A España ya no la conoce ni la madre que la parió

En poco más de año y medio de mandato, el PP ha dejado España irreconocible. Este viernes ha perpetrado un giro drástico en el Tribunal Constitucional que pasa a tener mayoría claramente ultraconservadora. La ley del aborto, el Estatut o los recortes estarán en sus manos. Es una medida trascendental, es consagrar por vía -digamos- legal todo cuanto hace el gobierno. “Separación” de poderes que se dice.

Por ejemplo, mirando lo más reciente, conceder a la industria alimentaria que pueda frenar los estudios que le perjudican. Es decir, cuando se detecte que comemos auténtica cochambre se buscarán nuevos informes de “expertos” que digan lo contrario. Y listo. Arias Cañete es el autor de la medida, secundada por todo el PP.

El gobierno también ha buscado “expertos” para rebajar las pensiones.  Están entre las más miserables de Europa (a pesar de la subida de Zapatero: partían de niveles ínfimos)  pero son un dispendio, ya veis. Hace unos días dieron la cifra de que casi el 27% de los hogares españoles viven de la pensión de los abuelos. Y eso no puede ser, hay que apretarse el cinturón…  para que sigan dilapidando o robando directamente.  Los minijobs y empleos a tiempo parcial que tanto les gustan y con los que maquillan las cifras del paro tendrán un retiro de miseria. Estos “expertos” han llegado al colmo del insulto al animar en su informe a rebajar las pensiones “ahora que se acepta mejor el sacrificio“. La doctrina del shock en estado puro.

Este viernes también acaba el plazo para la puja de los hospitales que Ignacio González y su mentora y actora en la sombra Esperanza Aguirre se han empeñado en privatizar en Madrid. Casi nadie los quiere. Han dicho -y lo he escuchado de su viva voz en la Cadena SER- que no están seguros de poder sacar el beneficio que esperan. Es decir, confiesan abiertamente a los ciegos empecinados votantes del PP que juegan con nuestra salud para obtener ganancias. Es de esperar que González les haga alguna rebajita, se los dé de saldo si es preciso porque está claro que al PP de Madrid nadie le aparta de sus objetivos. Algunos antiguos consejeros de sanidad bien se han lucrado con ello.

Y mientras, niños españoles ya pasando hambre. Muchos ya solo comen en el colegio, una comida al día. Ni desayunan, ni cenan. Como ahora vienen vacaciones, están pensando que ese único alimento se lo den en un centro de caridad.

El Parlamento europeo entretanto le ha concedido un premio a la PAH, Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Es el de Ciudadano Europeo y se otorga desde 2008 “a personas u organizaciones excepcionales que luchen por los valores europeos, promuevan la integración entre ciudadanos y los Estados miembros o faciliten la cooperación transnacional en el seno de la Unión, y a los que día a día tratan de promover los valores de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE”. Pues bien, el PP ha montado en cólera. Pide que se les retire, argumentan que es un escándalo que se galardone a una organización “violenta”, y Carlos Iturgaíz, del PP, ha llegado a decir: Hoy es Ada Colau, mañana será Otegui. Iturgaíz es el mismo que en un debate en la Eurocámara se quejó a la presidencia por las palabras de Colau diciendo como en una guardería: Huy, me ha insultado, me ha insultado. Lo tenéis al final de este vídeo.

Éste es un somero repaso a las noticias que he recogido esta mañana después de una pausa de dos días deliciosos. Mi viaje a Valencia para presentar Salmones contra Percebes casi parece un espejismo. O no, un oasis. Impresionante e impagable la labor de María Dolores Amorós que llenó el acto y consiguió numerosas entrevistas. Con Ana Noguera, la otra presentadora del acto. Un gran hallazgo para mí. Una política nata y brillantísima que -¿lógicamente?- ha expulsado de la primera línea la mediocridad instalada en los partidos.

Si una se pone a pensar estas personas existen. Y muchas más. El PP ha conseguido que a España no la conozca ni la madre que la parió, decía. Pero no, la conoce precisamente la madre y toda la parentela que durante cinco siglos de impunidad ha parido esta caspa. Pero no todo está perdido. Ahora que recomponer todo esto va a costar mucho. Cada día más cuanto más avance la apisonadora PP. Y ha puesto el turbo.

¿No sería Robespierre un escolar con fiambrera?

La primera fue la Cataluña de CIU. Le siguieron después las comunidades pata negra del PP, Madrid y Valencia. Se proponen cobrar 3 euros a los niños que se lleven la comida en una fiambrera por no poder pagar el comedor escolar. Han de costear –al parecer a precio de oro- los microondas para calentarla.

Se sumó después José Ignacio Wert quién –en el gobierno de Rajoy, no lo olvidemos- sube el IVA al material escolar al 21%. Sube 17 puntos -el mayor incremento de la historia- el tipo que grava portalápices, agendas, cartulinas y blocs de manualidades, compases, papel coloreado, plastilina, pasta de modelado, lápices de cera, pinturas, témperas, cuadernos de espiral, rollos de plástico para forrar libros, o las mochilas infantiles y juveniles para la escuela. No así, los libros de texto o los cuadernos de dibujo.

Se notará por el equipamiento y por sacar la fiambrera en el comedor, quién es “pobre” y quién no. Mariano Rajoy ya tiene poder para consagrar la desigualdad social que tan preciada le es y que –según él- viene desde la cuna. Y el ministro y toda la cuadrilla que le secunda –votantes incluidos- también. La gente ha de saber desde pequeña que existen las clases sociales y, dentro de ellas, las privilegiadas (en dinero y prebendas) y la carne de cañón.

Lo que no calculan es la reacción que en un niño puede tener la humillación. Porque es humillación con todas las letras. Conozco yo una niña a la que le pasó. Yo.

Érase una vez una familia con muy pocos posibles entonces que quería lo mejor para su hija. Por eso, y gracias a la recomendación de una vecina muy beata, la apuntaron al Colegio del Sagrado Corazón de Zaragoza, conocido como “el de las francesas”, las monjas más modernas de la ciudad, y también las más caras. Como gratuita. A la semana de nacer. Para acudir a los 5 años.

Me gustó a mí aquello del colegio. Aprender. Por eso me dispuse a ir sabiendo ya leer gracias a las clases de mis hermanos, lo mismo que -ya en el colegio- deduje como se llegaba a la multiplicación. Era una niña muy lista.

Una niña que en su primer día de escuela sufrió una de las más grandes decepciones de su vida. De la mano de mi madre llegamos hasta una maravillosa puerta de madera maciza por donde entraban otras niñas con un precioso uniforme de buen paño, azul marino, y camisa blanca. Yo llevaba una bata blanca de batista. Mi madre tiró de mí: “no, no es ésa nuestra puerta”. Era otra. Más allá. Metálica. Diminuta.

Durante varios años solo vi “a las ricas” cuando jugaban en el maravilloso jardín con quiosco de música. A veces se oían sus gritos de alegría a través del muro que separaba nuestro pequeño patio de recreo de cemento.

Algún día contaré la serie de humillaciones que sufrí aquellos años. Múltiples. Con saña. Para recordar cada día quién era quién. Propiciando la docilidad. Solo una: nosotras teníamos que llevar el pelo recogido (ellas no)… por si anidábamos piojos. A mí me llevó a cuestionarme muchas cosas y desató una rebeldía de resistencia pasiva y pacífica que desencadenó mi expulsión prematura. No tanto, en realidad, a los 13 años.

Es un duro precio, sin embargo, se arrastra. Durante muchos años oculté cuando me preguntaba a qué colegio había ido, ahora me enorgullezco de ello, de cómo lo afronté, de lo que aprendí en la adversidad. No para desarrollar lo que Rajoy llama “la envidia igualitaria”, sino el afán de superación y el sentido de la justicia. Si lo cuento es porque creo que puede ser útil a aquellas familias que se vean en la tesitura de la fiambrera y los lápices del chino.

 Ninguna de mis compañeras destacó en nada. Las reacciones a la humillación son diversas. Pero estos días que volvemos a los períodos más negros de nuestra historia, de toda la Historia de la humanidad, me pregunto si no será que Robespierre acudía a la escuela con fiambrera.

* Publicado en Zona Crítica eldiario.es

La sociedad infantilizada

Público, me publica en Dominio Público -valga- este artículo:

Ilustración Enric Jardí

Autoridades, expertos varios y medios informativos se ven en la obligación de advertirnos que conviene a la salud consumir alimentos frugales, tras habernos excedido en comidas copiosas. Del mismo modo, cada verano nos indican que, cuando hace calor, resulta beneficioso situarse en la sombra, beber líquidos o usar ropas ligeras. Diezmada la población por su empeño masivo en correr el maratón, con abrigo de plumas y gorro de lana, a las 3 de la tarde, y con 44 grados a la sombra, o por salir a la intemperie, en invierno, con una camisa mojada a las 5 de la madrugada, había que tomar medidas. Existen indicios de que se han inspirado en la baja mortalidad que registran perros, gatos y el resto de la fauna en similares circunstancias, pese a no poseer el don supremo de la palabra y el entendimiento. Dirigidos y permanentemente alarmados, desviada la atención sobre los asuntos cruciales, los humanos contribuimos de forma entusiasta a la misión de asustarnos y obedecer.

El siglo XXI parece haber alumbrado una ciudadanía que precisa tutela y motivación para afrontar el más nimio esfuerzo, salvo fiestas y gestas deportivas (ajenas a su intervención). Atados a hipotecas y créditos, al sueño del triunfo fácil, los afectados por la crisis reaccionan con pasividad inusitada a ese atropello a la lógica que ha constituido el desarrollo de la hecatombe financiera y las medidas de ajuste que decreta, en connivencia o sometimiento de los políticos. “Quienes pueden hacer que creas en absurdos pueden lograr que cometas atrocidades”, avisaba Voltaire. Incluso para uno mismo. O lo que es peor, para todo un colectivo que ha de cargar con la rémora de los bebés mentales.

José Ortega y Gasset reflexionaba hace casi un siglo sobre el nacimiento del hombre-masa, hijo del progreso técnico y tecnológico sin precedentes que se estaba registrando. El filósofo español ya veía que la sociedad no alcanzaba similar nivel de desarrollo. La búsqueda del dinero y de la “utilidad” había empobrecido lo que él llamaba la conciencia moral para producir, decía, un ser vulgar, consciente y orgulloso de su condición, exigiendo su derecho a la mediocridad sin ninguna cortapisa.

En 1913 José Ingenieros, médico, sociólogo y filósofo argentino, se había expresado en parecidos términos en El hombre mediocre. Alguien que no lucha por ideales sino que, incluso, los combate porque afectan a su estabilidad, y se vuelve “sumiso a toda rutina, prejuicios y domesticidades, para convertirse en parte de un rebaño o colectividad cuyas acciones o motivos no cuestiona, sino que sigue ciegamente”.

Dudo que ambos pensadores llegaran a sospechar lo que habría de venir: los terribles istmos ideológicos que sacudieron el mundo y una guerra extremadamente cruenta, de la que se salió, como reacción, con los mayores avances en el reconocimiento de los Derechos Humanos que nunca se habían dado. ¿Cómo permitimos que destruyeran la obra? Lo hicimos nosotros. Con nuestro silencio. A cambio, nos han dado el exacerbamiento del llamado libre mercado y la precariedad económica para la mayoría de la sociedad, con la merma de los logros duramente conseguidos. El enaltecimiento del yo individual que, sin embargo, quiere sentirse “como todo el mundo”, la inacción y la inmadurez colectiva con fuertes signos pueriles.

El cambio sustancial que trajo nuestra época…

Seguir leyendo en Público

Jugando a soldaditos y damitas auxiliares de guerra

Educación para la igualdad, para la paz, para la convivencia, para la cultura y el progreso.

Fin de curso en el Colegio Marista Sanlúcar La Mayor (Sevilla).   Niños de 2ª de infantil dicen, quizás 4 años, en todo caso menos de 6. Se anuncia como centro privado perteneciente a una fundación, pero no aparecen muchos más datos.

¿Quién elaboró los uniformes? ¿las madres? ¿las Hermanas maristas? ¿quién pegó a los varones el bigote “a lo Tejero”?

(Gracias por la alerta @antoniomanfredi )
(Y a Poliket que ha encontrado otra versión, tras ser retirada la primera)

¿Y el próximo curso? Vayan mirando catálogos…

Un espejo, antídoto contra la chapuza

Se llama Claire True-Ligth. Y lleva casi 21 años conmigo. Ha sufrido muchos desperfectos. El principal quizás un accidente en su extremo superior derecho a consecuencia de un flexo de luz halógeno que a punto estuvo de derretirlo. Pero luce. Lo sigue haciendo después de 21 años, con los mismos neones con los que llegó de fábrica. Jamás los he cambiado, ni sé dónde los encontraría: es norteamericano, lo compré en Nueva York durante unos meses en los que viví allí. Ése deteriorado pero fiel espejo ya no tiene la prestancia de sus buenos tiempos, pero a mí me reconforta.

Esta mañana he recibido una carta de Orange. ¿Recordáis el caso? Lo enlazó pero también lo resumo. Su dispositivo para Internet no funcionó más que dos meses. Pero siguieron cobrando. Este verano, con un contrato para Europa y todos los parabienes de Orange, me dejó colgada sin Internet en Berlín. Y gasté lo que ni se sabe en llamar desde allí a su servicio técnico que no logró resolver el problema. Todos los intentos para que funcionase el dispositivo en meses siguientes fueron baldíos. Para darme de baja me exigieron una carta manuscrita. Como en la Edad Media. La envié el último 24 de Junio, junto con su “traducción” tipográfica. Hoy, a la Es timada Rosa María, le dicen que faltan datos que no faltan. Envié TODO lo requerido.

He intentado solventarlo por teléfono. Pero la única posibilidad de hablar con Orange pasaba por marcar mi número, y… no lo reconocía. Así que he vuelto a enviar todo desde la papelería habitual, con carta aclaratoria.

Antes de salir he llamado para otra gestión a un garaje imposible que existe en el centro de Madrid. Me metí el viernes sin saber la ratonera que representaba. Resulta bastante improbable que cumpla las normas, no hay espacio. No digo yo para un maestro en tetris, un catedrático, un humano normal se ve en serios apuros. Y terminé rozando el coche. Pertenece a un hotel de campanillas, según supe. Me han dicho que no lo pagaban, y que “lleva toda la vida así”.

-Hay muchas cosas en este país que “llevan toda la vida” y no funcionan, he respondido.

En el 010 del Ayuntamiento, me han atendido de maravilla. Las lágrimas de emoción me embargaban. Y me han facilitado un número al que llamar para contactar con el Informador Urbanístico que me dará personalmente explicaciones sobre la normativa y si ese garaje la cumple. Eso sí, con la advertencia de que no se me ocurriera ir sin obtener una cita telefónica: no ha dejado de comunicar un instante, hasta la 1,30 que termina su servicio. Probaré mañana. Hay que ser optimista.

Un señor en la papelería, se ha sentido muy ofendido cuando les he dicho a mis conocidas de la tienda, que este país no funciona. Ha opinado que debería irme. Le he contestado que no, que deberían irse quienes impiden que funcione.

Por la tarde, he acudido a una cita en la calle Arturo Soria, una de las zonas con más alta concentración de mala educación de Madrid, según larga experiencia. Son ricos, y los ricos no tienen las mismas obligaciones que los demás. Al menos los que transitan por los aledaños del centro comercial. Al salir, eran las fatídicas 5 de la tarde. Grandes automóviles habían cortado todo un carril para que los papas recogieran a sus criaturitas que salían de colegios y guarderías. Enseñándoles buenas maneras, educación vial y a pensar en los demás. Pero, claro, según Ángela Vallvey, luego llega este gobierno y despierta una prematura sexualidad en los niños y se echan a perder. Y por eso está como está la infancia. Que nosotros, los españoles, no somos unos salidos como las niñas afganas que se casan a los 5 años. De pederastia (afgana), ni hablemos.

Poco más allá, otro coche, también con tiernos niñitos rubios, ha girado en redondo en una calle, conducido por el progenitor. En el cruce, el mayor atasco de la historia, con coches obstruyéndose unos a otros, como si los hubieran lanzado desde lo alto y hubieran caído en una pura anarquía, sin dejan avanzar a nadie.

Luego he ido a reparar el DVD que se estropeó el fin de semana, a los 3 meses de la avería anterior, y a los 2 años de ser comprado. Su disco duro contiene asuntos que preferiría conservar. 36 euros porque me hagan un presupuesto. Si reparo, me los devuelven. En caso contrario, los pierdo. Mientras me atendía, ha sonado el teléfono de la tienda.

-No, señora, ya no se reparan los televisores en los domicilios, tiene que traerlo… Sí, se lo podemos ir a buscar. Por 50 euros.

Al llegar a casa, otro coche había plantado sus reales en la puerta del aparcamiento, como tantas otras veces. Cruzaba una mujer con burka custodiada por su marido, y un adolescente disfrazado de Cristiano Ronaldo. Casi no podía dar un paso porque los zapatos que me veo obligada a comprar –a precio de oro y nunca con rebajas- en una de las tres tiendas que existen en Madrid para tallas grandes –acordes con mi tamaño- suben el precio y bajan la calidad año tras año. Y éstos estaban empezando a hacerme una rozadura. Ni recuerdo ya cuándo había ocurrido la última vez.

Es la vida cotidiana de Madrid, la capital de España. Y puedo estar contenta, porque a veces aún es mucho peor. La que vivimos a diario, emergiendo sobre todas las losas nacionales e internacionales. En la radio dicen cosas muy feas: la apago. Tengo numerosos proyectos esperanzadores, de los que hacen sentir útil. Y un viejo espejo reconfortante. Sólido, contra viento y marea. Un espejo que desafía a su propio destino.

Programación de ocio para hoy

GÜRTEL EN EL PARAÍSO (fiscal).

La acción se inicia en ayuntamientos y gobiernos autónomos de Valencia y Madrid fundamentalmente, pero ya tiene extensiones internacionales: Suiza informa al juez del desvío de 21 millones de euros de la red Gürtel.Correa, dice el magistrado instructor, colocaba el dinero en inversiones sin riesgo. El nombre del ex tesorero del PP Luis Bárcenas aparece vinculado a una empresa para defraudar. Apasionante trama donde ese dinero -21 millones de euros- y mucho más, se volatizan en responsabilidades por posibles y opinables defectos de forma jurídica. El protagonista, Correa, denuncia al Juez que le encausa, y el Tribunal Supremo de un país democrático admite a trámite la querella. El partido político de Bárcenas, el vinculado a Correa, se dispone a gobernar por el voto ciudadano. Argumentan que fueron engañados por los corruptos. La escena donde Correa coloca la pistola en la sien de algunos cargos del PP para que roben y prevariquen está rodada con especial dramatismo. La obra tiene un final previsible –la impunidad- pero, para compensar, cuatro millones de parados (del gobierno, de la oposición, de “el sistema“) sirven palomitas a los espectadores.

EL COLOSO EN LLAMAS

Todo el peso de la historia lo lleva un empresario al que se le hunden los negocios como castillos de naipes por mala gestión. Por cobrar y no pagar. Por diversificar sus empeños y entregarse a grandes tareas en detrimento de sus negocios y sus trabajadores. Aupado a la presidencia del sector por el resto de sus compañeros, el enemigo en el poder disuelve su aseguradora por falta de liquidez. Amigo de sus amigos, regaló el dinero que no tenía a loables apoyos políticos, por eso, su círculo le adora y le mantiene en cargo y consideración. Los más grandes bancos le facilitan créditos que no dan a otros . El héroe ha de resarcirse de su mala racha. Ha de mantener su exclusivo Ferrari que le coloca en el selecto club de las 60 personas que poseen uno igual en el mundo. La máxima tensión se alcanza cuando el empresario de los empresarios dicta lecciones de economía en todos los medios informativos, a los que es llamado como presidente de la patronal. ¿Cómo demostrará la efectividad de sus recetas? El final abre numerosos interrogantes ¿logrará el paladín vencer a las fuerzas oscuras y con su triunfo dar el poder a sus “cojonudos” amigos?

LA INVASIÓN DE LAS PEQUEÑAS BESTIAS

Los niños son el problema. El mal se ataja de raíz. Un colegio inglés mantiene cámaras de vigilancia y graba las conversaciones de los escolares en un remake de “Gran Hermano” de Orwell. En España han descubierto que las peligrosas alimañas vienen pertrechadas de un diabólico invento: Internet. Los padres escudriñan todos los movimientos en la Red de los monstruos que, supuestamente -uno ya no está seguro de nada- han engendrado. El Gobierno se dispone a hacer lo mismo con los alienígenas que lograron infiltrarse en pasadas generaciones en nuestro planeta y que utilizan páginas webs, blogs y redes sociales para comunicarse. Un desarrollo trepidante y lleno de incógnitas para gran parte de la población anclada en el siglo XX, en el XIX incluso. Y un final completamente en el aire.

JUEZ Y PARTE

El padre de Mari Luz “ficha” por el PP para la reforma penal. Juan José Cortés destaca la oportunidad que le ofrecen los “populares” en su lucha por el endurecimiento de las penas y la prisión indefinida revisable. Las viejas máximas de la Justicia están en entredicho en el mundo de hoy, declara el director de la serie –es una serie-, hay que regresar al “ojo por ojo”. Como en “El Príncipe” de Maquiavelo, el fin justifica los medios. La demagogia es la más útil de las armas. Estreno, tras las próximas elecciones, pero ya se pueden encontrar el trailer.

En sesión continua:

  • Más de 25.000 personas mueren de hambre diariamente en el mundo. Se siente, les tocó nacer pobres.
  • Cada hora, un empresario europeo o norteamericano contrata obreros chinos para pagarles 2 euros diarios de salario y vender lo que fabrican en sus respectivos países y a precio acorde con sus respectivos países. Las ventajas de la globalización.

El resto de la programación, en cualquier periódico, radio o televisión.

Recordad: Ya no es tiempo de “watergates”

Vía @buenafuente, canción para animarse:

Actualización 21.00

Si la realidad deprime ¿huimos?

Me gustaría regresar a Canouan, una diminuta isla de apenas 5 kms de largo por 2 de ancho en Las Granadinas. Un sólo hotel cuando estuve. La arena blanca, el agua transparente y cálida.  Multitud de peces, corales, ostras de abrir recién sacadas del agua. Un grupo tocaba música con latas por las noches.  Leo que desde 2004 le han “plantado” un “resort” que ocupa un tercio del territorio. Nos quedan los otros dos tercios. Incluso el “resort” a determinadas horas. Vaya, ¡827 euros diarios! La empresa Canadá/EEUU. ¡Ay!

Niños: las raíces del problema

La alarma ha saltado porque jóvenes y adolescentes de elevado estrato social se enfrentaron a la policía en Pozuelo de Alarcón, Madrid, que no les dejaba beber. Destrozaron los vehículos de los agentes, hirieron a algunos incluso de gravedad e intentaron asaltar la comisaría. Porque no les dejaban beber en la calle, insisto, y, al parecer, fueron reprimidos con cierta dureza. Nunca se les ha visto ni a ellos ni a muchos otros defendiendo causas más elevadas.

Hace ya años que quien esto escribe se inquietó por algunos datos y apreciaciones que iban llegando:

  • Un sondeo llevado a cabo por una firma comercial -en torno al año 2000- aseguraba que el 78% de los niños españoles aspiran a ser de mayores “famosos”, sin vincularlo a ninguna actividad profesional. Ni bomberos, ni enfermeras, ni siquiera economistas o princesas, famosos que salen en la tele a contar intimidades y se forran.
  • 2007. Según un estudio del Instituto Aragonés de Estadística, más del 70% de los estudiantes de ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), de 12 a 16 años, preferiría cobrar el paro a tener un empleo. El trabajo añade que esa cifra es similar a la media española.
  • Tampoco parece saludable -al contemplarlo cada Navidad- cómo los niños españoles reciben regalos hasta 3 veces, y no menos de 2, en quince días. Aunadas costumbres propias y foráneas, llega el 24 de Diciembre Papa Noel desbordante, las uvas del 31 dejan caer a veces obsequios también, pero los sagrados Reyes Magos españoles tampoco faltan con su carga de juguetes. Y en todos los casos de marca, los niños rechazan todo lo que no venga avalado por la publicidad. El bien escaso es más apreciado que la sobreabundancia que estraga.
  • Casi la mitad de los niños entre 6 y 11 años dispone de móvil, según la Encuesta de la Infancia en España 2008. ¿No es un poco excesivo?
  • Los niños españoles abusan de las grasas, pasta, y comida basura en su alimentación. Apenas comen pescado, verduras y frutas porque “no les gustan”. Y, como “no les gustan”, no los comen. Casi la mitad, degustan chucherías tres veces por semana.
  • Acuden al colegio en autobús o en el coche de papá por la mañana y en el de mamá por la tarde. No andan.
  • El ocio infantil se dirige fundamentalmente a las play stations, ordenador y televisión, actividades que se realizan sentados. Algunos juegos han incorporado movimiento para paliarlo. Ha descendido la práctica del deporte. El 20% de los niños son obesos.
  • Demasiadas vacaciones, 175 días de clase mal repartidos.

Consecuencias:

  • El 16% de las clases se invierte en poner orden.
  • Han aumentado las agresiones y falta de respeto a los profesores que no tienen por qué afrontar su profesión como de riesgo. En muchos casos apoyados por los padres. También se ha incrementado el maltrato de hijos hacia sus progenitores.
  • El Informe PISA no refleja diferencias abismales entre países, España sin embargo no obtiene notas destacadas. Pero aporta algunos datos alarmantes: los niños españoles son los que más han perdido capacidad para asimilar conceptos en la lectura, que no es ninguna minucia. Siempre tenemos una nota alarmantemente baja en matemáticas. Otro estudio -de la Comunidad de Madrid- nos muestra como sus alumnos suspenden de una forma masiva en esta materia. Así lo hacen 7 de cada 10 de tercero de ESO, con una nota media de poco más de un tres y medio.
  • Casi el 40% de los jóvenes españoles mayores de 20 años ostentan un nivel de formación inferior a la Educación Secundaria Superior (Bachillerato o FP). España sólo supera en las tasas de estos titulados a Portugal y Malta. Varios Estados del antiguo bloque del Este rondan o están por encima del 90%: República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Polonia. En Suecia, Irlanda y Finlandia se sitúan en torno al 85%.
  • El 30% de quienes acceden a la Universidad española no termine la carrera, el doble que en el resto de Europa
  • Ahora bien, en España hacer el esfuerzo de titularse no está premiado. Es el único país de la OCDE en el que los universitarios no tienen más probabilidades de encontrar trabajo. Y uno en los que más se reduce la brecha salarial entre los jóvenes titulados y los trabajadores que carecen de estudios. Casi el doble que los españoles cobran los universitarios en Irlanda y Francia, y, hasta un 140% más, en el Reino Unido. Es decir, la formación no está valorada en España.
  • Uno de cada tres jóvenes españoles apoya la pena de muerte y el 40% de ellos no leyó ni un solo libro el año pasado.
  • Las ideas machistas persisten entre adolescentes y jóvenes.

CAUSAS:

Aunque muchas de ellas son obvias a la vista de lo relatado, añado algunas más:

  • Uno de cada cuatro niños se siente solo al llegar a casa del colegio. Sus padres no están debido, en el mejor de los casos, a los horarios laborales españoles y, siempre, a sus prioridades en la escala de valores. La falta de atención directa se suple malcriándolos.
  • Similares porcentajes en lectura, machismo e ideas retrógradas se dan entre los adultos.
  • Muchos padres al llevar y traer a sus niños del colegio, aparcan en doble fila instruyendo a sus hijos en cómo no pensar en los demás.
  • Ocupamos el primer lugar de Europa en abandono de mascotas, es decir, en abandono de responsabilidades contraidas con un ser que se considera inferior.
  • Tenemos una bien ganada fama de incívicos y faltos en el uso de formas corteses.
  • La mitad de los adultos no ha finalizado los estudios obligatorios. La media europea de personas con estudios superiores a los primarios es del 70%. 
  • España invierte en Educación casi dos puntos menos que la media de la UE.

Conclusión:

¿Se arregla el problema tratando de Vd a los profesores y poniendo tarimas?  Evidentemente no.

A quienes hablan de principios como el de autoridad y no ser “amigo” de los hijos, les recuerdo que los niños y jóvenes cuentan sus problemas a sus amigos y no a sus padres.

Se educa con la razón, el diálogo, la compañía, el juego, despertando sus sensaciones y su imaginación, y, sobre todo, con el ejemplo. Nunca un niño leerá si no ve a sus padres hacerlo. Ni sabrá comer, ni elegir. ¿Cuánto difieren sus ídolos de aquellos que tienen los adultos? Los padres enseñan también la escala de valores. Y la sociedad, los políticos y todos los estamentos de poder. Y ¿qué les estamos enseñando? Es bastante evidente. Los niños españoles son hijos de los adultos españoles. Ahí se resume el preocupante problema. Y la mano dura y la falta de principios éticos, culturales y cívicos, no deben ser ajenas.

(Para votarla si te gusta: http://meneame.net/story/ninos-las-raices-del-problema )

¿Pedirá el PP trajes gratis para los menores?

El Partido Popular quiere llevar a la cárcel a esos niños a los que llama menores a partir de los 12 años, rebajando la edad de responsabilidad penal. Va a plantear también que hasta los 18 años se vean obligados a entrar en las redes sociales con autorización paterna. Ya no cuando puedan votar.  Estas propuestas figuran en un documento de la página web del PP de 3/9/2009. Aunque ahora dicen, en un comentario de un blog, no oficialmente, que, en cuanto a la restriccion de acceso a las redes sociales,  “han metido la pata”.

Los niños españoles se ven lastrados por la escala de valores de sus mayores, por que apenas les ven y creen compensar el abandono malcriándolos y, según se mire, sobornándolos. Destacó algunos datos significativos de esta noticia que guardé:

 El 27% de los niños se sienten solos al llegar a casa, y se enganchan para olvidarlo a videojuegos, televisión o teléfono móvil. De este útil aparatito disponen el 43% por ciento de los críos entre 6 y 11 años -¿No es un poquito excesivo?-. Un 17% no ven a sus padres en todo el día, porque no están cuando vuelven del colegio. Los horarios laborales españoles, la precariedad de nuestro trabajo pueden explicarlo que no justificarlo. Las prioridades paternas entran también en la escala de valores.

Ahondemos en ella desde el punto de vista político. Por ejemplo, la escala de valores que enseña en la práctica el Partido Popular promotor de las medidas:

Un político, varios políticos, reciben regalos de una trama corrupta, según una sentencia (formulada por amigos de los implicados) que estima que tal situación existe pero no es punible. Y archiva la causa.

Es decir, que recibir regalos no implica necesariamente contraprestaciones a la trama corrupta. No olvidemos que los regalos no los ha hecho personas de trayectoria impoluta que, éstos, han sido imputados en el caso Gürtel.

La reacción del Partido Popular, antes de conocer el resultado de los recursos a la decisión de archivar la causa, es el apoyo incondicional, incluso con una gran fiesta.

Los niños españoles –y los adultos- ven que siendo político se reciben regalos, que se puede mentir sobre ello sin que ocurra absolutamente nada desde un punto de vista ético, que –por ende- les hacen una fiesta multitudinaria y todo el mundo les da besos y abrazos. Y que tener amigos es un tesoro.

Si –previsiblemente en el gobierno- el PP encarcela a los niños a partir de los 12 años y exige permiso paterno -o no- para entrar en las redes sociales hasta los 18 años –vía móvil imagino, dado que apenas les ven- ¿completará el ideario?

Trajes gratis para todos los menores –a lo mejor así sus padres tienen que trabajar menos y pueden ocuparse más de ellos-. Bolsos de Louis Vuitton para las nenas para que aprendan el valor de lo importante y no lo accesorio. Y muchos, muchos amigos útiles, Con permiso paterno -o no-,  cuando intenten buscarlos por Internet.

El tema es algo más serio que el garrote y tentetieso como solución.

 Y a quien me acuse de demagogia, le recuerdo cómo define la Real Academia de la Lengua la palabra:

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: