Reprimenda del Rey a los políticos

No vi otra puesta en escena realmente  innovadora en el mensaje navideño del Rey, que la dicción, entonación e, incluso, vehemencia, con la que habló y de las que no debe ser ajena la nuera, con el entusiasta apoyo del hijo. La reina colocó sin duda el belén de fondo.

Me da la impresión de que el rey sí prepara su sucesión. Por esta frase:

Urge asimismo -como vengo insistiendo desde hace tiempo- sellar -hoy mejor que mañana- un gran acuerdo nacional en materia de educación e incentivar aún más la innovación”. La remarcó de forma contundente. Algunos republicanos, con largas vivencias de la historia de España, sabemos que en el estado actual de nuestra educación, hoy sería Presidente de la República Aznar. O Rajoy. O Feijoo. O Aguirre. O Cospedal. Incluso Camps. Y, ayer o mañana, Leyre Pajín. Y dada la estructura actual de los partidos políticos, no se le ve solución a corto plazo. Un señor que lleva más de tres décadas en el trono y que se apresta a cumplir 72 años, demuestra con esta idea que está muy preocupado por esa posibilidad. Y la quiere evitar. Priorizando ¡de una vez! la educación en España.

Me alegro de coincidir con el Rey en que el mal último, pecado original de España, es la mala educación. Llegue pues ese pacto “hoy mejor que mañana”, como dice Juan Carlos.

Por lo demás, cambios sustanciales en el mensaje y en su formulación, con unas cuantas ideas bien claras:

  • “La solución de la crisis exige trabajar juntos en la misma dirección”.
  • “Es pues necesario seguir adoptando medidas, lograr acuerdos entre nuestras fuerzas políticas, económicas y sociales, que permitan, por un lado, asegurar la mayor solidaridad y, por otro, acometer las reformas precisas, a fin de lograr una pronta recuperación en un clima de seguridad y confianza”.
  • “Volver a crecer es el reto más apremiante para poner fin al desempleo, garantizando la más alta protección social a quienes lo padecen.”
  • “Sigamos trabajando para que prime la fraternidad sobre las desavenencias, la confianza sobre el recelo, el bien colectivo sobre los egoísmos particulares, y para que la honradez sea regla inexcusable de conducta.”
  • “No nos podemos permitir que las legítimas diferencias ideológicas resten energías al logro de los consensos que piden nuestros ciudadanos”.
  • “El porvenir al que aspiramos no llegará sólo. Tenemos que moldearlo juntos desde ahora, con profunda confianza en España y en los españoles, aplicando mucho sentido de Estado, tanto a la hora de gobernar, como de ejercer la oposición“.
  • “Tampoco podemos escatimar esfuerzos a favor de la igualdad de oportunidades, de los más pobres, vulnerables y desfavorecidos, ni en la lucha contra la exclusión y la marginación social. A favor de quienes viven problemas que a todos nos incumben, como la discapacidad, las graves enfermedades, la drogadicción, o la inaceptable violencia de género”.

Vamos, que incluso podría votar a Juan Carlos de Borbón.

Actualización 14.00

Un político a dimitir (o a ser botado, con b) Josu Erkoreka, PNV:

“El discurso en Nochebuena del Rey de este año, nos ha parecido un candoroso ejercicio de fabulación”(…) “que lo único que haga sea una apelación a la unidad y tenacidad compartidas como garantía última de que la resolución de estos problemas es posible y que la tenemos al alcance de la mano, nos parece sencillamente de un voluntarismo irreal”.

Me explico. Este señor estaría dando clases de Derecho Administrativo -que es su profesión-, sin coche oficial, dietas y prebendas, de no ser porque entró en política y los ciudadanos (en listas cerradas) le votaron. Le votaron, como a todos los demás políticos, para que les representaran en las instituciones. Los desmemoriados políticos como él -buena parte de ellos-, olvida este extremo. Que se deben a la sociedad. Exclusivamente. Y que tienen que trabajar por la sociedad más ahora con problemas. Que olviden su ombliguillo egoísta y vanidoso.

  • “No nos podemos permitir que las legítimas diferencias ideológicas resten energías al logro de los consensos que piden nuestros ciudadanos”.
  • el bien colectivo sobre los egoísmos particulares”.
Entrada anterior

11 comentarios

  1. Galgo de Casalarreina

     /  25 diciembre 2009

    La sucesión lógica es la República, pero en una España de Naciones, parece más sensato una monarquía que aglutine, como lo fueron las de los Austrias.

  2. Querida Rosa: No le harán ni caso; y el PP, menos aún que la izquierda. El PP detesta al rey desde los tiempos de Aznar, que se veía a sí mismo como presidente de república más que como primer ministro de la monarquía… La derecha detesta al rey porque este rey no se si será de izquierdas, supongo que no, pero menos aún de derechas. Y desde luego no es un meapilas como el de Bélgica, que abdicó durante un día para no firmar la ley del aborto, o como el Gran Duque de Luxemburgo, que negó su firma, contra la voluntad de su pueblo y la de su parlamento, y ahí sigue, tan campante, cuando lo que tenían que haber hecho los luxemburgueses era cortarle la cabeza (no físicamente) sino al frente del Estado, y mandarle a mudar.
    No me toquen mucho la monarquía que, digáis lo que digáis los republicanos, es de lo poquito político que funciona a gusto de la mayoría en este país… Los experimentos en casa y con gaseosa, por favor.
    Un abrazo, y feliz año nuevo.

  3. Soto

     /  25 diciembre 2009

    Hola Rosa Maria Artal y amigos bloqueros:
    El parafo mencionado por ti,Rosa Maria:((“Urge asimismo -como vengo insistiendo desde hace tiempo- sellar -hoy mejor que mañana- un gran acuerdo nacional en materia de educación e incentivar aún más la innovación”))Creo,que cuando matiza((” Hoy mejor que mañana”))se refiere a la urgerncia del tema de la Educacion).Yo lo “veo asi”.
    Por lo demás el discurso(al cual no presté la más minima atención por lo previsible de los mensajes)no me dice absolutamente nada pues creo que está “guionado” por el Gobierno de turno.
    Con respecto a la implantacion de una Republica en vez de una Monarquia creo que aun no es factible aun,pero se debiera hablar abiertamente del tema ya(la instauracion de una Republica),hay que ir sacudiendose los miedos.Comprendo que en su momento no quedaba más remedio que la Monarquia Parlamentaria
    Apertas agarimosas y Bon Nadal

  4. Si el Rey esta preparando la sucesión como tú dices, debería aplicarse la regla y hacerlo -hoy mejor que mañana- y no porque no este cumpliendo con su trabajo y cometido, sino porque en mi opinión los Príncipes de Asturias puede hacerlo aún mejor y se encuentran en un momento en que necesitan dar ese paso. Por otro lado que mejor que tener un Conde de Barcelona fuerte y activo junto a un Rey en su mejor momento.

    Creo que en este discurso el Rey ha demostrado el importante papel que juega la monarquía en España, diciendo lo que todos pensamos acerca de los partidos políticos, los políticos y el propio sistema político español y que sólo él puede ser escuchado.

    Me gustaría que surgiera al menos un atisbo de debate entre el PSOE y el PP que encuentren puntos en común para definir pactos de estado en educación, en innovación y economía, es la única forma en que podremos salir de esta crisis con alguna esperanza de un futuro prometedor.

  5. Sólo una matización, sin mayor importancia, al discuros de Navidad del reu. Y es que ése discurso, el de Navidad, es precisamente el “único” que no necesita la aprobación del Gobierno, aunque evidentemente, supongo, lo conozca. Todos los demás, sí. Y es normal, porque el rey es una persona física pero su papel es institucional, y cuando actúa públicamente como tal quién asume la responsabilidad de sus actos, políticos, es el ministro o el presidente del gobierno. Lo mismo ocurriría si el que lo pronunciara fuera un presidente de república: estaría sujeto a la responsabilidad ministerial porque él sería irresponsable políticamente.

  6. Yo creo que mientras no sea un estamento como la corona británica o la luxemburguesa, y cumpla con su papel, está bien.

    Y está bien porque es un elemento importante de cara al exterior, que no se arredra cuando no hay que hacerlo ´(“¿Porqué no te callas?”), pero podría hacerlo mucho mejor (el reyezuelo marroquí a quien considera erróneamente un igual)…

    Como elemento de nuestro estado, tengo claro que podría hacer de contrapeso lubricante (“poli bueno-poli malo”) del rígido ministerio de exteriores, sujeto siempre a las connivencias de nuestro gobierno de turno. Dichas circunstancias no tienen porqué coincidir en absoluto con las de los demás países o de la escena internacional. Además, precisamente por su larga trayectoria en este campo, dispone de un “capital político”, peso y credibilidad que no vamos a desperdiciar sólo porque no nos guste el color de su pelo. Simplemente habría que adecuarlo a lo que demandamos sus “súbditos”, y también reclamárselo, haciendo que él y su hijo y futuro sucesor cumplan con más acierto y vehemencia.

    En fin, sólo es una opinión, doctores para opinar sobre este asunto los hay a patadas, y además, a un servidor esto le cae muy lejos.

  7. Siendo la Monarquía junto a la Bandera y otras representaciones: símbolos que representan al otrora “Estado Español”, procede en esta época sublimar la simbología adaptándola a la bondad y paz que aún representa la Navidad. Por lo tanto el papel del Monarca se adapta por tradición y por su “función” simbólica a leer el Mensaje (-no olvidemos: gubernamental-) preparado por el Gobierno del Reino de España.
    Es también costumbre y protocolario pedir la opinión de políticos sobre la forma, representación y contenido del Mensaje navideño… éstos, responden enjuiciando al Monarca como si fuera el autor y no el actor principal de la representación de la lectura escrita/dictada por el Gabinete de la Moncloa, “…que si el Rey está al corriente de todo, que si exige apoyo y respeto a la Constitución, que si pide solidaridad (inasumible por los nacionalismos)… que si, etc. etc.
    La Casa real ha hecho la lectura de este año, la ha bordado… su representación, con alguna novedad ha resultado brillante. En cambio su fondo, su contenido, estructurado en ideas socialistas poco comprometedoras (digna muestra de sus autores) continua careciendo de soluciones factibles para que la sociedad española salga de las diferentes crisis en las que nos sumió el Ejecutivo redactor del “Mensaje Real”.

  8. rosa maría artal

     /  26 diciembre 2009

    Es tu opinión, opinión, manutuareg. Imagina cómo hubieran sido los mensajes reales en época de Aznar, llamando a la invasión de Iraq o de cualquier pueblo, al ultraliberalismo o a negar el cambio climático.

  9. Para quienes desde el llano contemplamos la escena pública, el Rey Don Juan Carlos es el punto de equilibrio y sensatez de la España actual. Dadas las circunstancias de la presente crisis, el Presidente Rodriguez Zapatero va soportando los embates de propios y ajenos como mejor puede y sabe. No lo está haciendo peor que Angela Merkel, y tiene varios puntos a su favor si lo comparamos con Sarkozy o Gordon Brown.Algunos de los llamados líderes mundiales son verdaderos campeones de truco. Mienten todo el tiempo, pero sus oyentes piensan que tienen buenas cartas en la mano, y que finalmente van a triunfar.
    Lamentablemente, tienen muchas menos chances que Rodriguez Zapatero.Por último hay que decir que la derecha hispana no tiene propuestas ni soluciones de ninguna índole.A los ciudadanos no nos sirven la corrupción sistemática, los histerismos ni las crispaciones de sus dirigentes. Nos importan las personas con verdadera capacidad de DIÁLOGO . No los que permanentemente agreden e injurian, simplemente porque su capacidad e idoneidad como políticos no existe. No nos sirven los presidentes autonómicos que se hacen sus grandes escenas de desplante en el Parlamento, para luego enviar a firmar el financiamiento autonómico a sus secretarios de Hacienda. Ninguno se detiene ni por un instante a pensar que mas de 400 millones de hispanoparlantes somos sus testigos a todas horas.

  10. Laura

     /  30 diciembre 2009

    A mi lo que me ha dado que pensar el discurso de este año es que ese llamamiento a la unidad política, a definir intereses comunes y trabajar juntos por conseguirlos que el rey hizo a los principales partidos políticos (y que ha sonado un poco a tirón de orejas); ese llamamiento, digo, debería escucharse desde hace tiempo en los medios de comunicación.

    Periódicos, TVs y demás medios se dedican a apoyar incondicionalmente a los de su cuerda o su muestran absurdamente equidistantes. Han necesitado que lo diga el rey y que la clase política aparezca como la tercera cosa que mas preocupa a los españoles para que los medios se decidan a hablar de ello.

    Así que mira por donde, el rey ha servido para algo.

  1. Tweets that mention ¿Prepara el Rey su sucesión? « El Periscopio -- Topsy.com
A %d blogueros les gusta esto: