¿Qué le ocurre al periodismo español?

Una sensación de desánimo cunde ante el comienzo del “curso” político porque se sabe absolutamente previsible. Seguiremos con las letanías sesgadas, mil veces repetidas, de buena parte de quienes tienen voz en los grandes medios informativos. Pero, en gran medida, son ellos los culpables. La vieja utopía de “salvar el mundo” con el periodismo -que nos animó a algunos ingenuos a escoger esta profesión-, se ha abandonado al punto de cambiarla por un pragmático empeño: “ayudemos a que se hunda más”.

Los periodistas aceptan ruedas de prensa sin preguntas, es decir, declaraciones unilaterales. Lo último en esa línea: Dolores De Cospedal ordenando salir a los informadores de la sala donde los políticos iban a seguir con su reunión, tras adoctrinar al personal con el monólogo que ha estimado oportuno. Su forma de echarlos recordaba a la de la dama de rancio abolengo que llama al mayordomo y dice: “Fermín, acompañe a estos señores a la puerta”. Y los periodistas se fueron. Por sí solos.

De la misma manera, aceptaron los medios en las campañas electorales que los partidos seleccionaran el “corte” a emitir, el que más les favorecía, cuando un profesional debe resaltar lo que a su juicio tiene más valor o controversia en las declaraciones. Periodistas renombrados, secundan la pantomima al ser también convidados de piedra en debates políticos, donde los partidos eligen de qué hablar y no hablar y en qué medida. Nada que ver con los que se desarrollan en países civilizados. El moderador lo es realmente: está informado, pregunta, resalta las contradicciones con los datos que posee.

Este periodismo está creando una clase política ínfima que olvida a quién se debe: la ciudadanía. No sólo eso: no serían nada sin nuestros votos.

Al mismo tiempo, las noticias se han convertido en un espectáculo, forman parte del hoy predominante sector del entretenimiento, en una profesión cuyo lema fue: informar, leer y entretener, por este orden. Un ciudadano anestesiado, sin datos, ni criterio, es mucho más vulnerable a lo que se quiera hacer con él.

Y, paradójicamente, les hacen creer lo contrario, que sí están informados, llenando las programaciones de opinión. Un estudio del Instituto Oficial de Radio y Televisión (IORTV) para el Consejo Audiovisual de Andalucía, nos hablaba de la brutal sobrecarga de opinión en la radio. Comprobad los datos en el enlace, en algunos casos llega al 76% de su programación, no bajando del 45%. El nuevo “curso” nos trae un auténtico aluvión de opinadores también en las televisiones.

La opinión no es información. Comentaristas de toda intención, actitud, formación y ética, pueblan los medios, mezclados en algún caso con vísceras, sensacionalismo, anuncios de cremas de belleza, que ofrecen por igual presentadoras recauchutadas, y empingorotadas desde el punto de la mañana, o avispados vividores hasta bien entrada la noche. Eso es espectáculo. No le llamen información.

El ser humano tiende a la “percepción selectiva”, a escuchar sólo lo que está de acuerdo con sus ideas previas, fue uno de mis grandes descubrimientos cuando estudiaba en la universidad tanto periodismo como sociología. Nada les hace cambiar de criterio. Algunos desaprensivos, disfrazados de comentaristas, exacerban esos instintos primarios de la audiencia con una demagogia que ofende a la inteligencia, e interrumpiendo y anulando el discurso de los demás. Ejemplo paradigmático es una tal Isabel Durán. Son contratados precisamente por eso y para esa misión. En algunos casos, el auditorio aplaude o pita. El circo romano redivivo.

Una elección entre dos posturas que presumimos ciertas. No. La Casa Blanca norteamericana puso en marcha con la llegada de Obama una página donde los datos reales están al alcance de cualquiera. Si los medios quisieran realmente informar, arbitrarían medidas similares, habría en cada falso debate un panel donde ver la realidad y cotejar quién tiene razón.

No interesa hacerlo. La ignorancia es más manejable que el criterio. E informar más caro que entretener. Legiones de colegas mal pagados se ven obligados a tragar las directrices de sus medios que sólo buscan el negocio por temor a perder el trabajo. Las plantillas se reducen para lograr mejor rendimiento económico. Más en época de una crisis mediática -mundial- que su incompetencia ha propiciado.

Sacrosantos medios tienen hasta errores de redacción impensables antaño. Y se ha perdido el inviolable deber de confirmar los hechos, buscar fuentes y contrastarlas antes de lanzar una noticia. Os explico. Cuando empecé a ejercer la profesión, los teletipos eran una señal simplemente, para, a partir de ahí, encontrar lo que realmente había pasado, llamando, preguntando, trabajando. Más aún, el lema del periodismo hablaba de contrastar al menos tres fuentes distintas.

Quiero acabar con un ejemplo que me ha alarmado lo indecible. Estos días os he contado el caso del supuesto fichaje de Rosa María Calaf por la tertulia de Ana Rosa Quintana en Telecinco. Aunque pongo aquí el enlace, os resumo: la cadena lanza la noticia de las nuevas incorporaciones estrella a su mesa política, son Federico Jiménez Losantos y Calaf. Se me ocurre preguntar a la interesada vía email. Me responde tal como transcribo en la entrada que refiero. Ha mostrado su notorio desinterés por participar y está asombrada de verse confirmada y resaltada por Telecinco. Más aún, le ha disgustado y, con gran elegancia, ni quiere rebatir ni seguir la polémica. La Agencia EFE que ha dado en la mañana del domingo la noticia de que Calaf sí estará, se desdice unas horas más tarde, en esta pieza antológica, que publican numerosos medios. Aquí se dice:

“Sin embargo, hoy, Calaf ha negado esta incorporación, en declaraciones a EFE, aunque no ha querido comentar más al respecto argumentando que no quiere entrar en más desmentidos, aunque ha subrayado que el miércoles ya se verá que no está en el plató”.

Pues bien, EFE no llamó a Calaf, no le hizo declaración alguna porque no la llamó. Lamento, si es el caso, perturbar a Rosa que quiere olvidar todo este asunto, pero lo ocurrido me parece de extraordinaria gravedad. No por la entidad de la noticia, sino por la forma en que ha sido elaborada. Fundada hace 70 años, es la primera agencia de noticias en español  y la cuarta del mundo. Alguien tiene que responder en EFE sobre quién obtuvo las supuestas declaraciones, cuándo y en qué formato, porque, dado que la noticia del no fichaje sólo la publicó mi blog, exactamente en las palabras textuales que escribe EFE, y la recogió http://meneame.net/story/rosa-maria-calaf-sorprendida-fichaje-ana-rosa-quintana, la sospecha de que alguien en EFE expurga un canal de noticias enviadas por los lectores para copiar blogs sin citarlos, ni contrastar las informaciones, resulta más que fundada. Lo peor es que este sistema se está generalizando. Parecería que los teléfonos y los teclados de ordenador para enviar emails producen descargas eléctricas.

La sociedad cree lo que se publica, radia y emite. Y la sociedad precisa estar informada para tener criterio responsable. El periodismo no puede seguir haciendo dejación de sus obligaciones. Y si pierde su credibilidad nos sume en el abismo.

Actualización 14,30

 No hay datos de este caso, pero EFE -a través de fuentes no oficiales- me comenta que en la Agencia se han tomado medidas muy drásticas en asuntos de plagio y que todos, incluso la propia redacción, se mantienen muy alerta a no dejar pasar esa inadmisible conducta.

Anuncios

44 comentarios

  1. Lo siento, pero como ciudadano de a pie, para mí ya estáis en el fango. Hay mucha sobreinformación, mezclando en el mismo saco especulaciones, supuestos, hechos, prejuicios y demás; estoy saturado de opiniones, y he llegado a no distinguir, pues se supone que se opina sobre un hecho debidamente contrastado, cosa que es información en sí. Pero incluso la información, lo que maneja EFE y otras agencias, está también sujeta a manipulaciones e interpretaciones, por lo que afirma Vd. aquí.

    Además está la competencia feroz en el gremio acerca de quién da primero la noticia; el tiempo corre, y si hay que saltarse uno o dos trámites que provocan retraso, pues se saltarán.

    Yo propondría una huelga de periodistas. ¿Os parece mal en qué han derivado las ruedas de prensa? Muy bien, no acudid a ellas. ¿Os obligan a contravenir los principios básicos del periodismo? Reaccionad contra quien os obligue tomando medidas drásticas y valientes, pero por vosotros y vuestro trabajo, sin autobombo ni propaganda. ¿Os sobrecargan y os menoscaban en vuestros trabajos? Huelga de burocracia: cumplís punto por punto con las etapas de vuestro trabajo sin saltarse ninguno, por nimio que parezca, y tarde el tiempo que tarde. Y que se vaya acumulando la tarea pendiente, que ya se hará… o no.

  2. rosa maría artal

     /  1 septiembre 2009

    Te recuerdo, Arturo, o te informo por si no lo sabes, que todo una generación de periodistas que intentábamos actuar de otra manera, hemos sido despojados del puesto de trabajo por múltiples EREs. Desde que aquí sigo intentando hacer algo. Y algo logro, no creas que no estoy bien contenta.
    Pero, por favor, no metáis a todos en el mismo saco una vez más. ¿Todos los políticos son iguales? ¿Iguales a Obama o Angela Merkel, por ejemplo? Hay periodistas también que cobran una miseria, son explotados, o que pagan caras sus osadías, que siguen empeñados en dar ese servicio imprescindible a la sociedad que es el periodismo. Nunca son todos iguales.
    Y la sociedad no debe ser una morsa pasiva, también le cabe exigir sus derechos y apoyar a quien quiere hacer algo por ella.

  3. hmm… hablaré por la pequeña parte de sociedad que siento que soy.

    La sociedad (al menos la mia y los que me rodean) no se cree lo que se publica, radia y emite. Los medios de comunicación tradicionales han perdido la poca credibilidad que les quedaba, dado que el concepto ‘linea editoral’ tira por tierra toda objetividad en la información. Basta elegir algunos medios para pensar que estamos en dos Españas distintas.

    Si los periodistas no supuieron defender su profesion que no se extrañen ahora de lo que pasa con los medios tradicionales. Tal vez la culpa fue más corporativa que personal, que las empresas no quisiero adaptarse y se han ido enrocando en posturas políticas, mientras los profesionales se han dejado llevar, o los han llevado de la oreja.

    No sé hasta que punto puedo considerar esta noticia una noticia. Lo dejaré en un artículo, porque noticia sería si fuera novedoso, curioso o importante, pero para mi no es ninguna de las tres cosas. Lo que pasa con el periodimos hoy en día es, ni más ni menos, lo que se veía venir.

    El otro día le colaron al Daily Mirro (o al Sun) y luego a la ESPN una noticia bulo, y no hicieron demasiado esfuerzo en colarsela, fue una gamberrada que los medios no supieron tratar bien. Que nadie se extrañe si la gente se baja las series de internet y lee las noticias en el movil.

    Yo, de momento, el periodico, lo uso para acompañar el momento del café, pero podría leer cualquier otra cosa con el mismo poco interes mientras paso esos minutos. Total, para lo que traen escrito.

  4. rosa maría artal

     /  1 septiembre 2009

    Eres muy libre de pensar lo que quieras, y de leer lo que quieras.
    Ahora bien:
    http://periodismo-um.blogspot.com/2008/12/95-periodistas-muertos-en-2008-en-todo.html

  5. me quito el sombrero ante el texto que ha escrito, rosa maría. no puedo añadir más porque ya lo ha dicho todo.

    tan solo decirle que soy estudiante de periodismo y que, como joven, sigo teniendo fe en el futuro de esta profesión, futuro que creo se encuentra en la creación de nuevos medios que desplacen a los torticeros tradicionales.

    ¡un saludo y enhorabuena por su blog!

  6. oihu

     /  1 septiembre 2009

    Los grandes medios de comunicación de este país hace tiempo que perdieron su credibilidad por venderse a la política, y al tener una clase política totalmente indecente el periodismo de estos medios no es más que un fiel reflejo de nuestros políticos. Un ejemplo claro y actual es el grupo PRISA, sólo ahora que han perdido el mimo de los socialistas en favor de Roures se atreven a criticar al PSOE.

    Hace tiempo que dejé de leer la sección nacional y autonómica de los periódicos, pues no es más que un panfleto en el que ensalzan a los de su bando. Es cierto que sigue habiendo periodistas a los que merece la pena escuchar o leer, pero con la tremenda crisis que están sufriendo muchos medios de comunicación me temo que el periodismo de calidad morirá pronto por culpa del sensacionalismo, que es lo que vende. No hay más que ver el auge de medios como Intereconomía, que se dedican a difamar sistemáticamente buscando ganar audiencia.

    Tenemos lo que nos merecemos.

  7. Javier P.

     /  1 septiembre 2009

    El periodismo no se ha vendido a la política, porque es política; se ha vendido a los distintos poderes (entre ellos, aunque no principalmente, el político).

    No sé si tenemos lo que nos merecemos o no, pero consuela saber de la existencia de compañeras como Rosa María.

  8. Santos

     /  1 septiembre 2009

    Los periodistas dejarán de ser tratados como escoria cuando dejen de comportarse como tal. Lo impresionante es que la mayoría de la población piensa que los telediarios son cosa seria, ni si quiera se dan cuenta cuando se publicita una serie de la cadena en el telediario (!) de que eso no debería estar ahí, tampoco se dan cuenta de que el “terrible” de “terrible accidente” sobra. Los teneis domados, por ese lado podeis estar más que tranquilos.

    Lo dicho, mientras siga saliendo esto http://gaeddal.blogspot.com/2009/09/de-como-tve-publicita-la-homeopatia.html en los telediarios no se os podrá tratar con respeto como colectivo, pues no sois respetables en absoluto.

  9. Me parece una pataleta. Primero te quejas de que los periodistas no tienen criterio y luego te quejas de que en la radio hay demasiados criterios.

    Tampoco me parece justo juzgar a miles de profesionales porque en algunas, una minoría de momento, ruedas de prensa no hay preguntas. Creo que sobra mencionar cómo desde la profesión se han criticado estas decisiones, por lo que no considero justo decir que tragamos con todo.

    Desde luego, si alguien que ha trabajado dentro de los medios tiene esta visión sobre su profesión, normal que nos vaya como nos va…. Yo todavía intento “cambiar el mundo”, pero claro no es tan cómodo…

  10. siempre ha sido más sencillo señalar dónde no está el periodismo, en lugar de señalar donde sí está el periodismo… cada vez hay más medios y con más seguidores, que no tienen nada que ver con los “tradicionales” informativos, periódicos generalistas, tertulias de radio etc… tanto en internet, como en papel… y cada vez somos más los que nos informamos sólo a través de esos medios, porque sabemos que lo otro es todo menos periodismo

    si os interesa y hay reacciones a este comentario daré ejemplos de esos medios donde sí se hace periodismo y de los que Rosa no ha querido hablar en este artículo

    saludos 😉

  11. … Quizas lo que comentas hace que muchos de nosotros pasemos de leer periodicos (salvo el que ojeo de vez en cuando durante el cafe matutino) o por los programas basura de la TV. Por otro lado… salen noticias de que las ventas de los periodicos impresos estan a niveles de de venta de los años 60, echan la culpa a Internet, pero para mi humilde opinion… el motivo es el que tu desarrollas en tu entrada.
    Por otro lado me estoy sorpendiendo de como los periodicos publican noticias que aparecieron pocos dias antes en Meneame ¿ Para que comprar pues, periodicos o ver la TV?
    Tengo un blog que he ido elaborando durante los 4 ultimos años, en todo lo que he puesto he tratado de contrastar la informacion, de dar a conocer una fuente mas, que quizas otros no encuentren, tan solo para contrastar, al final cada uno se quedara con la que mas cerca esten de sus propias conviciones.
    Ya para finalizar…. menos mal que exiten los blogs, donde los perioditas autenticos podeis ser fieles a vosotros mismos sin tener que rendir pleitesia a un redactor empresario de sobre que escribir y de como tratar la noticia… segun los intereses economicos.-

  12. Sí, pero Kike, ¿por qué razón ni uno solo de los presentes se dirige a Cospedal para hacerle preguntas, se ponga como se ponga ella para que salgan de la sala? ¿porqué ninguno de ellos le pregunta que entonces para qué les han convocado? ¿crees que con firmar un manifiesto has protagonizado un plante valiente?

  13. Francisco

     /  1 septiembre 2009

    nunca se me olvidará una entrevista de iñaki gabilondo (supuesto periodista de prestigio) a ZP…

  14. Tu comentario me parece muy lúcido. El único pero que le pondría es que en él te ocupas de la fiebre, pero no de la enfermedad. Hay un hecho, y es que el periodista español, hoy, es acrítico y bastante comodón. Pero la pregunta es quién, o qué, le ha hecho así.

    A mi modo de ver, la respuesta es, en gran medida, él mismo. Y esto es algo que el periodista, por lo general, no suele aceptar y lo distancia de sus lectores o espectadores. Los españoles en general, pero los periodistas muy en particular, son o somos unos auténticos maestros a la hora de buscar a otro que tenga la culpa de lo que nos pasa. Y, sin embargo, todo empieza en nosotros.

    Porque la enseñanza del periodismo podrá ser una mierda. También podrán ser una mierda los sueldos que se cobran, y la cortedad de las plantillas, y la estulticia de los jefes. Todo eso es cierto. Pero los camareros también cobran una mierda y no por ello quienes no lo somos entenderíamos que escupiesen en nuestro bocadillo o en nuestro café. Un camarero mal pagado servirá peor que otro bien pagado, pero lo que no hará será envenenar tu comida.

    El periodista español ha perdido, a mi modo de ver, el respeto por sí mismo y por lo que hace. Que es algo que no tiene nada que ver con lo que le paguen o le dejen de pagar. Tiene que ver con su orgullo, con su voluntad de hacer bien las cosas. Es infatuado autocitarse, pero sobre el último ejemplo que he visto he escrito unas líneas: http://historiasdehispania.blogspot.com/2009/07/negar-dios-en-el-siglo-xxi.html Esta historia de las blasfemias en Irlanda y que si multa y tal es un ejemplo para mí bastante evidente de que entre los periodistas que escriben una noticia, y los cienes y cienes que luego la rebotan, lo que hay es desidia mental. No existe voluntad de conocer. Una vez le preguntaron al cineasta García Berlanga si podría citar cinco razones para vivir. Y contestó: una sola, la curiosidad. Un periodista tiene que ser curioso. Tiene que tener ganas por conocer aquello sobre lo que le toca informar. Lo contrario es inconcebible y, aún así, se da.

    Los periodistas de hoy en día me recuerdan a mi sobrino, que tiene 17 años. Si tiene que hacer un problema de mates y no lo consigue y tú lo haces en paralelo, no le digas cuál es la solución. Porque si se lo dices, entonces ya no querrá saber más. No intentes convencerle de que lo imporante, en mates, es cómo resuelves el problema, no la solución en sí. Si él ya sabe que la solución es 17,5, pasa de todo lo demás. Este concepto adolescente de la ley del mínimo esfuerzo es común en el periodismo actual. Alguien dice que una ley dice que si niegas a Dios te ponen una multa. ¿No sientes curiosidad de buscar esa ley, leerla por ti misma; de, cuando menos, hablar con alguien que se la haya leído? El periodista se encoge de hombros y dice: ¿para qué si ya sé cuál es la solución? 17,5. Todo lo demás me la suda.

    Me parece que la de periodista es una profesión justa, muy justamente denostada en España. Tengo un libro de 1909 sobre el periodismo español cuyo autor ya se queja de que los periodistas cobran poco y tienen que escribir de cualquier cosa. Así pues, mierda ha habido siempre. La diferencia, a mi modo de ver, es la actitud.

    Y perdón por el rollo. Yo siempre escribo demasiado.

  15. Totalmente de acuerdo. Felicidades. Nunca hay que tirar la toalla, nunca.
    Adu.

  16. Ante todo, como educación que se me inculcó, acabo de ver tu blog de casualidad mirando noticias por menéame.net. Seguramente me pase de ahora en adelante a fin de mantenerme más informado sobre esta clase de temas. Te felicito por tus entradas (pues las he visto de pasada y tienen buena pinta).

    En cuanto lo que dice Arturo Espada, yo estoy en desacuerdo. Hoy día, como bien dice Rosa María, estamos totalmente desinformados y no sobreinformados. Del 100% de las noticias, 40% son realmente noticias de interés y de ellas sólo un 10% es totalmente objetivo… más o menos a ojo. Más de la mitad de las noticias internacionales (como guerras en Áfruica por ejemplo) son acalladas debido a la frase: “Dar al público lo que quieren oír”. Además, incluso los periódicos llegan a ser subjetivos, pues un mismo hecho (sobre todo político) lo abordan desde quién es el bueno y quién el malo. Te dicen lo que quieren que pienses y la manera en que lo pienses. Y por si fuera poco, cambian frases y expresiones a fin de dejarlo con más decoro… como por ejemplo, un accidente muy catastrófico pueden camuflarlo bajo: “un accidente con daños colaterales”… o cualquier otro adorno.
    Aunque tu idea de huelga de periodistas no es mala y además es bienintencionada… hay algunos fallos, creo yo. Ahora mismo, el tener trabajo es todo un privilegio. Sin contar con que, que tú te niegues a ir o comentar lo que te digan no significa que los miles y miles de periodistas que hay en España lo hagan… principalmente, ellos desearán que cometas una insensatez o un ataque de orgullo moral únicamente para poder quitarte el puesto y ganar puntos.

    Debo reconocer que Miguel tiene parte de razón en cuanto a que el periodismo en general ha perdido credibilidad… pero igualmente periodismo se cuenta las noticias y si en las noticias se dice que Pepito hizo así y asá, te lo crees por después de todo, salió en los telediarios ¿no? El periodismo de hoy día es todo opinión amarilla. Incluso la prensa rosa o del corazón se ha convertido en un pseudo-amarillo… como el ejemplo que realizaron en “Sálvame” (programa de Telecinco) en el que Lidia Lozano decía (junto con el presentador del programa) que alguien muy querido por España había muerto (siendo totalmente mentira). Todo por la audiencia supongo.

    Respecto a lo que comentó Basilio-Pozo Durán, un sitio que sí hay periodismo es en programas como “Callejeros” (de Cuatro); ya que en ningún momento he oído a cualquiera de esos reporteros decir ningún adjetivo calificativo respecto a las noticias, historias y vidas que han grabado… desde la más lujosa y absurda hasta la más mísera y dura. Me gustaría enterarme de algún otro, pues apenas veo la caja tonta… la telebasura en pocas palabras.

  17. Alhonso

     /  1 septiembre 2009

    No sé de qué nos extrañamos. Políticos y periodistas forman el “Sistema”, la “Democracia social-liberal de libre mercado”. Todos los poderes, del primero al cuarto son lo mismo y se defienden unos a otros, aparentando que hay alternativas; en realidad sólo defienden su puesto de “presos de confianza”. Los que mandan de verdad permanecen en la sombra y se ríen de los otros 6 o 7 mil millones de primates supuestamente inteligentes. Ahora parece que dicen que el sistema está agotado. Lástima no poder estar aquí dentro de doscientos o trescientos años para ver cómo reventó o ver el nuevo conejo que se sacaron de la chistera los “amos del mundo”.

  18. navaki

     /  1 septiembre 2009

    Mis felicitaciones por no elegir trinchera, donde los “periodistas” viven comodos y calentitos.
    No es facil vivir fuera de la trinchera, y menos siendo periodista, y menos en españa.

  19. kalicom

     /  1 septiembre 2009

    Estimada Rosa,
    Aún recuerdo mis años de Periodismo de la Complutense de Madrid y las discusiones sobre objetividad periodística que manteníamos, sentados en el césped de la Escuela de Cine. Andábamos por los 18 y todos queríamos ser “corresponsales en el extranjero”… Bendita inocencia.
    El tiempo fue poniendo a cada uno en “un” lugar, que no en “su” lugar, y todos hemos intentado ser tan profesionales, eficientes y honestos como nos han permitido las circunstancias.

    En el mundo real, los dueños de la empresas periodísticas son afines a determinadas tendencias políticas y los profesionales que trabajan para ellas se cuidan mucho de aceptar el pliego de condiciones que el puesto trae de oficio. No obstante, los mejores de entre ellos tratan cada día de buscar ese difícil equilibrio entre la honestidad, el buen criterio y la objetividad.
    En cuanto al ciudadano, los medios en general y las televisiones en particular han logrado engañar al pueblo soberano haciéndole creer que su opiniones le importan a alguien, cuando no es así en el caso de los políticos, de los líderes de opinión, de los responsables de los medios y de la mayoría de los periodistas. ¿Por qué? Pues porque la mayoría de la gente no tiene cultura, preparación, criterio ni referencias suficientes, y no analiza el mínimo necesario como para tener una opinión coherente sobre las cosas.
    La gente habla y habla y, al hacerlo, lo único que pretende es ser protagonista, chupar cámara o micrófono. Rara vez los comentarios “del público” tienen el mínimo interés y su único valor es el de terapia contra la soledad y el aislamiento.

    Desde luego a los políticos no les interesa que el público esté informado de una manera completa y objetiva, porque su trabajo es, precisamente, obtener opiniones forzadas, condicionadas, filtradas. Los empresarios de la comunicación, por su lado, sólo atienden a la santísima trinidad: sus afinidades políticas, la audiencia y la cartera de publicidad. Para ellos el telediario es un mal necesario porque lo que vende es el Gran Hermano, los concursos pueblerinos, las tertulias carentes de moralidad y los “estriptis” emocionales de personas desconocidas (y sin interés), que van a los estudios a airear sus miserias familiares delante de millones de espectadores, logrando así su minuto de fama; algo históricamente impensable –como es lógico- para el pueblo llano.

    Y en cuanto a lo de la Calaf, que quieres que te diga. Desde la generalización de la Informática y de Internet, los malos periodistas se están frotando las manos, porque cuando no hay noticias o no saben cómo conseguirlas se dan un paseo por Menéame o por la blogosfera y luego se documentan “seria y profundamente” en Wikipedia. Después sólo queda redactar, con alguna que otra falta ortografía, y lanzar el paquete.
    Lo peor de todo es que, como muy bien dices, la sociedad, a pesar de lo que está cayendo, sigue tragándose lo que sale en los papeles, los altavoces y las pantallas.
    La honestidad periodística no ha muerto, pero vapor ahí con las tripas fuera.

    Felicidades por el blog y un abrazo.

    Carlos Barrón (un colega de WordPress).

  20. Víctor

     /  1 septiembre 2009

    Buenos días a todos,

    Lo bueno es que ahora podemos leer artículos como este, ahora no se puede acallar a gente con tanta facilidad.

    Esperemos que muchos periodistas de verdad se den cuenta de que tienen las herramientas para hacerse oír y ganarse el sustento, ya de paso, haciendo lo mejor que saben hacer.

    Ánimo y valentía, cada uno de nosotros que os lee es un ladrillo para renovar el periodismo.

    Saludos,

    Víctor

  21. ccokee

     /  1 septiembre 2009

    1 – Todo Prisa forma parte de la plataforma de apoyo al PSOE. Ahora le han tocado las narices y por fin se muestra un poquito exceptica (aun asi no van a encontrar oro en el PP y seguiran apoyando a este partido a cambio de lo que el gobierno pueda ofrecerles de vez en cuando)
    2 – Cada vez La Sexta se alia mas con Zapatero, solo hace falta ver la simpatia de Buenafuente por poder entrevistarse o tener lazos con el presidente.
    3 – El mundo, Cope, Intereconomia… hacen lo mismo con el PP.
    4 – TVE siempre va a contar noticias de forma imparcial pero a la vez recibe comunicados oficiales de Moncloa que cuentan siempre la realidad que adopta el partido que gobierna en dicho momento.
    5 – Los politicos y sus partidos han optado los últimos años por darse la libertad de no responder a preguntas, eso me huele mas a Berlusconi que la pasta a la Berlusconia de mi abuela.
    6 – Cuando un politico es entrevistado se toma la libertad de poner tintes y detalles a una realidad cuando se les exige VERACIDAD por juramento desde el dia en que entran a formar parte de un gabinete ejecutivo. Pero claro, como se jura ante Dios y no ante una Ley igualitaria que oblige al mentiroso a dejar su maletin… tenemos grandes expresiones para la historia como: Unos hilillosh como de plashtilina, el talante, el pleno empleo, brotes verdes… Desconocia el trabajo de mi hija…
    7 – La intrusion mediatica en productos exclusivamente centrados en generar MORBO lleva al rastrerismo y la desculturización que producen los programas de telebasura e informacion vacia y esto se traslada al periodismo en casos como la muerte de varios jugadores de futbol, Mercedes Milá (En contraposicion de la gran labor periodistica de su hermano Lorenzo), las desapariciones que inundan de sobreinformación la parrilla televisiva. Por Dios, si Cuatro exigio la exclusividad de retransmision de la MUERTE DE UN JOVEN EN UNOS ENCIERROS… Como diria Matias: PERO ESTO QUE ES???

    ¿Es el periodismo la fuente del problema? No, es el intrusismo gubernamental y el trafico de influencias lo que esta matando ambos mundos.

  22. faqui

     /  1 septiembre 2009

    El problema del periodismo es el mismo que ha engullido a otros tantos sectores, y se llama “Industria”. La Industria Editorial aglutina los medios de comunicación de masas (televisión, prensa escrita y radio) cada vez en menos manos, y cada vez más poderosas. Estos grandes grupos han creado un mercado en el que no buscan dar información de calidad a los televidentes, lectores u oyentes. Únicamente quieren acólitos-marionetas que consuman su producto fielmente, para mantener sus cuentas de resultados y así poder seguir jugando a ser “el Cuarto Poder” del Estado.

    Por suerte, nosotros (consumidores al fin y al cabo) tenemos (aún) la libertad de elegir.

    “Turn off the TV and turn on your mind”

  23. Estoy completamente de acuerdo con lo que dices. Gracias por escribirlo.

  24. Soto

     /  1 septiembre 2009

    Hola Rosa Maria y amigos bloqueros:
    Estoy completamente de acuerdo con el parrafo del bloquero Alhonso:
    ((No sé de qué nos extrañamos. Políticos y periodistas forman el “Sistema”, la “Democracia social-liberal de libre mercado”. )),por supuesto con el contenido del Post;todo esto está tan enraizado en una sociedad de encefalograma plano que es para echarse a llorar…¿como se le da la vuelta a todo esto?:Cuando este sistema supercapitalista sea emplazado por otro sistema socialista,un verdadero socialismo democratico…..¿se logrará llegar a este sistema?..soy muy pesemista,cuando una sociedad como la nuestra en la que la droga,el juego y la prostitución se llevan la palma (por sus dividendos a cuenta del ser humano)….¿que vamos a esperar?.el periodismo,si sus periodista no gozan de libertad de criterio y tampoco de sovencia salarial
    …….pues ,nada de nada,andarán por la pantalla las Isabel Sebastian ,Carlos Davila ,Los Santos y muchisimos más llenaNdo de autentico lodo y porqueria las pantallas.Todo esto produce un desanimo y una impotencia que no se…pero lo dicho…otro sitema politico lleno de valores humanos………..¿soñaré?.
    apertas agarimosas

  25. Magnífico artículo con el que coincido cien por cien. Como ya se ha comentado no creo que sea bueno meter a todos los periodistas en el mismo saco y mucho menos hablar de “los periodistas” cuando se quiere decir “el medio” ya que son cosas distintas. A esta sociedad, nacida de la transición y todavía muy inmadura, nadie le enseñó que debe de sacar sus propias conclusiones y se pasa demasiado tiempo esperando que le digan lo que tiene que pensar; para muchas personas seguimos en la época en la que lo que decia la tv era la verdad y como solo había una la verdad no se cuestionaba, esa franja de la sociedad se ve perdida al darse cuenta de que las verdades son muchas y no sabe cual es la buena.
    El problema de muchos medios, sobre todo escritos, es que no aprovecharon las subvenciones para fortalecerse y poder prescindir de ellas y ahora están en muchos casos a expensas del político de turno; aquí en Galicia no hay más que repasar la hemeroteca y ver los titulares del último año para comprobar que rápido cambia la “línea editorial” pero de eso no se puede culpar al periodista que no puede hacer mas que sobrevivir y en ocasiones malvivir. Muy cierto que la información es más cara que el espectáculo, muchas noticias las he conseguido simplemente perdiendo toda una mañana hablando por teléfono de nada en concreto, manteniendo relaciones con las fuentes hasta que de repente aparece algo que no se había contado o que nadie sabía pero para una información de 5 o 10 minutos he invertido horas, con dos teletipos y un disco se cubren esas horas y me lleva 5 o diez minutos prepararlo, no es información pero ¿a quien le importa?.
    Para mi hay otro problema muy grabe y es que los medios no hablan de los problemas de los periodistas, no interesa; cuando desde el Sindicato de Xornalistas de Galicia se manda un comunicado sobre cualquier problema laboral el corporativismo empresarial (que no periodístico) impide que eso tenga una cierta repercusión. Hay que añadir además qie en este país el concepto de “consejo de redacción” es algo tan inusual como un político que se preste a entrevistas sin preguntar antes de que le quieres preguntar.

  26. pero hay periodismo español… o seguidismo?

  27. Rosa María: te felicito por el artículo y por seguir escribiendo sobre esto, que considero uno de los mayores problemas (no lo digo por decir) de la sociedad actual. Y coincido con mucho de lo que se ha dicho.

    Pero creo que falta una cosa. No todo es poder político y enormes esferas de influencia de conglomerados empresariales. Creo que otro ingrediente en esta degradación es que ha calado en la sociedad, en toda, la idea neoliberal de que todo se mide en euros. Lo más “eficiente” económicamente y a corto plazo (inmediato) es lo bueno, y no hay nada más que hablar. Si argumentas contra eso, ya sea hablando de periodismo, de audiencias televisivas, de la Universidad o de la energía nuclear, eres un idealista y un bicho raro de las cavernas.

    Esta idea de que *todo* en la sociedad es una empresa se ha extendido por todos los ámbitos. En algunos es positivo (la competencia suele hacer que muchos productos mejoren), pero en otros es letal; a la educación la destroza, a la sanidad la carcome, al medio ambiente lo machaca. Para el periodismo es verdaderamente devastador, porque bajo ese prisma dineril:

    – la prensa del corazón es prensa, el tipo que acosa a un famoso en el aeropuerto “está haciendo su trabajo periodístico dignamente”
    – copipegar una noticia estúpida y falsa pero llamativa es periodismo
    – revisar los textos para corregir la sintaxis es un gasto superfluo, y contratar a un becario analfabeto siempre es mejor que pagar a un periodista de verdad
    – poner vídeos chorras de internet en un telediario es “utilizar las nuevas tecnologías” (sale barato, da audiencia, rellena entre anuncio y anuncio; inmejorable)
    – y, evidentemente, publicitar los estrenos de la propia cadena, o dar las cifras de audiencia (¿a quién cojones les pueden interesar?) sólo cuando son altas, o informar sólo de los deportes que uno mismo retransmite, está justificado y es un comportamiento profesional.

    Respecto a las ruedas de prensa, POR FAVOR: periodistas del mundo, hacedlo. Boicot. Poneos de acuerdo, y como mucho dejad en la sala sólo a UN tipo que haga de taquígrafo (a ser posible, disfrazado de payaso). Al salir, que os dé a los demás el texto. Así tenéis las declaraciones y habéis cumplido con vuestro patrón, pero no habéis bailado el agua al indeseable que os utiliza. Antes de empezar: “Perdone, ¿podremos hacer preguntas?” “No.” “Ah, vale. Hasta otra. Payaso, ya puedes pasar.”

    Los periodistas no merecéis menos respeto que los políticos.

  28. Pepe

     /  2 septiembre 2009

    Coincido en que el periodismo actual está en el fango.

    Pero no olvidemos una cosa: antes también lo estaba.

    Lo que pasa, es que quieres hacernos creer que Rosa María Calaf es el culmen del periodista informado y objetivo, y NO ES ASÍ.

    Yo recuerdo las crónicas de RM Calaf en el Telediario, y siempre que hablaba de China o de Korea del Norte tiraba con bala y se le notaba que lo contaba todo con la peor luz posible. No era objetiva, era sectaria. Lo que pasa es que como tú coincidías con ese sectarismo, entonces te parecía que ella era muy objetiva.

    Como han dicho muchos por aquí, todas sabemos o intuímos con claridad los postulados ideológicos de RM Calaf, sólo de oír sus crónicas en el Telediario. Y eso ocurre porque no era objetiva, porque se le trasparentaba la ideología. Ergo su periodismo era también periodismo sectario y panfletario. Puro fango, también, como lo es el de Federico Jiménez Losantos en el extremo opuesto del arco ideólógico. No te creas, por tanto, como dices en tu artículo, que RM Calaf está en un plano superior a FJ Losantos.

    Si RM Calaf hubiera sido realmente objetiva, entonces el público desconocería totalmente sus postulados ideológicos. Pero es así.

    Más ver la viga en el ojo propio, antes de criticar la paja en el ajeno.

  29. Recomiendo la lectura del “Panfleto contra la estupidez contemporánea” de Gabriel Sala. En él se habla precisamente de la creación calculada e interesada de una ciudadanía acrítica, y en consecuencia fácilmente manipulable, con la colaboración de los medios de comunicación.

    http://www.solodelibros.es/08/10/2008/panfleto-contra-la-estupidez-contemporanea-gabriel-sala/

  30. Así que Rosa María Calaf vs Jiménez Losantos… en el mismo plano…

    Mmmm…

    Espera que lo piense…

    Pues va ser que no, compañero. O eso o no estamos hablando de la misma Rosa María Calaf. (Que no es culmen de nada, sólo una profesional digna, que también caga y mea, pero no encima de nadie.)

    Como leí hace poco, los que dicen que la Tierra es plana y los que dicen que es esférica están los dos equivocados, pero no están *igual* de equivocados.

  31. Hola Rosa, el artículo me ha parecido muy interesante. Y la clave de que me gustara la das tú cuando hablas de la “percepción selectiva”, nadie cambia de opinión y yo opino igual que tú.

    Desgraciadamente la democracia española es un fraude, y lo es desde el momento en que tú no puedes votar a los diputados que te gustan, sino a una lista cerrada que te da el partido. El puesto que ocupa cada aspirante a diputado dentro de la lista, lo decide el jefe del partido; con lo cual, el escaño no se lo debe el diputado al votante sino al jefe de listas. ¿Cómo no va a haber disciplina de voto? Lo que es imposible es votar en conciencia (si quieres hacer carrera política al menos).

    La sociedad española vive en una permanente bipolarización que se fomenta además desde los medios de comunicación y todo aquel que busque una tercera vía de pensamiento para alejarse del redil de las doctrinas… termina condenado al ostracismo o a publicar en su blog.

    Un abrazo desde las islas canarias.

  32. Soto

     /  2 septiembre 2009

    SOLODELIBROS,su comentario y el enlace ofrecido me parece muy sugerente y apetitoso,me ha gustado la presentación del libro.eso ,es la verdadera formación de las personas,tener la opurtinidad de hacerse una opinión autonoma intelectualmente,lo otro es ser “la carne de cañón ” apatecida por estes poderes ocultos.Muchas gracias.
    Pepe,con todo el respeto del mundo,creo sinceramente que este Blog y su autora ,no se merecen una critica tan “econada”,tan visceral,creo que se pueden decir las cosas ,si asi se sienten,con más delicadeza y respetuosamente;este Blog ,y como estes otros en la misma linea hay que cuidarlos,porque son un buen antitodo ante la bazifia de lo que está a nuestro alrededor,supongo que por lo menos coincidirás conmigo en cuidarlos::¿o no?.Escribo en primera persona,me ha dolido sinceramente tu comentario,me refiero”al tono y estilo” el contenido aunque disiento ,lo tengo que respetar.afectuosamente y si no te gusta el comentario ,estás y es mi deber aceptar tu replica.
    Apertas agarimosas

  33. lamentable,
    en eso consiste el capitalismo desenfrenado,
    en combertinos en zoobies mercecenarios y dóciles que trabajemos muy rápido, muy bonito y muy barato,
    (ofrecer calidad parece ser que no da tanto dinero)

    Y el periodismo, último escollo de la “verdad objetiva”, ha caido en el juego de la producción en cadena.

    Parece ser que para ganar dinero con un medio de comunicación “privado” hay que tener muchos amigos y muchos clientes contentos,
    y ello no implica independencia, sino dependencia absoluta.

    ¿Y que pasa con los medios públicos?

    Pues daros una vuelta por las automicas, y luego me contais.

  34. Amigo Soto,

    creo que la oportunidad de hacernos con una opinión autónoma la tenemos la inmensa mayoría de las personas. Quien más y quien menos es consciente de que estamos manipulados, alienados, hasta humillados, me atrevería a decir, por políticos, periodistas y demás,que responden a intereses espurios.

    El problema es que es más cómodo sentarse en el sofa y dejar que los ideólogos de turno nos den una opinión hecha. Informarse, contrastar opiniones y razonar es una tarea que lleva esfuerzo y, por lo general, cabrea.

    Y así nos va.

  35. Soto

     /  4 septiembre 2009

    SOLODELIBROS…. en primer lugar me alegro mucho que matizeis el comentario mio,es bueno este “sano juego de intercamios de opiniones,se hace dinamico”(con tu permiso Rosa Maria);Estoy de acuerdo con vuestra matización ,aunque hay veces que pienso que mucha gente “le falta ese impulso ingenuo quizás,de intentar cambiar el mundo” ,quizás aunque se sientan manipulables,piensan :”dame de comer y llamame tonto”.quizás adolezan del motor utopico……¿no lo veis vosotros asi? en determinados momentos.
    Apertas agarimosas

  36. The Resistance

     /  4 septiembre 2009

    Pues Soulinake, para ser un buen periodista, a lo mejor deberías empezar por escribir sin faltas de ortografía.
    Las mayúsculas existen, y las tildes también. No sé qué carajo os enseñan en las facultades

  37. Celebes

     /  21 septiembre 2009

    Para enterarse de las noticias, hoy x hoy, hay que dejar pasar un par de años. Entonces, sin los poderosos condicionantes políticos, sociales o económicos, y con la información nueva, el análisis puede ser más sosegado.

    Saludos, me voy a leer el periódico del 22 de Septiembre de 2007. 😉

  1. Twitter Trackbacks for ¿Qué le ocurre al periodismo español? « El Periscopio [rosamariaartal.wordpress.com] on Topsy.com
  2. La Lengua » Neo Periodismo
  3. El (neo) periodismo español : DanielTercero.net
  4. Rosa María Calaf NO estará con Ana Rosa « Sin Futuro y Sin Un Duro
  5. A contracorriente : Mover ficha, hacer acto de presencia y otras gilipolleces
  6. Rosa María Calaf sorprendida por su “fichaje” con Ana Rosa Quintana « El Periscopio
A %d blogueros les gusta esto: