Y ahora vamos a financiar la ludopatía o…

Son muchas las novedades del día. Del signo habitual. Otro ex consejero de sanidad de Madrid trabajando para el mismo hospital cuyos servicios privatizados adjudicó él sin ir más lejos. Manuel Lamela, quien iniciara las políticas de abandono de la sanidad pública de Esperanza Aguirre. El actual, Javier Fernández-Lasquetty, tan empecinado en las privatizaciones como el presidente Ignacio González que nos dejaron en herencia, le apoya. Y, por supuesto, la Ministra de Sanidad –dice su título-, Ana Mato,  que ni ve “jaguars” en su garaje, ni confeti en las fiestas de sus niños, ni maldad alguna en lo que llamaremos en plan fino y aséptico “puertas giratorias”.

El PP -dice también- apoya a su delfín, Alberto Núñez-Feijóo, fotografiado en 1995 con un narcotraficante, a torso gentil y de viaje por esos mundos, cuando ya Garzón lo había imputado en la operación Nécora y Galicia entera sabía de sus actividades. Y digo “dice” porque la oposición sabía de esas fotos y esa entrañable amistad, pero la cosa surge ahora que Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Aguirre pugnan por suceder a nuestro plasmado presidente. Sí, Rajoy, se dispone a “comparecer” para algo, otra vez a través de un monitor, y, probablemente, incluso volverán a ir verlo periodistas.

Anda Bárcenas con sus millones arriba y abajo. Urdangarín con sus emails inoportunos. La delegada del gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, insistiendo en lo malos que son los de la PAH. Y es que los escraches resultan muy molestos a los tocados por la unción divina de un cargo político.

En marzo se creó empleo sin embargo y los ávidos de esperanza -fundamentalmente si votaron al PP- creen ver signos alentadores. No lo son. Subió en el sector servicios porque desde 2008 no caía la Semana Santa en Marzo y en cambio los contratos han vuelto a estamparse.

Y así, en somero repaso, veo que la tasa de ahorro de los hogares está en su nivel más bajo desde 2000. Baja 2,8 puntos, hasta el 8,2% y casi asombra que no lo haya hecho más. El consumo de gasolina y gasóleo ha caído un 12,3% en febrero. También la demanda de gas natural y buen fresco ha hecho. O que, a pesar de la millonada de dinero público que han recibido los bancos, no ha revertido en créditos. De hecho la caída del crédito a las empresas y los hogares se acelera en febrero. O que aumenta el número de divorcios. La crisis real no ayuda a la convivencia.

Con todo esto, no dejan de ser apasionantes las novedades que trae la campaña del IRPF que se inicia. Van a recaudar más y devolver menos debido a la brutal subida de este impuesto que nos perpetró Rajoy. Pero lo mejor de todo es que el gobierno autoriza a deducir las pérdidas del juego. Sí, en bingos, casinos y máquinas recreativas. Impuestos que no les cobran a quienes han elegido apostar su dinero, pero pagamos entre todos. Financiar la ludopatía. Porque imagino que para, además del ahorrillo, lavar dinero negro -más dinero negro- no servirá ¿Verdad?

Me han mandado unos pendientes o gemelos muy fashion. La foto. Creo que es el mejor final para este artículo.  “Muchas veces -me dice Javier en su envío-, son los pequeños detalles los que nos distinguen”.

pendientes.bárcenas

Rajoy, los ingresos de un pobre presidente

Mariano Rajoy ha publicado por fin sus declaraciones de la Renta -que anunció hace una semana como muestra de transparencia a raíz del caso Bárcenas-, aunque solo desde que dejó su puesto en el Gobierno de Aznar (2003). Varias cosas llaman la atención:

1) Sus datos fiscales no coinciden con los que presentó el Congreso. “En ese documento, Rajoy declara haber recibido 98.225 euros del Partido Popular en concepto de dietas y gastos de representación. Sin embargo, en la declaración publicada en la web de Moncloa la cifra es mucho más alta: 181.098 euros. La diferencia entre ambas cifras es de 82.873 euros que Rajoy percibía del PP y de los que nada dijo al Congreso de los Diputados”, escribe Gonzalo Cortizo en eldiario.es

2) Rajoy cobró tres sueldos en 2004 y 2005. Del PP, del Congreso y del Gobierno.

3) Se practica una espectacular subida del 27%  en plena crisis. 30.000 euros más. “En 2009, ya en plena crisis y después de perder sus segundas elecciones, Rajoy recibe un nuevo aumento fuerte del sueldo del PP, de 186.000 a 196.000. En ese año la necesidad de contener los sueldos era uno de los ejes de su discurso y el de la patronal. Ese año Rajoy cobró en total 240.000 euros”, detalla Carlos E Cue en El País.

4) Pasó de cobrar 240.000 euros en la oposición a unos 75.000 en el Gobierno, que prohíbe otras actividades al margen.  Es el dato que destaca la prensa afín. Y los 840.131 que pagó en diez años a Hacienda.

5) Como era de esperar, no figura en el IRPF ningún pago en “B”.

Rajoy dijo que él sabía ganarse la vida, que no necesitaba la política. Si su sueldo de Registrador -que sigue sin responder si percibe- era superior, realmente es un pobre presidente. Lo es, por esa mezcla de mentira, chapuza e incompetencia de sus cuentas, al menos de sus declaraciones de ingresos. No nos lo merecemos.

Añadamos que en el dinero que maneja el PP para su funcionamiento -publicado también- se basa en un 90% en subvenciones públicas y con sustanciales aumentos. Llama la atención en un partido neoliberal cuyo lema es adelgazar el Estado y que lo ha llevado a la práctica en detrimento de nuestros derechos, al practicar duros recortes a la sanidad, educación públicas.

Poco estéticas estas prácticas y alguna pregunta en el aire, la que muchos nos hacemos y desarrolla Ignacio Escolar:

“Los ingresos que ha declarado Rajoy del PP dejan abierto otro misterio que el presidente debería explicar. En los papeles de Luis Bárcenas que ha difundido El País, el último supuesto sobresueldo en negro es de 2008. Ese, año –según publicó El Mundo– fue cuando María Dolores De Cospedal accedió a la Secretaría General del PP y ordenó acabar con el sistema de los sobres. Y ese mismo año, según los datos fiscales de Rajoy, el sueldo del presidente del PP subió un impresionante 17,8%: el mayor aumento de todos los registros presentados. En 2008, el sueldo bruto de Rajoy creció en 28.076 euros. Casualmente, es una cifra muy similar a ese supuesto sobresueldo que aparece en los papeles de Luis Bárcenas que ha publicado El País. La pregunta es obvia: ¿se  convirtió en dinero en A lo que antes se pagaba en B?”

Exige que nos devuelvan el 90% de lo cotizado en nuestra vida laboral

El Gobierno ha aprobado una amnistía fiscal para los evasores de impuestos. Lo justo es la igualdad en el pago de tributos.

El Gobierno ha aprobado una amnistía fiscal para las fortunas evadidas a paraísos fiscales, cuantas opacas dentro y fuera del país y cualquier dinero negro. Los capitales que se regularicen sólo serán gravados con un 10% de impuestos. La necesaria igualdad ante la Ley exige que los asalariados recibamos igual trato. Nos sentimos discriminados –y lo que es casi peor- estúpidos por haber pagado lo que los evasores se quedaron íntegramente para ellos. De llevarse a cabo esa amnistía, lo justo es que sea general y con efecto retroactivo: lo ya abonado vuelve a nuestros bolsillos.

La idea –de Javier Peces- se complementa con muchos otros argumentos. Según el informe 2011 del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, el 82% de las empresas del IBEX 35 tienen vinculación patrimonial con empresas domiciliadas en paraísos fiscales. Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).por su parte estiman que la grandes fortunas y las grandes empresas son responsables del 71,8% del total del fraude fiscal en España. Y eso que –dice en este caso la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda (IHE)- los ingresos obtenidos en el extranjero están exentos del impuesto de Sociedades en España mientras que los gastos invertidos para ello sí tienen deducciones fiscales. “El mecanismo es muy simple: los ingresos no suman (computan) y los gastos financieros necesarios para obtener los ingresos sí restan (se deducen)”, dicen. Conocida la amnistía fiscal la rechazan frontalmente. Contradice, para empezar, el artículo 31 de la Constitución: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”. Consideran también paradójico que se suban los impuestos a los que pagan y se les perdonen a los que no cumplen. Y creen que puede provocar un “derrumbe” de la conciencia fiscal de los contribuyentes con efectos muy perjudiciales sobre la economía española.

Miles de millones de euros perdidos que nunca más se pagarán porque el Gobierno les “perdona”. Si esta profunda arbitrariedad no tiene vuelta atrás, debemos reclamar el mismo trato y exigir la devolución del 90% de lo cotizado. Y. en todo caso, una tributación del 10%, como los amnistiados. La emigración a la que las erráticas políticas seguidas en España desde hace años nos abocan, serían mucho más asumible con ese patrimonio del que los ahora amnistiados –sin recargos, ni sanciones- disfrutan.

 Al firmar la petición estarás enviando esta carta

Destinatario: Cristobal Montoro

Estimado señor Montoro:

El Gobierno del que Vd forma parte ha aprobado lo que han calificado de regularización de fortunas evadidas a paraísos fiscales, cuantas opacas dentro y fuera del país y dinero negro. Es decir, una amnistía fiscal en Román Paladino. Los capitales que se regularicen sólo serán gravados con un 10% de impuestos.

La necesaria igualdad ante la Ley exige que los asalariados recibamos igual trato. Nos sentimos discriminados –y lo que es casi peor- estúpidos por haber pagado lo que los evasores se quedaron íntegramente para ellos. De llevarse a cabo esa amnistía, lo justo es que sea general y con efecto retroactivo: lo ya abonado vuelve a nuestros bolsillos.

Tenga en cuenta los grandes beneficios de los que ya disfrutan los amnistiados y los alarmantes datos de la dimensión del problema que paso a recordarle:

Según el informe 2011 del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, el 82% de las empresas del IBEX 35 tienen vinculación patrimonial con empresas domiciliadas en paraísos fiscales. Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).por su parte estiman que la grandes fortunas y las grandes empresas son responsables del 71,8% del total del fraude fiscal en España. Y eso que –dice en este caso la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda (IHE)- los ingresos obtenidos en el extranjero están exentos del impuesto de Sociedades en España mientras que los gastos invertidos para ello sí tienen deducciones fiscales. “El mecanismo es muy simple: los ingresos no suman (computan) y los gastos financieros necesarios para obtener los ingresos sí restan (se deducen)”, dicen.

Su amnistía, Sr. Montoro, -como dice la IHE- contradice, para empezar, el artículo 31 de la Constitución: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”. Sube los impuestos a los que pagan y se les perdonen a los que no cumplen. Y puede provocar un “derrumbe” de la conciencia fiscal de los contribuyentes con efectos muy perjudiciales sobre la economía española.

Miles de millones de euros perdidos que nunca más se pagarán porque su Gobierno les “perdona”. Si esta profunda arbitrariedad no tiene vuelta atrás, debemos reclamar el mismo trato y exigir la devolución del 90% de lo cotizado. Conscientes muchos ciudadanos de la situación de crisis que padecemos -y aunque en absoluto la hayamos creado- en todo caso podría aceptar una tributación del 10% de mis ingresos, como los capitales aflorados, desde luego por toda mi vida laboral. La emigración a la que las erráticas políticas seguidas en España desde hace años –la “herencia” ¡es tan amplia, larga y profunda estimado señor Montoro!- nos abocan, sería mucho más asumible con ese patrimonio del que los ahora amnistiados –sin recargos, ni sanciones- disfrutan.

A la espera de su respuesta, atentamente

 *Explico ahora. Mi convicción es que hay que pagar impuestos. Todos y desde luego progresivamente, de una forma justa para el conjunto social, pero da la arbitrariedad del gobierno planteé hace unos días esta petición que al menos exprese nuestra protesta.

Para firmarla pincha aquí.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 822 seguidores

%d personas les gusta esto: