Crónica personal de un mitin de Ciudadanos

ciudadanos.acto.madrid

O mucho han cambiado los mítines o éste de Ciudadanos en Madrd respondía más al “tranquilo” de su lema que al de “el cambio” que llena su escenario. Aunque alguna cosa ha habido.

Me apetecía verles y tener datos de mi propia apreciación y me he acercado al Teatro que ahora se llama Compac –dios mío- en la Gran Vía de Madrid. Lleno el patio de butacas, dos tercios el anfiteatro arriba. Han dado cifras de 700 asistentes. Personas de distintas edades y variada procedencia social, al menos en la parte de arriba donde me ubican por estar completa la parte de abajo.

ciudadanos.rivera.abajo

Toma la palabra la candidata a la alcaldía, Begoña Villacís, a quién Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, conoció en las tertulias de la TDT Party: El gato al agua, etc… No es de ni izquierdas, ni de derechas, ni de centro, declara a Público. Habla con soltura y sin papeles en el que dice es su primer mitin. “Reconoce haber asistido con su tío a fiestas del Partido Comunista, aunque siempre haya votado a Ciudadanos, UPyD y, sí, también al PP, “aunque por herencia familiar“, cuenta también a Público. ¿“Siempre” a Ciudadanos? ¿Dónde?

La han recibido con aplausos y puestos en pie en las primeras filas de abajo.  Se muestra muy ilusionada. Habla mucho de combatir la corrupción y dice “no sentirse representada por partidos de gente con apellidos y coche oficial”. Lo de los apellidos –del PP- parece preocuparle porque lo repite después.  Dice que no se puede estar 20 años viviendo del Estado, lo que resulta curioso en un partido que aspira a gobernar lo público, pero adelgazando las administraciones, como todo neoliberal.

Del Madrid que quiere regenerar le preocupa, además de la corrupción, la suciedad de las aceras y del aire. Y los sueldos millonarios actuales. Cuenta que hay unas 500 personas en el Ayuntamiento con sueldos entre 200.000 euros y 60.000. No dice nada de la sanidad, ni de la educación. Le aplauden sosegadamente.

Envía un saludo grabado el economista Garicano. Saludo tal cual. Muy breve.

ciudadanos.madrid

El candidato a la Comunidad, Ignacio Aguado, con tan sobrio estilista como el resto, tiene más tablas, sabe lo que tiene que decir,  y le aplauden más. Habla de hacer política para las personas, de no llamar gasto a la inversión social (como adelantabamos en Reacciona), y de preservar el Estado del Bienestar y hasta de no privatizar. Asombroso en un partido neoliberal de raíz. Igual, como la candidata dimitida en Mataró, no se ha leído el programa.

Me quedo con ganas de saber cómo. con todo lo que dicen, con su oposición frontal a la corrupción que manifiestan, justificarán sus avales a partidos como el PP que los necesita. Ante eso explican que se basarán en su programa. Vamos que el “pactado” hará el programa de Ciudadanos :)

Una joven a mi lado, no solo aplaude, corea monosílabos finales como hemos visto en las pelis se hace en Los United con los telepredicadores. La tónica, como digo, es sosegada, y hay gente que claramente ha ido a ver y no aplaude, los menos.

Cuando sale Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos (los partidos de derechas tienen presidentes y los de izquierdas secretarios generales) la devoción crece. Pero el chico es realmente mesurado, por decirlo de alguna manera. “Si estáis contentos con lo que el PP o el PSOE, votadles”, dice, pero su partido “ha venido para devolver las ciudades y comunidades a los ciudadanos“… “como hemos hecho en Andalucía”, concluye entre aplausos. Y  me quedo perpleja.

ciudadanos.vox

Nada más empezar su intervención, en el anfiteatro, arriba, sacan varios carteles de Vox. Gentes muy fornidas realmente que no dejan ver. Rivera no se inmuta. El auditorio se enfada y la chica a mi lado dice: “Parece mentira siendo de Vox”. Ay.

Como el asunto de bajar los carteles se solventa con cierta energía, decido irme. Me he hecho una idea. Hay gente defenestrada o huída de UPyD en la sala. Puede que varios de estos Ciudadanos desemboquen con éxito en otros partidos tras el rodaje. Vengo a confirmar mi impresión de que no tienen entidad como grupo, pero en esta España nuestra todo es posible, hasta que lleguen al gobierno. Por 4 años, no lo olvidemos.

¿Serán una burbuja demoscópica? Los pactos les pueden pasar factura de aquí a las generales. Si es que hay pactos para entonces.

La campaña electoral está siendo más estomagante que de costumbre, hoy he querido ver con mis propios ojos ese partido al que anuncian como decisivo -ya veremos-. Ha sido como tomarme una infusión. De tila.

Antes, en y después del #15M

  • Antes del #15M

  • En el #15M

Titulé mi crónica presencial: Despertamos. 

Lo vieron antes los medios internacionales que los españoles.

15m.wpost

Aunque muchos supieron que algo importante sucedía…

forges.harturaroto.envejecieron

Verdades como puños, sueños como alas…

15m-chorizo1

15m.dontbelieve15m.soñar.dormir

Tras el #15M, cuatro años después:

ferreres.realacademia

jrmora.aguirre.prensa

soraya.wert.lluviaartsenal.pp.ciudadanos1jrmora.aguirre.perromundo.encuesta24m

Hay situaciones que resulta casi imposible resumir. Han sido someres apuntes.

El futuro. El más cercano pasa por el 24M, cita con las urnas, con la historia, con la dignidad.

Esto sí fue #MarcaEspaña, asombramos al mundo. Salir de la cueva de la caspa y del shock es posible.

Si votas privatización de la sanidad ¿es raro que la privaticen? Si votas corrupción ¿te extraña que nos roben?

cristalesrotos.araña

Es asombroso. Tiras un vaso de cristal al suelo y, normalmente, se rompe. Prendes una cerilla en unos papeles untados de gasolina y se encienden. Si no les echas agua, se queman. Dejas de suministrar comida a un pájaro enjaulado y se muere. Le suprimes las medicinas a un enfermo y también, o al menos se siente mal. Dejas un helado al sol y se derrite. Colocas a 23º bajo cero una merluza y se congela. Abres un grifo en el primer mundo y sin haber privatizado el servicio, y ¡sale agua! Enseñas a pensar por sí mismas a las personas y son capaces de deducir sobre datos previos. Incluso de relacionar hechos con consecuencias.

España es famosa por haber disuadido el pensamiento racional y el pensamiento crítico en sus múltiples planes de educación, buena parte de ellos ideológicos. Algunos fueron más positivos de lo que se dijo, otros serán más negativos aún de lo que se prevé. Con un brutal atraso educativo, propiciado por los distintos prebostes, recuperó en el último tercio del siglo XX el rumbo. Pero la educación en este país ha dependido mucho del maestro que te tocara y de las luces de la familia o de los propios interesados; algo, bien es verdad, en lo que somos excepcionales.

Las personas que utilizan la lógica coligen que alguien que miente y no le pasa factura, difícilmente dejará de hacerlo. Entienden que quien roba y trampea sin consecuencia negativa alguna, continuará en la tarea que tantos réditos le proporciona. Llegan a la conclusión de que aquellos políticos que solo piensan en su beneficio no obrarán por el bien de la sociedad. Y, los más literales, que en una pocilga no crecen plantas sanas. Ni Perogrullo lo diría con mayor simpleza, pero se observa una clara dificultad en muchos ciudadanos de hacer deducciones de este cariz.

Uno debe plantearse una serie de cuestiones elementales antes de tomar decisiones de trascendencia. Atendamos al caso que está contando eldiario.es sobre los papeles de Naseiro como ejemplo:

Según esta documentación, un partido político crea una caja B en la que mete dinero sucio, negro, tiznado, de donaciones no declaradas ni aclarados sus fines, de comisiones y trapicheos. Con ese dinero paga sobresueldos a discreción y campañas electorales de lujo que le colocan en situación de ventaja sobre sus competidores. La pone en marcha desde el momento que se funda el partido. Y pasan las décadas y todo sigue igual. Trabajando por los objetivos previstos.

La ley española no ha castigado la financiación irregular. Sí, el cohecho, pero no es fácil probarlo, especialmente si no se pone mucho empeño en ello. El diseño de la justicia se pergeña deliberadamente politizado al depender de cupos por partidos. Al juez que sale díscolo le caen males diversos. ¿Por casualidad?

Los Gobiernos cuentan con medios económicos (procedentes del erario público que gestionan) para subvencionar a empresas, como las periodísticas, de muy diferentes formas. Apenas ningún medio ha hecho referencia a los graves hechos acreditados por eldiario.es respecto a la financiación en B del PP. ¿Por qué será?

En plena y agobiante campaña electoral ya, se lanzan encuestas como dardos. Y opiniones como si no hubiera mañana. Lo hay, y muy comprometido para todos. Se trata de pescar en el mar revuelto de una sociedad que –según los sondeos– parece mostrar unos vaivenes impropios de una ciudadanía madura y que en puertas de las elecciones mantiene un elevado porcentaje de indecisos. La dificultad de razonar y sacar conclusiones que evidencia un número decisivo de votantes se ve asistida por quienes les digieren los mensajes. Se ven plumeros de todos los colores y en todas partes. Las personas que saben cuestionar, para deducir, los ven. Muchos otros, no.

Múltiples preguntas a hacerse. Si votas privatización de la sanidad, ¿es raro que se privatice la sanidad? Si en estadísticas oficiales se comprueba que dos millones y medio de personas dejan de tomar medicamentos porque eligen comer, ¿no lo trajo el voto que otorgó ese poder para hacerlo? Si en el mapa de los desahucios farmacéuticos se producen más víctimas donde domina el partido que dictó la ley del copago, ¿qué cabe pensar que alberga la cabeza de esas personas?

Si se han destruido en esta legislatura más de un millón de empleos y se crean puestos de trabajo en precario y mal pagados, por horas y fecha de caducidad, si han descendido los sueldos, ¿quién se recupera?

Si se potencia el ladrillo y el turismo y se cercena la ciencia y la investigación,¿será España un país avanzado y con futuro?

Si los recortes en todos los servicios esenciales para un bienestar que nunca alcanzó al de los europeos no han servido para equilibrar la economía y el PP ha aumentado la deuda pública a más de un billón de euros, tras desvalijar también la caja de las pensiones, ¿dónde está el milagro económico? ¿Por qué no se resalta en la prensa?

Si se dictan leyes y códigos mordaza para una sociedad ejemplar en su protesta, ¿qué fin persiguen?

Y hay más, mucho más. Si un partido tiene el mismo programa neoliberal de FAES, es decir, del PP, ¿cabe pensar que hará políticas distintas? ¿Con quién pactará en consecuencia y quién obtendrá el poder? Si ha recolectado candidatos por diferentes partidos y esquinas con la única condición de lucirupper class y repeinados, ¿ofrece solvencia?, ¿qué intereses defenderá?

Hay otros partidos en liza, claro está. Pero no son por completo de la cuerda dominante del “sálvese quien pueda” que ha triunfado en el Reino Unido y tiene visos de ganar también en España, vía pactos, si la lucidez no lo remedia. Que puede aún remediarlo.

El egoísmo se impone como lema. De ahí que el pobre Adam Smith tratara de sistematizarlo para ser usado y abusado casi tres siglos después. La ley de la selva rige para el más fuerte o el más traidor. El más débil sucumbe aunque pague impuestos para que le pisoteen. Y ni siquiera es regla fija que funcione siempre auparse pisando a los demás. Legiones de jóvenes que enarbolan la bandera de una pretendida libertad absoluta (de mercados, de las otras no hablan) precisarían cambios frecuentes de pañal si les cayera a ellos o sus familias una enfermedad “cara” que no pudieran pagar.

Salvo oportunas huidas a diferentes limbos, nos queda el grueso de la campaña electoral. Caminaremos entre plumas, plumones y plumaje. Hay que preverlo. Y que el escorpión siempre mata a la rana en mitad del río… porque en este caso le esperan en una barca para llevarlo a la otra orilla. Los entusiastas del “yo primero” y el “sálvese quien pueda” en política, ¿se han planteado si quienes la proponen y practican van a favorecer los intereses propios o los de los ciudadanos? Es esencial el pensamiento lógico.

Encender con una cerilla papeles empapados de gasolina solía producir fuego y consunción. Corren a apagarlos sin cuartel, mientras siguen vertiendo carburante. El “sálvese quien pueda” empieza en estos casos por uno mismo. Las víctimas no cuentan. Esas se ahogan en el emplasto, voluntariamente en muchos casos.

Pero imaginemos que todos nos apuntásemos a abandonar la lucha por ese modelo de convivencia que el poder actual y sus colaboradores han destruido. Hasta en el “sálvese el que pueda”, el más tonto es el último.

Ni matar al mensajero, ni meterlo en nuestra cama

Podemos debe disolverse. Podemos debe moderarse. Podemos debe esperar. Podemos debe radicalizarse. Podemos debe no poder. La existencia de Podemos retrata a muchos de los que ocupaban el espacio político y también mediático. Se pueden leer sus intenciones como en una radiografía. Demasiados intereses en riesgo de mermar, emociones intensas. Más allá de tradicionales apoyos ideológicos, la prensa entra en el barro de la campaña, y es su mayor contrasentido. No ocurre solo en nuestro país. Pilares sólidos del periodismo se tiznan por diferentes puñados de beneficios.

times.extraimpuesto.laborista.

The Times, un periódico con casi dos siglos y medio de historia, el primero en disponer de corresponsales y enviar periodistas a conflictos armados, acaba de publicar a toda portada un titular tendencioso a sabiendas. Invadiendo la campaña electoral en curso. Lo descubrió nuestro compañero Iker Armentia. No era cierto que los laboristas fueran a cargar con 1.000 libras anuales a las familias, como figuraba a 5 columnas. La propuesta de Miliband es añadir este impuesto a quienes tengan propiedades por un valor superior a dos millones de libras, sueldos elevados, y a grandes empresas, entre ellas las tabaqueras. En la “aclaración” -no con la relevancia del primer titular- se argumenta que el dato de a quiénes afectaba, se incluía al final del artículo. Luego fue absolutamente deliberado. “Algunos de estos impuestos y gravámenes sólo se aplicarán a las empresas, y los demás solo afectarán a una pequeña minoría de las familias, no a “cada familia trabajadora” como se informó”, precisaron. Y punto. Pero es lo que queda. Igual que esas portadas como puñales que se lanzan en España. The Times pertenece hoy a Murdoch.

Si esto ocurre con el Times, es de imaginar cómo andan las cosas en España. Aquí, en el pacífico bienestar del poder, les surgió un grano que se reveló con el tiempo muy peligroso para ellos: Podemos. La campaña de acoso y derribo tiene escasos precedentes, el temor es serio. Si se hubiera dedicado el mismo tiempo y esfuerzo a inquirir, analizar y denunciar al PP, su caja B, sus recortes y manipulaciones, con seguridad no nos veríamos como nos vemos. Se ve que no era lo pretendido.

 Al tiempo, salía de su hibernación catalana Albert Rivera, como  diseñado a propósito. Avanza en paseo triunfal, gozando del favor de los medios. Porque, igualmente, si hoy se empleara el mismo tratamiento para saber cómo se financia Ciudadanos, cuál es su programa real, en qué se inspira, o como recolectan a sus miembros, igual cabía alguna esperanza de regeneración de la derecha. La gran asignatura (o licenciatura) pendiente en España.

 La minuciosidad informativa es necesaria, la crítica imprescindible, pero inexcusablemente debe alcanzar a todos, sin ley del embudo. Huele muy mal de otra forma.

mundo.monedero.sevapais.monedero.seva

A Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, le escudriñaron  hasta su inscripción en el Registro Civil a tenor de lo que saben de él. El despliegue realizado desde su dimisión sigue reflejando en qué manos estamos informativamente en España.

 Portadas dignas del peor tabloide, con imágenes dramáticas de Pablo Iglesias, y un nivel de comentarios que ni se molestaba en disimular el júbilo, ni el afán de dar el descabello. Tenemos –y disculpas por citarle- a un antiguo periodista de nombre alemán, devenido en fantoche, criticando la sensibilidad de Monedero y su poco aguante. “Se va por cobardía y porque le echan”, firma este macho hispánicus en traje de tirolés que se peleó con una banqueta y le echó la culpa a Wyoming.

Varios periodistas aconsejan la disolución inmediata de Podemos (no del PP con las gravísimas evidencias que le cercan). En todos los tonos. Hasta maternales. “Al final IU resucitará y acogerá a los de Podemos” firmaba una representante de la corriente periodística “con lo bien que estábamos como estábamos”. Ernesto Ekaizer saldría en El País hablando de egos y cultos a la personalidad. Y en la España en la que nos movemos, precisamente en ésta, se refería a los de Iglesias y Monedero.

 Del fuego amigo tampoco se libra Podemos, pero las llamas consumen a la sociedad que conocimos, su nivel de vida y sus derechos. Su futuro. Esperar puede acabar con ella en cenizas.

No todos aguardan. Ni mucho menos. La gestora durante décadas de esa pocilga de corrupción que ha resultado ser el PP de Madrid no solo es candidata por su partido a la alcaldía, su presencia resulta perenne en los medios. Perenne. Como la de su colega para la Comunidad, jefa hasta hace nada de unos durísimos antidisturbios. Se diría que ellas, solo ellas, se presentan a las elecciones y que por tanto serán las que salgan elegidas. También algunas encuestas echan una mano. El embudo se hace cada día más extremo.

 Pasa sin mayores problemas –Aguirre lo confirma- que el PP cobró sobresueldos en B, mientras apretaban el cinturón a los ciudadanos. Se presenta como un éxito la ilusión del gobierno de llegar al final de la legislatura con el mismo paro que encontró. El mismo. Solo que devaluado hasta límites intolerables para impulsar las cifras macroeconómicas que el común de los humanos no tocamos. La sociedad española sufre una precariedad inadmisible salvo en las élites para las que se trabaja. Pero cómo van a querer cambiar nada, con los beneficios que obtienen ambos lados de las puertas giratorias. Lo trágico es esa gente que –voluntariamente o por inducción- ha hecho dejación del uso de pensar ¿Cómo es posible que se estén avalando políticas que son puros atropellos?

 Entonces irrumpe el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, e invita a debatir sobre la conveniencia de agregar el bozal a la mordaza de la libertad de información. Y todos, con mucha razón, reaccionamos enérgicamente para impedirlo. Quieren matar al mensajero, al periodista.

 Pero me van a permitir una reflexión muy seria. Matar al mensajero jamás, ni siquiera a los vendedores de contratos de gas a domicilio ni a los Testigos de Jehová que dicen ser mensajeros porque también llaman a las puertas. Pero aprender a distinguirlos, sí. Resulta vital. El periodismo es una profesión con fuerte sentimiento corporativo, aunque en algunos casos yo misma me sienta más próxima a quien expende billetes de tren que a quien publica en medios. Y eso porque tienen un nexo común: el uso del ordenador.

 La objetividad absoluta no existe. Toda selección –en el orden de las noticias y hasta en la selección de las palabras-  se rige por algún grado de subjetividad. El periodista debe aspirar a ser honesto  y guiarse por el interés informativo, el de los ciudadanos. Aportar los datos imprescindibles y todos, sin escamotear ninguno.

 Los lectores, oyentes y televidentes deben tomar una parte activa en el proceso. No pueden pedir lo que no dan. No deben exigir heroicidades a otros cuando ellos se refugian en la inacción y el acatamiento.

 Es duro enfrentarse al momento actual. El poder, tantas veces corrompido, se juega mucho, pero el resto de los ciudadanos también. El periodismo tiene un papel fundamental, muchos lo cumplen y con riesgos. Pero hay que distinguir y evitar confusiones. Hay una gran distancia entre matar al mensajero y meter al vendedor de pianos en nuestra cama.

 *Publicado en eldiario.es

Todo para los bancos, nada para los griegos y asimilados

varoufakis.efe

La UE le ha ganado una primera batalla a Varufakis. El presidente del gobierno griego, Alexis Tsipras, ha nombrado un nuevo equipo negociador en el que su ministro de finanzas está pero con un papel más atenuado. Varufakis es polémico. Un hombre que no cejaba en sus desafíos a la UE, persistiendo en su irracional actitud de no querer rebajar (más) la vida de los griegos. Se negaba a dar otro tajo a las pensiones, renunciar a la paralización de los desahucios o a aceptar el ajuste fiscal al modo que le reclaman.

Varufakis argumentaba que ya han cedido a algunas exigencias como las privatizaciones (que es mucho ceder), pero a los mandos de la UE no les basta. El Eurogrupo “ redobla sus amenazas a Grecia por no aceptar más recortes”, insistieron en la última y muy tensa reunión del Eurogrupo. Probablemente el nuevo gobierno no rebajara sus exigencias, pero Varoufakis no puede estar solo en primera línea porque la gente pobre o que procede de países pobres ha de ser humilde y sumisa. Recordemos que en los tres meses transcurridos desde las elecciones, Syriza no ha parado de retar a sus socios (o a los socios de sus antecesores de Nueva Democracia y el PASOK) osando querer paliar la crisis humanitaria que aquellos causaron con la ayuda de la Troika. Incluido el BCE de Draghi, antiguo asesor en maquillajes contables dado su alto cargo en Goldman Sachs.

 Grecia les está sacando de quicio. De nuevo un editorial de un periódico español riñe al gobierno de Tsipras por haber cruzado “las líneas rojas”. Y es cierto que las grandes fortunas griegas, esos grandes patriotas que se forraron con gobiernos como dios manda, huyen. Amenaza una crisis de liquidez que en opinión de El País “resulta peligrosa, por cuanto podría generar en cualquier momento un accidente indeseado”. Al menos, que lo parezca, que parezca un accidente. Aunque ni siquiera hace falta.

  Por cierto, también aquí disponemos de patriotas que tienen fuera de España ahorros, libres de impuestos, por valor del 12% del PIB. Algunos de los cuales los han conseguido de forma no ética pero legal como andamos viendo. Ignacio Escolar, en ReaccionaDos, cuestiona las cesiones fiscales en este terreno –además de aportando argumentos técnicos- con esta disyuntiva: “Es como decir que la mejor manera de evitar los robos es legalizar el hurto”. En ello andan.

 Las fuerzas vivas de España están utilizando Grecia como reflejo en la política local. Resulta enternecedor escuchar a la jefa de opinión de El Mundo decir en los encuentros políticos televisados de los sábados:”El BCE financia las cosas de los ciudadanos” para oponer a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, que sus supuestos afines griegos le están haciendo un feo a tan benéfica institución: el BCE. En realidad y, según su estatus, la entidad “financia las cosas de los bancos” que prestan a los gobiernos y con el margen suficiente para que se ganen unos buenos dineros.

 Y es que la Europa neoliberal también utiliza a Grecia para influir en España. Al punto de preferir que caiga si con ello nos salvan a nosotros. El BCE de hecho emprendió una nueva política de compra de deuda pública como para una boda, en Marzo, casualmente. Y mira por dónde al PP de Rajoy le ha tocado un buen pellizco. Nada a Grecia. Pero es que el gobierno español ya supera el billón de euros de endeudamiento y eso es muy rentable. También en términos de sumisión por hipoteca.

Fuente: BCE

Fuente: BCE

 Ese gobierno español que da por perdidos 40.000 millones del rescate bancario (oficialmente, porque diversas fuentes lo cifran en más). De ése hablamos. Mientras seguimos echando pérdidas a la hucha del olvido. La última por el momento es que enterramos 12.000 millones para “recapitalizar” CatalunyaBanc y hemos recuperado solo 216, el 1,7%. CatalunyaBanc es el banco que compró a buen precio el BBVA.  Como ocurriera con Nova Galicia, adquirida por venezolanos buenos.   Igual que La Caixa se quedó en su día, aún más barato, por 1 euro, el Banco de Valencia. La misma cantidad que pagó el Sabadell por la CAM. Este lunes el juez Gómez Bermúdez pide el procesamiento de la antigua cúpula de la Caja mediterránea por saquear la entidad. Lo cierto es que el rescate millonario previo para sanearla ya lo hemos sufragado nosotros.

Conviene no olvidar que la UE “ayudó” a sus bancos con 1,6 billones de euros en los primeros momentos, hasta 2010, y que luego abrió un grifo crediticio muy favorable. Al tiempo que acudía a inyectar dinero público cada vez que estornudaban.

 Por no extenderse en las políticas del PP en el sector, como la la ley arbitrada en 2014 por la que “las deudas impagadas de las empresas pasan a ser inversiones de los bancos acreedores en el capital de las empresas”, como explica Juan Torres López también en ReaccionaDos. Con lo que se matan varios pájaros de un tiro, según el catedrático de economía: ya no necesitan establecer costosas provisiones o aumentar su capital,  porque ahora ya no son deudas de improbable o imposible cobro sino inversiones.

 Como se ve, los partidarios de “pagar lo que se debe” sin mirarle ni los dientes y plantear intolerables retos para paliar crisis humanitarias, tienen perfectamente claro que tan cumplidora medida rige para los ciudadanos y no para los bancos. De hecho, como no cesa de decir el propio Varufakis, más del 90% del rescate europeo fue a parar a entidades financieras, no al Estado ni a los ciudadanos griegos. Es emocionante ver a españoles de bien dispuestos a entregar su pensión, su sueldo o su futuro para figurar como buenos pagadores en un sistema tan ecuánime.

No soy la única que se pregunta a qué precio nos sale que los bancos financien a la mayor parte de los partidos. Parece que no tienen suficiente con las subvenciones públicas y los hay que ni con los regalos de empresarios como en el caso del PP.

Menos mal que The Economist se ocupa de España. No da un euro por Rajoy. Lo ha sentenciado: “Su futuro es tan incierto como el de los trabajadores españoles”. Y, como pasó con Zapatero, ese veredicto implica entrar en el corredor de la jubilación. A la espera de que nos obsequien con un artículo laudatorio sobre el nuevo valor neoliberal, Albert Rivera, -que el líder de Ciudadanos podrá añadir a su nutrida egoteca– condenemos a los osados Varufakis del mundo empecinados en desafiar el poder de los que con tanto esmero cuidan… de sí mismos. Todo para los bancos, nada para los griegos. O españoles. O portugueses. Pasen, señoras y señores, al carril y depositen su voto libre e informado.

Periodistas amedrentados

Cuando dejo de escribir en el blog tantos días se me amontonan los temas. Porque la realidad es una máquina que los expele sin descanso. Como cada día, hoy he empezado a repasar la prensa y a twitear lo que considero más destacado. Las portadas traían esto:

kiosko.17.abril

En la radio, en La SER aunque para mí sigue siendo la mejor, una informadora relataba con voz temblorosa desde Ejea de los Caballeros, Zaragoza, la historia de un hombre que se ha atrincherado en su casa tras disparar presuntamente a su yerno. Ha entrado la Guardia Civil y el hombre… “ha resultado fallecido”, ha dicho. La mayor parte de las noticias hablan también de “un hombre muere”… ¿De infarto?

Es una anécdota a pesar del luctuoso balance. Pero es que es así todo. También, otra periodista en estudio ha dado paso a la corresponsal en Bruselas hablando de alguna gestión de los preferentistas cuyos ahorros habían resultado atrapados “por la crisis”. No, bonita, ha sido por los bancos, por bancos concretos.  y no tenía nada que ver con la crisis.

Los telediarios de TVE echaron ayer el resto abriendo con los insultos a Rajoy de ese botarate que preside Venezuela. ¿Era la noticia más importante del día? No. Rotundo. Desdibujaron la pifia de Rodrigo Rato y completaron con anécdotas. Digan lo que digan, no basta con denunciarlo. No se puede ofrecer esa irrealidad a un millón ochocientas mil personas que siguen engullendo esos informativos. No todos, ni mucho menos, desarrollan sentido crítico para entrever motivaciones, por muy evidentes que sean.

Me cuentan que Antena 3 hizo algo similar. Luego, El Intermedio en La Sexta –del mismo grupo mediático- informó del Estado de la Nación Social, que nada tiene que ver con el que pinta Rajoy, el PP y los medios que ahora están a su servicio. Arriesgando mucho. Porque estamos viendo caer a periodistas fulminados como moscas.

En mi capítulo de ReaccionaDos detallo las servidumbres a las que los medios se han sometido por su mala cabeza en algunos casos. Sus acreedores, bancos, son ahora socios de la empresa, como sucede en PRISA. Y luego está el PP que hoy tiene la llave de subvenciones directas o a través de lo que eufemísticamente llaman “publicidad institucional”. La prensa escrita no deja de perder lectores.

egm.abril

En el PP, además de sus intereses de partido, hay personas que no toleran el periodismo crítico. Con gran poder. Las víctimas son ingentes ya como digo. Y se calla. Porque al que protesta le cae también la expulsión. Y ahora escasean las posibilidades de trabajo.

Ahora bien ¿de qué sirve tragar? Por lo que estoy viendo, para autorizar a que embutan más para seguir tragando. Y las consecuencias son ayudar a mantenerse en el poder, por malas artes (no es una competencia leal), a gente que está haciendo cosas muy reprochables.

Periodismo sigue habiendo, más boyante que en los años recientes curiosamente. Tengo la suerte de poder escribir en uno de los medios que lo ejerce: el diario.es. Y hay más desde luego.

Tema esencial del día, para portada, son los pufos del antiguo prohombre Rodrigo Rato que pudo ser presidente de gobierno, porque el dedo mágico de Aznar lo barajó con Rajoy y Mayor Oreja. Su historia es impresionante. El mejor ministro de Economía de todos los tiempos -decían- pese a ser el autor material de la burbuja inmobiliaria -a medias con Aznar- con su ley de liberalización del suelo. Paso y huida de la cabeza del FMI, el pufo de Bankia, las tarjetas black y las putas, y ahora, para postre, el blanqueo fiscal propiciado por el colega Montoro.

En Público cuentan la peripecia completa, jugosa. Firman el artículo con iniciales.

El PP, nos cuenta Luz Sanchís en eldiario.es opta por la línea Rajoy: hacer como que no va con ellos. pp.rato.diaio

Ignacio Escolar anuncia en su artículo Cinco datos sobre la aministía fiscal de Montoro que nos van a cabrear. Y cabrean, sí. Y sería para que reflexionaran muy seriamente quienes apoyan a este partido.

Partido, por lo demás, al que Ruz insiste en desenmascarar en sus últimas acciones al frente del caso Gürtel, del que tan oportunamente ha sido apartado. Qué pena de país y de sociedad que tolera esto.

pais.ruz.otrotesorero

Casi nos hemos olvidado -y es de ayer-  de cómo ahora nos dice el gobierno tan campante  que no se va a recuperar todo el rescate a los bancos. Como previmos y dijimos, nos va a costar muchísimo dinero (de ese que no hay para otras cosas, de ese que si se pide hay que devolver cuando eres un país como Grecia… o España y los acreedores son precisamente los bancos). El periodismo lo dio en distantes versiones.

rescate.40.000rescatebancos.72

Hecho que contrasta notablemente con lo que nos repitieron hasta la saciedad.

La constitución del Parlamento andaluz es tema destacado del día, sin duda, que promete mucho en versiones. Ya he oído alguna -en apenas media hora- muy ofendida porque los grupos no apoyen a Susana Díaz que, por lo que se ha demostrado, calculó muy mal la jugada.

Y los 400 muertos en aguas del Mediterráneo que, al no viajar en avión alemán, ni en avión siquiera, ni proporcionar votos, no han merecido mayor atención mediática. Iñigo Sáenz de Ugarte nos explica claves que es preciso saber para entender lo que pasa. Así comienza:

Otro naufragio. Otra matanza. 400 muertos, o desaparecidos, que viene a ser lo mismo. Más tumbas en el Mediterráneo. Ese cementerio tan limpio en el que muchos europeos se bañarán despreocupados dentro de muy pocos meses. Se cumplen así las prioridades de los gobiernos de la UE. Italia clausuró el programa Mare Nostrum y la UE lo sustituyó por Tritón, un simple sistema de protección de las costas italianas con menos buques. El problema de Mare Nostrum, además de ser muy caro, es que servía para salvar vidas, vidas que acto seguido pasaban a residir en Europa. En opinión de gobiernos como el británico y el español, suponía un incentivo para intentar dar el salto. Esas vidas estaban mejor en el fondo del Mediterráneo como alimento de los peces. Ese es el incentivo que sería de utilidad.

Maruja Torres también habla del naufragio, y del sistema, y del periodismo… “de corte Corte Inglés”.

¿De verdad alguien, aparte de los informadores de corte Corte Inglés, creen que se consiguió algo? No, el cinismo arranca desde la base: anda, vámonos a Barcelona, ciudad cuyas autoridades siempre mueven el rabillo para figurar en el Mediterráneo, luego hacemos una declaración y quedamos para la próxima. Vienen y se van, viajan y desviajan, desovan y paren papeleo como si no tuvieran vergüenza. Y entre tanto, en ese Mediterráneo que dicen querer proteger, oleadas de cadáveres de refugiados dejan que las olas les den el único abrazo al que se les otorga derecho. Qué lástima que los últimos 400 muertos por abandono generalizado no fueran a parar, las manos yertas por delante, a los pies de sus excelencias, como contundente rúbrica de su hipocresía.

¿Compensa secundar todo esto? ¿No informar, preterir, manipular directamente o marear con banalidades para distraer de lo esencial? ¿Por cuánto tiempo es soportable? ¿Hasta el final? Hemos visto caer a gente que tragó. Tragar no es un salvoconducto.

Terminando este artículo, veo que Infolibre trae la foto varios periódicos de tirada nacional que han cubierto su portada (como ya hicieran con el Banco de Santander en su día para ser todos iguales) con un anuncio de Coca-Cola, justo al día siguiente de que El Tribunal Supremo tumbara el ERE de la empresa. Según Cinco Días. es “para buscar un acuerdo”.  La inserción no es masiva, en mi barrio están con sus portadas normales, con aquellas tan bonitas con las que comenzaba el atículo.  Igual esto es más real.

kiosko.cocacola.foto.andreasanchez

La realidad mutante de la campaña electoral (con versión británica incluida)

Esperanza Aguirre en cartel promocional que ha suscitado multitud de críticas... por su populismo.

Esperanza Aguirre en cartel promocional que ha suscitado multitud de críticas… por su populismo.

Una campaña electoral es ese periodo en el que distintos sectores del poder pueden arrojar encuestas sobre la mesa para influir en los votantes. Al menos, en tiempos de inseguridades por el debilitamiento del bipartidismo, víctima de sus errores. “Te veo tus PP y te subo los PSOE”, “Me descarto de unos Podemos y envido con Ciudadanos”. La sociedad va de la ilusión al desencanto, de la resignación a la posibilidad.

La nieta de los condes de Sepúlveda y consorte del hijo de otro conde y una marquesa abraza a una anciana negra en vistas a obtener votos para ser alcaldesa de Madrid. Con esa cuna ha salido de derechas, como debe ser. Y hacia la meta cabalga tirando de un pesado carro de corrupciones múltiples, a lomos de los mejores corceles de la desfachatez y la impunidad.

Antonio Miguel Carmona, en foto promocional

Antonio Miguel Carmona, en foto promocional.

El rival socialista, por parte de PSOE, anda en un sinvivir a la búsqueda de titulares. Ora salta para la foto ante el oso y el madroño, ora viaja en metro a ver si supera el abrazo de Aguirre. “Por encima de su cadáver”habrán de pasar los independentistas. Carmona, alcalde y mártir de la unidad de España por la gracia de dios.

Ciudadanos se ha quedado plantado solo, con su flor, como el novio de la Marieta de Brassens y Krahe, defendiendo una sanidad restringida a humanos con los papeles correctos. Les ha pillado a contrapelo el desmarque parcial del PP, siquiera sea mientras duran las sucesivas campañas. Y las pizarras del espectáculo político diseccionan la cuestión. ¿Nos pedimos un “no somos el ambulatorio del mundo” o un “bienvenidas sean las epidemias que provocan las enfermedades sin tratar”? Por no hablar de derechos humanos.

Una guerrillera mediática de ultraderecha somete al tercer grado a la titular de la candidatura ciudadana Ahora Madrid, jurista de prestigio. Como un agente de la Político-Social de sus ensueños, inquiere sobre la relación de Manuela Carmena con Podemos. Acosando con repreguntas acuciantes. Como si Podemos dirigiera la vieja mafia italiana de Chicago. Como si tuviera una contabilidad B desde hace 18 años acreditada por un juez, como le ocurre al PP. Como si hubiera perpetrado una ley mordaza para mermar las libertades y unos recortes vulnerando derechos que  merecen la repulsa del Parlamento Europeo.

Es decir, casi igual, casi, que la comprometida entrevista que se vio obligado a contestar el propio Mariano Rajoy, quien –en gira por los medios más críticos con su gestión– se ha sometido a las incisivas y comprometidas preguntas de RNE, a la misma hora que se publicaban los datos del paro. Buenos de récord aunque no lleguen a recuperar todo el empleo que el PP ha destruido, ni todo el paro que ha creado, y trabajadores y desempleados con subsidio estén mucho peor pagados.

El partido de Rosa Díez se ha quedado en Rosa Díez y poco más y ya apenas cuenta. E Izquierda Unida aún debe andar echando candidatos en Madrid, que es algo que ayuda a inspirar confianza en los votantes.

En Barcelona, una de las batallas electorales está en el agua. En remuniciparla. En un pacto suscrito por numerosas plataformas progresistas y algunos partidos de izquierda. La atención la acapara, sin embargo, otro líquido: el actual alcalde, el convergente Xavier Trias, anuncia la creación de un cuerpo policialque perseguirá conductas incívicas como la de orinar en la calle.

Los empadronamientos hasta de todo un circo en casa del alcalde del PP –ocurridos en anteriores comicios– se han quedado en nimiedad comparados con lo que se avecina. Ahora nos jugamos mucho: nuestro futuro. Todos, ciudadanos, y los políticos y colaboradores que viven de eso. Me cuentan de algún círculo de Podemos en pueblos castellanos, desmembrado al dejar el Ayuntamiento actual sin trabajo a una parte y contratar a la otra. Es la guerra. Sucia.

Y limpia, no lo olvidemos. La realidad mutante de las campañas no puede hacernos olvidar que hay gente (y cada vez más) que se acerca a la política con afán de servicio a la sociedad y no de medre y trinque. En todas las formaciones, se supone, aunque no en el mismo porcentaje. Un vuelco en las urnas supondría no solo llevar a cabo políticas diferentes, sino abrir cajones y contratos. Igual no está todo muy pulcro. Alguna vez acabará la impunidad, y alguna vez los ciudadanos aprenderán a separar el grano de la paja en las noticias, y en cuanto les afecta.

Se preparan elecciones también en el Reino Unido y bajo el mismo peso del descrédito de la política tradicional. David Cameron, el actual primer ministro tory, se refirió en un debate a “el endeudamiento y el gasto… que nos han traído hasta aquí”. Volatilizando a Lehman Brothers, los arriesgados negocios bancarios, sus rescates con dinero público y aquel idílico proyecto de “Refundar el capitalismo” que nos refundaría y refundiría a nosotros hasta dejarnos niquelados. Eso fue lo que “nos trajo hasta aquí”, con la oronda burbuja inmobiliaria que España añadió para aplastarnos.

Cómo estará el panorama que The Telegraph ha recurrido a la tristeza de Mrs. Cameron por la muerte de un hijo… hace 6 años y 38 días. Extraño aniversario del luctuoso hecho, que será igual de lamentable dentro de tres meses y no tendrá entonces tintes electoralistas.

A los británicos les van a hacer pagar la sanidad pública, lo traen los periódicos todos los días. También les anuncian un repaso a las pensiones que tiene a los jubilados sumidos en la incertidumbre. Nigel Farage, líder de esa ideología transgénica que termina cargando a la derecha aguda, dice que es ‘de espíritus cristianos’ negar tratamiento a inmigrantes enfermos de sida. Que si es cristiano ya nos deja más tranquilos.

Portadas prensa británica en campaña electoral ¿Quién es el mejor para los trabajadores?

Portadas de la prensa británica en campaña electoral. ¿Quién es el mejor para los trabajadores?

Y el Sunday Times –que también trae la tragedia de los Cameron hace seis años y pico en ladillo– remata abriendo portada con la afirmación: “Los Tories son los mejor para los trabajadores”, según una encuesta. The Independent, al quite, aclara al día siguiente, por boca de un secretario de Estado la propuesta de un ministro tory al decirle –según relata– a un miembro liberal de la coalición de gobierno: “Nosotros nos ocupamos de los jefes, vosotros de los trabajadores”. Como se ve en todas partes cuecen broad beans.

Algunos hechos destacan en esta maraña: el neoliberalismo está de los nervios ante la amenaza de votantes con criterio. Por algo es. Sus medios de apoyo empiezan a igualarse en métodos por el ancho mundo. Cada elección tiene peculiaridades distintas. 15 diputados son más que 9, se pongan como se pongan. Juego sucio hay para hartar. Van a por todas. Estamos perdidos, si no espabilamos. Nada hay escrito aún. La papeleta la tenemos nosotros.

El riesgo es no saber en qué manos estamos

Gran parte de la sociedad vive con pasión las circunstancias que rodeaban la vida del copiloto del desgraciado vuelo de la Germanwings que acabó estrellado en Los Alpes con 150 personas a bordo. Siguen sus partes médicos, sus medicaciones, cada palabra y gesto previos del presunto autor de la tragedia. ¿En qué manos estaban los pasajeros y tripulación de aquel aparato? ¿Por qué no funcionaron los controles y alarmas?, se dice.

 Todos los días delegamos en otros responsabilidades de todo tipo, fundamentales y más livianas. Como tiene que ser. No podemos pilotar personalmente el avión que nos conduce a nuestro destino, operarnos a nosotros mismos o construir las aceras por las que pisamos. Cada miembro de una sociedad cumple su papel en el engranaje del que forma parte para el mejor funcionamiento del conjunto (o así debiera ser). Lo deseable es que los distintos cometidos sean llevados a cabo por personas idóneas y que en temas esenciales existan unas ciertas garantías de que se controlarán –en la medida de lo posible- sus desviaciones.

La sociedad actual obvia que también entrega sus destinos y los de todo un país a personas que pueden destruirles y que habían dado señales de alarma. Incluir a quienes pilotan los gobiernos en el mismo segmento que a Andreas Lubitz  sentado, solo, en la cabina del Airbus A320, les hará gritar irritados: ¿Cómo te atreves a decir eso?  La comparación no es tan descaminada. O, al menos, podemos utilizarla de metáfora para visualizar la importancia de saber a qué manos entregamos asuntos que nos afectan de forma significativa.

 La soberanía nacional reside en el pueblo, según la Constitución española – que lo estampa en cabecera– y todas las democráticas. Pero, como en principio, no cabemos todos presencialmente en los hemiciclos de las Cortes, elegimos a nuestros representantes. Y así son ellos los que gobiernan y legislan por nosotros. Les damos la llave de la Caja fuerte, de nuestros derechos y libertades, de la programación de nuestro desarrollo como Estado. De la sanidad, la educación, y múltiples servicios. Damos por hecho que se encargarán de mantener la separación de poderes y, por tanto, el libre ejercicio de la Justicia. Ellos llevan las riendas.

 Y hemos visto y comprobado que muchos más de los admisibles meten la mano en la Caja, ponen cortapisas a la justicia, y recortan valores fundamentales que constituían nuestro sistema de vida. Robar dinero público, de los ciudadanos a los que se representa o mentirles sin descanso, no es propio de seres fiables. Personas a las que no encargarías ni el cuidado de tu mascota, están al mando de materias muy sensibles para nuestra vida. Porque tampoco estamos exentos de obsesiones e incluso rasgos psicopáticos palpables en algunos gestores. Pistas dan.

Es raro que los políticos no hayan mostrado tendencias de cómo van a comportarse en el poder máximo. Vayamos al caso del actual gobierno español. Una amiga mía argumentó para votar al PP de Mariano Rajoy en 2011 que “había que darle una oportunidad”. Al Sr. de los Hilillos del Prestige. Y se la dio, y él cumplió según lo previsto y con creces.

 La candidata a la alcaldía por Madrid de este partido es modelo paradigmático.  Aupada a altas responsabilidades políticas por el Tamayazo, atravesada su trayectoria por tramas sonoras como Gürtel, Púnica, Fundescam –por citar solo lo más relevante, colaboradores de su elección imputados, tampoco engaña a nadie que no tenga la voluntad decidida de dejarse engañar. Apenas un par de periodistas que se hayan enfrentando a ella en actitud crítica ha sobrevivido en su puesto. Y que se permitiera amenazar a un medio y ordenar a quién tenían que incluir en sus programas y a quién no, no pasa en ninguna sociedad seria. Su partido no la hubiera presentado y los medios no la llamarían. Si esta mujer llega de nuevo a puestos de mando ¿puede ser una sorpresa lo que haga?

 El periodismo se ha convertido en una actividad de riesgo en España (si no se tiene independencia de los poderes para practicarlo). Pero también el ejercicio de la ciudadanía, la simple protesta, con las leyes habilitadas y en vigor ahora mismo. De nuevo vuelve a ser difícil informar y opinar: la razia practicada desde hace tiempo e intensificada en los últimos días, deja poco lugar a la suposición. Son hechos. Consumados.

 Así que sentados en nuestras butacas, escuchamos cómo se recupera la economía, aunque nuestra renta per capita haya descendido desde el inicio de la crisis y el PIB se alimente de las ricas ganancias de la prostitución. Me perdonarán la brutalidad de las palabras, pero joder cobrando y pagando forma parte oficialmente de la riqueza nacional española desde Octubre, y así luce el Producto Interior Bruto tan robusto. Baremo no obligatorio –como argumentan-, puesto que el PSOE anuncia que, de llegar al gobierno, lo excluiría al igual que Francia, por ejemplo. Y seguiremos oyendo cómo se crean empleos… basura que no dan para vivir. Y cómo crece la pobreza infantil dejando graves secuelas. Y todas esas cosas tan feas que a los amantes del Progreso-PP no les gusta que digamos.

 Y el letrero de “abróchense los cinturones” y no se muevan, ni opinen, cada vez está más tiempo encendido. Los recursos de anticonstitucionalidad son tan lentos y tan sembrados ya de condicionantes, que ocasionan muchas dudas sobre su eficacia.

 Lubitz se quedó solo en la cabina porque el sistema así lo había programado –en la irracionalidad de sus miedos, casualmente-. Múltiples dirigentes con pocos escrúpulos también preparan el camino para maniobrar a sus anchas sin ceder a los requerimientos de quienes aporrean la puerta para tratar de evitar la catástrofe. La diferencia, en el caso del vuelo de la Germanwings, entre estar en manos de quien se encontraba dentro o del que se esforzaba fuera por entrar marca la distancia entre la vida y la muerte.

 Cuando las turbulencias son tan intensas y nos ensordecen los bombardeos de gritos, olvidamos que hay personas honestas dispuestas a detener la caída y sentarse a pilotar de otra manera, pensando en el bien común. Afortunadamente no somos un pasaje secuestrado, tenemos voz –aún con riesgos- y la capacidad de votar.

 Una semana aciaga donde las haya. Aprobando leyes y códigos mordaza que nos retrotraen a los tiempos más aciagos de nuestra historia; acrecentando la política de tapar bocas, no de limpiar nada. Y sin embargo se abrían luces entre la niebla, gente decente que entra en política hablando de ética, justicia y dignidad como valores irrenunciables. Programas informativos como éste de la Cadena SER nos reconcilian con la política.

¿Sabemos todos en qué manos estamos? ¿Son seguras para nuestro presente y futuro y cuanto nos importa?  Conviene ser conscientes de a quién y porqué se entregan los mandos.

 *Publicado en eldiario.es

ReaccionaDos, en la senda de Reacciona

En Abril de 2011 se publicó Reacciona, el que sería el libro español de ensayo más vendido de aquel año con 6 ediciones y cerca de 100 mil ejemplares. Una ola de indignación empezaba a recorrer numerosos países. El ex diplomático francés Stéphane Hessel  comenzaba a hacer historia con su libro “Indignez vous”, prologado en España por nuestro gran humanista José Luis Sampedro. Ambos participaron también en Reacciona, invirtiendo los papeles.  En el acto de presentación de Reacciona en Madrid unos jóvenes pidieron subir al escenario del Círculo de Bellas Artes para anunciar una gran manifestación que se preparaba para poco después: el 15 de Mayo de 2011. Estaba naciendo el 15M.

Así se inicia el prólogo de ReaccionaDos, que llega a las librerías este jueves 19 de Febrero. Hemos vuelto. No, por desgracia, Sampedro ni Héssel, pero sí todos los demás. Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO, el juez Baltasar Garzón, los economistas Juan Torres López y Àngels Martínez  Castells (especialista también en salud pública), los científicos Carlos Martínez (ex presidente del CSIC) y Javier López Facal, Lourdes Lucía, cofundadora de ATTAC España. Los periodistas Ignacio Escolar, Javier Pérez de Albéniz, yo misma, Rosa María Artal. Y nos hemos traído a Javier Gállego Crudo para que pusiera el epílogo. Y todos llenos de propuestas y de ideas. Con ganas de hacer algo, de seguir haciendo algo.

“NUNCA SE VIO MAYOR DESTROZO EN MENOS TIEMPO” título ese prólogo. Unos pocos datos como ejemplo. El paro juvenil había alcanzado en España, según contaba el periodista Ignacio Escolar en Reacciona, el 40,06%, hoy, poco más de tres años después, está en el 53%. La tasa de pobreza infantil se situaba en un insostenible 17,2%, algunas estadísticas la cifran ahora en torno al 33%. Los dueños de las empresas que cotizan en el IBEX son, en cambio, un 67% más ricas desde que gobierna Rajoy. La deuda pública ha aumentado en 265.000 millones de euros, hasta alcanzar 1 billón de euros y un récord histórico.

Recortes, privatizaciones con los jugosos bocados de la sanidad,  o de tal desvergüenza que se ha llegado a vender y desahuciar (en Madrid) pisos de protección oficial porque las autoridades los vendieron a Fondos Buitre. Para llegar a la paradoja de contar con menos prestaciones que en 2011 pagando muchos más impuesto. Mientras, se ha rescatado con dinero público a los bancos, y a los concesionarios de autopistas. Los despilfarros y prebendas de muchos políticos suponen un serio agravio comparativo que ha disparado el divorcio entre política y sociedad. En corrupción salimos casi a escándalo diario.

El deterioro en derechos y libertades es de tal profundidad que cuesta creerlo. Ley Mordaza, Reforma del Código Penal,  retroceso en los avances logrados por las mujeres. De protestar por las ruedas de prensa sin preguntas, se pasó a la comparecencia del Presidente del Gobierno a través de un plasma. Y como gran condena, fondo y diseño de futuro:  el  brutal aumento de la desigualdad en el que la España de Rajoy figura en los puestos estelares. ¿Recuperación? ¿Para quién? ¿Desaparecerán la pobreza y la desigualdad cuando regrese el crecimiento? ¿Escapará el capital, si subimos los impuestos? ¿Cabe alguna esperanza de mejora para el común de la sociedad? ¿Tenemos un proyecto de país para confiar en el futuro?

Y, sin embargo,  ReaccionaDos vuelve a ser, es más aún que el primero, el libro que busca la reflexión, los argumentos, sosiego y afán constructivo. Esa base para tomar impulso.

Es cierto que el cambio ha sido dramático, pero tuvo una doble vertiente. Porque también creció un Poder Ciudadano que –tome la forma que tome- permite vislumbrar esperanzas de cambio. Porque lo saben, lo combaten con fruición en cuanto descuellan cabezas. Y asímismo una red de periodismo digital que permite conocer las noticias que no interesan al poder. También al mediático.

Estamos ante una encrucijada. Podemos seguir por el mismo camino en el que tantos se van quedando atrás o, como proponemos, buscar vías que permitan reducir las desigualdades, rescatar a las personas, regenerar el sistema y salvar de la quema a la Cultura, la Educación, la Ciencia, la Justicia y la Sanidad. La Democracia. Muchos siguen la senda de la resignación, pero cada vez son más, somos más, quienes no queremos aguantarnos. La gente se ha cansado de perder siempre y ha decidido que puede ganar. Muchos han resuelto que ha llegado la hora.

reacciona.dos.grande

 

 

 

Hacia un tripartito PP, PSOE y Ciudadanos

En 2011 la indignación popular que estalló en el 15M acabaría con la mayoría absoluta del Partido Popular en las urnas. Cuatro años de recortes, manipulaciones y autoritarismo después, cuando el hartazgo social hierve, podría reeditarse la faena: un tripartito formado por PP, PSOE y Ciudadanos no es en absoluto descartable. De hecho, las fuerzas del sistema caminan en esa dirección en apoyo de sus intereses. Con la precisión de una maquinaria largamente experimentada.

  La política está alcanzado en España unos niveles máximos de descrédito. La ciudadanía clama contra los políticos. Y, sin embargo, los inicios de la precampaña eterna nos los muestran cometiendo los mismos errores de siempre. O no se han enterado de nada o les importa muy poco la aversión que eso produce, si pueden conservar su poltrona. El enorme descontento ha cambiado el mapa electoral. Sobre todo desde que Podemos emerge como aparente cristalizador del disgusto y brinda una salida en las urnas. Pero la política tradicional, con toda su corte, se organiza.

 Según las encuestas, PP y PSOE no alcanzan, ni juntos, mayoría para gobernar en la intención de voto actual. Precisan pues una tercera fuerza. Y llega el meteórico, repentino y oportuno ascenso de Ciudadanos, al que podríamos llamar “El partido de Albert Rivera”. El joven catalán es solicitado en todos los foros y ya cuenta con notables perspectivas electorales. Representa, dicen, una derecha moderada que confrontar a Podemos. Esa derecha que una y otra vez tira al monte, por cierto. Rivera, hijo de malagueña y catalán, se suelta unnosotros enseñaremos a pescar a los andaluces , no a repartir pescado. En el más puro estilo Duran i Lleida, para que no se pierda la estirpe. Ya ha pedido disculpas, no por su proyecto de seguir dejando sin sanidad a los emigrantes que eso cuela mucho mejor.

 El desvarío del PSOE se incrementa mientras tanto. Terminan por confesar como lo más natural que se han desecho de Tomas Gómez, su secretario general en Madrid, porque las perspectivas electorales eran malas con él. En el primer momento sacan a colación un tranvía –el de Parla- que termina por arrollar la verdad en sus intenciones. No son formas. En absoluto. Era un cargo electo. Es cierto que Tomás Gómez cosechó los peores datos electorales de la historia del partido en Madrid, pero no estuvo solo en la tarea ni mucho menos. Por allí andaba todo el partido con Rubalcaba al frente y el fantasma de Zapatero. El castigo electoral fue colectivo.

 Un Rafael Simancas que se dejó colar el Tamayazo –el que nos ha supuesto a los residentes en Madrid 12 años del peor PP- se erige en ejecutor justiciero y hasta se presta a ser fotografiado como cerrajero que priva el paso a Gómez. Una imagen realmente airosa.

 Entretanto, el entusiasta candidato socialista a la alcaldía, Antonio Miguel Carmona, se multiplica, se postula a todo cargo, y se suelta en una tertulia: “El único político que ha cometido un fraude fiscal grave ha sido uno de tu partido”. En referencia a Podemos y a Juan Carlos Monedero de nuevo, condenando sin pruebas con todo desparpajo. El único, dice Carmona. Hablando de la lista Falciani de grandes defraudadores… y desde el PSOE. Éste es el rigor a mantener, y el ejemplo de candidato presentable. No parece que Tomás Gómez fuera el principal problema del PSOE, precisamente.  No se puede hacer política limpia desde la guerra sucia. Gente cuerda dentro del partido socialista está aterrada con lo que sucede.

 No solo es la ejecutiva que eligieron ante las opciones de Madina y Tapias, son un sector de sus militantes que permanecen ciegos ante la deriva de su partido. Jaleándose unos a otros en la defensa del fuerte y con altas dosis de victimismo por la más leve crítica. Cuando dicen: Negar que a los militantes  nos unen cuando nos atacan desde fuera es negar la esencia del socialismo, es estar muy perdido. La realidad no se evapora por ignorarla.

  ¿Qué bases existen para especular con que el PSOE y el PP pueden hacer un pacto de gobierno? claman. ¿El suscrito bajo el nombre de “antiterrorista”, sin entrar en mayores profundidades, y los que Sánchez avisa quiere hacer con el PP? Lo más patético es que ni siquiera está nada claro si será Pedro Sánchez o Susana Díaz quien, en su ostensible pugna, alcance ese lugar a la diestra de Rajoy.

 Un Rajoy que, nadando entre Cajas B que le muestra la justicia y él no ve y pertrechado de escuderas y escuderos, tiene el valor de no saludar el presidente electo de Grecia, Alexis Tsipras en la reunión del Eurogrupo. Con tanta arrogancia como torpeza, demostró así lo que le importa la democracia y cómo priman sus intereses personales y de partido en sus pasos. El presidente de un gobierno representa a todo un país, no puede dejarnos en ridículo porque no le guste ni le convenga el líder de Syriza. Cuando además Tsipras y su gobierno están manifestando un coraje que ni Rajoy ni su antecesor tuvieron o quisieron tener. Más que sus muchas acciones anteriores -cuando las pocas veces que pisó Europa fue para poner palos en la rueda de Zapatero- este gesto burdo evidencia la escasa talla del dirigente español. El mismo que pierde los papeles por saludar a Obama, dado que éste, por encima de todo, es persona “importante”.

 Buena parte de la ciudadanía muestra en su rechazo, un auténtico amor por la política a la que busca limpia, inexcusablemente. Sería patético que la indignación contra esa política que no piensa en los ciudadanos, concluya con cuatro años más del PP de Rajoy y sus potenciales aliados. Aunque el cóctel de egos no lo hiciera viable por mucho tiempo, ni los votantes respectivos aceptaran, sin consecuencias, el pacto.

 El pulso está ahí. La bola ha empezado a engrosarse y ya desciende hacia su objetivo. Se la ve venir como se vio otras muchas que terminaron por prácticamente aplastarnos. Mientras trabajan en el objetivo cómplices y subalternos, la derecha se sienta a comer palomitas para contemplar lo bien que le funciona la guerra sucia, la siembra de temores y jalear a la izquierda para que se atice. Pero la batalla no está perdida. Casi nada es irremediable hasta que sucede. Siempre que se frene la calurosa colaboración para dar otra oportunidad a Rajoy de gobernarnos otros cuatro años más con socios tan lustrosos.

*Publicado en eldiario.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 880 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: