¿No tiene nada que decir el Rey?

Han pasado casi dos semanas desde que el vicesecretario general de Política autonómica y local del PP, Javier Arenas, comparara a España con una dictadura. “Solamente en los países no democráticos, en las dictaduras, se persigue a la oposición con fiscales y policías“, dijo. Y no ha ocurrido nada. Esto no es el -adorado por los periodistas- “rifirrafe” entre partidos. Le atañe. Siguiendo la argumentación, el partido mayoritario de la oposición piensa que Juan Carlos I regenta una dictadura. Le afecta a él. Nos afecta a todos.

  Dado que el propósito es airear la acusación por Europa -lo que puede dañar los intereses del Reino-, aguardo cada día a que el monarca se pronuncie. Acudir a tribunales europeos implica que no hay nadie en España que pueda atender con imparcialidad sus demandas.

Artículo 56 de la Constitución española:

“El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado Español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las Leyes. que garantiza el Estado de Derecho”. Arenas acusó a España de ser una dictadura. Fue el 11 de Agosto. Hasta hoy, 25, el Rey no ha dicho nada.

   Nunca lo hace, lo sé, pero esto no es un debate partidista, sino una negación del sistema que nos sustenta en su conjunto. Y me gustaría estar segura de que vivo en un país democrático. 

  Llevo al hipotético extremo de solicitar el pronunciamiento del Rey, para que se aprecie la desmesura de lo que está ocurriendo. Y porque nadie puede estar tranquilo cuando –amén de otras actitudes– se denosta, se invalida, a las más altas insistuciones del Estado, al prestigio del país, porque policías, jueces y fiscales persigan delitos comunes. Demasiado “comunes” por cierto.

13 comentarios

  1. Viator

     /  25 agosto 2009

    Si el Rey se mete en este asunto le va a durar la corona en la cabeza un “amén”. Los PP son capaces de ofrecérsela al que regenta la prelatura del Opus, y a ver qué es de nosotros. Mejor no meneallo, Sancho, hermano…

  2. Imagino que tiene Vd. razón, que el Rey debería parar los pies a los que se atreven a afirmar algo así en público.

    Pero yo prefiero ver la otra cara de la postura: el Rey no va a meterse en peleas de patio, riñas de gallos, o como queráis llamarlo, antes que “dignificar” una rabieta que se cae por su propio peso.

    Quizás lo conveniente sería que el Rey llamara la atención a Rajoy en privado, cosa que siempre se tendrá la duda de si se ha llevado a cabo o no…

  3. rosa maría artal

     /  25 agosto 2009

    Creo que lo que esta pasando, Arturo, sobrepasa el concepto de “peleas de patio, riñas de gallos”, he ampliado el post.

  4. Soto

     /  25 agosto 2009

    Hola Rosa maria y bloqueros:
    A mi la lectira del POST ,me ha producido dos consideraciones:la primera ,que podria ser que Rosa Maria podia ir demasiado lejos en la apreciación de la necesaria intervención del Rey,por otra parte ,a éste ,no cabe duda que la derecha con estas difamaciones lo está obviando descadaradamente.
    Por eso el parrafo de Rosa Maia:((“Acudir a tribunales europeos implica que no hay nadie en España que pueda atender con imparcialidad sus demandas.”)),si,si,lo veo coherente ,quizás no sea descabellado,no ,no lo es ,creo yo también.
    apertas agarimosas

  5. Salvo la tilde del ‘que’ en el título, es un post perfecto. Si no sirve ni para lo que se supone que sirve…

  6. rosa maría artal

     /  25 agosto 2009

    Gracias Hugo.

  7. Me defrauda profundamente el comentario de Rosa María Artal. Y me duele, porque hasta ahora he encontrado admirables la mayor parte de sus comentarios. No es posible que una persona de sus conocimientos emplace al rey a tomar partido. No me lo creo: ese comentario lo ha hecho bajo el efecto del cansancio, el sueño o una velada agotadora…
    Si el rey se pronuncia, que es evidente que lo hace, lo hace por canales que ustedes y yo, suponemos, pero no podemos ni debemos confirmar. El problema no es que el rey se pronuncie -seguro que lo ha hecho, a quien debe; desde luego, no en público- el problema es que la opinión del rey le trae absolutamente al pairo a la pandilla de fascistas que dirigen el partido popular, empezando por los señores Trillo y Arenas, las señoras Cospedal y Saenz de Santamaría, y el infumable de Rajoy. Ese es el problema; no el pronunciamiento del rey.

  8. rosa maría artal

     /  25 agosto 2009

    Insisto en que no se trata de”tomar partido” porque no es cosa de “partidos” sino de los fundamentos del Estado y de cumplir su obligación, una de las escasas que tiene.
    Pero no siempre podemos -ni debemos- estar de acuerdo, amigo.

  9. Por supuesto que no tenemos porque estarlo, a dios gracias. Pero lo que usted pide, y eso es lo que me produce extrañeza, es cargarse el papel del jefe del estado, que, siempre, debe ser neutral políticamente. Tampoco me parece acertado hablar de las “obligaciones” del jefe del estado, del rey, y menos haciendo chistes sobre si son muchas o pocas. Las funciones del rey -que no las obligaciones- son las determinadas por la Constitución, ni más ni menos, y entra ellas, desde luego, no está la de tomar partido. Si no acaba de verlo claro, mal andamos, señora mia.
    Con el afecto de siempre, su amigo,

  10. Ludens

     /  25 agosto 2009

    Ciertamente andas mal HArendt si a estas alturas no has aprendido a distinguir entre la neutralidad entre ideologías políticas democráticas y lo que tu pides, que es que el rey no se defina entre democracia y dictadura.

    Te recuerdo que es eso precisamente lo que se está cuestionando en este caso: se ha acusado en serio a España de no respetar la separación de poderes, de ser un estado policial y de ser una dictadura. Y eso no es “dialéctica política” sino un órdago a todo el sistema.

    Y si defender a todas las instituciones que han quedado en entredicho (ya sea para limpiar su nombre o para que su funcionamiento deje de ser el de una dictadura) , si eso no merece suspender unas vacaciones en Mallorca, si el Rey no está para esas cosas, entonces ¿para qué coño sirve?

  11. Pues sirve para lo que la Constitución dice que tiene que servir. Lo que el amable comunicante anterior pretende es que el rey se ponga en medio de una reyerta partidista. Para poner las cosas en su sitio está el Parlamento. Y ya ha puesto en su sitio, este mismo día, al PP. Ese era el lugar y quien tenía que hacerlo. Y lo ha hecho. Dejen de meter al rey en donde ni puede ni debe estar y dejen de cuestionar para que sirve. Sirve para mucho. Y no quiero ni imaginar donde estaríamos si aquí tuviéramos a un presidente de república elegido por mayoría.

  12. EL REY DEBERÍA VELAR POR EL RESPETO DE LOS DERECHOS
    Y no lo hace.
    El 0% de los políticos se muestra partidario de respetar los derechos.
    Esto debería ser asunto del Rey y de todos.
    El caso del fomento de la especulación del suelo es un caso más, pero muy importante: la violación del art. 47 de la Constitución. ¿Qué político ha denunciado esta violación? NINGUNO.

    También el “Servicio Obligatorio sólo-para-varones” fue una violación de la Constitución que afectó a millones y millones de jóvenes durante 23 años. ¿Algún político se opuso a ello? ¡¡¡NO!!! TODOS son violadores…

    Bien dijo S. Agustín que la diferencia entre una sociedad política y una banda de ladrones es la ley. Según este criterio, somos una banda de ladrones, pues nadie pólíticamente significativo es partidario de respetar la ley. Y en una banda de ladrones no se tolera a nadie honrado.

    Esto es lo que ocurre. Podéis ver datos y ejemplos en
    http://edipo.info, sobre todo en el Mapa Temático.

A %d blogueros les gusta esto: