es el “sistema” actual, juguemos todos.

No seríamos nosotros quienes atacaríamos al sistema, ya lo han hecho unos pocos –con éxito- previamente. Tenemos que restablecer la soberanía popular por el bien de la mayoría.

Entendiendo cuánto hay de utopía en esta sugerencia, recuerdo que nada que no se intente sale adelante. Y… que el momento es crítico.

(Antes de –en su caso- amplificar la campaña, serán bien recibidas matizaciones y sugerencias).

Entrada siguiente

21 comentarios

  1. romanbender

     /  14 junio 2010

    Tiene buena pinta.

  2. Laura

     /  14 junio 2010

    ¡Bravo!
    Una propuesta genial. Yo me apunto. Hay que darle difusión.

  3. moriarty

     /  14 junio 2010

    Hola,

    De utópico nada. Me encanta leer este artículo porque es justamente lo que yo estoy aplicando en mi vida cotidiana.

    Este mes he practicado el “mes renove” de equipos informáticos y audiovisuales (soy editora de vídeo) y lo he hecho todo ANTES del 1 de julio. Al contado. A partir de ahí, YA NO NECESITARÉ nada más. Añado la compra de zapatos (ecológicos y bajo fabricacion de comercio justo)… y con esto y un bizcocho no más gastos excesivos. Lo justo para vivir y ya. La suerte de vivir sin hipotecas, sin créditos agobiantes.-

    La tarjeta de crédito la devuelvo al banco y el resto en “cash” (que supercospedal queda decir esto… !viva palestina libre!).-

    Pequeños gestos, piensa global- actúa local, etc… poc a poc y con buena letra, al menos yo me siento más tranquila.

    Un placer leerte.

  4. Jota

     /  14 junio 2010

    Cuenta conmigo!!

  5. neoprog

     /  14 junio 2010

    Jo, que super neoprog queda decir todo eso. Ahora sólo falta cumplirlo… ¿hacemos una cosa? vayamonos todos al bosque a comer frutos silvestres y florecillas….

    Basta de comeflores que arreglan el mundo con un HP (cuando no un Apple) en las manos….

    Si quieren arreglar esto, primero TRABAJEN, INVIERTAN, GANEN DINERO y después GASTEN, CONSUMAN, COMPREN, REGALEN. Pero sobre todo, SEAN FELICES.

  6. Suscribo tu visión y de alguna manera cada familia lo está intentado hacer, reducir el consumo.

    El problema es que nos hemos hecho pasivos ante la propaganda. En plenos mundiales, el bombardeo masivo de mensajes es difícil de controlar, y TV y fútbol son drogas fáciles.

    Y en el consumo, gran parte de los gastos familiares vienen ya como un impuesto… domiciliados o vía tarjeta… burocratizados… las subidas las controlan las empresas suministradoras… y las reclamaciones son eternas.

    La única manera que veo es que la movilización fuese coordinada: tal o cual día no se compra en los comercios, tal o cual día se saca el dinero de los bancos… de esa manera el “mercado” valoraría las consecuencias… Aunque es difícil… si no, sería un mero “apretarse el cinturón”, algo que el mercado suele soportar bien.

    Interesante y valiente post, Rosa María.

  7. Trancos

     /  14 junio 2010

    Yo llevo haciendo casi todo eso casi toda la vida. Nunca he comprado nada a crédito. Mis coches me han durado una media de 14 años (hasta que las reparaciones eran más caras que su valor en el mercado de segunda mano). La polo que llevo hoy puesta tiene más de 20 años. Cuando he de comer fuera de casa por motivos laborales, como de bocata y no de restaurante. No tengo nada pero no debo ni un duro: soy rico.

  8. Soto

     /  14 junio 2010

    Hola Rosa y amigos contertulios:
    Si ,haciendo más menos lo que tu muy bien expones en tu post,se le puede dar una buena !hostia! al mercado libre.buitre.La vida que hacemos mi mujer y yo,y los hijos en sus respectivos contextos de trabajo y vida privada va en una linea de un consumo racional,de sentido común y un ocupar el tiempo en cosas que no hace falta consumir:pasear,leer,usar los servicios publicos,el contacto con la naturaleza que tienes a tu lado,tomar el yodo del mar sin hacer grandes desplazamientos,comer un bocata despues de dar un zampulló,o despues de dar un paseo largo a la orilla del rio…!cuantas cosas se pueden hacer sin caer en las garras del mercado! “Comulgo” con el comentario de Trancos..La unica “tarjeta de credito” que uno tiene que usar para hacer lo que he enumerado es ser ,secillamente:uno mismo.
    Moitas apertas agarimosas

  9. Muy de acuerdo con tu propuesta, Rosa.

    Añadir solamente algo que yo he hecho desde hace tres o cuatro años y que pienso que es un buen paso hacia nuestra libertad personal: No ver la Tele ni en pintura. No, al menos mientras no sea motivo de entretenimiento, información veraz -todo lo posible- y fuente de educación y cultura.

    Un abrazo
    Rita

  10. moriarty

     /  14 junio 2010

    Neoprog, se puede (intentar) arreglar el mundo con un apple en las manos, o con una videocamara Canon, si el fin es positivo. Me parece muy bien que tu punto de vista sea trabajar (nos han jodido), invertir (no me apetece) ganar dinero (a expensas de los demás, preferiría no hacerlo).-

    Eso sí, deja que cada uno decida como puede vivir sin joder, cuanto menos, al de al lado y SER FELICES igualmente.

    Gracias.

  11. Víctor

     /  14 junio 2010

    Creo que hay un error en el planteamiento. Llevar una vida racional, al margen del consumismo, no debe ser tomada como una forma de protesta, sino como una actitud vital. Se debe abandonar la utilización de los canales habituales del consumo masivo (supermercados, grandes superficies) y volver al canal más local. Las redes directas con los agricultores (en Internet es fácil encontrarlas y funcionan bastante bien), los comercios de cooperativas, tiendas de comercio justo, etc. En el fondo se trata de consumir menos pero de mejor calidad. El que tenga precios más elevados (pero mucho más lógicos) se compensa con un consumo más racional. En el fondo se trata de cambiar este individualismo, que genera tal insatisfacción que vuelca a las personas hacia un consumismo compulsivo, por un sentido mucho más humano de la existencia. Volver a las interrelaciones con las otras personas.
    Respecto a la exigencia de que nos paguen por escuchar tanta soflama interesada, tienes toda la razón. Es agotador soportar tanta propaganda camuflada por información. Por lo menos deberían llevar puesto el cartelito de “publicidad”, como en la prensa o la TV.

  12. Víctor

     /  14 junio 2010

    Aquí están los postulados sobre los que debería sustentarse una economía hecha para el hombre. Su autor es Manfred Max-Neef
    http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl//index.php?option=com_content&task=view&id=1921&Itemid=16

  13. Galgo de Casalarreina

     /  14 junio 2010

    El problema es que vendemos nuestro trabajo, y si alguién lo vende más barato que nosotros, competimos con él, y quien se lleva la tela de la competencia entre personas son los que no trabajan.
    ¡Vaya negocio más cojunudo para los que no pegan ni palo al agua!
    Nosotros hacemos economías de escala, es decir nos apretamos el cinturón, y ellos, los que no pegan palo al agua, cada vez más ricos.
    Lo que habría que abolir es el dinero, en tarjetas o en efectivo.

  14. Algo de lo que aquí se ha dicho llevo yo haciendo desde hace años: no compro marcas, ni luzco camisetas donde se anuncia algo “mercadeable”. La razón es sencilla y aquí se ha dicho: si quieren que les anuncie llevando unos pantalones, unas deportivas con su marca… que me paguen por ello. Es absurdo lucir ropa de marca y encima pagarla más cara.
    Un razonamiento tan elemental que, muchas veces, me ha sorprendido que no resulte evidente sin necesidad de mayor explicación.

  15. Salvador Seguí

     /  14 junio 2010

    Diego Lopez Garrido es la lumbrera socialista que intentó convencernos del gran negocio que hacíamos prestando dinero a Grecia ya que a nosotros nos costaba más barato. ¡Toma ya, solidaridad!
    Ahora al verle en este vídeo no hace más que confirmarme la cantidad de golfos que medran en la política en busca, unicamente, de su beneficio.
    Y mi alegría por comprobar que los valores de mayo 68 siguen en pié de la mano de Daniel Cohn Bendit.
    Me adhiero a tu sugerente artículo.

  16. Hace algún tiempo que vengo dándole vueltas a algún tipo de acción en este sentido. En mi caso pensé en el efecto que tendría una acción conjunta y coordinada contra algún banco.
    Se trataría de escoger una entidad de peso medio para que la acción no se convirtiese en un efecto dominó incontrolable y proceder a una retirada masiva de los depósitos por parte de sus clientes (de los de “a pie”, se entiende). Simplemente sacar tu dinero de ese banco y llevarlo a otro, algo que no requeriría de un gran esfuerzo ni sacrificio alguno.
    Si un porcentaje suficiente de los clientes procediese de este modo, la descapitalización y la pérdida de liquidez de la entidad podría potencialmente llevarla a la quiebra. Pero en realidad no haría ni falta el realizar esta acción (ni por tanto coordinar a ese porcentaje necesario de clientes); la sola noticia de que tal acción se pudiese llegar a producir y el saber el nombre de la entidad sobre la que se llevaría a cabo bastarían para que se desplomase en la bolsa, logrando el mismo efecto.
    El resultado es enviar un mensaje mediante un “ataque preventivo”: “estamos aquí, enfadados, y no estamos nada de acuerdo con vuestra actitud”. Demostrar que los consumidores tenemos el poder en última instancia, puesto que nuestras decisiones son las que mueven la economía y que esas decisiones pueden tener que ver con la visión que tenemos de la actitud de los “mercados”. Y que no nos gusta que sean insolidarios y antidemocráticos. Si ellos son capaces de hacer uso de su influencia, nosotros también.

    Al margen de ello y siguiendo el hilo abierto por Víctor, expuse en mi blog un modelo económico alternativo en este mismo sentido, no una declaración de buenas intenciones si no una visión completa de las medidas a adoptar, que está disponible para todo el que esté interesado. Se abrió una interesante discusión sobre él (de un cierto nivel técnico pero no inaccesible para cualquier persona interesada) aunque con muy escasa participación pese a que cualquier aporte hubiese sido muy bien recibido. No sé hasta qué punto resultará satisfactorio pero es al menos mi particular granito de arena.

    Un saludo a todos.

  1. Somos valores económicos ¡Que paguen! | multibancos.es
  2. Tweets that mention Somos valores económicos ¡Que paguen! « El Periscopio -- Topsy.com
  3. Somos valores económicos ¡Que paguen! - apezz.com
  4. Somos valores económicos ¡Que paguen!
A %d blogueros les gusta esto: