Íbamos despacio porque vamos lejos

Del 15M a Ahora Madrid, la candidatura de unidad popular que ha hecho historia en la capital

“Admitid que las aguas han crecido a vuestro alrededor, y aceptad que pronto estaréis calados hasta los huesos. Si tu tiempo tiene algún valor para ti, entonces es preferible que empieces a nadar o te sumergirás como una piedra,  porque los tiempos están cambiando” ( The times they are a changing). Bob Dylan.

El camino no será fácil pero se ha comenzado a apretar el paso y en la dirección correcta. Era absolutamente irreal que, tras la indignación que mostró una gran mayoría social en Mayo de 2011, el PP llegara a acumular tanto poder. Y sin embargo ese espejismo fue tan cierto que nos clavó tijera, mordaza, burla, corrupción e impunidad. Llevaba visos de perpetuarse pero la cordura empieza a hacerse hueco.

 El cambio se ha iniciado por su hasta ahora casi omnímodo poder territorial: el PP solo conserva mayoría absoluta en Ceuta, entre grandes capitales y autonomías. Y ver caer a grandes dinosaurias del partido como Aguirre, Cospedal o Barberá, o inamovibles diploducus como León de La Riva, o esperpentos de nuevo cuño como Monago representa un triunfo impensable no hace mucho tiempo.

 Hace 4 años la reacción de votar al PP fue visceral por rechazo a lo que había: el gobierno socialista. Y las gentes de Rajoy creyeron que era un cheque en blanco, por eso lo escribieron con la sangre de nuestros derechos. Aún les queda el incomprensible apoyo de 6 millones de personas (27% de los votantes), que no todos serán beneficiarios de las políticas para privilegiados. Y capacidad de influencia suficiente para seguir haciendo daño. Tal vez más atenuado. Como puede ser el caso de la Comunidad de Madrid que podría quedar en manos de Cifuentes –la nueva Gallardón, primera etapa, para los medios- que anunció privatizaría aún más la sanidad. Dado que es el mismo propósito de Ciudadanos, podemos darnos por mártires del repago y la victimización de las enfermedades “caras”. Pero ni siquiera así, será lo mismo. El viento comienza a virar su dirección.

 Íbamos lejos. Por supervivencia. Ada Colau luchando contra la aberración de los desahucios -en un país que subvencionaba con dinero público a la banca-  marcó el rumbo incluso antes que el hartazgo llenara las plazas. Labor de colonia de hormigas, tenaz frente a insultos, palos y persecuciones. Mucho que negociar y pactar, pero todo apunta a que Barcelona será para los ciudadanos. Para sus necesidades y aspiraciones. Gerardo Pisarello, un muy sólido valor en segundo puesto, marca una lista en la que hay que bucear hasta el final afianzando confianza.

 Igual ocurre en Madrid. Una demócrata sin fisuras, la jueza Manuela Carmena, puede ser alcaldesa. Con la curtida Inés Sabanés detrás y otras personas reconocidas por su trabajo social. Fin de un Madrid solo para el turismo de lujo, y el solaz y el negocio de las grandes fortunas. O en la Comunidad valenciana, donde otra mujer y su Compromís –Mónica Oltra- han mandado a Rita Barcerá a un retiro que su prepotencia no logra entender.

 Memorables cambios en lugares como Santiago de Compostela que había tenido que echar a todo el PP de su ayuntamiento, imputado por corrupción. El cambio ha empezado a ser urbano, ojalá, como dijo Carmena, quienes se anclan en el turbio pasado que representa el PP lleguen a caer rendidos por la seducción de unas políticas hechas para la gente.

 No será fácil, no. Pondrán cuantas trabas y trampas estén a su alcance. En España sobre todo, también en la Europa neoliberal. Pero el cambio ha echado a andar. Unos pasos. Grecia empieza a no estar sola, pronto se unirán los portugueses. Todos los estafados que pierden el miedo.

 Ha sido (y aún es) tan traumático lo que nos ha ocurrido que muchos han caído en el síndrome Arya Stark, tan insano en el fondo. Y no conmueve nada, todo lo contrario, la imagen de derrota de Rita Barberá, Esperanza Aguirre o Cospedal. De los voceros a su servicios. Esas televisiones públicas que se han puesto a los pies de intereses espurios. Hasta medios privados cambiarán si no dependen del teléfono sancionador de las portavocías del poder. La venganza termina por verter su ácido corrosivo sobre quien la ejerce, pero algo de justicia, de compensación, alivia. Por un rato al menos, para volver a tomar aire.

El PSOE hará bien en enterarse de que ha perdido votos y que el aumento de poder territorial es fruto de contingencias electorales. Deberá repensar su futuro. Ciudadanos no ha respondido a las enormes expectativas creadas. Su sospechoso ascenso meteórico no ha pasado desapercibido. La recolección de candidatos por las sobras o las ambiciones de otras formaciones, tampoco. Sus apoyos ahora serán mirados con lupa. ¿El pacto anticorrupción admite Caja B añeja de todo un partido? IU  dejó le cavara la fosa la vieja guardia, y muchos eficientes servidores públicos pagan por ello. Podemos debe ser consciente también de que canalizó como nadie el sentir ciudadano pero que, antes, fue la gente la que lo promovió.

 Parece que fue ayer cuando María Dolores de Cospedal, retaba con arrogancia a los movimientos sociales a que entraran en política. Desplegando malas artes ha logrado que su pucherazo en la ley electoral le suponga un tiro en el pie. Ahora toca disfrutar del inmenso patrimonio acumulado estos años, y, en su caso, de la asunción de  responsabilidades por lo hecho.

abc.postelecciones

Hace 4 años, cuando les vimos llegar, cuando llegamos con ellos, supimos que Los tiempos estaban cambiando. Senadores y congresistas, escritores y críticos, padres y madres no se enteraban. Y siguen sin hacerlo. Una derecha mediática que siente “arrebatado” su poder y, como ABC, ni nombra a Manuela Carmena en portada dedicada a Madrid. Y sobre todo esa insistencia, local y universal, en apellidar  invariablemente a Podemos como “el partido de izquierda radical”. O a la formación de Ada Colau. Pretenden ignorar, quizás convencer, que fue “el partido de derecha radical y corrupta” (y el de socialdemocracia diluida) quien nos trajo hasta aquí. La derecha radical y corrupta es el inicio, el deseo de cambio la consecuencia y no al revés. ¿Hasta cuánto y hasta cuándo creen que se puede tragar?

 De la nada a las alcaldías y parlamentos en solo 4 años. Para ir despacio es todo un récord de velocidad. Pero, sí, vamos lejos. A devolver la democracia y las instituciones a las personas. A seguir intentándolo contra viento y marea. Pondrán todo tipo de zancadillas, pero vuelve a merecer la pena.

“Vuestro viejo camino está envejeciendo rápidamente. Por favor, salid del nuevo si no podéis echar una mano, porque los tiempos están cambiando”.

Crónica personal de un mitin de Ciudadanos

ciudadanos.acto.madrid

O mucho han cambiado los mítines o éste de Ciudadanos en Madrd respondía más al “tranquilo” de su lema que al de “el cambio” que llena su escenario. Aunque alguna cosa ha habido.

Me apetecía verles y tener datos de mi propia apreciación y me he acercado al Teatro que ahora se llama Compac –dios mío- en la Gran Vía de Madrid. Lleno el patio de butacas, dos tercios el anfiteatro arriba. Han dado cifras de 700 asistentes. Personas de distintas edades y variada procedencia social, al menos en la parte de arriba donde me ubican por estar completa la parte de abajo.

ciudadanos.rivera.abajo

Toma la palabra la candidata a la alcaldía, Begoña Villacís, a quién Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, conoció en las tertulias de la TDT Party: El gato al agua, etc… No es de ni izquierdas, ni de derechas, ni de centro, declara a Público. Habla con soltura y sin papeles en el que dice es su primer mitin. “Reconoce haber asistido con su tío a fiestas del Partido Comunista, aunque siempre haya votado a Ciudadanos, UPyD y, sí, también al PP, “aunque por herencia familiar“, cuenta también a Público. ¿“Siempre” a Ciudadanos? ¿Dónde?

La han recibido con aplausos y puestos en pie en las primeras filas de abajo.  Se muestra muy ilusionada. Habla mucho de combatir la corrupción y dice “no sentirse representada por partidos de gente con apellidos y coche oficial”. Lo de los apellidos –del PP- parece preocuparle porque lo repite después.  Dice que no se puede estar 20 años viviendo del Estado, lo que resulta curioso en un partido que aspira a gobernar lo público, pero adelgazando las administraciones, como todo neoliberal.

Del Madrid que quiere regenerar le preocupa, además de la corrupción, la suciedad de las aceras y del aire. Y los sueldos millonarios actuales. Cuenta que hay unas 500 personas en el Ayuntamiento con sueldos entre 200.000 euros y 60.000. No dice nada de la sanidad, ni de la educación. Le aplauden sosegadamente.

Envía un saludo grabado el economista Garicano. Saludo tal cual. Muy breve.

ciudadanos.madrid

El candidato a la Comunidad, Ignacio Aguado, con tan sobrio estilista como el resto, tiene más tablas, sabe lo que tiene que decir,  y le aplauden más. Habla de hacer política para las personas, de no llamar gasto a la inversión social (como adelantabamos en Reacciona), y de preservar el Estado del Bienestar y hasta de no privatizar. Asombroso en un partido neoliberal de raíz. Igual, como la candidata dimitida en Mataró, no se ha leído el programa.

Me quedo con ganas de saber cómo. con todo lo que dicen, con su oposición frontal a la corrupción que manifiestan, justificarán sus avales a partidos como el PP que los necesita. Ante eso explican que se basarán en su programa. Vamos que el “pactado” hará el programa de Ciudadanos :)

Una joven a mi lado, no solo aplaude, corea monosílabos finales como hemos visto en las pelis se hace en Los United con los telepredicadores. La tónica, como digo, es sosegada, y hay gente que claramente ha ido a ver y no aplaude, los menos.

Cuando sale Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos (los partidos de derechas tienen presidentes y los de izquierdas secretarios generales) la devoción crece. Pero el chico es realmente mesurado, por decirlo de alguna manera. “Si estáis contentos con lo que el PP o el PSOE, votadles”, dice, pero su partido “ha venido para devolver las ciudades y comunidades a los ciudadanos“… “como hemos hecho en Andalucía”, concluye entre aplausos. Y  me quedo perpleja.

ciudadanos.vox

Nada más empezar su intervención, en el anfiteatro, arriba, sacan varios carteles de Vox. Gentes muy fornidas realmente que no dejan ver. Rivera no se inmuta. El auditorio se enfada y la chica a mi lado dice: “Parece mentira siendo de Vox”. Ay.

Como el asunto de bajar los carteles se solventa con cierta energía, decido irme. Me he hecho una idea. Hay gente defenestrada o huída de UPyD en la sala. Puede que varios de estos Ciudadanos desemboquen con éxito en otros partidos tras el rodaje. Vengo a confirmar mi impresión de que no tienen entidad como grupo, pero en esta España nuestra todo es posible, hasta que lleguen al gobierno. Por 4 años, no lo olvidemos.

¿Serán una burbuja demoscópica? Los pactos les pueden pasar factura de aquí a las generales. Si es que hay pactos para entonces.

La campaña electoral está siendo más estomagante que de costumbre, hoy he querido ver con mis propios ojos ese partido al que anuncian como decisivo -ya veremos-. Ha sido como tomarme una infusión. De tila.

Si votas privatización de la sanidad ¿es raro que la privaticen? Si votas corrupción ¿te extraña que nos roben?

cristalesrotos.araña

Es asombroso. Tiras un vaso de cristal al suelo y, normalmente, se rompe. Prendes una cerilla en unos papeles untados de gasolina y se encienden. Si no les echas agua, se queman. Dejas de suministrar comida a un pájaro enjaulado y se muere. Le suprimes las medicinas a un enfermo y también, o al menos se siente mal. Dejas un helado al sol y se derrite. Colocas a 23º bajo cero una merluza y se congela. Abres un grifo en el primer mundo y sin haber privatizado el servicio, y ¡sale agua! Enseñas a pensar por sí mismas a las personas y son capaces de deducir sobre datos previos. Incluso de relacionar hechos con consecuencias.

España es famosa por haber disuadido el pensamiento racional y el pensamiento crítico en sus múltiples planes de educación, buena parte de ellos ideológicos. Algunos fueron más positivos de lo que se dijo, otros serán más negativos aún de lo que se prevé. Con un brutal atraso educativo, propiciado por los distintos prebostes, recuperó en el último tercio del siglo XX el rumbo. Pero la educación en este país ha dependido mucho del maestro que te tocara y de las luces de la familia o de los propios interesados; algo, bien es verdad, en lo que somos excepcionales.

Las personas que utilizan la lógica coligen que alguien que miente y no le pasa factura, difícilmente dejará de hacerlo. Entienden que quien roba y trampea sin consecuencia negativa alguna, continuará en la tarea que tantos réditos le proporciona. Llegan a la conclusión de que aquellos políticos que solo piensan en su beneficio no obrarán por el bien de la sociedad. Y, los más literales, que en una pocilga no crecen plantas sanas. Ni Perogrullo lo diría con mayor simpleza, pero se observa una clara dificultad en muchos ciudadanos de hacer deducciones de este cariz.

Uno debe plantearse una serie de cuestiones elementales antes de tomar decisiones de trascendencia. Atendamos al caso que está contando eldiario.es sobre los papeles de Naseiro como ejemplo:

Según esta documentación, un partido político crea una caja B en la que mete dinero sucio, negro, tiznado, de donaciones no declaradas ni aclarados sus fines, de comisiones y trapicheos. Con ese dinero paga sobresueldos a discreción y campañas electorales de lujo que le colocan en situación de ventaja sobre sus competidores. La pone en marcha desde el momento que se funda el partido. Y pasan las décadas y todo sigue igual. Trabajando por los objetivos previstos.

La ley española no ha castigado la financiación irregular. Sí, el cohecho, pero no es fácil probarlo, especialmente si no se pone mucho empeño en ello. El diseño de la justicia se pergeña deliberadamente politizado al depender de cupos por partidos. Al juez que sale díscolo le caen males diversos. ¿Por casualidad?

Los Gobiernos cuentan con medios económicos (procedentes del erario público que gestionan) para subvencionar a empresas, como las periodísticas, de muy diferentes formas. Apenas ningún medio ha hecho referencia a los graves hechos acreditados por eldiario.es respecto a la financiación en B del PP. ¿Por qué será?

En plena y agobiante campaña electoral ya, se lanzan encuestas como dardos. Y opiniones como si no hubiera mañana. Lo hay, y muy comprometido para todos. Se trata de pescar en el mar revuelto de una sociedad que –según los sondeos– parece mostrar unos vaivenes impropios de una ciudadanía madura y que en puertas de las elecciones mantiene un elevado porcentaje de indecisos. La dificultad de razonar y sacar conclusiones que evidencia un número decisivo de votantes se ve asistida por quienes les digieren los mensajes. Se ven plumeros de todos los colores y en todas partes. Las personas que saben cuestionar, para deducir, los ven. Muchos otros, no.

Múltiples preguntas a hacerse. Si votas privatización de la sanidad, ¿es raro que se privatice la sanidad? Si en estadísticas oficiales se comprueba que dos millones y medio de personas dejan de tomar medicamentos porque eligen comer, ¿no lo trajo el voto que otorgó ese poder para hacerlo? Si en el mapa de los desahucios farmacéuticos se producen más víctimas donde domina el partido que dictó la ley del copago, ¿qué cabe pensar que alberga la cabeza de esas personas?

Si se han destruido en esta legislatura más de un millón de empleos y se crean puestos de trabajo en precario y mal pagados, por horas y fecha de caducidad, si han descendido los sueldos, ¿quién se recupera?

Si se potencia el ladrillo y el turismo y se cercena la ciencia y la investigación,¿será España un país avanzado y con futuro?

Si los recortes en todos los servicios esenciales para un bienestar que nunca alcanzó al de los europeos no han servido para equilibrar la economía y el PP ha aumentado la deuda pública a más de un billón de euros, tras desvalijar también la caja de las pensiones, ¿dónde está el milagro económico? ¿Por qué no se resalta en la prensa?

Si se dictan leyes y códigos mordaza para una sociedad ejemplar en su protesta, ¿qué fin persiguen?

Y hay más, mucho más. Si un partido tiene el mismo programa neoliberal de FAES, es decir, del PP, ¿cabe pensar que hará políticas distintas? ¿Con quién pactará en consecuencia y quién obtendrá el poder? Si ha recolectado candidatos por diferentes partidos y esquinas con la única condición de lucirupper class y repeinados, ¿ofrece solvencia?, ¿qué intereses defenderá?

Hay otros partidos en liza, claro está. Pero no son por completo de la cuerda dominante del “sálvese quien pueda” que ha triunfado en el Reino Unido y tiene visos de ganar también en España, vía pactos, si la lucidez no lo remedia. Que puede aún remediarlo.

El egoísmo se impone como lema. De ahí que el pobre Adam Smith tratara de sistematizarlo para ser usado y abusado casi tres siglos después. La ley de la selva rige para el más fuerte o el más traidor. El más débil sucumbe aunque pague impuestos para que le pisoteen. Y ni siquiera es regla fija que funcione siempre auparse pisando a los demás. Legiones de jóvenes que enarbolan la bandera de una pretendida libertad absoluta (de mercados, de las otras no hablan) precisarían cambios frecuentes de pañal si les cayera a ellos o sus familias una enfermedad “cara” que no pudieran pagar.

Salvo oportunas huidas a diferentes limbos, nos queda el grueso de la campaña electoral. Caminaremos entre plumas, plumones y plumaje. Hay que preverlo. Y que el escorpión siempre mata a la rana en mitad del río… porque en este caso le esperan en una barca para llevarlo a la otra orilla. Los entusiastas del “yo primero” y el “sálvese quien pueda” en política, ¿se han planteado si quienes la proponen y practican van a favorecer los intereses propios o los de los ciudadanos? Es esencial el pensamiento lógico.

Encender con una cerilla papeles empapados de gasolina solía producir fuego y consunción. Corren a apagarlos sin cuartel, mientras siguen vertiendo carburante. El “sálvese quien pueda” empieza en estos casos por uno mismo. Las víctimas no cuentan. Esas se ahogan en el emplasto, voluntariamente en muchos casos.

Pero imaginemos que todos nos apuntásemos a abandonar la lucha por ese modelo de convivencia que el poder actual y sus colaboradores han destruido. Hasta en el “sálvese el que pueda”, el más tonto es el último.

La Caja B del PP y la Caja B de España

Las revelaciones sobre la financiación en sucio del Partido Popular que está publicando y documentando eldiario.es harían caer gobiernos en cualquier país serio. Desde los SMS del presidente del gobierno y del PP a su exteroreso, Bárcenas, con su “Luis, sé fuerte”, España salió de toda lógica. Pero ahí siguen. Todos ellos. Acrecentando una sensación de disloque de la democracia, de la sociedad, de la más elemental decencia y coherencia.

Eldiario.es aporta datos concluyentes: el PP y su antecesor AP tienen caja B, sobresueldos y todo tipo de privilegios y patrañas desde sus inicios, desde que comenzaron a andar. “No vale la metáfora de las “manzanas podridas”: el árbol del PP está podrido desde sus raíces; está emponzoñado desde que nació”, escribe el director del periódico Ignacio Escolar.

Resumiendo:

eldiario.es ha tenido acceso en exclusiva a la contabilidad secreta que guardó Rosendo Naseiro, tesorero del PP con Manuel Fraga y José María Aznar

  • Entre 1987 y 1988, el partido mantuvo una cuenta corriente oculta que movió 204 millones de pesetas con ingresos en efectivo y cheques al portador firmados por el entonces secretario general en la breve presidencia de Hernández Mancha, Arturo García-Tizón, hoy presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, nada menos.
  • La cuenta 5632-2 del Banco de Fomento es descrita en estos documentos como “confidencial” porque sus movimientos “no aparecen en nuestra contabilidad”.
  • La última cantidad que quedó en esta cuenta oculta –ocho millones de pesetas– coincide con la primera anotación de los papeles de Bárcenas a nombre de R. N., las iniciales de Rosendo Naseiro.

Naseiro es encausado por corrupción del Partido Popular, junto a otros miembros del partido, entre ellos Ángel Sanchis, tesorero también. Pasa 5 días en la cárcel y al salir se papapeta contra las traiciones de su partido del que no quiere ser chivo expiatorio, dice. Así que registra una carta ante notario diciendo que es José María Aznar quien está detrás de la Caja B y los sobresueldos del PP. “Bajo la supervisión, directrices y criterios de Aznar”, dice exactamente.

Surte efecto, a no ser que fuera pura casualidad… casualmente. El Caso Naseiro es sobreseído en el Supremo por “irregularidades” en su instrucción: unas cintas (hoy borradas) en las que se habla claramente de la búsqueda de enriquecimiento. Dicen que no cuentan con supervisión judicial para ese fin. Unas escuchas irregulares fueron también las que, por decisión del Supremo igualmente, apartaron a Baltasar Garzón de la instrucción de la Gürtel e incluso de la carrera judicial.

Como anécdota, la apostilla que la wikipedia mantiene, asombrosamente -suelen estar ágiles cuando se les cuela propaganda-, acerca de Eduardo Zaplana, que, cómo no, formaba parte de la historia:

La escuchas telefónicas anuladas por la ilegalidad cometida al obtenerlas, y determinada frase Estoy en la política para forrarme de Vicente Sanz (ex-presidente de la Diputación de Valencia por el PP) en una conversación con Eduardo Zaplana, continúan utilizándose como arma arrojadiza por los adversarios políticos del ya retirado político valenciano.2

Pobriños.

Ante el atronador silencio de la mayoría de los grandes medios, eldiario.es sigue publicando Los Papeles de Naseiro:

El PP de Fraga y Aznar repartió sobresueldos, pagó en negro y defraudó a la Seguridad Social. 

  • En 1990, el PP repartía sobresueldos entre sus dirigentes mientras mantenía a muchos de sus trabajadores en negro.
  • Durante sus años de oposición en la Asamblea de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón cobró un sobresueldo anual de 1.425.600 pesetas, al margen de las dietas que cobraba como parlamentario.
  • También cobró sobresueldos en esa época el actual secretario de Estado Antonio Beteta.
  • El propio PP admite todo tipo de prácticas irregulares en unas auditorías internas que encargó Rosendo Naseiro a las que ha tenido acceso eldiario.es

Y el resultado, con la #marcaPP en las entrañas. Dice Ignacio Escolar en el artìculo ya aludido:

nacho.raicespodridas

En el capítulo de reacciones, tenemos que Hernán Mancha llama a la SER para calificar de “hoja parroquial que no lee nadie a eldiario.es”. Al día siguiente, Pepa Bueno le entrevista en el estudio de Hoy por hoy. Y el antiguo presidente del partido, en un tono mafioso y franquista, amenaza a la peridodista y a la cadena, si no gana Rajoy. Y este gravísimo hecho… sigue sin tener apenas eco. Ni en el grupo PRISA.

Pepa Bueno y El Intermedio de la Sexta, también algunos de sus debates, han tratado el tema, pero no el resto de los medios.

Rajoy ha patentado el sistema de caminar mirando al frente como si nada fuese con él. Se le cae a jirones toda la credibilidad y le resbala. El problema es que también lo ignoren los que tienen que ser garantes de la demcoracia y el bien común desde las Instituciones. De todas las Instituciones. España también parece tener una Caja B, muy podrida. Es atronador como luchan por conservarla. De ahí su muy partidistas posiciones en las próximas elecciones.

En el fondo, el editorial sobre el tema más visual lo ha firmado el viñetista Manel Fontdevila. Dirigido a todos, ciudadanos también, en realidad: hipócritas. Aunque quizás se queda corto.

fontdevila.hipócritas

Ni matar al mensajero, ni meterlo en nuestra cama

Podemos debe disolverse. Podemos debe moderarse. Podemos debe esperar. Podemos debe radicalizarse. Podemos debe no poder. La existencia de Podemos retrata a muchos de los que ocupaban el espacio político y también mediático. Se pueden leer sus intenciones como en una radiografía. Demasiados intereses en riesgo de mermar, emociones intensas. Más allá de tradicionales apoyos ideológicos, la prensa entra en el barro de la campaña, y es su mayor contrasentido. No ocurre solo en nuestro país. Pilares sólidos del periodismo se tiznan por diferentes puñados de beneficios.

times.extraimpuesto.laborista.

The Times, un periódico con casi dos siglos y medio de historia, el primero en disponer de corresponsales y enviar periodistas a conflictos armados, acaba de publicar a toda portada un titular tendencioso a sabiendas. Invadiendo la campaña electoral en curso. Lo descubrió nuestro compañero Iker Armentia. No era cierto que los laboristas fueran a cargar con 1.000 libras anuales a las familias, como figuraba a 5 columnas. La propuesta de Miliband es añadir este impuesto a quienes tengan propiedades por un valor superior a dos millones de libras, sueldos elevados, y a grandes empresas, entre ellas las tabaqueras. En la “aclaración” -no con la relevancia del primer titular- se argumenta que el dato de a quiénes afectaba, se incluía al final del artículo. Luego fue absolutamente deliberado. “Algunos de estos impuestos y gravámenes sólo se aplicarán a las empresas, y los demás solo afectarán a una pequeña minoría de las familias, no a “cada familia trabajadora” como se informó”, precisaron. Y punto. Pero es lo que queda. Igual que esas portadas como puñales que se lanzan en España. The Times pertenece hoy a Murdoch.

Si esto ocurre con el Times, es de imaginar cómo andan las cosas en España. Aquí, en el pacífico bienestar del poder, les surgió un grano que se reveló con el tiempo muy peligroso para ellos: Podemos. La campaña de acoso y derribo tiene escasos precedentes, el temor es serio. Si se hubiera dedicado el mismo tiempo y esfuerzo a inquirir, analizar y denunciar al PP, su caja B, sus recortes y manipulaciones, con seguridad no nos veríamos como nos vemos. Se ve que no era lo pretendido.

 Al tiempo, salía de su hibernación catalana Albert Rivera, como  diseñado a propósito. Avanza en paseo triunfal, gozando del favor de los medios. Porque, igualmente, si hoy se empleara el mismo tratamiento para saber cómo se financia Ciudadanos, cuál es su programa real, en qué se inspira, o como recolectan a sus miembros, igual cabía alguna esperanza de regeneración de la derecha. La gran asignatura (o licenciatura) pendiente en España.

 La minuciosidad informativa es necesaria, la crítica imprescindible, pero inexcusablemente debe alcanzar a todos, sin ley del embudo. Huele muy mal de otra forma.

mundo.monedero.sevapais.monedero.seva

A Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, le escudriñaron  hasta su inscripción en el Registro Civil a tenor de lo que saben de él. El despliegue realizado desde su dimisión sigue reflejando en qué manos estamos informativamente en España.

 Portadas dignas del peor tabloide, con imágenes dramáticas de Pablo Iglesias, y un nivel de comentarios que ni se molestaba en disimular el júbilo, ni el afán de dar el descabello. Tenemos –y disculpas por citarle- a un antiguo periodista de nombre alemán, devenido en fantoche, criticando la sensibilidad de Monedero y su poco aguante. “Se va por cobardía y porque le echan”, firma este macho hispánicus en traje de tirolés que se peleó con una banqueta y le echó la culpa a Wyoming.

Varios periodistas aconsejan la disolución inmediata de Podemos (no del PP con las gravísimas evidencias que le cercan). En todos los tonos. Hasta maternales. “Al final IU resucitará y acogerá a los de Podemos” firmaba una representante de la corriente periodística “con lo bien que estábamos como estábamos”. Ernesto Ekaizer saldría en El País hablando de egos y cultos a la personalidad. Y en la España en la que nos movemos, precisamente en ésta, se refería a los de Iglesias y Monedero.

 Del fuego amigo tampoco se libra Podemos, pero las llamas consumen a la sociedad que conocimos, su nivel de vida y sus derechos. Su futuro. Esperar puede acabar con ella en cenizas.

No todos aguardan. Ni mucho menos. La gestora durante décadas de esa pocilga de corrupción que ha resultado ser el PP de Madrid no solo es candidata por su partido a la alcaldía, su presencia resulta perenne en los medios. Perenne. Como la de su colega para la Comunidad, jefa hasta hace nada de unos durísimos antidisturbios. Se diría que ellas, solo ellas, se presentan a las elecciones y que por tanto serán las que salgan elegidas. También algunas encuestas echan una mano. El embudo se hace cada día más extremo.

 Pasa sin mayores problemas –Aguirre lo confirma- que el PP cobró sobresueldos en B, mientras apretaban el cinturón a los ciudadanos. Se presenta como un éxito la ilusión del gobierno de llegar al final de la legislatura con el mismo paro que encontró. El mismo. Solo que devaluado hasta límites intolerables para impulsar las cifras macroeconómicas que el común de los humanos no tocamos. La sociedad española sufre una precariedad inadmisible salvo en las élites para las que se trabaja. Pero cómo van a querer cambiar nada, con los beneficios que obtienen ambos lados de las puertas giratorias. Lo trágico es esa gente que –voluntariamente o por inducción- ha hecho dejación del uso de pensar ¿Cómo es posible que se estén avalando políticas que son puros atropellos?

 Entonces irrumpe el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, e invita a debatir sobre la conveniencia de agregar el bozal a la mordaza de la libertad de información. Y todos, con mucha razón, reaccionamos enérgicamente para impedirlo. Quieren matar al mensajero, al periodista.

 Pero me van a permitir una reflexión muy seria. Matar al mensajero jamás, ni siquiera a los vendedores de contratos de gas a domicilio ni a los Testigos de Jehová que dicen ser mensajeros porque también llaman a las puertas. Pero aprender a distinguirlos, sí. Resulta vital. El periodismo es una profesión con fuerte sentimiento corporativo, aunque en algunos casos yo misma me sienta más próxima a quien expende billetes de tren que a quien publica en medios. Y eso porque tienen un nexo común: el uso del ordenador.

 La objetividad absoluta no existe. Toda selección –en el orden de las noticias y hasta en la selección de las palabras-  se rige por algún grado de subjetividad. El periodista debe aspirar a ser honesto  y guiarse por el interés informativo, el de los ciudadanos. Aportar los datos imprescindibles y todos, sin escamotear ninguno.

 Los lectores, oyentes y televidentes deben tomar una parte activa en el proceso. No pueden pedir lo que no dan. No deben exigir heroicidades a otros cuando ellos se refugian en la inacción y el acatamiento.

 Es duro enfrentarse al momento actual. El poder, tantas veces corrompido, se juega mucho, pero el resto de los ciudadanos también. El periodismo tiene un papel fundamental, muchos lo cumplen y con riesgos. Pero hay que distinguir y evitar confusiones. Hay una gran distancia entre matar al mensajero y meter al vendedor de pianos en nuestra cama.

 *Publicado en eldiario.es

Cuando votas desahucios y fondos buitre

Entre las noticias que casi tapa la actualidad, encuentro ésta de catalunyaplural de eldiario.es:

Los fondos buitre compran pisos de desahuciados en Catalunya por entre 5.000 y 20.000 euros.

Hay que leer el titular despacio, paladearlo, y reflexionar sobre los extremos de esta aberración: echan de sus casas a personas por impago de hipotecas y luego prácticamente regalan los pisos a Fondos Buitre para que hagan negocio. En muchos casos tras haber entregado dinero de todos para arreglar sus pufos.

La Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona van a poder optar a su adquisición gracias a un decreto de medidas urgentes que elaboraron y que ha aprobado el Parlament. Algo se salva de la quema. Pero es imprescindible meditar y sacar conclusiones sobre lo que nos ha traído hasta aquí.

En este caso, el principal monto de las viviendas procede de Catalunya Caixa, una de las tantas cajas que palmó por mala gestión, a la que sufragamos y que luego fue vendida por el gobierno de España a través del FROB  a… el BBVA ésta. Convertida ya en Catalunya Banc, el BBVA lo compró por la irrisoria cifra de 1.165 millones de euros.  La “cartera hipotecaria” se la quedó Blackstone, un fondo buitre norteamericano.

El BBVA soltará también “lastre”, despidiendo a 1.600 trabajadores de la entidad adquirida. Ya no les sirven.

El resto de los pisos en estas ventajosísimas condiciones se distribuyen así:  Bankia, con 200 viviendas y BBVA con 100. Los restantes provienen de Banco Sabadell-Solvia (20), Sareb (11), Santander (5), Crédit Agricole (6) o Deutsche Bank (5).

Casualmente, Blackstone es el Fondo Buitre al que Ana Botella, alcaldesa de Madrid, eligió también para venderle viviendas sociales para la especulación. Angels Martínez Castells detalla algunos pormenores en ReaccionaDos:

Las 1.860 viviendas (ubicadas en Carabanchel, Centro, Villa de Vallecas y Villaverde) tenían un valor contable de 162 millones pero se colocaron por 128,5 millones, es decir, con un descuento del 20%. La EMVS reconoce unas pérdidas asociadas de 30,6 millones y dos millones más en comisiones. Sin embargo, unos meses después vendió otras 163 viviendas, la mayoría habitadas, en Villa de Vallecas, 90 viviendas vacías en Vicálvaro y  82 viviendas, también habitadas en su mayor parte, en Usera.  Ana Botella demostró, de nuevo, que no sabía hacer las cosas: en agosto del 2014  un juzgado de Madrid abrió diligencias previas por la venta a Blackstone de pisos en Madrid a 67.000 euros, mientras se negaba la posibilidad de los inquilinos a acceder a la propiedad de su hogar por el mismo precio y se incrementaban los desahucios.

Ada Colau con La PAH defendía soluciones como la dación en pago para saldar las deudas hipotecarias, la paralización de los desahucios y el alquiler social, mientras Ana Botella sigue poniendo en venta vivienda pública de alquiler.”

¿Tan difícil es de entender que esto lo vota la gente?

En este día de nuevo tan cargado de noticias,  copa la atención mediática la crisis en Podemos. La dimisión de Juan Carlos Monedero de la dirección del nuevo partido. Tiempo habrá de comentarlo. Estomaga, sin embargo, ver a los adictos al sistema y a sus colaboradores necesarios saltando de gozo. Hasta obviando la carta que Monedero ha dedicado “A su amigo Pablo” en el que deja entrever muchos matices. No nos engañemos, como decía el procer, “Estamos trabajando en ello”.

pais.monedero.sevamundo.monedero.seva

Ya no queda espacio para los millones de parados que acumula en España la bolsa de la estafa. Ni se cuestiona con energía (sino todo lo contrario) que la aspiración del gobierno, exhibida como un triunfo, es llegar a la cifra de paro que encontró, solo que con un empleo mucho más precario y sin derechos.

El rendezvous llega a la babosería en el periódico menos vendido de los nacionales, pero eso sí, perenne en los encuentros televisados de los sábados y otros para impartir doctrina.

larazon.paro.ymonederoseva

Ni hay  lugar ya para el “debate” que apuntó el ministro de Justicia sobre una vuelta de tuerca de la Ley Mordaza (los interesados podéis leer aquí la respuesta de Ignacio Escolar). Ni mucho menos para el recibimiento con honores, banquete oficial con los reyes incluido, del golpista y sanguinario dictador de Egipto, de cuya crítica se ha ocupado Olga Rodriguez y poco más. 

Pues bien, todo forma parte del mismo paquete. Es lo que votamos. No al rey directamente, faltaría más, pero sí a quienes mantienen este estado de cosas a todos los niveles. Y que a nadie le quepa duda es que regalar a Fondos Buitres las viviendas de desahuciados lo han votado varios millones de personas.  ¿O no saben lo que va a suceder? El voto no es un papelito que se mete en la urna sin más.

La campaña (feroz, inaudita, sin precedentes) para sacar a Podemos de las posibilidades electorales se ha cobrado una víctima potente. Si al menos la gente supiera discernir que quienes dirigen las cacerías terminan por ser los que propician un gobierno para los bancos y contra la gente,  la venta de casas con fines especulativos, recibir dictadores o amordazar a los periodistas libres… mucho cambiaría. En la guerra que libran contra la ciudadanìa ni un solo paso es inocente.

Pescar en el río revuelto del electorado español

teles.todos

España es hoy un río revuelto, sujeto a muchas tensiones emocionales. Lo que llaman crisis ha causado profundas heridas en los más vulnerables y los escándalos diarios de corrupción componen un dibujo sombrío. Los partidos tradicionales sufren un enorme desprestigio. Cuenta Público que el 43% de los madrileños no sabe a quién votar a un mes de las elecciones y seguro que es extrapolable a otros lugares.  Porque, mientras se desmorona el bipartidismo, han irrumpido (de muy distinta manera bien es cierto) dos formaciones más: Podemos y Ciudadanos.

Las encuestas hacen auténticas cabriolas. Se diría que el electorado español es un caladero donde muchos van a pescar con diferentes intenciones.  Cualquiera puede observar análisis condicionados por fidelidad ideológica. Enternecedores incluso algunos de ellos. También, propósitos muy definidos por intereses empresariales y de grupo. Menos percepciples a la mayoría. No es saludable para una sociedad lo que está ocurriendo, necesita sosegarse y reflexionar de verdad. Da un salvoconducto por 4 años, y ha de estar muy seguro de a quién se lo entrega. Se pagan caros los errores.

La “intención de voto” no me parece válida en este contexto, como ésta de hoy y la mayoría de las que hacen los medios, pero influye en un sentido u otro en los votantes. Las encuestas del CIS -con una base y metodológia más amplia- estaban dando voto directo a los dos partidos mayoritarios en torno al 10 o 12%. No parece que sirvan los viejos procedimientos de estimación de voto, dado que Podemos y Ciudadanos no han concurrido a elecciones generales. Más aún, el partido de Pablo Iglesias es nuevo realmente, Albert Rivera lleva nueve años en Catalunya donde saben bien de él y donde es posible informarse.

Pero muchos españoles van en una montaña rusa. Cuando ya tenían claro que querían un cambio y votar a Podemos, les cuentan en los medios que Ciudadanos es igual pero más “sensato”. Luego ven que “escala” en las encuestas (cocinadas) mientras Podemos “se estanca” o “cae”. O que en lo que yo llamo “encuentros políticos televisados” de los sábados, se pone alfombra roja a Rivera y una estera para sacudir a Pablo Iglesias.

Me dejé sin enlazar un artículo de eldiario.es de hace un par de semanas ¿Para qué cambiar? no se puede estar mejor. Pues vaya si se podía y en bien poco tiempo. Récord. Nos quitamos de enmedio a Rajoy y a su PP que están muy tiznados y dejamos todo igual pero con nuevas caras. La límpida de Rivera. Me cuesta entender que ésta sea una foto para promocionarlo de la propia formación.  Pero lo es.

rivera.concejales

Antón Losada publica en eldiario.es un artículo muy brillante, en mi opinión, sobre Rivera y su Ciudadanos. Lo titula Paleoliberalismo. Aconsejo leerlo completo pero entresaco algunas ideas:

El entusiasmo desatado entre los medios españoles autoproclamados liberales resulta indescriptible. Por fin parecen haber encontrado ese proyecto riguroso e innovador que andaban buscando desde los tiempos de Franco.

Resulta inquietante que la bajada del tipo general del IVA se compense eliminando el tipo superreducido, que grava productos de consumo básico como la leche o el pan, mientras el tipo de sociedades baja diez puntos sin compensación alguna.

Una gran corporación como Telefónica pagará lo mismo que esas pequeñas empresas a quienes subcontrata servicios a precios de miseria. Igual que una persona que gane setenta y cinco mil mil euros pagará lo mismo que una persona que ingrese poco más de veintidós mil.

Lo único que sabemos seguro es que la dualidad actual de nuestro mercado laboral se verá sustituida por una especie de “igualdad universal en la precarización”.

El hecho de que la propuesta fiscal estuviera mal calculada y castigase fiscalmente, por ejemplo, a los solteros sin hijos que ingresasen menos de 20.000 euros solo representa una anécdota…. o no, como diría Rajoy. Resulta curioso que este tipo de errores de cálculo siempre afectan a la rentas medias o bajas. Como los bancos, que siempre se equivocan a su favor.

En España, desde hace veinte años, hasta el cáncer puede curarse suprimiendo las diputaciones y fusionando municipios.

Si Albert Rivera entiende que denegar el acceso a la sanidad a los inmigrantes sin papeles equivale a volver a poner de moda la solidaridad, lo confieso, me declaro completamente pasado de moda y out. (Yo también).

Lejos de estimular la crítica y la renovación, la crisis y el fracaso de sus recetas parece haber empujado a la ortodoxia economía a una especie de retorno al pasado. La vuelta a una especie de paleoliberalismo en estado aún más puro. Reciclaje de ideas que nunca han funcionado y se vuelven a presentar como si no hubiera pasado ni hubiéramos aprendido nada durante los últimos cincuenta años del políticas públicas y Estado del Bienestar. Vuelta a una concepción de hace un siglo: el Estado solo debe ocuparse de facilitar la acumulación de la riqueza comprando paz social lo más barato posible”.

Hoy sabemos que el programa fiscal de Ciudadanos lo ha elaborado la misma persona que hizo el de FAES, la think that de Aznar. Lo ha declarado el autor. Dry Madrid ha marcado las similitudes:

ciudadanosfaes.drymadrid

Lo dijo el propio Rivera, iba a enseñar a pescar a los andaluces. Quienes han aprendido muy bien lo que se juega estos días son los poderes de siempre. Allí andan con la caña, a ver cuántas piezas caen para la causa. Me gustan poco los tópicos pero en este caso cuadra a la perfección lo de “A río revuelto, ganancia de pescadores”.

The New York Times: “La ominosa ley Mordaza de España”

Foto de Pablo Blazquez que publica The New Yorker, uno de los medios que han referido la manifestación holograma   desarrollada en España por primera vez en el mundo. No sin razón.

Foto de Pablo Blazquez que publica The New Yorker, uno de los medios que han referido la manifestación por holograma desarrollada en España por primera vez en el mundo. No sin razón.

Mientras la prensa española anda tan ocupada con Grecia y Venezuela y, en la misma línea, con la campaña electoral española, The New York Times firmaba el 22 de Abril un duro editorial donde expresamente pide al gobierno de la UE que impida la entrada en vigor de la “ominosa ley mordaza de España“.

nyt.leymordaza

Así lo justifica:

“El 10 de abril, un grupo llamado No Somos Delito o No Somos un Crimen, proyecta un holograma como manifestación de protesta frente al edificio del Parlamento en Madrid. Por el momento, las protestas virtuales en forma de hologramas no son ilegales en España. Aunque parezca increíble, sin embargo, casi cualquier otro tipo de protesta pacífica pronto lo será si una nueva ley entre en vigor en la fecha prevista el 1 de julio.

La ley sobre la seguridad ciudadana – apodada como “ley mordaza” – define la protesta pública efectuada por personas reales enfrente del Parlamento y otros edificios del gobierno como una “perturbación de la seguridad pública”, punible con una multa de 30.000 euros. Las personas que participan en protestas espontáneas cerca de los servicios públicos, centros de transporte, centrales nucleares o instalaciones similares se arriesgarían a una multa asombrosa de € 600.000. El “uso no autorizado” de imágenes de los cuerpos de seguridad o la policía – presumiblemente destinado a los reporteros gráficos o simples ciudadanos con cámaras tomando fotos de policías o soldados – también conllevará una multa € 30.000, por lo que será difícil documentar los abusos.

La ley fue introducida en 2013 por el gobierno del primer ministro Mariano Rajoy, cuyo partido conservador goza de mayoría en ambas cámaras del Parlamento. La cámara baja aprobó la ley en diciembre, a pesar de las súplicas de los grupos de Derechos Humanos y las Naciones Unidas, y el Senado la aprobó el mes pasado.

El propósito principal de la ley, al parecer, es ayudar al partido gobernante a mantener su control del poder, a través de desalentar las protestas contra la austeridad que han revertido en un amplio apoyo al partido Podemos populista. Podemos parece que va a hacer grandes avances en las elecciones de este año.

La Comisión Europea debe actuar con rapidez para condenar la nueva ley. Maina Kiai, el relator especial de las Naciones Unidas sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica, ha instado a los legisladores españoles a rechazar la medida, argumentando: “Los derechos a la protesta pacífica y expresar colectivamente una opinión, son fundamentales para la existencia de un país libre y una sociedad democrática “. La nueva ley mordaza de España  se remonta inquietantemente a los días oscuros del franquismo. No tiene lugar en una nación democrática, donde los españoles, como ciudadanos de la Unión Europea, tienen más que un derecho virtual a la pacífica protesta colectiva.

“Una nueva especie de espectro se cierne sobre Europa”, concluye otro medio, The New Yorker, que también relata el problema que vivimos a causa del gobierno de  Rajoy. Y sin embargo un país con ciudadanos tan imaginativos tampoco es un lugar perdido como parece.

Por cierto, The Economist también ha lanzado un duro ataque a Rajoy y a la presunta recuperación de la economía: “Su futuro es tan incierto como el de los trabajadores españoles”, dice del presidente del gobierno.

Como en la antigua España aislada del mundo, muchos medios, tertulias y periodistas solo miran al exterior para ver cómo aprovechan elementos que usar en la campaña electoral española (Grecia, Venezuela). Pero, salvo para la pobre gente que tiene esa única fuente de “información”, ya no cuela la selección arbitraria.

Uno de los medios al servicio del PP contaba este domingo que, dada la bajada de expectativas de voto,  van a ver de acercar a Rajoy a los ciudadanos. Probablemente – y conocido el percal- será una cosa así:

rajoy.plasma.largo

rajoy.plasma.corto

Su realidad, nuestra realidad: manual de traducción simultánea

Así, todo cambiaría...

Así, todo cambiaría…

 Cientos, miles, de personas ahogadas en el mar de la esperanza arrojan sus muertes sobre la hipocresía occidental. Cuando ministros y prebostes europeos se rasgan las vestiduras y dicen sorprenderse y “se preocupan” y proponen “tomar medidas” para atajar esa sangría, siguen pensando más en sus réditos electorales que en solucionar el problema. En caso contrario, no hubieran contribuido a crearlo y a aumentarlo. Casa mal poner trabas y aristas cortantes para evitar “el efecto llamada”, ahorrar en salvamento, y llorar después por la sangre derramada. Racismo y egoísmo también tienen un público, pero en líneas generales la sociedad soporta mal las tragedias en masa y ahora toca conmoverse. Hasta la próxima de esta sinrazón que sí tiene culpables y ni siquiera son los mayores las mafias de las barcas que mencionan en exclusiva quienes quieren evadir responsabilidades.

 Todo forma parte del mismo entramado. Los hechos suelen tener causas, antecedentes, desarrollo y aunque parezca una obviedad merece la pena resaltarlo. Una sociedad a  infantilizar, a emocionar, entristecer y apaciguar mediante impactos, necesita encontrar un tiempo para reflexionar por sí misma. Y comprobar las falacias de las realidades paralelas, sus contradicciones, traducirlas a verdad.

 España se bate estos días, en concreto, entre quienes trabajan por perpetuar –con mayor o menor maquillaje- un sistema altamente degradado, y quienes han visto la posibilidad de intentar cambios. Si a los aposentados se les cae podrido un partido, se propicia otro con la cara más limpia. Se apuesta por pactos convenientes y sobre todo se apela al bolsillo: la economía, la baza económica, laeuforia económica como ya se califica y comercializa para el consumo irreflexivo. Pero ¿qué quieren decir con ello y qué es lo cierto?

La baza económica

 En efecto, las cifras de crecimiento del PIB español están siendo espectaculares. Y muy alabadas por las madres y padres del sistema, desde Lagarde a Draghi. Aunque, eso sí exijan, muchas más “reformas”. Laborales sobre todo. Ya nadie se molesta en ocultar que la devaluación de los salarios y derechos en España está detrás de esas cifras de su realidad.

 Se difunde menos cómo lucen ahora tan lustrosos los porcentajes del crecimiento. Y mucho influye que se contabiliza como riqueza nacional la prostitución y el tráfico de drogas y las armas como inversión. Ya se ha evaluado que estas actividades ilegales han proporcionado al PIB de la zona euro un 3,7% de subida, del que cae un buen pellizco en España.

Son “cambios metodológicos” con los que funciona la realidad contable de los que mandan y aspiran a seguir mandando de por vida. Como ya comentamos, el PSOE pretende excluirlos del cómputo, al igual que Francia.  Regular el puterío como piden Albert Rivera y Esperanza Aguirre todavía aportaría más aumento de las cifras.

 Los que no traficamos con las vidas, el cuerpo o la salud de las personas -ni siquiera para embellecer los balances macroeconómicos-  tenemos otra realidad: la que ofrecen los ancianos apostados en la puerta de los supermercados modestos para recoger comida. La que ya lleva a más de dos millones de personas a los comedores sociales. La de las persianas que se cierran sin remedio en los comercios. Las de los desahucios. Las brutales en el aumento de la desigualdad que ha condenado al 30% de los ciudadanos a la exclusión permanente, como denuncia el Informe Social de la Nación.  Las del dolor de la injusticia. La de la esperanza de cambio.

 Esta realidad no es presentable, no queda bonita cuando vienen las visitas. Como también se atraganta la de los cuerpos ahogados por la emigración. Lo peor es que han intentado convencernos de que es su realidad el objetivo a perseguir. Los países son empresas mercantiles, con sus jefes y socios privilegiados, y no sociedades de personas en busca de su mejor desarrollo en convivencia. Aquí y en todo el mundo regido por la codicia. Lo terrible es que hasta víctimas de la patraña han engullido ese mensaje.

 Es como cuando el Tribunal Supremo argumenta para exonerar a los bancos de pagar por todas las cláusulas suelo suscritas que considera ilegales, que ello supondría “un quebranto económico para las entidades”.

¿Y nuestro quebranto económico dónde queda? ¿Y el de las familias a las que echaron a la calle esas mismas entidades? Y ¿cómo es que semejante sentencia no llena las tertulias y las declaraciones de los políticos en campaña? Porque forma parte de “su” realidad.

 A todo esto, mirando las cifras aportadas por el FMI, nos encontramos con que “la baza económica” ofrece lagunas considerables. No las que les cuentan en marañas los economistas del sistema. Otras, de aplastante evidencia. España presumía de ser la 8ª potencia económica del mundo en los gloriosos días de la burbuja inmobiliaria y ahora, 8 años después, está en el puesto 14.  Y por detrás de México, país que todavía presenta mayores desigualdades sociales que las que ha traído la España del PP y sus colaboradores.

 El milagro de la recuperación de Rajoy que ha desatado esa “euforia económica”  se ha basado en recortar sueldos, subsidios, todos los servicios públicos y numerosos derechos. No hay otro modelo productivo, y menos tras ahogar la ciencia y la investigación. La destrucción de empleo y el aumento del paro en esta legislatura, todavía deja cifras peores de las que el PP se encontró.

Ni creando trabajo precario, temporal y parcial hemos llegado a l 21,5% de desempleo con el que empezó el PP. Estamos en el 23,3%. En la realidad de los Notables no entra contar este dato en condiciones.

 Y aún nos faltan los repagos y el incremento de impuestos que nos ha llevado a los ciudadanos (no miembros del clan) a pagar más que en las dos últimas décadas. Y aún así han saqueado la hucha de las pensiones y han incrementado la deuda pública a niveles inasumibles: Debemos 1,04 billones de euros. Solo este año ha incrementado la deuda el PP en 47.000 millones de euros. Casi 300.000 en esta legislatura. Millones. De euros. Son esos lastres que atan por los genitales a quienes, como Syriza en Grecia, quieren hacer las cosas de otra manera que palíe el destrozo previo y frente a los empleados del “mejor como estamos”.

El lema es pagar lo que se debe. Salvo para los bancos españoles, cuyo rescate nos deja una deuda de –oficialmente- 40.000 millones de euros que tampoco suscita especial alarma de tertulias y medios.

 Nuestra realidad sí se alimenta de todos estos hechos. Son los que nos aplastan. A nosotros y a otros ciudadanos del mundo. Ellos andan distribuyendo su realidad, sus datos, sus motos, sus pactos, sus trabas, sus lágrimas de cocodrilo. Absurdo, admitir que su bienestar a costa de los demás es la norma. Porque aún llegarán muchos más abusos. El TTIP para consagrar los derechos de las corporaciones sobre las personas. Los “ahorros” que ahogan cada vez más vidas, en el mar y fuera de él. Su insultante doblez. Su realidad se construye, se nutre, con la nuestra. En particular, con la que la acepta.

  *Publicado en eldiario.es

Los que mataron a Alan Turing

Imitation_Game

Imitation Game (Descifrando el enigma) es una película que narra la historia de Alan Turing, un genio de las matemáticas, criptógrafo excepcional, uno de los máximos creadores de la ciencia de la computación y, gracias a eso, el que logró acortar la Segunda Guerra mundial (1939-1945), evitando varios millones de víctimas más. Lejos de ser ensalzado por su esfuerzo, recibió un trato infame de su país. Este texto contiene spoilers de la película, si se puede calificar así a los datos sobre una persona real de la que existe amplia documentación.

Turing nació en Londres en 1912 y murió en el condado de Cheshire en 1954, a los 41 años. Una mente prodigiosa que en su corta vida nos dejó grandes hallazgos: desde la noción de inteligencia artificial a ese gran hito que fuera la que se llamó Máquina de Turing. Un computador en toda regla que, con el trabajo de muchos… e impedimentos de otros, logró descifrar el Código Enigma, utilizado por los nazis alemanes en la contienda.

La película del noruego Morten Tyldum, interpretada magistralmente por el actor británico Benedict Cumberbatch, narra la vida de Turing en al menos tres momentos cruciales, desde la adolescencia a su muerte prematura. Y muestra su complejo carácter, lógico, racional y brillante, aplastantemente seguro de sus criterios científicos e inseguro de su personalidad, atormentado, solitario.

Alan Turing era homosexual. Esas mentes mostrencas, con poder, que siempre quieren detener el progreso encontraron en esa circunstancia su talón de Aquiles. Primero, habían intentando acusarle de espionaje. Un robo en su casa desencadena que llegue a conocerse su opción sexual y era, ay, la que Inglaterra penaba aún en 1952. Fue sometido, como condena, a castración química y murió al comer una manzana con cianuro en lo que ha sido considerado un suicidio. Aunque algunos lo cuestionan, lo cierto es que esos duros avatares le habían supuesto ya, a la hora de su muerte, una seria mutilación como ser humano.

La historia, conocida, muestra la evolución de esta tragedia. Cierto que, como se dice, con algunas licencias. No fue el único inventor de los computadores, intervinieron muchas más personas en la proeza, pero sí sirve, en mi opinión, para divulgar el personaje, con esas claves eternas que lo trascienden. Es reseñable destacar también –aunque eso como es lógico no sea imputable al director de la película-  que la figura de Turing recibió finalmente un trato de favor que miles de homosexuales maltratados en el Reino Unido no obtuvieron.  Gordon Brown formuló una disculpa pública y la reina Isabel le concedió un indulto póstumo, pese a la oposición de David Cameron, el actual mandatario que se negó. Turing llevaba décadas muerto.

Pero sí vemos las pasiones de Turing, la mecánica de su raciocinio, sus logros científicos que venían a corroborar las ideas que los alentaban como un triunfo. El que durante 50 años fuera materia reservada la gran hazaña que logró interceptar los códigos alemanes en la Guerra y decidir el signo de la contienda. Sus dudas personales. Su perplejidad. Una vida excepcional, la de un ser que pasó dejando trascendentales aportaciones. Y que truncó la misma irracionalidad de toda la vida.

Siempre están al acecho para cortar y reprimir… y lucrarse. Para cortar las alas de cualquiera que vuele mientras ellos se hunden en las pocilgas. Para llevar a la hoguera al diferente, con mucho mayor placer si la víctima les supera con creces. Nunca se fueron. Ahí siguen. Escribiendo el manual de la intolerancia que obligó a perder grandes hallazgos desde la Antigüedad. ¿Qué más hubiera hecho Turing de haber vivido 30 o 40 años más?

THE IMITATION GAME

Benedict Cumberbatch es un actor excepcional. Uno de los más requeridos en la actualidad desde el enorme éxito de la serie sobre Sherlock Holmes que protagonizó. A su lado, entre otros, Keira Knightley, en un personaje que brinda la oportunidad de evidenciar otra vieja injusticia: el trato recibido por las mujeres a las que en esa época (reciente) no se creía capaces ni de resolver en un crucigrama.

¿Cuánto ha cambiado la discriminación por la intolerancia de tanto obtuso mediocre?  Ésa es pregunta clave sobre la que habría de actuarse. Entretanto se perpetúan los viejos esquemas. Más aún, diría que se están acrecentando.

Sin embargo, llena y esponja – a mí me pasa- que hayan existido y existan personas como Turing. Es algo que las cucarachas de todos los tiempos no han logrado impedir.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 884 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: