La recuperación del PP y el burro que casi aprende a no comer

Acabada la primera ronda de entrevistas con el Rey, no hay candidato para la investidura. Rajoy ha dicho que, de momento, no tiene los apoyos y pasa.  Un “de momento” que me parece abre ciertas incertidumbres.  Grandes movimientos en el conjunto y numerosos resquemores. Hablaremos de ello. De momento, os dejo el artículo de eldiario.es porque el fondo que se dilucida creo que sigue siendo éste. 

eneko.rico.orondo

Viñeta de Eneko. Una forma gráfica de ver lo que llaman Recuperación.

España ha de formar gobierno con urgencia para acabar con la inestabilidad y seguir la senda de la recuperación que es hoy orgullo del neoliberalismo. Así están apremiando los grandes portavoces de esta doctrina económica -desde el FMI a la Comisión Europea por boca del presidente Juncker- a que los políticos electos tomen una decisión que otros países en nuestras circunstancias meditaron mucho más tiempo. El gobierno que desean –y se han cansado de sugerirlo- es el que mantenga al PP en el poder, con el apéndice de Ciudadanos, y -como la mala suerte ha querido que ni con la suma de ambos los votos den de sí- con la abstención positiva del PSOE. Y parece que el actual candidato del partido socialista no está por la labor.

Semejante contratiempo encuentra al sistema a las puertas de otra grave crisis. Esta vez no se atreven a decir que es porque “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, dada la saña con la que las han podado. En la anterior, 2008, tampoco fue esa la razón. Ahora es que el gran experimento chino de capitalismo salvaje con represión dictatorial se les está yendo a pique, el petróleo ya no es oro negro, las bolsas se despeñan y en las altas cumbres se estremecen por la ‘incertidumbre del crecimiento’

De entrada, debe seguir la recuperación propiciada por las políticas de Rajoy y todos sus colaboradores en todas las esferas del poder. Es algo que han visto claro 7.200.000 votantes del PP, y alguno que percibió  cuánto de centrista tenía Ciudadanos.  A mí –y a las cifras de la realidad- nos salen otras cuentas.

Lo que realmente se ha recuperado con Rajoy ha sido la gran banca. A falta de cerrar el balance anual, vemos que, hasta septiembre, aumentaron sus beneficios un 48% respecto a 2014, una gloria. Ni en el mejor de los mundos soñados lograrían una posición tan ventajosa. Esa banca que tan cara nos costó y nos está costando. Las empresas del IBEX en su conjunto se embolsaron un 22% más que el año anterior.

La gente rica se ha recuperado mucho en España esta legislatura, esa es la verdad. Pletórica anda. Despilfarran su dinero comprando y sus gastos suntuarios elevan las cifras del consumo para que Rajoy – y sus portavoces- puedan presumir ante las visitas. Los pisos caros, el lujo, son sectores en alza. Las ventas de vehículos como Porsche, Lexus, Jaguar, Ferrari, se han disparado en España por encima de la media europea, como detallan en el diario bez.es. Y, mientras algunos conciudadanos nuestros pagaban hasta 120.00 euros por un Porsche 911el coche de moda entre ellos esta temporada, el parque automovilístico añadía años a su vejez hasta llegar a los 11,6 como media. Una antigüedad excesiva para circular con seguridad. Hace una década solo el 35% de los vehículos que circulaban por nuestras carreteras tenían más de 10 años. Y ya se citaba como riesgo acreditado de accidente. Pero son cosas que la macroeconomía no tiene en cuenta. Contabiliza en euros, no en vidas.

Todos los datos ahondan en el mismo contraste: el aumento de las desigualdades en España, hasta liderarlas en Europa, junto a Chipre. “Durante la crisis” dicen, pero con un marcadísima acentuación con el PP.  El último en acreditarlo ha sido el informe de Oxfam, pero todos los índices, todos, certifican esta realidad. Con cuanto implica. Casi 14 millones de personas, el 30% de la población, en riesgo de exclusión social, por ejemplo. Estos no se han recuperado nada con Rajoy, han entrado en barrena. Como tantos otros a quienes les han mermado las condiciones de subsistencia.

Lo que realmente se ha recuperado con Rajoy ha sido la gran banca. A falta de cerrar el balance anual, vemos que, hasta septiembre, aumentaron sus beneficios un 48% respecto a 2014, una gloria

No estaría de más pues ensayar otras fórmulas de recuperación, que igual también les sirven a sociedades aquejadas del mismo virus. En Europa y en China, sin duda. Imaginemos que los ajustes se hacen al revés, pondrían el grito el cielo . Ya lo ponen solo por el temor de perder una pizca de su poder y oportunidades de lucro.

Se trataría de tender al equilibrio reduciendo el poder adquisitivo de las grandes fortunas -y sus servidores en la política y en la prensa- un 10% como ha sucedido con las de los asalariados. E invertir ese dinero en el bien común, vía redistribución, ese concepto casi olvidado.

De que echaran a sus espaldas el 85% de la carga fiscal española, como soportamos el resto de los ciudadanos. Para que ellos se vayan a “invertir”, como se escribió, un 2.000% más en paraísos fiscales el año pasado.  En todo caso, sería exigible que pagaran sus impuestos de forma proporcional a sus ingresos, como manda la Constitución, y como hacemos los demás.

Si los sueldos y las condiciones de trabajo han disminuido para la mayoría, podíamos probar ahora a rebajar los márgenes de beneficio empresarial. Tantear a modo de experimentación cómo viven algunas grandes fortunas sin ningún ingreso, que es el caso de casi la mitad de los parados de larga duración.  Y cómo lo hacen con 426€ al mes, que es lo que reciben un número mínimo -600.000- de los casi 14 millones de pobres. Un mes de ponerse en la piel de los demás. Destinar las ayudas públicas y las ventajas fiscales que se han dado a los bancos a todos los demás a ver si logramos ganar hasta un 48% más, igual que ellos.

Retirar las subvenciones a sus empresas –periodísticas, constructoras, concesionarias, la CEOE como tal y muchas otras- y que las reciban quienes las necesitan. Atar corto las mamandurrias entre poderes varios y atemperar los privilegios. Que devuelvan lo robado los corruptos, esos que se nos desparraman encima a diario y que lo mismo trincan de colegios de niños a los que tienen en barracones, que de todo tipo de licitaciones y contratos públicos. Y que se estudie qué responsabilidad y reparación cabe por el escandaloso aumento de la Deuda Pública alcanzado por este Gobierno.

Y sin duda establecer como sueldo de Christine Lagarde, Mario Draghi, y todos los mandos del neoliberalismo 4.000 euros al mes, que tampoco es para pasar hambre. Al menos replantear su remuneración: la directora del FMI firmó 467.940 dólares libres de impuestos de sueldo anual más 83.760 dólares en dietas libres de impuestos y gastos aparte. Su labor es muy rentable al capitalismo, pero nos recupera poco al resto. Como la de su antecesor Rodrigo Rato que encima se volvió a España a hacer lo que hizo.

Es solo un ejercicio retórico. Si algunas de estas medidas u otras similares se pusieran en marcha, se abrirían las entrañas de la Tierra y se organizaría el mayor escándalo que jamás haya conocido el planeta. Por eso es tan extraordinariamente asombroso que sea vea como normal cuanto se ha perpetrado contra los ciudadanos. Todos esos recortes y repagos. Sin que la mayoría vea el atropello que representa cargar siempre  sobre las mismas espaldas la “recuperación” de estas mimadas  élites. Han llegado a tal nivel de abuso que solo resulta comprensible la aceptación o el aplauso en mentes poco despiertas o con fuerte vocación de siervos. Cierto que las campañas emprendidas sin asomo de pudor para mantener en pie el tinglado deben influir, pero en quien estime muy poco su nivel intelectual. Se llega a niveles impensables de descrédito del periodismo, como en el caso de la “exclusiva” que enlazo aquí porque no merece más espacio. La única gravedad del tema es lo que están haciendo algunos con el derecho a la información. Sus intenciones.

Y lo más delirante y procaz: que nos vendan esta recuperación, la de las desigualdades flagrantes, la de los injustos recortes e impuestos, como un aval para el PP. Y aseguren en todos los tonos que lo más sensato para el país sea repetir con ellos, como no nos casamos de oír y leer. Y como si querer recuperar, además, la honestidad, los derechos recortados, la información, la dignidad, no importara.

 Tras tanto batacazo, secular y que se acelera al mismo nivel que el aumento de la codicia, ¿no habría que ensayar otras fórmulas? Igual si la mayoría viviera con algo menos de estrechez, sí se producía un crecimiento para todos con mayor justicia social.

Para entendernos, millones de personas ya están aprendiendo la dieta suministrada por la recuperación de los PP del mundo: no comer, en sentido metafórico. Ni bocado. La balanza de ingresos y gastos se recupera una barbaridad así. Pero la experiencia ha demostrado en los burros de carga que a la larga no resulta.

burro.famélico

La “exclusiva” de Antena 3 sobre Podemos y #nosvanadarperobien

portadas.bancosantander

Hace un año justo, todas las portadas de los principales diarios españoles aparecieron con la misma portada: Un anuncio del Banco de Santander.  La entidad había comprado ese espacio estelar en todos los diarios. Marcó un antes y un después. La “exclusiva” de Antena 3 parece enmarcarse en ese mismo tipo de campaña que se desata casi al unisono en la prensa española.  Y así El Mundo lleva hoy a los anales de la historia esta portada que puede poner en su nutrida galería de los horrores, como si no fuese capaz o no quisiera cambiar su trayectoria de la conspiranoia.

elmundo.exclusivaA3

 

Venezuela, Podemos, Cup, y el suegro del jefe de Eta. Se ve que la  sabiniana  “Teta disecada de Agustina de Aragón” no les cabe en tan amplio titular.

Antena 3 expande su basura ahora mismo, mientras escribo este texto. En el plató de una de las Reinas de la Mañana, Susana Griso, se sienta hasta la nariz de El Perfume: Pilar Cernuda. Las entrevistas, políticas. Y así todo. Por la causa.

susanagriso.exclusiva

La “exclusiva” de Antena 3 tiene tanto de exclusiva que una de las asistentes al encuentro de Caracas, Anna Gabriel, de la CUP, lo publicó con todo detalle cuando se produjo el viaje, como explica en todos sus extremos La Marea. Aquí esta su texto. De hace un año. Nadie se escondió.   No era una reunión de Maduro con unos cuantos españoles, como inducen a creer estos medios. Lo llamaron Encuentro de la red de intelectuales, artistas y movimientos sociales en defensa de la humanidad (La Red) y estaban invitadas más de 300 personas. De izquierdas, sin duda. Pero esa circunstancia, todavía no está penada por ley alguna, salvo en las dictaduras de derechas como la que tuvimos 40 años en España.

aznar.chaves

Ciertamente, a nuestras máximas autoridades también las invitaron a la Venezuela de Chaves.

EL REY JUAN CARLOS VISITA ARABIA SAUDÍ

Y a otros países -hay numerosas fotos de un buen montón de ellos, pasados y presentes-  adonde acuden encantados con la cartera y la pluma de firmar contratos. No sabemos si asistirán a ejecuciones de disidentes políticos como ocurre en Arabia Saudí. Desde luego Antena 3, el Mundo o La Razón, no lo cuentan. Porque este último periódico llega a afirmar en portada que “Iglesias dio “formación ideológica” a los chavistas para traer el régimen a España”.

razon.exclusivaA3

Lo peor es que toda esta chusma llenará los debates de espectáculo político que emiten con profusión las televisiones y desplazará a temas serios. Muy serio es, muy preocupante, la bancarrota moral de buena parte del periodismo oficial español.

Pocos se apuntan a aclarar con seriedad lo ocurrido en este caso concreto. Esta mañana el que yo llamo “El Ojo Derecho” de la SER -en contraposición al Izquierdo, D. José María- ha contado la “exclusiva” con cierto tono jocoso, sí, pero sin aportar datos esenciales que permitieran saber la verdad, y diciendo que era un encuentro para la “autodeterminación”.

El estado kafkiano en el que vivimos lleva al Ministro del Interior en funciones a decir que ve “muy grave” el viaje y tiene “base suficiente como para ser investigado”.  en declaraciones a Griso, naturalmente.  Que alguien pueda seguir apoyando a este gobierno es digno de estudio.

El de Justicia, Catalá, ha salido en el Telediario hablando de partidos subvencionados por dictaduras como la Venezuela e Irán. Produce mucha vergüenza ajena, desgarro, ver a un ministro y de Justicia en estas lides.  Cuando habla de la dictadura de Irán -que lo es- ser refiere a esto:

iran.margallo

Están muy nerviosos. La posibilidad de que se abra una brecha en el tinglado les inquieta y descargan toda su artillería. El derecho a la información es secundario. Lo patético -y evidente- es cómo los presentadores de la “exclusiva” de Antena 3 en su informativo de la noche, se mofaron de su propia noticia, según recoge una grabación. Al punto de decir: “Nos van a dar pero bien”. Mostrando un cierto pundonor del que otros carecen por completo. Y, no, no les “han dado” mucho, hay demasiados miembros en esa gran familia mediática.

 

 

 

 

Una nueva oportunidad: Política real o la de Villa y Corte

Hace un par de siglos, el año 1816 no tuvo verano según cuentan las crónicas. El tiempo se alteró por una violenta erupción volcánica, explican. Napoleón languidecía en la isla de Santa Elena. Dicen que el frío, precisamente, frenó varias veces su carrera imperial. En España teníamos de vuelta al rey, Borbón, Fernando VII.  Aquí  también patinaron los ejércitos napoleónicos, gracias a la labores entre otros de Juan Martín Díez, El Empecinado, a quien el rey felón terminaría ajusticiando por su coherencia y dignidad. Fernando VII había derogado ya la Constitución de Cádiz y el Trienio liberal dio pasó a la Década Ominosa, con la restauración del Absolutismo. Reciente aún la Revolución Francesa, habían crecido – sobre las brasas de la libertad- los Bonaparte. Y se llegaron hasta España. La reacción popular a esa invasión, también derivaría hacia ese Borbón que fue símbolo de involución como pocos. Hay algo en la España actual que evoca de alguna manera esos tránsitos diabólicos que sacuden a esta sociedad de cuando en cuando.

En los últimos años, el hartazgo de la política, del ejercicio de la ‘Política’, de las secuelas económicas que dejaron los errores y trampas, llegó al límite. Y hubo una movilización social –marcadamente pacífica- y algo cambió.  Se visualizó en los ayuntamientos nacidos en 2015 y, en estos días, en el nuevo Congreso de los Diputados. La Cámara que representa a la soberanía nacional, empieza a parecerse algo más al pueblo que la ostenta –aunque tantos lo olviden-. Pero el viejo régimen, su esencia más genuina, no se conforma. Todo lo contrario: rabia. Hasta arrojando bilis por la boca. Y, por ejemplo, convierte en tema de debate nacional el que una diputada acudiera a la sesión que inauguraba la legislatura con su hijo en brazos. Los graves problemas que aquejan a esta sociedad quedan aparcados ante tamaño acontecimiento, que ni siquiera es la primera ni la única vez que ha sucedido. Teniendo allí mismo, en el hemiciclo, a un diputado del partido del Gobierno en funciones investigado por presunta pertenencia a organización criminal en la cuestión habitual de la ‘mangancia’ y la corrupción. Los cronistas palaciegos tienen gran parte de responsabilidad en ello.

Una a manera de bonapartismo influye en la vida de Europa también ahora.  El imperio buscado es económico. Y mandan afilar la tijera porque conviene a las arcas del poder y porque, aquí, las cuentas no se hicieron como cuentan que se hicieron. Que una boyante economía casa mal con deber más de un 1 billón de euros – tras su increíble y rápido engrosamiento-, y, sobre todo, con casi un 30% de pobres ya, más de 4 millones de parados, unos salarios reformados que no alcanzan a pagar las facturas de muchos trabajadores y una emigración que no ve cómo volver.

En las altas esferas de la Corte –léase en sentido prioritariamente metafórico-  ocurren escenas de vodevil, si no fueran tan serias en sus resultados.  Tenemos al territorio del noreste dirigido por un amplio sector que quiere independizarse y, al no tener porcentaje de votos suficiente, ha elegido un atajo que no le han dado las urnas. Hay urnas ahora, a veces se duda de si sirven cuanto debieran, por una serie de factores.  El presidente saliente así lo dice: han corregido las urnas con un pacto. La nueva parte contratante firma un texto en el que se le obliga a pública confesión de sus errores, en acto de contrición;  a echar a un par de personas  y a prestar a dos más para que voten con el titular. Y se muestran encantados. Y tan increíble actitud no se comenta de forma especial en las crónicas de la Corte.

El Rey, en esta ocasión de forma textual, decide no recibir a la presidenta del Parlamento que inicia, con estas premisas, su desconexión a 18 meses vista. Y, tanto él como el Gobierno, despiden al presidente saliente con un cese en el BOE sin agradecerle los servicios prestados como suele suceder. Así se hizo con otros presidentes  -Cospedal, Fabra, Monago- pero es de entender que estos sí prestaron servicios. De hecho, Artur Mas también, pero al final se malogró un poco.

Pendientes de la formación de gobierno en España, sin mayorías absolutas, las gacetas palaciegas eligen composición. Viejo Régimen, Napoleones, Fernandos genuinamente VII, al gusto de las campañas europeas y de sus propios intereses. Y uno de los principales cronistas de la Corte decreta quién y cómo se debe gobernar y que, si acaso, el Rey que reina pero no gobierna, gobierne. O, peor aún, influya en que el plan salga como debe, sin interferencias. Básicamente, se refieren todos ellos a Podemos y las Mareas. A la izquierda. A los que han acudido nuevos al Congreso, en bici, en ropa sencilla, rastas que espantan a la laca de los cerebros, con mochila, banda de música, o niño en brazos.  No convienen. Y los tratan como intrusos, cuando son muchos de ellos los que están quedando fosilizados en las paredes. Cierto que la política no ha nacido estos días, pero que no tengan la menor duda de que si a sus señorías de siempre no les gusta lo que le ven, es porque ellos mismos se lo han buscado.

Este folklore nos pilla pendientes de un juicio por delitos fiscales –al menos- de la hermana del Rey. Y nos topamos con que la Fiscalía –la ¡Fiscalía!-, la abogacía del Estado, y Hacienda trabajan con ahínco para liberar a la infanta del proceso. Se admitieron facturas falsas. Se sabe de feos abusos –hasta utilizando a niños discapacitados para evadir dinero– por parte del marido y socio de la aludida, pero esa misma Administración de Tributos nos dice que “Hacienda somos todos”, solo era una eslogan publicitario.

Todo esto está pasando y se concatena para describir ese escenario de tapices roídos y mucha porquería, aunque lo vaporicen con perfume caro. Como ese gobierno que se apremia a formar desde fuera de la política -porque el periodismo o los empresarios no se presentan a las elecciones- y que implica retornar a Luis VI y María Antonieta, al Napoleón que llamaron temerosos de la libertad, al Fernando VII que volvió al Absolutismo o simplemente al PP de los últimos 4 años. Con apéndices Ciudadanos. Existe ese riesgo. No ganó la suma de la derecha en las urnas y, de entrada,  así figura en la composición de las mesas del Congreso y el Senado. En la Cámara Alta, la decisión del PSOE de ceder una plaza al PNV (con 7 senadores) negándosela a Podemos que es la terecera fuerza allí es demasiado evidente. Los hechos desmienten la búsqueda del acuerdo que dicen ofertar los socialistas. Queda mucho por ver, sin embargo. El PSOE es un partido que juega con pistolas de ruleta rusa en su propio seno y sus errores pueden resultar dramáticos. Es quien más tiene que ganar y quién más tiene que perder.

España anda enzarzada, sin embargo, con el niño de Bescansa, las rastas, los olores, el ruido dirigido que suele utilizarse para distraer. A quienes se dejan distraer, naturalmente

La gente ha recibido bocanadas de cambio. La política real, la auténtica, sin miriñaques y pelucas. Sin el hedor de los afeites y perfumes, sin jabón. Sin las máscaras para el carnaval de intereses. Algunos ciudadanos, asustados, ya empiezan a susurrar “Vivan las Caenas”, como hicieron sus ancestros con Fernando VII, porque hay personas a las que el aire libre les da miedo. O lo harán pronto porque la maquinaria de la propaganda funciona a jornada completa. Otros temen volver a ver cómo se desvanecen las esperanzas. Muchos grados de madurez y decencia en las cúspides ayudarían.

Hubo verano el año pasado. Parecía que no habría invierno, pero ya ha llegado el frío. Puede detener y derrotar la regresión o helarnos el alma.

viñeta.congreso.2016,jpg

*Publicado en eldiario.es

La reserva de dinosaurios escandalizada con el nuevo Congreso

abc.congreso.estupefactos

La portada de ABC no puede ser más explícita. El desconcierto en la mirada de Rajoy (que no había visto un ejemplar así ni en las películas), la opinión del diario que considera “salidas de tono” lo que hizo Podemos. Ir en bicicleta y vestidos de trapillo y hasta llevarse un bebé. Allí se va a dormir, jugar con la Tablet, insultar, lo de Podemos no es serio. Y, sobre todo, es que osó sentarse en el sagrado Congreso al lado de las buenas gentes que “cumplen” y se apañan la Mesa de la cámara. Y lo que sea menester.

congreso.2016

En la guarida de los dinosaurios se hacen cruces sobre lo ocurrido. Un circo, un show… Y es que en La Moraleja, Soto Grande o el Palco del Bernabeu no tiene que cruzarse uno con esta gente. O sea, qué vulgaridad. O sea.

pais.podemos.show

Es tal el desespero que a los viejos arcanos de la Caverna los nuevos diputados de Podemos, hasta les huelen mal como le ocurre a Pilar Cernuda.

A la Policía del PP que comanda el ministro Fernández Díaz tampoco le inspiraron confianza dos cargos públicos de Madrid: Rita Maestre y José Manuel López, cacheados para entrar en el Congreso a la zona de invitados. Que una cosa es pasar por el arco y otra ser registrado y objeto de especial escudriñamiento por si portaban símbolos reivindicativos. Que se sepa a diputados imputados o bajo sospecha no le aplicaron semejante procedimiento.

La vicepresidenta del Congreso Celia Villalobos, por su parte, ha declarado en TVE: “A mí me da igual que lleven rastas. Pero que las lleven limpias para no pegarme piojos.”

Pero el escándalo nacional ha sido que la diputada de Podemos Carolina Bescansa acudiera con su bebé lactante. Sesudas y avinagradas mentes -incluso de mujeres- la llevarían a la hoguera. También acudió en su día a la sesión inaugural de las Cortes Alicia Sánchez-Camacho, pero es una política ortodoxa: es del PP. Y muchas otras mujeres dentro y fuera de España. En todas las profesiones. Hasta yo llevé a mi bebé a hacer entrevistas hace treintaytantos años. No a cubrir un incendio, a recopilar información. Un ejemplo para pazguatos en el Parlamento Europeo. Y no hemos sabido que llenara portadas de periódicos, ni que copara “debates”.  La culpa es también de ese pueblo tan crudo que se deja manipular.

parlamento.europeo.mamá

No es que en el Congreso español estuvieran aburridos. Allí tenían al diputado del PP, Gómez de la Serna, tomando posesión del acta. Se ha despedido del PP pero no del Congreso porque así es aforado y ni la policía al parecer puede entrar en su domicilio a seguir investigando su presunta pertenencia a organización criminal. Todos miraban al niño.

viñeta.ferrán.gomezdelaserna

Viñeta: Ferrán Martín

Hubo muchas imágenes que comentar. Políticos y periodistas en amigable complicidad. La diputada que cambió de partido para ser ministra y hoy se sitúa a la derecha del padre.

patxi.lopez.irene.lozano

Un PSOE, desconcertado, que brinda diálogo con una mano y zancadillea con la otra.

elmundo.circoPodemos

Pablo Iglesias “se aleja”, pero el caso es que la Mesa del Congreso tiene mayoría de derechas, gracias al acuerdo PSOE/Ciudadanos/PP. Y la del Senado da una silla al PNV con 7 diputados y se la quita a Podemos con 16 (3ª fuerza del Congreso) porque así lo decide el PSOE que, eso sí, culpa a Pablo Iglesias de la medida. Política de Escorpión que se llama.

Hasta las fórmulas de juramento o promesa del cargo en los diputados de Podemos les resultan escandalosas.”Nunca más un país sin su gente”, “Prometo acatar esta Constitución y trabajar para cambiarla”, “trabajar por un proceso que reconozca la diversidad y la soberanía y que facilite una relación fraterna entre los pueblos del Estado”, qué desvergüenza cuando existen fórmulas añejas.

Albert Rivera cumple su misión y no entiende el enfado de Pablo Iglesias. Hombre, si se trataba de estar en el poder.

Pocas voces cuentan el fondo de la incipiente actividad parlamentaria. Tomo prestado el resumen de Pepa Bueno en La SER porque es significativo. El resumen del resumen es éste:

Todavía no hay fecha para la primera sesión de investidura y ya hay registrada una proposición de ley de Podemos. La registraron ayer por la tarde y pretende paralizar los desahucios y evitar que se corte la luz a las familias que no pueden pagar la factura.

El PSOE registra hoy mismo su batería de 16 medidas prioritarias, entre ellas la derogación de la reforma laboral, subir el salario mínimo, un pacto educativo y contra la violencia de género o el ingreso mínimo de inserción.

Ciudadanos anunciará este jueves cuáles van a ser sus primeras iniciativas parlamentarias, y parece que entre ellas estará alguna relacionada con Cataluña y la unidad de España.

Ah, la Unidad de España. Cuánto da de comer la Unidad de España.

Por otro lado, es que no sabemos entenderles: al Congreso se va así, vestido de crème. Esta es la gente presentable con la que pactar y hacer gobierno. Esta es la gente que no defrauda. Fiable desde todos los puntos de vista.

pp.lacreme

Lo cierto es que el Congreso ha abierto la puerta a la luz y el color mientras los dinosaurios abren sus ojos atónitos y la bilis les revuelve el hígado. Allí andan revolcándose. A veces se vuelven muy peligrosos, esperemos que no sea ésta una de ellos. No, no lo será.

congreso.viñeta.miguelgallardo.jog

Viñeta: Miguel Gallardo

*Gracias a todos los autores que enlazo.

 

 

 

La Princesa emigrante se ha quedado huérfana

princesa.bebe.emigrante

Llegó sola en una balsa neumática de juguete a las costas de Tarifa, Cádiz, el 12 de agosto de 2014. Sus padres, senegaleses, no pudieron embarcar debido a un forcejeo con la policía marroquí. Solo les dio tiempo de lanzar a la niña, de menos de un año, en el rudimentario bote. Fueron días en los que llegaron muchos emigrantes pero los trabajadores de salvamento se enamoraron de esta niña a la que hallaron empapada de agua y con 38,5º de fiebre. Se tomó dos biberones seguidos y apenas lloró durante horas. La bautizaron con el apelativo de Princesa.

Y Princesa llenó por unos días las noticias en España. “Emocionando” a mucha gente hasta pasar página.

La siguiente, noticia de EFE, nos remite  al día 14:  la Delegación de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía entrega a la niña a una familia de acogida, en tanto se localiza a los padres y se busca el reagrupamiento familiar.

La tercera ha sido hoy. La he escuchado en la Cadena SER, firmada por Nicolás Castellano, y no la he visto destacada en ningún medio. Los padres aparecieron, claro, seguían en Marruecos. Y allí se quedaron aguardando la oportunidad de venir a España. Solo tres días más tarde del viaje de su hija confirmaron que tenía 11 meses y se llamaba Fátima. Era el 15 de Agosto. Hoy, cuando escriboesto, es 11 de enero del año siguiente. Los acogió el obispado de Tánger. Pero nunca lograron que se les admitiera en España para estar al lado de su bebé. Lo máximo que logró la pareja, relata Castellano, fue “ver en varias ocasiones a través de Skype a “Princesa”.

princesa.padre

Este domingo, John, el padre, ha muerto de un cáncer de hígado fulminante. La familia de acogida está desolada. Y el obispo de Tánger, Santiago Agrelo, indignado además:

Santiago Agrelo se muestra muy crítico con la actitud del Gobierno español y con la Ley de Extranjería. “Es una ley que causa mucho sufrimiento y a esta pareja nunca se le ofreció desde España la posibilidad del reagrupamiento familiar”. El obispo reprocha a las autoridades que piensen únicamente en la “impermeabilidad de las fronteras” cuando en realidad lo que buscan en la “impermeabilidad de los pobres”, cuenta la noticia de la SER.

Llevo todo el día oyendo hablar de otra princesa, una tal Cristina de Urdangarín. Abogados, Hacienda, la Fiscalía -¡la Fiscalía!- volcados en liberarla de toda culpa porque resulta que nos han aclarado que “Hacienda somos todos” es un eslogan publicitario nada más. Y  las pifias que han quedado como delito no cuentan porque se vive en el limbo si la esposa ama a su marido.

Su hermano, el Rey Felipe VI, ha decidido no recibir a la presidenta del Parlament de Catalunya y que le mandara por correo la investidura del nuevo President de la Generalitat.  Marcando trayectoria.

Fátima, la “Princesa” de Senegal, ha recorrido en poco más de dos años de vida un durísimo camino. Sus padres también. El del padre ha acabado ya, bien pronto. Sin poder abrazar a su hija. Y no hay fiscales, ni abogados, ni otros reyes y princesas, ni medios y periodistas partidarios de la “estabilidad” que da el gobierno del PP que se hayan preocupado por ella. Por su padre, por su madre. Ni lo ha hecho el  gobierno del PP, el que pone barreras desde Interior, y leyes inhumanas achacables a todo el consejo de Ministros, su presidente y vicepresidenta. Sus encargados en Cortes y en todas partes en donde sientan su poder. ¿Y la Junta de Andalucía tampoco pudo hacer nada?

Las Princesas como Fátima luchan por su vida y su futuro invirtiendo mucho esfuerzo y mucho riesgo. Y lo hacen a diario en las costas del Mediterráneo, unos mueren como Aylan, otros no. Otros anidan en tierra extraña.

¿Tanto cuesta tratar a los seres humanos como seres humanos?

 

 

 

 

Las venganzas de Artur Mas

Artur Mas.despedida

Así se despedía Artur Mas para irse a la papelera de la historia donde dice haberle arrojado la CUP que, finalmente, prestó apoyo de gobierno a la coalición Junts pel Sí.  Culminaba de esta forma un fin de semana trepidante en el que hemos visto cosas que jamás hubiéramos creído (como decía Roy Batty, el replicante de Blade Runer, cuyo nacimiento se producía en la ficción, y parece que no por casualidad, justo estos días de enero de 2016).

arturmas.despedida.parlament

Después de 3 meses agónicos, quizás de 4 años desde que Mas descubre su vena independentista en un enroque con el entonces nuevo presidente español Mariano Rajoy,  Artur Mas dice que Artur Mas se hace a un lado y se desbloquea el proceso con un nuevo presidente de su mismo grupo político: la derecha, CiU, Carles Puigdemont, alcalde de Girona. De hecho, Mas afirma que ha sido él quien ha elegido a su sucesor y lo recalca varias veces en esa comparecencia que es un canto a la egolatría y a la autoafirmación.  A la venganza, también.

La CUP  firma cuando ya acaba el plazo antes de convocar otra vez nuevas elecciones, tras haber realizado varias largas asambleas y votaciones con sus miembros en las que siempre salió NO al acuerdo. O no a Mas, como interpreta la dirección.  Puigdemont declara en la sesión de investidura que aplicará el programa de Mas. Pero la formación anticapitalista se muestra exultante con la presunta retirada de Mas. Le ha cortado la cabeza, escenifican varios medios.

saldaña.mas.cabeza.jpg

Los términos del acuerdo son humillantes, tal como se encarga de enfatizar Artur Mas cuando da ese paso al lado. No se comprende la necesidad de doblegar a la CUP de esa manera y menos aún que ellos lo acepten. Y ya el colmo es que lo hagan derrochando felicidad, al igual que, según se ve, sus seguidores.

En el punto 4), Mas le pide confesión pública de su culpa: Hay que reconocer errores en la beligerancia expresada hacia Junts pel Sí.

Y de ahí pasa a tomar dos diputados de la CUP que dirán Sí Bwana a cuanto diga Junts pel Sí, como firman en el apartado 2). Y expulsar a otros dos, para (punto 5) visualizar un cambio de etapa y asumir implícitamente la parte de autocrítica que le corresponde en la gestión del proceso negociador.

Es un texto que duele en la dignidad hasta en su simple lectura. La primera venganza de Artur Mas está ahí: en destruir a la CUP.  Argumentan sus firmantes que todo es en aras del proceso independentista pero no hay nada que, en democracia, en relaciones de equidad entre seres humanos, justifique la necesidad de un castigo explícito por no haber adorado los pasos de Mas o del grupo que lo propuso.

Hay quien lo comprende. “Si hubiesen acordado para una legislatura ordinaria, sería una derrota de la CUP. Pero se trata de legislatura de “desconexión” a 18 meses“, escribe Isaac Rosa.

Yo no. Siempre entendí a los catalanes, a los independentistas  y a los que  se sienten agraviados por el trato dispensado por el ultranacioalismo español.  Su ilusión producía envidia. Pero lo que han hecho ahora es, en mi opinión, un fiasco monumental. Además, tal como dijo Artur Mas -que va a recomponer CiU- está presto a salir de la papelera en cuanto le venga en gana. “Estoy y estaré”, explicitó.

Con el despiece de la CUP,  “se corrige” a las urnas, según dijo textualmente Mas en otra frase para la historia. De la ignominia. El fin no puede justiciar ciertos medios, no. Ese bloque corregido, de la CUP en cabeza, afirma en pretendida ingenuidad que se aplicarán políticas sociales. Está ERC, dicen, la izquierda que también prefirió el proceso. Como vimos sin mover un dedo ante los duros recortes de Convergencia, particularmente en la sanidad pública que ha sufrido una auténtica razia. Y es la palabra exacta a emplear: razia. Como la que perpetran en el resto de España los gobiernos del PP.

Ángels Martínez Castells y Albano-Dante Fachín –hoy diputados de Cat si es Pot, Podemos- escriben que, desde hace muchos, las demandas que Mas afea a la CUP son compartidas por miles de personas que han luchado por ellas:

Como una sanidad pública de verdad y no al servicio de CAPIO, que no se venda el agua de los catalanes a un banco del Brasil (cuyo presidente, por cierto, está en prisión por estafa) o que los datos médicos de los catalanes no se vendan al mejor postor.

Doy fe de ello.

Artur Mas se ha vengado, además, radicalizando el proceso al designar a Puigdemont que no es -como él- un independentista de oportunismo de última hora. Lo que encrespará aún más los ánimos del nacionalismo español. Y eso a pesar de que no se declara independencia alguna sino la apertura de un proceso fijado en 18 meses. Pero el españolismo de raza no se detiene en matices. Y hace creer que la ruptura se va a producir a la brava y ahora.

Porque la segunda gran venganza de Artur Mas es clavarnos a Rajoy o a su PP en el gobierno de España. Los editoriales y titulares de este lunes son para huir a Laponia (lugar de destierro muy apreciado por la derecha patria).  Un ejemplo: El Español de Pedro J. Ramírez.

español.romepespaña.jpg

Y, en consecuencia, el gobierno “ideal”. A la par y de la mano Juan Luis Cebrián, en El País, y Francisco Marhuenda en La Razón pidiendo ese gobierno “fuerte”, de coaliciones que debieran ser imposibles. Y resaltados por el Ojo Derecho de la SER, un tal Patiño. Citar un editorial de Marhuenda como argumento de peso es otra de las cosas que me quedaban por oír.

Pero no son los únicos. Desde posturas progresistas se asume que los resultados en Catalunya favorecen la investidura de Rajoy (o alguno de sus replicantes) en España. Los fieles servidores de Ciudadanos ya están en ello. Las presiones sobre Pedro Sánchez, aún máxima autoridad en el PSOE, deben estar siendo casi incontrolables. Íñigo Errejón, desde Podemos, admitía este domingo también que la jugada de Mas ayuda a Rajoy. La verdad es que siempre fue así, ambos se alimentaron.

Pero es inadmisible, como postura de vida, que la pretendida unidad de España avale la corrupción, las leyes mordaza, el profundo incremento de las desigualdades que el PP de Rajoy  nos ha traído.  El gobierno es ideal para los intereses de aquellos a quienes sus políticas han beneficiado, medios de comunicación incluidos.

La actualidad publicada ya pasa página porque tenemos el juicio de Urdangarín y la Infanta que no sabe nada. Veremos si no es un circo y pocas nueces. En consonancia con la España ideal y quienes la hicieron, especialmente su modelado de la justicia.

Ni un día ha perdido “Bruselas” en sentar sus reales y anunciar lo que viene: más recortes. Claro que sí. Se avecina una nueva crisis económica internacional y las cuentas de Rajoy nos pillan en ropa interior, pese a lo que canten sus diferentes portavoces.

eurogrupo.viñeta

 

 

 

 

 

 

La vida antes de Rajoy

rajoy.paro

Rajoy. Enero 2010. Cuando yo gobierne, bajaré el paro, dijo.

Llevamos cuatro años ocupados casi exclusivamente de la política. Máxime ahora que todavía no sabemos quién gobernará  Cataluña, ni España. Una época en la que se han producido cambios con decisiva influencia en nuestra forma de vivir y expectativas de futuro. La crisis no empezó con Rajoy, aunque siempre estuvo allí en algún puesto de responsabilidad. Los recortes que ha practicado sí nos la han hecho sentir  en toda su crudeza. Rajoy, el hombre gris, y su partido han modelado España a su gusto. Aunque no al de todos, de ahí el nacimiento de fuerzas políticas que han alterado el pacífico mapa que se repartían entre PP y PSOE.

Lo que llamaron crisis empezó a hacerse sentir en España en 2009 y se afianzó en 2010, dos años después del derrumbe del sistema financiero internacional.  Estrenábamos por estos días de enero la presidencia de turno de la UE y empezaba a declinar “la estrella del euro”, como llamaban a nuestro país comandando por Zapatero–The Economist, por ejemplo, portavoz sólido de la economía liberal-. Habíamos llegado a crecer un 4,1% en el primer trimestre de 2007, y a crear, en la primera legislatura del PSOE, 3 millones de empleos. Inflados por la burbuja inmobiliaria que venía ya grandiosa de manos del PP de Aznar. Pero la crisis exterior y su propio peso descomunal la pinchó, nos estalló en la cara y  el número de parados ascendía en aquel enero de hace 6 años a la insostenible cifra de 3.923.603 personas. Paradojas de la vida, hoy son 4.093.508 en exultante recuperación (del desempleo que alcanzó el récord  en la legislatura de Rajoy). Hay 13 millones y medio de personas en el umbral de la pobreza, han emigrado más de dos millones de españoles, y somos líderes de la desigualdad social en Europa con Bulgaria y Chipre. Nosotros en notable aumento.

Tiempos aquellos, los de 2010. Rodrigo Rato, entraba a dirigir Caja Madrid, en enero.  Casa matriz de Bankia que junto con otras entidades colegas nos costó una fortuna. El fiscal andaba pidiendo prisión para Jaume Matas eludible bajo fianza de tres millones de euros. Terminaría siendo condenado a seis años de cárcel queel Tribunal Supremo convirtió en 9 meses. Las vueltas que da la vida: a partir de este mismo lunes le veremos de nuevo en el banquillo, dado que será uno de los primeros convocados a declarar en el caso Noos.

Nos preguntábamos hace 6 años, si Matas podría hacer frente a tan elevada fianza, disponiendo solo de 0,60 euros diarios como declaró a Hacienda.  Menos mal que el Banco de Valencia acudió en su ayuda. Y en la de otros, la verdad.  El magnánimo banco quebró después y lo compró por 1 euro la Caixa.  Tampoco fue la única entidad agraciada con esta fortuna. La CAM, Caja de Ahorros del Mediterráneo, también fue vendida por 1 euro al Banco de Sabadell. Sí, esa entidad presidida por Josep Oliu, el mismo que pidió un “Podemos de derechas” en junio de 2014. Y se hizo la luz y creció Ciudadanos que llevaba nueve años en hibernación.  Y no deja de ser paradójico que la conjura se hiciera en una conferencia titulada: “Mujer y liderazgo”.  El concepto de ‘igualdad’ de la formación de Rivera le restó votos.

Enero de 2010. El presidente de la gran patronal española, CEOE,  Gerardo Díaz Ferrán se encontraba en problemas. Por cobrar y no pagar. Amigo de sus amigos, regaló el dinero que no tenía a loables apoyos políticos. Como Fundescam, a quien tanto debe su “cojonuda” amiga, Esperanza Aguirre.  Los más grandes bancos facilitaban créditos a Díaz Ferrán que no daban a otros. Convicto de varios delitos, este jueves ha salido de la cárcel para responder en un nuevo juicio por apropiarse de 4,4 millones de euros de clientes de la agencia de viajes Marsans.

En 2010 se iniciaba la persecución a la que fue sometido el juez Baltasar Garzón enfrentado a tres juicios por su gestión, en un caso insólito en la historia judicial por múltiples factores. Encausado por la denuncia de Francisco Correa, el presunto cabecilla de la Gürtel, y por herederos del franquismo, acabaría inhabilitado. El único, aún, por la gran trama de corrupción vinculada al PP, y el único por la larga dictadura padecida en este país al, paradójicamente, intentar imponer un poco de justicia.

El 6 de enero, Juantxo López de Uralde, presidente entonces de Greenpeace España, salía de cárcel después de 20 días recluido en Dinamarca. Había irrumpido -en protesta pacífica- en la Cumbre del Clima de Copenhague, diciendo: “los políticos hablan, los líderes actúan”. Fundador de EQUO, hoy es diputado por Álava como independiente en las listas de Podemos.

El Madrid de Ana Botella se llenaba de basuras por su mala –o buena- cabeza en los contratos con importantes multinacionales, como FCC, OHL, ACS o Ferrovial, cuyos extremos todavía padece la capital. Y el PP, en pleno, hacía campaña contra el IVA que subía Zapatero. Llamando a la insumisión ciudadana.

La mayoría de los españoles éramos ya más pobres y más austeros, aunque casi todos nos cambiaríamos por aquellos días. Casi todos. Las grandes fortunas españolas obtuvieron  un 27% más de ganancias que el año anterior, lo que en su rico estatus vital equivalía a 6.800 millones de euros. Y así, aumentado beneficios, han seguido.

La Unión Europa estaba creciendo tras permanecer varios años en la UE15. Se abrió al Este hasta congregar a 28 países, evidenciado las diferentes historias vividas. Hoy varios de ellos, como Hungría  y Polonia, tienen gobiernos de extrema derecha. Aunque tampoco son los únicos, ni parece lo serán en el futuro como no se imponga la cordura.

Cada hora, un empresario europeo o norteamericano contrataba obreros chinos para pagarles dos euros diarios de salario y vender lo que fabrican en sus respectivos países y a precio acorde con sus respectivos países. Las ventajas de la globalización. Todavía nos pagan más en España. A ellos también. La espiral de la explotación siempre tiene alguien a la cola.

La bolsa china se hunde estos días. Y voces sabias –como la del gran especulador George Soros que tanto sabe de esto- nos anuncian el nuevo previsible despeñe de la economía mundial.  En aquellos días de los que hablamos fue cuando los poderes decidieron que, en lugar de refundar el capitalismo -como habían prometido-, nos refundaban a los ciudadanos para que pagásemos las facturas de sus estropicios.

Borja Echevarría publicaba una exclusiva en El País sobre venta de órganos humanos en China. Por un hígado de contrabando se pagaban 130.00 euros. Como él, muchos otros periodistas no trabajan ya en este medio. O en otros. Son tiempos de mucha movilidad. Las principales cabeceras han cambiado a su director, la crisis de gestión hace estragos y exige tributos. Y ya no se habla de ese contrabando en China, la gran cruzada es Venezuela. La televisión pública estatal, TVE, gozaba de uno de sus no muy frecuentes períodos de respeto por la información, ahora es modelo de manipulación: la mayor y más burda desde la Transición. Otro hecho reseñable es que no había tertulias políticas de espectáculo televisivo, cuando hoy poseen marcada influencia.

Ada Colau  acababa de fundar  la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Alcaldesa de Barcelona hoy, es uno de los valores que se cita como fundamental en la izquierda europea.

Bajo una calma densa, la gente se agolpaba en conferencias, como las de ATTAC, pidiendo cambios. Queriendo participar en su logro. Y terminamos por salir a la calle. Un 15 de Mayo. Y todas las ‘mareas’ de servicios agraviados. Y los profesores, de la Universidad. Y luego a las urnas, y a las instituciones.

El papa Ratzinger se retiró a sus aposentes. Y llegó Francisco con bríos de regeneración.  Al rey Juan Carlos le retiraron los acontecimientos. Su hijo, Felipe VI, camina piano, piano, para no notarse. No por renovador. Élites de toda la vida amarillean en bilis por la España que ha elegido la gente. A pesar de sus feroces zancadillas.  Hay quien aguanta la tempestad.

¿Qué me dicen de pactos? ¿Qué, de gobiernos continuistas? Todo lo que quieren saber los empecinados, se lo han grabado en el cerebro. O bajo el cuero cabelludo. Mejor mirar en perspectiva  a ver si se evita seguir por la misma senda porque, en ese caso, será la historia interminable. El presente y el futuro suelen arrancar de páginas escritas con anterioridad. Hay vida sin Rajoy, de hecho sin él y sus replicantes es cuando existe alguna posibilidad más.

*Publicado en eldiario.es

El niño feliz de Gaza

niño.gaza

La foto la encontró mi amigo Gonzalo Semprún, y la veo a diario encabezando su twitter.  El niño que, viviendo entre violencia y los escombros que provoca, rescata el marco hueco de un televisor para sonreír a la cámara.

Podría pensarse que es un inconsciente, el chistoso del barrio, o un empecinado ser que apuesta por la felicidad. La variable fundamental es que él no puede resolver el conflicto del que es víctima. Su actitud desafía la barbarie, y la denuncia.

Ya sabemos que tendrá momentos de tristeza o miedo cuando se apague el botón inservible del receptor roto, pero éste es cierto. El niño feliz, el niño valiente; la esperanza.

Múltiples focos nos llevan a la actualidad en este comienzo de año, pero he querido iniciarlo con este crío que aprovecha los escasos resquicios que le deja la vida para plantarle cara y luchar por ella. Con una rotundidad sin fisuras.

No lo tiene nada fácil. El balance de UNICEF sobre la nueva ofensiva israelí sobre Gaza -“Margen Protector” llaman a ésta de la que ni se habla apenas ya en los medios- cifra en 400 los niños muertos y 2.500 los heridos. 370.000 precisan ayuda psicológica.

Que la suerte te acompañe, muchacho. O la cordura de alguien que pueda parar los desatinos.

Las basuras de Madrid

basura.2015

La foto es de enero de 2015, como prueba el artículo que publiqué en eldiario.es.  De Madrid, regido por Ana Botella. En Madrid esta privatizada la recogida de basura y los distintos tipos de residuos sólidos urbanos en dos lotes (centro y periferia) desde Noviembre de 2014, la limpieza viaria y jardinería y otros menesteres esta privatizada en 6 lotes desde 2013. Todo bajo mandato de Ana Botella, tras sustiuir al alcalde electo Alberto Ruiz Gallardón. Con él habrían comenzado los recortes y los problemas.

La capital de España sigue estando sucia.  La actual corporación decidió prorrogar hasta octubre de 2016, un año, los contratos suscritos por el PP en tanto estudiaba incluso la remunicipalización del servicio.

La Recogida de Residuos Sólidos Urbanos (o basura) de Madrid  sigue por tanto en manos de FCC, Fomento de Construcciones y Contratas, la constructora que dirige  actualmente Esther Alcocer Koplowitz y que se ocupa fundamentalmente del centro. Y, para los distritos, la unión de Ferrovial y Urbaser. Ferrovial, otra multinacional de la construcción y servicios,  está a cargo de Rafael del Pino Calvo-Sotelo, hijo del fundador Rafael del Pino. Urbaser hunde sus raíces en OCISA, fundada en 1942, que agrupó a todas las empresas de los Bancos Hispano Americano y Urquijo, y tras numerosas incorporaciones forma parte del boyante  grup ACS que preside Florentino Pérez. Todas estas gentes tan importantes son las que han de limpiar el municipio de Madrid, según el contrato que les fue adjudicado.

El diario ABC se muestra muy preocupado por la suciedad de Madrid,  con toda razón. Está tan sucia como con Ana Botella, más o menos.  En 2014, cuando entraron Del Pino y Florentino Pérez, en cambio, escribía exultante:

La competencia ha llegado, de este modo, a la recogida de residuos en la ciudad. Durante un año largo, ambas concesionarias -Urbaser en la periferia y FCC en los distritos del centro- convivirán prestando el mismo servicio, con la vista puesta en el nuevo contrato, el «gran pastel»: a partir del 1 de enero de 2016, toda la recogida de basura en la ciudad tendrá que salir a concurso, al vencerse las dos adjudicaciones ahora en vigor. Será el nuevo gobierno municipal que salga de las urnas en mayo de 2015 el que decida si se oferta el servicio en toda la ciudad, o si ésta se divide en zonas y se saca la actividad en varios concursos diferentes.

Las cifras del negocio no son ninguna minucia: el contrato de los distritos de la periferia por trece meses supondrá cobrar algo más de 80 millones de euros. Las cifras de todo Madrid, en una adjudicación que será por al menos ocho años, puede fácilmente superar los mil millones de euros. Eso explica que también haya habido sus «roces»: a 48 horas del inicio del funcionamiento del nuevo contrato, la concesionaria «histórica» presentó un recurso contra la adjudicación, que planteaba dejarla en suspenso hasta que los tribunales dirimieran sobre el asunto.

Ese “bocado” tan jugoso es lo que obliga a pensar muy bien qué se hace con el servicio. El “negocio” habría de ser preterido en favor de los ciudadanos.

Madrid vivió una huelga de limpieza viaria y jardinería basuras en 2013 -que parece haber sido olvidada- por el recorte decretado por Botella del 26% del dinero destinado a limpieza y jardines ( 1.943 millones). Las contratas, con menor presupuesto, pretendían también despedir a casi 1.400 trabajadores. El paro, sin fisuras, logró que se respetaran buena parte de esos empleos, pero perdiendo derechos laborales.  El cuidado de los jardines y árboles sufrió, igualmente, desde entonces un grave deterioro por la reducción de personal. Los barrenderos sufrieron su calvario, perdidos en el olvido mediático.

Ana Botella ya lo dijo: “los madrileños se han acostumbrado a un nivel de limpieza muy alto”. Por eso, probablemente no siguieron votando mayoritariamente al PP. Pero sus lodos quedan.

Ahora bien, es imprescindible solucionar el problema.

Y son muchas las basuras esparcidas por todo el territorio nacional, y en múltiples sectores, que también habrá que limpiar.

  • He incorporado datos que aporta Luis en el comentario nº 3 y que os recomiendo leer, dado que todo él contiene información interesante. Seguí con atención aquél desmantelamiento llevado a cabo por Ana Botella y el calvario al que sometió a los trabajadores del sector, Luis me ha ayudado a recordar algunos detalles esenciales.  Muchas gracias.

 

 

Para alcanzar los sueños

Cada año el mismo rito, el mismo cúmulo de tópicos. Depositar esperanzas en un cambio del calendario y fijarse una serie de propósitos a abordar y metas a conseguir. Llegar a convencerse de que el Año Nuevo, por serlo, cumplirá nuestros deseos. Lo que puede suceder o no, según nos dicta la experiencia de haber recorrido ese tránsito una y otra vez. En realidad, para alcanzar los sueños, hay que fabricar escaleras y afianzarlas en el suelo. O hacerse con unas alas –y un motor preferiblemente- si los sueños son muy altos. Cualquier instrumento que haya probado su efectividad en estas lides, antes que fiar la consecución de los anhelos a un billete de lotería, la ropa interior roja o 12 uvas.

 Esta vez, el año a estrenar nos encuentra a los españoles digiriendo las elecciones recientes y  esperando se forme gobierno. Empujando para que el voto que otorgamos en conciencia –o como fuera- se abra paso para resolver los problemas que nos aquejan como sociedad. En el plano teórico, por supuesto. Las elecciones de diciembre nos han demostrado que hay, al menos, 7.200.000 personas contentas con lo que ha llevado a cabo el PP y dispuestas a que siga así. A saber, un desgarrador aumento de la desigualdad que se muestra en carencias tangibles de muchas personas, una legislación reformada para darle tintes autoritarios o una corrupción escandalosa que se salda con notable impunidad. Están cómodos con ese paquete, aunque algunos de ellos sean los únicos que creen que la corrupción del PP se limita a unos cuantos cestos, sí, quizás, el contenedor de un tráiler, de manzanas podridas. Lo mismo, por cierto, que quienes mantienen al partido que en Catalunya alumbró, gestó y engordó a los Pujol, y su amplia familia y allegados. Todos ellos han colocado los travesaños adecuados para que todo continúe como estaba.

No suficientes. De ahí, que con diferentes voluntades y dispares niveles de errores y autoengaños, unos cuantos millones más de españoles hayan apostado por pequeños cambios. En algunos casos se nota que no han reparado demasiado en la idea de que se trataba de encontrar un gobierno que gestione problemas muy serios –el aumento de la Deuda y el agujero de la hucha de las pensiones a añadir al paquete esencial-. Un gobierno, no  el vencedor de un concurso de entretenimiento.

La verdad es que si todo sigue igual o parecido, si sale adelante la Gran Coalición decretada porque quienes ni pisan las mismas calles que el común de los ciudadanos, hay propósitos que no van a cumplirse. Cualquiera en edad de votar debería saber relacionar conceptos y hechos concatenados. Y tejer los cimientos de sus empeños. Y distinguir si buscan el bien común o solo el propio. Y hasta qué punto la basura, la trampa y el saqueo de lo público les suponen un obstáculo a sus fines.

Una persona adulta y con criterio recelaría al menos de la insistencia de políticos, periodistas y medios -y hasta algún iracundo Premio Nobel de Literatura- en que se acuerde un gobierno  con PP, PSOE y Ciudadanos.  Dicen que es la solución más democrática y moderna, y que satisface a los mercados. A ésos a los que entregaron PSOE y PP la cobertura de nuestras necesidades en la reforma exprés de la Constitución a cambio del rescate bancario en el que no tuvimos ni culpa, ni voz.

A una persona formal le alarmaría que para los valedores de estos pactos no sean “líneas rojas”, ni dignas de ser mencionadas,  la corrupción, el autoritarismo y las desigualdades. En esta brecha entre ricos y pobres  estamos batiendo récords según todos los índices, hasta propiciar una regresión insostenible. La crisis, dicen, cuando –fundamentalmente- deberían decir las políticas del PP de Rajoy, esta legislatura. Pero desde las poltronas no parece preocupar lo más mínimo, si hay “estabilidad”.

Se puede firmar lo que 2016 no traerá por este camino. Ya pueden encender velas de todos los colores que esos propósitos no se cumplirán. Pongamos algunos ejemplos. El 80% de los jóvenes españoles viven aún con sus padres porque no tiene medios para emanciparse. No los van a lograr. Con las mismas o similares políticas no se crean empleos que lo permitan.

3.000 médicos han tramitado marcharse de España en 2015. La mayoría no volverá  de inmediato. La sanidad pública no hace sino empeorar con las privatizaciones y el concepto salud/beneficio. Ni vendrán los más de 10.000 investigadores que ya no realizan su trabajo en España,  el idílico tripartito no pondría tampoco los medios para que lo hicieran, dado el dominio neoliberal en su composición. Y veremos cuántos más, de todas las edades y profesiones, han de hacer las maletas.

El gobierno del PP acaba de subir el salario medio en 6,48 euros al mes hasta dejarlo en 655 euros. Todos los países de nuestro nivel macroeconómico lo duplican como mínimo y hasta en la Eslovaquia salida del Este cobran más que los españoles. Pero uno no puede vivir a la sopa boba o creer en cuentos y a la vez tener los derechos que le corresponden.  El eurito y medio incrementado a los pensionistas se sitúa en el mismo saco. Pues no nos pagarán más, no con PP y Ciudadanos. Y depende de quién sobreviva en la guerra del PSOE.

Algunos de los daños causados en esta legislatura son irreparables o de muy ardua solución. Los jóvenes que no han podido ir a la universidad por la elevación de tasas, tienen muy difícil reenganche y menos en este panorama laboral.  Ha condicionado sus vidas, como las de tantos otros.

Si queremos conseguir nuestros sueños, los sueños para la colectividad también -si entra en nuestras preocupaciones-, lo primero es no andar en sentido contrario. Y construir las bases para alcanzar lo que nos hemos propuesto.

La desigualdad ha sido una opción, no un resultado económico inesperado”, insiste el Nobel de Economía Joseph Stiglitz en su último libro. Cabe revertirlo, por tanto. Engullir que no se puede es cerrar los ojos a la evidencia de la cantidad de fortunas que ha fabricado esta crisis y en concreto, en España, la política de Rajoy. Sistemáticamente, sin resquicio. Pero el resultado electoral también da oportunidades  de cambio. Si se quiere. Lo básico sería priorizar los objetivos. Pensar en las personas. Si se dejan.

Este país precisa educación, sobre todo en ética y dignidad, en democracia, y sin cambios sustanciales no llegará. Es irrenunciable regenerar la justicia, poniendo todos los mecanismos jurídicos y democráticos al servicio de la separación real de poderes. Dotarla de medios para luchar realmente contra la corrupción. Y acabar con la impunidad de los delincuentes de cuello blanco. Anular inexcusablemente las leyes represivas. O lograr canales públicos de información independiente al servicio de los ciudadanos. Una RTVE, limpia de inmundicias, que  compita por la audiencia sin estar sujeta a estrategias comerciales y, por tanto, al gancho del espectáculo en detrimento de la información.

 Escaleras, ascensores, para subir. Taladros, si se trata de poner cimientos, sembrar semillas y alimentar raíces. Piernas, ruedas. Remos, barcos. Aviones, cohetes, lanzaderas. Motores, alas. Planificados, medidos, bien ensamblados, engrasados, con soportes que les sujeten si se balancean.  Que nos lleven al destino propuesto. Porque, si se empeñan en hacer inalcanzable la justicia social, la decencia, el bien común, los mismos mecanismos sirven para volar a numeroso sueños personales, incluso por descubrir, que hagan cierta esa felicidad que hoy nos deseamos. Y cada cual que aguante su vela. En particular, si es de las que dirige y zarandea el viento.

*Publicado en eldiario.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 938 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: