Hugo Chávez subjetivo

Hugo Chávez ha muerto. A los 58 años que es temprana edad para morir. El líder de un país latinoamericano –zona que apenas suele tener sitio en los informativos- copa las portadas de medio mundo con grandes caracteres. Y se reproducen las pasiones que desataba en vida, en las que hay que ser un hábil experto para ver algo de luz. Todo, salvo indiferencia. Y, sin embargo, sería mi posición emocional más próxima al fenómeno.

 Ocurre que asistí a los primeros pasos de Chávez desde mi exilio en el Telediario Internacional de TVE. Darse a conocer con un golpe de Estado no es el mejor aval. Y las primeras medidas de gobierno que llegaban en su voz sin filtrar por los medios y agencias contaminados me produjeron más de un respingo. Pero había nacido un político de gran carisma. Populista que aunaba con desparpajo su condición militar, el socialismo bolivariano, el personalismo, el pueblo, la patria y Dios.

 Fue elegido tres veces con ardorosa pasión popular, no es hecho baladí. Plantó cara a los grandes poderes fácticos con notable astucia, valor y fuerza. Lo que más me reconcilió con él probablemente fue el empecinado odio que despertaba en los grandes pilares de lo establecido. Que llegaran a montarle otro golpe de Estado que sin ir más lejos nuestro presidente entonces, José María Aznar, se apresuró a saludar con entusiasmo. Muy revelador todo. Chávez era hijo, lógico, del fracaso de la política tradicional que sumió a Venezuela en la miseria y la corrupción.

Vehementes defensores de su revolución, cantan hoy los logros que obtuvo:

“Mientras en España votábamos a gobiernos que han llevado a un 21,1% de la población por debajo del umbral de pobreza y disparaban al 45% la pobreza infantil, el Hugo Chávez estigmatizado en nuestros medios reducía la pobreza de Venezuela un 44%, según datos de la CEPAL, lo que suponía que cinco millones de venezolanos dejaron de ser pobres”, escribe en eldiario.es Pascual Serrano en un artículo que desgrana muchos otros pasos dados por Chávez.

 Quedaba mucho por hacer, mucha pobreza que erradicar, mucha incultura. Asistir al discurso del sucesor designado, Nicolás Maduro, demuestra el largo camino que queda por recorrer. El establisment sueña por otro lado que con Chávez se acaba el chavismo que tanto le incomoda, con destacada ingerencia en asuntos que no le competen. Ay, un país con petróleo, qué peligro. Con petróleo y pobreza y subdesarrollo, por otro lado.

 De los miles de análisis y páginas, me ha gustado el de Elena Martí, mi antigua jefa en el TD Internacional, que encuentra alojo a su saber en El Plural:

“Chávez había prescindido desde el primer momento de la clase política instalada y apenas un par de viejos dinosaurios de la izquierda clásica, Miquilena y Rangel, le ayudaron y aconsejaron. Su camino fue en seguida el de un solitario que creó un nuevo poder salido, en lo principal, de la joven oficialidad que le asistió desde el 92. A eso añadió, de modo poco elaborado al principio, un mensaje de fuerte acento social que le acercó a La Habana y caracterizaría en adelante al régimen, descrito pronto como “socialista y bolivariano”.

El esfuerzo a favor de las clases modestas ha sido sin parangón y de ellas sacó sus mayorías electorales. No “hizo política” en el sentido habitual de la expresión, fue todo de nuevo cuño, excepto la fijación de la mirada en Cuba y la relación privilegiada con los hermanos Castro, que le enviaron las célebres misiones médicas que han obtenido un amplio reconocimiento social.

Fue, pues, populista, pero también sincera y sencillamente popular y, contra lo que podía parecer, un buen táctico. La mezcla de todo eso explica su duración”, describe Elena, entre otras cosas. Con rigor. Con distancia. Como me veo yo en este asunto.

Y, sin embargo, cuanto rodea a Chávez es abordado desde la subjetividad, continuamente forzada. Olga Rodríguez lo analiza:

“La animadversión que Chávez provocaba en algunos sectores de la sociedad española solo se puede explicar teniendo en cuenta hasta qué punto grandes medios de comunicación de masas han solido jugar a la contra del presidente venezolano, demonizándolo y ridiculizándolo mientras elogiaban las políticas de gobernantes como el ex presidente colombiano Álvaro Uribe, en cuyo mandato se registraron de manera ‘sistemática y generalizada’ asesinatos de civiles, los llamados ‘falsos positivos’. O mientras callan ante prácticas ilegales e incluso criminales de otros gobiernos aliados”, cuenta entre otras cosas.

Hugo Chávez evidenciaba una enorme pasión por vivir. Hasta llegar a someterse al calvario de cuatro operaciones para luchar contra el cáncer. Me apena que, como ser humano, haya fracasado en el intento. Tan relativamente joven. Frente a tantas personas anodinas, a las que parece dar igual estar que no estar, el amor a la vida de Chávez merece todos mis respetos y simpatía. Así que, nadando entre tibias aguas, terminó destacando también su figura en valores emocionales. También. Un ser sobresaliente como pocos, Hugo Chávez.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 769 seguidores

%d personas les gusta esto: