La UE que viene ¿volverá a ser neoliberal?

Durante las próximas semanas la actualidad va a estar muy condicionada por las elecciones europeas. Se celebran el 25 de Mayo en 28 países con 500 millones de ciudadanos que elegirán a 751 diputados. Son cruciales. El neoliberalismo agudo que reina en la UE es el causante de buena parte de nuestros males (otros tienen origen local).

Leo a iñigo Sáenz de Ugarte que nos cuenta las paradojas que rodean a los principales candidatos, a las propias elecciones y sus juegos de poder, pero me interesa especialmente lo que avanzan los primeros sondeos, aunque sean todo lo dudosos que cabe esperar de unos comicios de tal magnitud. El Parlamento Europeo ha encarga un estudio a la empresa TNS Opinión basado en encuestas hechas en cada país.

Según éste, el Partido Popular Europeo ganaría con 214 escaños. Los socialdemócratas se situarían muy cerca, prácticamente empatados:  208. Pero la mayoría absoluta está en 376 escaños. A la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), le asigna 60 -cayendo estrepitosamente-, y 51 a Izquierda Unitaria Europea. Los Verdes/Alianza Libre Europea 44 escaños -perdiendo alguno- y el Grupo de los No Inscritos (NA) está en 38. Hay un buen porcentaje de votos, cercano al 8%, que irán a partidos que no cuentan ahora con representación parlamentaria, es por tanto la tercera opción, 

No veo la Extrema Derecha oficial –digo la oficial- que asiste a un vertiginoso ascenso en distintos países.

Los sondeos efectuados en España otorgan la victoria al PP con un entorno al 33%. Muy cerca del 30% que se llevaría el PSOE. Sube mucho IU, no tanto UPyD, Los dos grandes partidos bajan causando la alarma de los medios tradicionales que dicen temer la caída del bipartidismo. Que el 63% del electorado se disponga a votar a PP o PSOE no parece un despeñe precisamente.

Lo asombroso es que tal cosa ocurra. Hoy nos cuentan que Arias Cañete, anda por ahí con pufos, con alguno más de los conocidos. Nada sorprendente en ese partido. Y habrá con seguridad quien tenga el cuajo de votarle.

Tanto en Europa como aquí se contempla, como solución, la idea de una coalición entre conservadores y socialdemócratas. A la alemana. Mandan “los merkel” con algún tinte progresista (siempre que no sea el francés, o el italiano, o el español, o… ).

Al final el mejor resumen es esta foto que circula por twitter. Pero… podría cambiar. Aún no se ha votado.

BlumAzEIYAAAMBx

 

 

Los descarrilamientos opinables del metro de Madrid

La Comunidad de Madrid esconde dos descarrilamientos del metro”. Hasta que el diario La Vanguardia no publicó y tituló así la información que corría por las redes sociales todo podía ir en el terreno de las especulaciones. Al menos para quienes aún siguen pensado que es la prensa oficial la que aporta información. Los datos son estos:

Los hechos sucedieron el 25 y el 27 de Febrero, la semana pasada. En la línea 10 del metro que es arteria principal ya que transcurre por el Paseo de la Castellana y enlaza con varias poblaciones de la carretera de Burgos como San Sebastián de los Reyes.

Los convoyes iban en ese momento sin viajeros y se situaban en dos estaciones fundamentales: Fuencarral y Nuevos Ministerios. Se produjeron retrasos que causaron irritación en los usuarios.

La Comunidad de Madrid los ha calificado de “incidentes”: “No ha sido un descarrilamiento” sino un incidente que se produjo mientras se estacionaba el tren en cocheras en modo manual. Acorralado por la presión ejercida por los sindicatos del Metro, que sí reconocen los descarrilamientos, Carabante [viceconsejero de Transportes] agregó que estas incidencias “nunca” van a producirse con viajeros dentro del convoy, puesto que en ese caso siempre circulan en automático, explica La Vanguardia.

Un usuario de metro ha comentado en twitter su preocupación porque hasta los descarrilamientos sean “opinables”.

Denunciados por los sindicatos, en efecto, un portavoz de CCOO atribuye a dos posibles causas los descarrilamientos: A un supuesto problema en los sistemas de amortiguación de algunos de los últimos modelos comprados por Metro de Madrid, los cuales son demasiado ligeros y se salen de la vía. O al desgaste de las vías y diagonales debido a la falta de manteniendo y de repuestos.

Hasta aquí los hechos, ahora opino. Tras haberme desesperado porque lo revelado en nuestro reportaje de Informe Semanal sobre el accidente del Metro de Valencia que causó 43 muertos y 47 heridos, no tuviera la menor incidencia para atribuir responsabilidades, advierto las similitudes. En el metro de Valencia se “ahorró” en seguridad como señalaban los trabajadores, alguno de los cuales fue expedientado por sus declaraciones al programa en aquella semana de Julio de 2006. Las causas varían pero siempre el “ahorro” neoliberal, prima. Copio y pego un fragmento de este reportaje que ya no es nada fácil encontrar en los archivos:

Maquinista: …“mientras que nosotros en la linea 3 disponemos del sistema ATP que me regula en todo momento a la velocidad que puedo circular, ahora mismo puedo circular a 70 y en las curvas me limita a 50 y ahora vais a ver como entro en una curva que me va a limitar a 30 y a mi me es imposible entrar a mas velocidad del que me limita la curva y me limita el sistema”….

Pedían medidas de seguridad a la empresa precisamente para la linea 1 y acaban de levantar la anunciada huelga en los días de visita del Papa que habían convocado para reclamarlas.

Maquinista: “si hubiera estado el ATP  le garantizo en esa curva si es por exceso de velocidad como se esta diciendo jamás hubiera ocurrido un descarrilamiento por exceso de velocidad. Puede comprobar como yo voy a 30 y voy a hacerle a vd. una prueba voy a intentar ir a 35 y verá vd. lo que va a pasar, cuidado que frena¡, ¿se da vd. cuenta? cuando yo he intentado ir a 35  el tren se ha frenado por completo porque me impide exceder la velocidad que me permite el sistema”.

El resto ya es historia. El PP de Madrid debe ahorrar en sus sobresueldos y prebendas, nunca en seguridad para los ciudadanos. Esperemos no escribir una página trágica también en Madrid.

La caída del Imperio romano fue culpa del socialismo

Así lo enseña a sus alumnos el catedrático Jesús Huerta de Soto, un neoliberal cum laude según vemos en su biografía. De ella extraigo este encendido elogio a su persona: “Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid desde 1979. Desde 2000 es catedrático de Economía Política en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, y desde octubre de 2007 imparte en esta misma universidad el único Máster Oficial en economía de la Escuela Austríaca acreditado con validez en toda la Unión Europea, en un esfuerzo por expandir su paradigma en toda Europa y en el resto del mundo”.

Pues bien, esto asegura pasó con el Imperio Romano ¿los bárbaros? ¡Qué va!, ¿la degeneración? no, fue el socialismo. Esto ocurre en la Universidad PÚBLICA Rey Juan Carlos. Sin que nadie le ponga coto.

Si aparcamos la indignación, es mucho mejor, más fidedigna y más agradecida la versión de los Monty Python. Solo que al catedrático le pagan por otra cosa.

Con lo perdido en el rescate bancario nos podíamos haber comprado dos Whatsapp y medio

Y aún nos sobraría dinero. Es la evidencia del timo del rescate bancario. Basta relacionar conceptos. Facebook ha comprado Whatsapp por 16.000 millones de dólares, es decir 13.800 millones de euros. Whatsapp es –por si alguien aún lo desconoce que ya me extraña- un sistema de mensajería instantánea de la telefonía móvil a la que se han apuntado entusiasmados como mínimo unos 400 millones de usuarios, que intercambian 50.000 millones de mensajes al día. No es mi caso en absoluto –que detesto ese control y dependencia y le he puesto el veto-, pero ésa es otra historia.

Lo interesante es cotejar esa cantidad -13.800 millones de euros- con lo que nos ha costado a los españoles por ejemplo el rescate bancario. Más aún, solamente con lo que el Estado –es decir, el gobierno- da por perdido de esa inversión millonaria: 36.000 millones de dinero público. Nos podíamos haber comprado, por tanto, casi 3 Whatsapp, 2 y medio, desde luego.

Pensemos con lógica. Si realmente se quisiera sacar adelante a un país y uno fuera un liberal decente, invertiría en productos rentables. Finlandia es Nokia por ejemplo. Es muchas otras cosas, pero Nokia representó una parte fundamental de su desarrollo. También se ha vendido. A Microsoft. 5.440 millones de euros pagaron. También podríamos haber adquirido Motorola y Skipe. Los liberales honestos -con el negocio en los genes- deberían haber apostado por esto en lugar de por el rescate bancario.

Whatsapp

Así nos encontramos que rescatar a Bankia, donde insignes miembros del PP como Blesa y Rato hicieron su agosto con la colaboración de otros partidos y sindicatos, nos hubiera dado para comprar Whatsapp y Nokia, insisto, dejando dinero de sobra. Estarían generando beneficios en lugar de recortes. Hemos entregado, por callarnos -por la mayoría amorfa y sumisa que se calla-, sanidad, educación, pensiones, dependencia, sueldos, derechos, a mantener el entramado bancario español. El enorme y sucio entramado bancario español. En lugar de dejar caer a las entidades con problemas. ¿A qué en términos de rentabilidad no es lógico? ¿A que nos están estafando como a auténticos pardillos? Se llama neoliberalismo. E idiocia colectiva. La mezcla es letal.

Los países no son empresas. Deben apostar por el bienestar de los ciudadanos, pero en el reinado del dinero puro y duro, lo que es de locos es dedicar ingentes cantidades de dinero a negocios ruinosos.

Ese sobrante de comprar -en el terreno teórico- dos veces y media Whatsapp -1.500 millones- debería emplearse (de tener un gobierno, ya no apostillo nada, un gobierno) en hacer un master de ciudadanía en España para los casos más graves, con especial incidencia en el uso de la cabeza. Para razonar, se entiende.

toro-vector-de-la-cabeza_622374

 

¿Y si no tuvieras trabajo nunca más?

Lo dicen ya sin pudor: “ Llevará 10 años arreglar la crisis española” (Olli Reh desde la UE).  “El alto desempleo en algunos países europeos, España entre ellos, persistirá durante años” (FMI). 20 años  da la auditora PWC para volver a crear el empleo destruido. Y eso intensificando las reformas, el eufemismo neoliberal que se traduce por recortes y mermas a los ciudadanos para que unos cuantos se enriquezcan obscenamente.

El gobierno y ya prácticamente todos los medios grandes nos están vendiendo una recuperación engañosa, en la que advierten algún problemilla para curarse en salud. Una bicicleta de ruedas cuadradas que por más que no deje de ocasionar batacazos a sus usuarios –los ciudadanos- sigue en los primeros puestos de ventas. Nunca ha funcionado mejor la propaganda. Por algo es masiva y uniforme. Y porque, mientras se cae, los ilusos creen que vuelan y ya remontan.

Por el empleo en España, pues, ya nadie da un euro seriamente. Todo el que venga a cuentagotas y buena parte del preexistente será -como suelo insistir- con sus premisas, con las premisas del PP y sus colegas ideológicos: parcial, temporal, precario y abaratando el trabajo, el despido y las condiciones laborales de todos los ciudadanos. Cuando Rajoy no está ocupado en dictar propaganda para su audiencia española, presume de ello; de lo asequibles que ya somos para cualquier empresario,  como hizo meses atrás en Japón.  Avisamos, aceptar humillantes rebajas no es el final sino el principio: equivale a abrir la puerta a mayores desafueros. ¿Para qué van a pagar a nadie ya salarios ni de mil euros cuando lo pueden solventar con la mitad o menos? El plato de garbanzos y el catre como modelo de “competitividad”.

Las cifras son tozudas: el PP ha destruido en solo dos años más de 1 millón de empleos.  Rajoy cogió el paro en el 22,85% y lo tiene en el 26%. Es su obra, su propia herencia para la posteridad. Cada registro, cada EPA, arroja una nueva bofetada: cada vez hay menos gente trabajando y buscando empleo. El drama mayor es el de los jóvenes. Las cifras han pasado del 48,9% al 58%. Cargarse 9 puntos de empleo juvenil en tan corto espacio de tiempo debería llenar portadas a diario, aunque las cifras sean repetitivas y “aburran”. Y lo que viene es pura basura: tenemos el nivel más alto de contratos temporales de la OCDE, un 62,4%.

Parémonos a reflexionar. Muchos de quienes hoy están en paro, tú, usted, ya no encontrarán trabajo. Sus hijos no tendrán con qué ganarse la vida si no se van de España y fuera tampoco todo es jauja. Lo primero que perderán será el derecho a la sanidad pública. Sin haber cotizado, tampoco les pagarán pensión. Las de los abuelos –mermadas- acabarán cuando fallezcan los titulares si no son drásticamente esquilmadas mucho antes. El trabajo ya no garantiza tampoco salir de la pobreza, ni siquiera “ tener necesariamente un estándar de vida decente“. ¿Qué van a hacer? ¿Qué vamos a hacer?

Los conclaves neoliberales se muestran satisfechos: han conseguido imponer su ideario, no importa que implique un abrumador aumento de la desigualdad social. Se hace preciso visualizar que 85 personas poseen el mismo dinero que la mitad de la población mundial. En España son 20 individuos quienes atesoran la cantidad con la que sobrevive el 20% más pobre. Pero ellos no cesan, mandan a todos hacer deberes neoliberales para tener un futuro neoliberal: el de España hoy.

Hagamos deberes. Empecemos de nuevo por el abecedario. La crisis financiera actual –dejando al margen el cenagal español que añade problemas- es el resultado de haber desregulado la economía. De haber roto la separación que existía entre la banca comercial de la de inversión, la hucha del casino. Si queremos cambiar el negro futuro que nos han preparado hay que, como mínimo, volver a establecer normas. Acabar con los trucos financieros especulativos (del tipo delos CDS)  que rozan la ilegalidad y sobrepasan con creces la indecencia. Impedir el lucro a toda costa por encima de las personas, arrasando a las personas.

Hemos olvidado los pasos clave que llevan a un imprescindible cambio de tendencia. La política fiscal es básica. Los ciudadanos debemos pagar impuestos según nuestros ingresos, los ricos también. Hay que poner fin a las excepciones y la pirámide invertida. Es decir, a los paraísos fiscales, las evasiones, las elusiones, y todos los tratos de favor que propician los gobiernos del tipo del PP y en su día el PSOE.

Siguiendo con el manual: Banca Pública. En nuestro caso no tenerla -en competencia con la privada- es de auténticos idiotas. Hemos metido en algunas entidades cantidades astronómicas de dinero: 280.000 millones de euros entre créditos a fondo perdido y avales. Son nuestras. Y ahora el PP las vende para que otros hagan negocio. ¿Insisto en algunos datos? Regalamos el Banco de Valencia a La Caixa, por un euro, perdiendo 5.449 millones; Novagalicia a Banesco, un banco privado venezolano, tirando a la basura otros 8.000 millones; el Banco Gallego al Sabadell, por otro euro, tras inyectarle 245 millones. Y ahora nos vamos a dejar vender Bankia que se ha llevado el grueso del pastel, mientras muchos ciudadanos están pasando hambre. Además de empresas públicas, espacios, y todo cuanto el PP está enajenando. No es preciso por tanto ninguna medida drástica: esas empresas son nuestras total o parcialmente.

Con los nuevos ingresos, se ha de invertir en los ciudadanos, en su Estado del Bienestar que -además de crear puestos de trabajo- contiene elementos esenciales para la vida.

En España es ineludible, forzoso, vital, imperativo, sanear el manto de mierda sobre el que se asienta nuestra vida pública. Hay que poner freno a la corrupción. Un primer paso inexcusable, apremiante, es acometer una reforma en profundidad de la justicia para que acabe el escándalo de impunidad que nos devasta a diario. Vamos por el camino contrario.

Igual de necesario y urgente es ayudar también a desbrozar en la educación e información de los ciudadanos la pestilencia de manipulación mediática que padecemos.

¿Tiene todo esto -y algunas cosas más- relación con el empleo? Lo tiene, con un futuro humano también. Hay que variar el rumbo. ¿Cómo se hace? No es fácil. Exige riesgos, tenacidad e ingenio. Algunos los afrontan. En Gamonal o en la sanidad pública de Madrid con éxito. Lo único cierto es que estamos ante una disyuntiva muy clara: es o seguir aguantando esta situación, no tener o no volver a tener trabajo nunca, ni pensión, ni horizonte… o tomar las medidas que llevan al cambio. Es lo uno o lo otro. No hay más.

*Publicado en eldiario.es

La prensa convertida en Reyes Magos para el gobierno

Los Reyes Magos han llegado ya para el gobierno y sin duda los esperan con igual generosidad los medios ávidos de un salvavidas de manos de aquellos que tienen, por mandato electoral, la llave de la caja fuerte.

De la entrega de diarios como ABC o La Razón  es innecesario hablar, más penoso es encontrarse –al levantarse de una inocente siesta- que andamos atando los empleos con longanizas o que nos gobierna la crema de la intelectualidad. Vayamos por partes…

EL MUNDO hace su tradicional lista de los personajes del año. Sobre quién elabora el ranking y con qué datos yo no encuentro nada, pero sí que hay muchos políticos –qué cosas- entre los españoles de pro. ¿Y quién es el primero de todos?, Sí…

1) Mariano Rajoy

“El año 2014 se inicia con la expectativa de ser clave: el ejercicio que marque el inicio de la recuperación. Al menos así lo espera, y lo anuncia, Mariano Rajoyapoyándose en datos que todavía no perciben los ciudadanos pero que el Gobierno ya considera sólidos.

De que este vaticinio se confirme depende el futuro de muchos españoles, incluido el propio presidente. Si los pronósticos optimistas se concretan, Rajoy y su partido podrán concluir el mandato con la comodidad natural de quien goza de mayoría absoluta, e incluso aspirar confiados a una reelección en la que las esperanzas económicas pesen más que los escándalos de corrupción, las promesas incumplidas, las salidas de tono de los ministros y la merma de derechos sociales que han jalonado sus primeros dos años de mandato”.

Seguid viendo, con extremo cuidado si sois espíritus sensibles.

Pasemos ahora a EL PAÍS, el periódico global.

Abre -en el momento en el que escribo- con una “noticia” titulada “El trabajo que viene”. Distribución, consumo, logística, tecnología y automoción tirarán de la contratación, añade en subtitulo. Y empieza así de bonito:

“Año nuevo, empleo nuevo. Esa sería la mejor noticia a recibir para los casi seis millones de personas que figuran en las listas del paro en España. Empieza a haber motivos para la esperanza. En el tercer trimestre de 2013 el desempleo bajó en 72.800 personas, cambiando la persistente tendencia alcista de estos últimos años de crisis y el año se ha cerrado con una caída del paro registrado y con la menor destrucción de empleo de toda la crisis. Diciembre ha sido un buen mes para el empleo y es posible que este mes haya más cotizantes que en enero del año pasado, la primera mejora interanual desde que empezó la crisis.

Con una tasa de paro rozando el 26%, se antoja demasiado pronto para lanzar las campanas al vuelo. Sin embargo, las previsiones apuntan hacia una cierta mejora durante el año que ahora comienza. “Los indicadores macroeconómicos reflejan que la tendencia positiva que iniciamos en el último trimestre de 2013 continuará en 2014. Nuestro país experimentará una mejoría gracias al tirón del sector exterior, el control de la inflación y el aumento de la inversión extranjera”, sostiene Enrique Sánchez, presidente de Adecco en España y Portugal. La empresa de recursos humanos asegura que desde el pasado mes de agosto la curva de la contratación temporal no ha dejado de crecer por primera en esta crisis, una buena noticia.”…

Aclaro que Adecco, a quien la autora de este reportaje llama “empresa de recursos humanos”, es una ¡¡¡ETT!!!

Ni una línea, en la larga extensión del artículo, dedicada a matizar o poner en cuestión la calidad del trabajo o el drama de nuestro mercado laboral. Periodismo en vena, vamos. La necesaria crítica al poder en ambos ejemplos.

Que a Vds les traigan los Reyes Magos un feliz 2016 como nos desea Carne Cruda Radio. Qué menos.

Último trabajo en Fukushima

La noticia saltó entre las de los menús navideños, la propaganda política o las bazofias varias de distracción: en Japón se están reclutando indigentes para limpiar el desastre de Fukushima. El reportaje de la agencia Reuters que reproducen varios medios, habla de algunas detenciones, pero también de una enorme opacidad en los trabajos que tratan de paliar los destrozos ocasionados por el escape nuclear. Hay más de 700 empresas subcontratadas por la Administración, pero además no está nada claro cómo lograron algunas sus contratos cuyas bases no fueron ni publicadas. Los periodistas de la agencia británica descubrieron que un grupo de empresas no pueden siquiera ser identificadas. El caso es que urge ver qué hacen con el desaguisado y no parecen estar siendo muy escrupulosos con la legalidad.

Y así reclutadores de desesperados recorren las estaciones o lugares donde se “alojan” los sin techo. Limpiar Fukushima es un trabajo. Alguno de los contratistas hasta escatima el salario mínimo, “algo es mejor que nada” ¿no dicen eso también aquí?

La radiación nuclear no desaparece, o lo hace en miles de años. Hubo héroes durante el escape de hace 3 años que se quedaron dentro para tratar de minimizar los daños. Muchos murieron. Tras tanto tiempo de abandono y desconcierto, entrar ahora a “limpiar” es un suicidio. El pan para hoy y la muerte para mañana en toda su crudeza.

La ciencia ficción había retratado el escenario. Elysium es hasta ahora la última película en hacerlo. Pero ya está aquí. Nadie en su sano juicio se emplearía en semejante actividad, salvo los desesperados. Aquellos a quienes les da lo mismo ya vivir que morir, si es que se llega a tal grado de hundimiento. He pensado mucho en ellos estos días. Son la constatación gráfica de que ya existen los desechos del sistema. La muerte silenciosa de cada día, la que viene de la precariedad,  de repagos y restricciones sanitarias, tiene un paso más adelante: trabajar para morir. En lo que nadie quiere. Únicamente los ya descartados… en vida. Han “enfermado”, les han hecho enfermar, de pobreza.

Estamos aceptando estas condiciones. La rebaja continua de las cláusulas laborales y hasta de las de vida. Privatizados servicios de la Comunidad de Madrid, limpieza, lavandería sanitaria, pagan ahora la mitad a los mismos empleados. Hacemos la vista gorda a que se subcontrate en sucio incluso la gestión de la salud, como ha encontrado la Cámara de Cuentas pasa en la sanidad pública que privatiza también el PP en la Comunidad de Madrid. No se sabe ya quien anestesia o analiza y trata la sangre, y no son asuntos baladíes.  Este mundo hemos fabricado. Su único fin es el lucro… de unos pocos. Resulta incomprensible que tanta gente, víctimas incluso, lo amparen.

Lo malo de la degradación es que no se para. No sola. Una vez iniciada pone el turbo y avanza sin freno. Lo estamos viendo.

Si yo fuera una indigente japonesa de todos modos no me iría sola de este mundo, ya puestos mejor ir en compañía  de unos cuantos responsables de esta situación. Pero sigue el manto de impunidad y silencio para todos los atropellos. Un trabajo para limpiar Fukushima puede ser el último, el que pague la última comida del condenado por el sistema. Y no hay paños calientes. Esto está pasando.

Intoxicados de injusticia

Calle de los Derechos Humanos/Propiedad Privada

En Madrid, en el Barrio de la Concepción, hay una calle que se dedicó en su día a los Derechos Humanos. Alguien (Miguel @Genko en Twitter) descubrió que, torpemente, le han colocado debajo del rótulo otro letrero: Propiedad privada. Me acerqué a comprobarlo y hacer fotos. Parece aludan a la zona que circunda las casas y utilizan de aparcamiento. Pero simboliza lo ocurrido con nuestra sociedad: ya ninguno de nuestros derechos tiene prioridad sobre el reinado oficial de la codicia, apenas nos pertenecen. Figura así en la Constitución reformada en tiempo récord, y en la práctica de los días.

La Troika (Comisión Europea, FMI y BCE) ha comunicado este lunes que aprueba las reformas hechas por España pero –siempre hay un pero- piden más. Concretamente quieren una “segunda vuelta” de Reforma Laboral (más precariedad), otra Reforma para la Administración Pública(menos Estado), otra más para los servicios profesionales (para liberalizarlos y que sean un coladero), suprimir el déficit de tarifa en el sector eléctrico (para pagar más, aún más) y una revisión en profundidad del sistema fiscal (que difícilmente irá encaminada a que paguen más quienes más tienen porque ellos están en posesión de una bula).

Estamos ante un renovado envite de esa doctrina que desde tiempos inmemoriales trabaja para una casta sin importar el daño que causa al resto. Mariano Rajoy es el –muy complacido- ejecutor en España de la nueva ofensiva. Escuchamos a  diario a su gobierno como caza al vuelo signos de recuperación. Hemos leído que él mismo deja en manos de Angela Merkel nuestro destino, el de los españoles. “Lo que más me preocupa es que Alemania tenga claro adónde vamos”, se atrevió a decir, al tiempo que mantiene que ha preservado el Estado del Bienestar y que los recortes se han practicado de forma equitativa. Está muy claro el plan de Alemania: seguir apretando las tuercas a los países del sur en beneficio suyo. El mantenimiento de Wolfgang Schäuble en la Hacienda del nuevo gobierno de coalición no indica otra cosa.

Calle de los Derechos Humanos, Madrid

Calle de los Derechos Humanos, Madrid

Pero hay más. Lo contó en otra entrevista Klaus Regling, Director Gerente Del Mecanismo Europeo De Estabilidad, un hombre con un sin par currículo de compromiso social precisamente: “Trabajó en el FMI antes de enrolarse en un hedge fund. De ahí pasó a la Comisión Europea, y después asesoró a Angela Merkel en asuntos de regulación financiera”, según nos lo presentan.  ¿Qué quieren así que hagan el alto cargo europeo y su jefa Merkel? “Las recetas de la troika en Europa, y anteriormente las del FMI en Asia y América Latina, son las adecuadas para volver a una senda sostenible”, dice Regling. Sí, normalmente empiezan a funcionar cuando los países, tras mucho dolor, echan muy finamente a puntapiés al FMI y toda su parentela neoliberal. Solo así funcionan sus “reformas”. Un pequeño gesto que ayuda grandemente a la estabilidad. El puntapié.

Resulta hasta indignante que la Troika se felicite porque, según ellos (que está por ver), “España ha superado los graves problemas que tenía en partes de su sector bancario”. Aunque haya añadido un millón de parados más, aunque se desangre el país en precariedad y tantos ciudadanos se vean obligados a emigrar. Eso es secundario.

Como si esto fuera “lo normal”, políticos y algunos medios de comunicación, nos llaman a admirar“el éxito” de Irlanda, el alumno aventajado, al que le cuadra alguna cifra aunque su población sea mucho más pobre y esté mas desatendida que antes de se iniciara lo que llaman crisis.  Nosotros pues, los españoles, nos ubicamos también en esa categoría de educandos ejemplares. Portugal ha aprobado igualmente, habrá que hacer más reformas, eso sí, y a los ciudadanos apenas les falta comerse las raspas del bacalao para subsistir. Si usted bombardea una ciudad y luego la reconstruye, los datos muestran un pasmoso pico de crecimiento económico, se explica en diferentes versiones. Aunque deje un reguero de dolor incalculable. Aunque sus ensangrentados balances sean a costa de las personas.

Han hecho creer a los ciudadanos dóciles y desmemoriados que fueron los servicios públicos los causantes de la crisis. Por eso hay que reducirlos. Las hipotecas basura, los fondos arriesgados (hedge funds), Lehman Brothers y toda su parentela o la burbuja bancaria y las trampas financieras (CDS y similares),  el ladrillazo español y la inconmensurable corrupción, no tienen nada que ver, pasaban por allí. En jet privado. Los planes de austeridad, las ayudas a los bancos, también son una pura casualidad. Algunos han comprado la falacia. No sé si también se echan a la espalda de su conciencia las victimas que estas aberraciones están ya ocasionando.

Andamos dudando si fue un pescado podrido, yogures caducados, una lata como dios manda -de tienda y todo-, o un agente tóxico inhalado quien ha destrozado a la familia de Alcalá de Guadaira. No hacen falta demasiados análisis bioquímicos para diagnosticar que está sociedad está muriendo por una masiva intoxicación de injusticia. Hace tiempo que está prendiendo y quien más quien menos nota síntomas. Cada vez cerca el mal a más personas. Las que ya no comen lo suficiente, las que ya no encienden la calefacción, las que no saben qué será de sus vidas -de esas vidas que tenían-, con el tajo sin piedad y sin freno a sus sueldos o pensiones y tantas otras cosas. Eran derechos humanos. Ahora son propiedad privada de alguien. Y con ellos, especula y se lucra. Pero estamos tan intoxicados que apenas discernimos la realidad.

*Publicado en eldiario.es

Reacciones ante la crisis: ira, tristeza, tacañería… radicalización o instalarse en el limbo

Tacaño

La crisis, eso que llaman “crisis”, nos ha convertido a la mayoría en seres iracundos, tristes e incluso… tacaños. Tragar cada día varias ruedas de molino por imposición, quieras o no, agria el carácter. La merma de la confianza en la resolución del problema nos deprime. Y el empobrecimiento que en mayor o menor medida todos estamos notando –salvo unos pocos a quienes sucede todo lo contrario- nos hace mirar cada gasto con un cuidado que raya en la ruindad. También tenemos motivos.

Nos han reducido los ingresos y han elevado los precios. En algunos casos a nivel de escándalo. Nos han apretado el cinturón al cuello sin comerlo ni beberlo. Para gastar más que nunca en un endeudamiento que no tendrá fin por este camino. Ya es oficial que la luz ha subido un 71% en la última década, con una inusitada aceleración desde el inicio de esa estrategia a la que denominan “crisis” sin ser sino una estafa, insisto. No es suficiente para las compañías eléctricas. Están tan quejosos del déficit de tarifa que dicen sigue existiendo (pese a hacernos pagar a los españoles las facturas casi más caras de la UE) que se plantean hasta una demanda.

Todos los precios siguen la misma senda. No lo han avisado pero en Septiembre también ha habido subidas de productos básicos. En cifras del INE el incremento ha sido de un 30% en un año. Repasemos algunos de sus datos:

Patatas y derivados un 31,2%. Frutas frescas un 25,9%. Aceites y grasas un 23,2%. Frutas en conserva y frutos secos, un 4,4%. Legumbres y hortalizas han subido 4%; y crustáceos, moluscos y preparados de pescado otro 3,4% y la leche un 3,3%.

Ya no ha faltado más que el tajo a las pensiones. En muchos casos son el único ingreso con el que cuentan familias con sus miembros en paro. Para muchos jubilados eran la confianza en su futuro. No todo el mundo ha podido pagar un plan de pensiones privado, que por otro lado inmersos en el mercado especulativo son causa fundamental de la depreciación de las pensiones públicas. Muy en peligro por cierto, dado que Sor Bañez se ha lanzado a pulirse el fondo con la alegría cantarina que le caracteriza, cuando maneja un dinero que no es suyo, y unas vidas que no tienen nada que ver con la suya.

Me sorprendo compartiendo esta preocupación con personas que han trabajado mucho también toda su vida y a quien no creía les afectara. Pero así es, nos está llegando a todos, y muchos que no quieren enterarse terminarán por caer en este saco. Porque además este precioso sistema que premia con jubilaciones millonarias a buena parte de los responsables de la crisis, fija topes en las pensiones “máximas” (aunque por el pago de impuestos les correspondiera mayor importe) y no permite prácticamente obtener ingresos de otro modo. No sé si en Alemania nos darán un minijob recogiendo bolsas de basura a 5 euros la hora y eso será legal. Si sirve en el Imperio, igual sí. Lo ideal parece ser, una vez más, nacionalizarse sueco. Un estudio acaba de señalar que es el mejor país para ser viejo. España no estaba mal situada, hasta la llegada de la plaga que ha constituido el PP.

De otro lado, nos está invadiendo en Europa el fascismo que es la reacción torpe, inculta e inducida de quien no conoce quién son sus enemigos reales. Los nazis griegos ya han llegado al asesinato. Noruega ha metido en el gobierno a un partido de extrema derecha xenófoba. Hungría anda haciendo listas de judíos, tal cuál, y castigando duramente y por ley a los sin techo. La Francia que tiene un presunto gobierno socialista ha suspendido Schengen para rumanos y búlgaros. En España ya estamos viendo que día sí, día no, nos sale algún miembro del Partido Popular con símbolos franquistas, nazis o lo que les venga en gana y que no pasa absolutamente nada.

“Quien no se mueve, no siente las cadenas” leo que dijo Rosa Luxemburgo. Y esa reacción también se da. Observo que se está extendiendo también en España un conservadurismo de amplio calado. Ya no es que no vean el empobrecimiento general ni siquiera advierten los baches de Madridciudad que les gusta mucho. La alcaldesa heredada después de haberse gastado tal cantidad de millones en su Madrid 2020 que ya he perdido la cuenta, ahora prepara una remodelación de la Puerta del Sol que por lo visto es muy urgente y necesaria. Y mucha gente, encantada. Porque no lo ven. No sienten sus cadenas. Es curioso que he podido terminar de constatarlo de una forma lacerante en unas clases de conversación en inglés… gratuitas. Luego buena parte de los colegas no son herederos de los Rothschild, en ninguno de los sentidos.

Nos estamos amargando por una realidad que ya nos afecta. Por un futuro que vemos con la clarividencia que aporta, simplemente, conocer los datos, relacionarlos y sacar conclusiones. Y todo ese negro futuro se aclararía de forma drástica –en más tiempo cuanto más se avance en la destrucción- solo con que esos gilipollas egoístas se enteraran de algo. Esos cretinos insolidarios son nuestros primeros enemigos. Porque es por culpa de ellos que esa bola de nieve nefasta se sigue engrosando.

Así andamos. Sabiendo hacer diagnósticos y sin tener los resortes para parar esta debacle. Lo último, regalarles nuestro cabreo supino y aún menos tristeza y desesperanza. Ya está bien.Toda esa gente, desde los gobernantes a los pasivos, no tienen derecho a robarnos nuestro trabajo, nuestro presente y nuestro futuro. Menos todavía, nuestras ilusiones

FMI a los españoles: Cobra menos, paga más, jubílate a pie de tumba y muérete de inmediato

El FMI ha vuelto a echar un jarro de agua fría sobre la pretendida euforia del PP con sus datos económicos –esos que elige parcialmente para ocultar la realidad-. Tras la visita sobre el terreno de “los hombres de negro” el diagnóstico del Fondo Monetario es tétrico: prevé 5 años más hasta la salida de la crisis… y un paro desbordado que estaría en más del 25% al menos hasta 2018.

Sus recetas son profundamente neoliberales: propone rebajar los sueldos un 10% para crear empleo, a través de un gran pacto entre empresarios y sindicatos por el que los trabajadores acepten rebajas de sueldos y los empresarios se comprometan a crear empleo de forma significativa.

Para “motivar” a los empresarios, pide rebajar más las cotizaciones a la Seguridad Social. Y, como el Estado percibiría menos dinero, ha encontrado una solución: subir los impuestos indirectos, medida que afecta a toda la población. El FMI no considera que haya que “motivar” a los ciudadanos. Si encuentran un trabajo con un salario todavía menor del que ya ha dejado la reforma laboral con esa rebaja del 10% se pueden dar por contentos. No importa que tengan que pagar más –todavía más- por todo.

Y es que el FMI dice que, “aunque la reforma laboral de 2012 ha tenido efectos positivos como la caída de salarios en el sector público y grandes empresas, hay otros componentes que han tenido menos éxito” y es preciso “profundizar” en los cambios. Más tajo. Como ejemplo de estar en el buen camino, han puesto la “reforma” de las pensiones que nos cae en Septiembre, pero piden acentuar la poda.

Con todo, ve que ni aún por esas le cuadran las cuentas al gobierno, y por ello propone revisar también el gasto en educación y sanidad y dar otra vuelta de tuerca a la reforma de las pensiones. Es decir, la Biblia neoliberal desde los Consensos de Washington y Bruselas. Cargarse todo lo público.

El FMI prevé que bajará el consumo, pero a eso no le pone remedio. Ni a la contradicción de que difícilmente puede crecer nada –salvo el paro y los cierres empresariales- con semejantes restricciones.

El gobierno andaba hoy de propaganda con sus saneadas cifras de empleo registrado. Lo que ocurre es que el 93% de los contratos han sido temporales y un tercio de ellos, a tiempo parcial, “minijobs” en cobro. Fuera de la estacionalidad, el paro ha subido en 7.591 personas.

Lo grave es que en el proyecto neololiberal de asimilarnos a China, el PP no apuesta como ellos, como los chinos, por la innovación tecnológica. El modelo del PP,según estamos viendo, es precisamente cortar la investigación y basarse en la devaluación de la sociedad, el turismo para extranjeros y…  Eurovegas.

Es cierto que el FMI suele equivocarse en sus pronósticos, pero siempre es a la baja. Es decir, cuando prevé recuperación ésta merma sus porcentajes y sobre todo yerra en las fechas: pone la zanahoria un poco más allá cada vez. Como el gobierno, correligionario del FMI, cuando no anda de publicidad engañosa y asegura, como ayer mismo Rajoy, “Señorías, estamos saliendo de la recesión”. No estamos saliendo, pero además “salimos” más pobres y más fastidiados.

Aún así, según el CIS, el 32,5% de los españoles votarían hoy al PP en lo que llaman “estimación de voto”. Cae, lo mismo que el PSOE, y se rasgan las vestiduras los medios por la quiebra del bipartidismo. Es que IU y UPyD suben un poquito, porcentajes absolutamente insuficientes para conseguir el poder.

Ante el escandaloso precio de un producto que necesitaba comprar, le he comentado a la farmacéutica -amiga- lo del FMI. Me ha respondido: Rosa, mejor no pensar. En estas creo que es absolutamente imprescindible volver a leer “La sociedad percebe tiene a su líder en La Moncloa“. Incluso Salmones contra percebes. Yo le he respondido: con “no pensar”, cada día estamos peor ¿no? Creo que le he dado la tarde. Un ratito al menos.  A mí me la dan los del no pensar y hay que aguantar, el gobierno, el FMI y ese futuro que se prevé tan negro. Y, desde luego, no es por mi culpa, ni por la de muchos de vosotros.

Por cierto, el deseo del FMI para nosotros es recíproco.

*He cambiado el título por un comentario de @Kamchatka_H. Al menos, aún hay gente ingeniosa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 809 seguidores

%d personas les gusta esto: