Un certificado de pobre para acceder a ayudas sociales

En la España de la recuperación del PP -ejemplo para el mundo y constelaciones estelares- la pobreza está llegando a límites que desbordan las previsiones. En ReaccionaDos citamos que el año de gracia de 2011 acabó con una tasa de pobreza infantil del 17% y ahora la gestión del equipo de Rajoy ha logrado otro de sus récords: la tiene en el 33%. No se ven, pero tienen carencias serias. Y muchos adultos también.

¿Qué hacer? El gobierno va a exigir un informe de los servicios sociales que acredite que la familia es realmente pobre para que pueda acceder a las ayudas de la UE, como una bolsa de comida. No estamos hablando de un ático en Marbella. El ministro Alfonso Alonso, nuevo titular de Sanidad, Igualdad y Asuntos Sociales, argumenta que es un criterio impuesto por Europa para que la ayuda llegue a quien realmente la necesita. Con eso de intentar hacerse con un kilo de garbanzos hay muchos abusos, al parecer.

Marselles, marcado como "sin techo" en 2014. Las protestas anularon la medida.

Marselles, marcado como “sin techo” en 2014. Las protestas anularon la medida.

No cabe dudar de las palabras de un componente de un partido tan honesto como el PP, pero es que cuando en Marsella (Francia) hace unos meses el gobierno local ultraderechista se le ocurrió marcar a los sin techo, se armó un lío considerable. Claro que igual la UE no facilitaba un jergón plegable para dormir y no exigía contrapartidas. El Frente Nacional francés cosechó grandes éxitos en las municipales y en las europeas y Marsella viró drásticamente de la izquierda a derecha y ultraderecha. Y empezó a marcar a ciudadanos “sin techo” con un triángulo que mostrara su condición. Como hiciera con los judíos el nazismo. Como hizo la admirada Reina Católica Isabel con los mismos (puede que la piadosa mujer fuera hasta la inventora). Tras señalar a centenar y medio de seres humanos pobres, las protestas de muchos marselleses lo pararon.

Los servicios sociales atienden a más de ocho millones de personas en España. Y el incremento es constante. Porque España lidera con Letonia el aumento de la desigualdad en Europa. Recordemos que la cifra de millonarios y las ganancias de las grandes fortunas no cesan tampoco de aumentar desde que gobierna Rajoy. Un 67% las de los dueños del IBEX. Bancos, eléctricas, constructoras… besan por donde pisa el PP.

Susan George, filósofa, licenciada en Ciencias Políticas y presidenta de honor de ATTAC Francia escribió: «la desigualdad profunda es el equivalente a 1000 Katrinas, 100 tsunamis, solo que causa estragos un mes tras otro, un año tras otro, arrastrando no solo a los pobres y vulnerables sino a todo el mundo».

Es cierto, las sociedades desiguales funcionan peor. Además hay un factor que no se tiene en cuenta: No todos engullen —más bien pocos— ser relegados sin sentir humillación y, por tanto, ver arrebatado uno de los pilares del ser humano: su dignidad. Y trae consecuencias. Lógicamente.

Pues bien, el ministro Alonso y su PP al completo van a añadir al dolor de ser pobre, de no poder afrontar las necesidades de la familia, de haber sido despojado en muchos casos de lo que tenía por “la crisis”, el estigma de tener que pedir un certificado que lo acredite. Habrá un registro. Sin duda los “sin papeles” sufrirán muchos más impedimentos. Ya les quitó el PP la tarjeta sanitaria, ahora el litro de leche o de patatas se les pondrá muy cuesta arriba. A los españoles también. Pero es que, seguro, debía haber muchos abusos. Las angulas ya sabemos que no son para todos, pero es que algunos quieren hasta darles proteínas a sus hijos.

Y Papá-Estado no está para eso, Papá-Estado está para recaudar impuestos con los que pagar a los miembros del gobierno y a las fuerzas de seguridad que en estos momentos da la sensación de estar usando para proteger sus políticas. Incluso algún sobresueldo “de los legales”, como dice Rajoy que cobra “todo el mundo”.  Pedir una bolsa de comida sí que es realmente una extralimitación.

Hay una imagen de las que no se van de mi retina. De una película, El Pianista, que refleja hechos desgraciadamente reales. Aquel hombre (interpretado por Adrien Brody) que camina desolado y marcado por la barbarie… a la que volvemos a dirigirnos de la mano de las ultraderechas que gobiernan. Tiene que llegar un día que los responsables paguen por tanta atrocidad, al menos en votos. Tiene que llegar un día en el que los cómplices de tanta injusticia y crueldad se piensen un poco el daño que hacen.

elpianista

Buenos tiempos para el periodismo, malos tiempos para sus sucedáneos

Rajoy comparece a través de un monitor de plasma. Ese día se dio un paso más para humillar al periodismo.

Rajoy comparece a través de un monitor de plasma. Ese día se dio un paso más para humillar al periodismo.

Llevamos una legislatura atravesada de quebrantos. No parece el menor de ellos hacer creer a quienes los sufren que no es cierto lo que ven y padecen. A diario contemplamos cómo la realidad va por un lado y la España oficial por otro. Y, sin embargo, la espesura de esa manta que nos cubre no debe ocultarnos otras realidades: algo está cambiando y mucho. Ha sido el poder ciudadano el que ha sacudido a algunos partidos tradicionales y ha forzado renovaciones. Y, con él, también ha nacido una vigorosa red de periodismo digital que no existía en 2011, como contamos en un nuevo libro. Aquella indignación que estalló en el 15M ni fue casual, ni inútil. Y el periodismo sí reaccionó.

No esa prensa de siempre que anda perdiendo lectores como en una hemorragia aguda y que intenta sobrevivir a base de las subvenciones directas o camufladas del Gobierno. Sus contrapartidas están siendo bien evidentes en algunas líneas editoriales trastocadas. La crisis de los medios tradicionales precipitó cierres, ERE, reconversiones y dejó en la calle –y sigue dejando– a grandes valores del periodismo. Nuevos y veteranos. Del periodismo, digo.

La sociedad no debería confundir con periodistas a los paniaguados que dictan su doctrina en la tertulias. Esa docena o dos docenas de rostros visibles –con misiones políticas tan precisas– no representan a toda la profesión. En algunos casos, ni siquiera a la profesión. Quienes sí lo hacen son los que, en estos tiempos tan duros, se arriesgan a informar desde podios destacados o desde el más profundo anonimato. Los que no siguen “la agenda”. Aprendí este concepto en las Jornadas Blogs y Medios de Granada. Una joven periodista exponía sus esfuerzos por informar de un tema social para el que nunca quedaba tiempo: “Vamos a ver la agenda”, le oponía el jefe. Era la agenda de los políticos. Y no dejaba resquicio.

Hay una pléyade de periodistas que trabajan a pie de ciudad y de pueblo. En este mismo diario se puede apreciar el esfuerzo de varios en distintas comunidades. En Castilla-La Mancha particularmente, según aprecio. En una Comunidad con esta televisión pagada con dinero público –que no pública– o en la que se redactan estas crónicas adulatorias sin ambages, su labor es realmente meritoria.

Y no son los únicos (y que me disculpen un gran número que citaría), hablo de ese tipo de periodista batallador como Ángel Calleja, de 20 Minutos, o Antonio Maestre, de La Marea. O de Cafè amb llet, que tuvo que sufragar por suscripción una multa por contar lo que finalmente la justicia dictaminaría como verdad en la sanidad catalana. O como Olga Rodríguez, que sigue cogiendo la maleta para informar de lo que ocurre en el mundo en tiempos en que los grandes medios apenas apuestan por los freelance que se buscan –y se juegan– la vida.

El periodismo surca una dura travesía. Pero cuando corre por las venas no se acogota y busca salir tanto como lo hace la libertad constreñida. Arriesgando mucho en algunos casos, ha buscado caminos. Los que ya fueron abiertos o transitados por periodistas como Fernando Berlín en la radio de internet o Gumersindo Lafuente en el pionero Soitu. Hoy este periodismo está pujante.

El informe de la profesión periodística que edita la Asociación de la Prensa de Madrid nos hablaba el año pasado de la creación de casi 300 nuevos medios impulsados por los propios profesionales. Por buena parte de esos que habían perdido su empleo. En la última edición del estudio, recién publicada, ya son 400. Con resultados variables. El informe señala que el 13% de los proyectos no facturó nada; el 58%, por debajo de los 50.000 euros; y el 29%, más de 50.000 euros. De estos últimos, algo menos de la mitad facturó más de 100.000 euros. Eso sí, la precariedad se ha adueñado de la profesión periodística asalariada que, como tantas otras, registra recortes de sueldo en torno al 30% y una inseguridad que no permite avistar el futuro.

Entretanto, la prensa oficial se llena de plumeros que no dejan ver el quiosco. Ahora mismo nos están haciendo vivir un nuevo sobresalto en el que el séquito mediático del PP se empecina en confundir los intereses de ese partido con nuestro país. “Tsipras no ataca a España”, como traía el domingo a toda portadaABC, Tsipras se queja de la actuación del Gobierno de Rajoy y de su probado papel en zancadillear a su homólogo griego en la negociación con la UE, a través, en particular, de De Guindos. España no es Rajoy. Por fortuna.

Ya no les resulta tan fácil ocultar o manipular informaciones. Siguen silenciando, desde luego. Temas y voces incómodos. Pero existe esta otra red que cuenta lo que a la ciudadanía le interesa saber. Si lo busca, desde luego. Precisa un esfuerzo encontrarlo, no entra con lacitos por la pantalla en un clic. El Financial Times subrayaba hace unos meses que los periódicos digitales españoles suponen la alternativa a la crisis de la prensa tradicional, y destacaba a El Confidencial y eldiario.es de Ignacio Escolar. Varias cabeceras más se han hecho imprescindibles que se suman a las que ya lo eran. Todo ello imbricado con las redes sociales, que lo difunden y amplifican.

No es fácil. Muchos submarinos de droga dura televisiva compitiendo en un mar en el que se impone la selección con criterio. Y esas portadas con exabruptos políticos disfrazados de periodismo, tan grotescos que ya no cuela ni para los adictos.

El periodismo sí ha reaccionado. Y es imprescindible. Hace tiempo descubrí que “quien está informado no se deja engañar nunca más”.

Lo que pasa en Grecia y los defensores de las políticas del PP no quieren saber

Son un ejército disciplinado que afean con virulencia lo que Tsipras y su gobierno no han conseguido en Grecia, lo que han incumplido. Si es que la fórmula no es prometer lo que no se puede cumplir, dice controlando ya hasta su tics de la mentiras Mariano Rajoy.  Periodistas agresiv@s desgranan pizarras, inquieren apremiantes a quienes pasan por allí y osan ser de izquierdas.

El nuevo gobierno griego lleva apenas un mes en el cargo. Un mes. Y se encontró este desastre perpetrado por los conservadores de Nueva Democracia (que apoyó Rajoy en campaña), el PASOK y la Troika. Lo único que ha cambiado es que los “patriotas” griegos adinerados se han llevado el dinero fuera y que los acreedores y/o especuladores les han subido la prima de riesgo, como ya sabemos suelen hacer. La prima de riesgo viene a ser chicle a usar convenientemente.

Paul Krugman, premio Nobel de Economía, publicó este sábado en El País un artículo que sin duda no han leído los que hacen el juego al PP y sus intereses, como partido, de permanencia en el gobierno.

“Si hiciésemos caso de muchas de las noticias y artículos de opinión de los últimos días, pensaríamos que ha sido un desastre; que ha sido una “rendición” por parte de Syriza, la nueva coalición que gobierna en Atenas. Y parece que algunas facciones de la propia Syriza también lo creen así. Pero no es cierto. Por el contrario, Grecia ha salido bastante bien librada de las negociaciones, aunque las grandes batallas todavía están por venir. Y al salir bien parada, Grecia le ha hecho un favor al resto de Europa.

(…)

En realidad, la pregunta era si Grecia se vería obligada a imponer todavía más austeridad. El anterior Gobierno griego había accedido a aplicar un programa con el que el superávit primario se triplicaríadurante los próximos años, lo que tendría un coste inmenso para la economía y los ciudadanos griegos.

¿Por qué aceptaría cualquier Gobierno algo así? Por miedo. En esencia, los sucesivos dirigentes de Grecia y otros países deudores no se han atrevido a cuestionar las desorbitadas exigencias de los acreedores, por miedo a ser castigados (a que los acreedores les dejasen sin financiación o, aún peor, hundiesen su sistema bancario si se mostraban reacios a unos recortes presupuestarios cada vez más drásticos).

Entonces, ¿se ha echado atrás el actual Gobierno griego y ha accedido a tratar de alcanzar esos superávits demoledores para la economía? No. De hecho, Grecia ha conseguido para este año una flexibilidad que no tenía, y la forma de referirse a los superávits futuros es poco clara. Igual podría significar algo que nada.

Y los acreedores no han cerrado el grifo. En vez de eso, han puesto a disposición de Grecia una financiación que le permita salir adelante durante los próximos meses. Por así decirlo, han atado a Grecia corto, y esto significa que la gran batalla sobre el futuro todavía no se ha librado. Pero el Gobierno griego no ha consentido que lo echen a patadas y esto es, por sí solo, una especie de victoria”.

Krugman sigue con una pregunta clave:

“¿A qué se debe entonces tanta información negativa? A decir verdad, la política fiscal no es el único problema. También había y hay debates sobre cosas como la privatización de los bienes públicos, respecto a la que Syriza ha acordado no revocar los pactos ya firmados, y la regulación del mercado laboral, donde parece que se mantendrán algunas de las “reformas estructurales” de la época de la austeridad. Syriza también ha accedido a castigar con dureza la evasión fiscal, aunque a mí se me escapa la razón por la que recaudar impuestos parece ser una derrota para un Gobierno de izquierdas”.

Y aquí el Premio Nobel reflexiona sobre lo que llama “una infame alianza”…

“Aun así, nada de lo que acaba de pasar justifica esa retórica del fracaso que se ha impuesto. De hecho, mi impresión es que estamos contemplando una infame alianza entre los escritores de izquierdas con expectativas poco realistas y la prensa empresarial, a la que le gusta la historia de la debacle griega porque eso es lo que se supone que les pasa a los deudores arrogantes. Pero no se ha producido ninguna debacle. Al menos de momento, Grecia parece haber puesto fin al ciclo de la austeridad cada vez más despiadada”.

El artículo completo, a leer porque, según Krugman, Syriza nos está haciendo el trabajo al resto de las víctimas de la austeridad en Europa, si es que lo permiten políticos, periodistas y comentaristas que tan buenos servicios prestan al PP para que siga en La Moncloa y al mando de la tijera.

“A favor de Syriza juega su humanidad: sigue siendo un partido de personas que sienten, se desesperan e indignan, como Manolis Glezos, héroe de la resistencia griega durante la Segunda Guerra Mundial, que decepcionado por las concesiones a los merkelianos, ha pedido perdón al pueblo griego y con Mikis Theodorakis llaman a no seguir cediendo y reaccionar… Y también por ello, Syriza demuestra que sigue siendo la gran opción política de preferencia, un gobierno de seres humanos para seres humanos, conscientes de que los derechos deben respetarse no sólo para que no renunciemos a la civilización, sino porque la empatía con el dolor es la prueba real y tangible de que el cambio continúa y avanza, a pesar de la oposición, intereses e inquina de los  robotizados mayordomos de los poderosos” escribía hace unos días Ángels Martínez Castells.

Una utopía pensar en la humanidad en estos tiempos. Pero es que a nadie, salvo  los que se oponen a que nada cambie o a que cambie algo más que un poquito, le exigen resultados al mes de estar en el cargo.

Los votantes de Syriza lo sabían, sabían que no era fácil, pero que hay que intentarlo.

voto.guillermo

 

 

 

El PP adoctrina en catolicismo talibán desde el BOE

boe.religión

El partido de la Caja B y sueldos B, según la justicia, la policía y Hacienda, ha decidido llevar nada menos que al Boletín Oficial del Estado el adoctrinamiento religioso del catolicismo más ultraconservador. Es prácticamente creacionismo, negando la evolución de las especies. El alumno “reconoce con asombro y se esfuerza por comprender el origen divino del cosmos”, dice. El texto que antecede es real, el PP se ha atrevido a promulgar esta norma en un Estado que la Constitución declara aconfesional. Esta ley reguladora de la enseñanza de la religión, ahora computable en nota, es, como podéis comprobar en el enlace, digna de un gobierno talibán, y apareció por sorpresa el martes 24, iniciando el Debate de la Nación. José Ignacio Wert es el responsable del departamento junto a su pareja Monserrat Gomendio quien afirma que la Universidad no es sostenible. Integrantes, por supuesto, del gobierno de Rajoy/Saénz de Santamaría.

No podemos ser felices sin dios, les van a enseñar a las criaturas.

 

boe.religión+.

Cada día, casi cada hora, se suceden los atropellos que el PP perpetra contra el nivel de vida de los ciudadanos y sobre todo contra la inteligencia y la decencia de quienes las tienen. Y no pasa nada. La última guinda es ésta. A la que se lanzan como si fueran a permanecer en el cargo por siempre jamás. Si ya cuentan con millones de apoyos a sus acciones de gobierno y… de las otras, ¿qué será si consiguen imponer esta ley promulgada ya?

fontdevila.religión.boe

Es cierto que todavía quedamos muchos que crecimos así. Y nos liberamos, aunque estas cosas siempre dejan huella. “Salimos adelante nunca sé la razón”. Rosae, rosae. Labordeta.

 

El debate que hundió a Rajoy

Vergara.Debate

Finalmente, el debate aportó algunas novedades. No por parte del presidente del gobierno que salió a presentar su peor cara, con la soberbia que actualmente le caracteriza. Su discurso fue ofensivo para las víctimas de sus políticas por ese triunfalismo que se empecina en no tener en cuenta la realidad. Para quien tenga un mínimo de inteligencia y no esté vendido, también: estuvo plagado de mentiras. Como una metralleta de repetición, engañaba sobre la deuda pública que él ha elevado y no “crecía desmesuradamente” cuando se la encontró. En los datos reales del empleo. En que no ha habido rescate. En que Europa no presiona. En que ha mantenido el estado del bienestar. En todo. Ignacio Escolar destaca unas cuantas falsedades.  Por supuesto, sí brindó cuatro cifras macroeconómicas ciertas que no repercuten en las perdidas condiciones de vida de la gente.

El presidente de un partido con Caja B según el juez, la policía y Hacienda, con su tesorero recién salido de la cárcel en vacaciones, dedicó a la corrupción 45 segundos. Era un discurso dedicado a sus votantes que parecen tener pocos escrúpulos con éstas y otras cosas. Su bancada aplaudía a rabiar.

Sale después Pedro Sánchez y sorprende. A mí me sorprendió. Atacó a Rajoy por todos los flancos con datos mucho más fidedignos. Hasta se burló de él con las portadas internacionales del rescate, “Rescue” es rescate en inglés, ¿sabe?”. “Hubo rescate con hombres de negro, con Troika y con memorando incluido. Y todo por “salvar al soldado Rato”. Le habló de recortes, de corrupción,  de aquel denostado “mileurismo” que hoy se contempla como un sueño. De cómo colabora a atajar la corrupción golpeando a martillazos los comprometedores ordenadores de Bárcenas. Hasta de cultura con ese IVA del 21% y una ley de propiedad que desampara la creación.

El problema de Pedro Sánchez y del PSOE es que, a estas alturas, su credibilidad está en la UCI.

Lo peor fue cuando Rajoy –que ponía indescriptibles expresiones al escucharle- salió descompuesto. “No ha dado la talla” para sucederme. Su discurso ha sido “patético”. “No vuelva usted aquí a no decir nada”, le soltó.

Coincido plenamente con Iñigo Sáenz de Ugarte cuando escribe:

“Rajoy reaccionó en plan ‘cómo se atreve usted a hablarme así’. La misma persona que acusó a otro presidente del Gobierno de traicionar a las víctimas de ETA. El mismo político en quien en torno al 80% de los españoles dice tener poca o ninguna confianza, según los sondeos del CIS. El mismo que nombró y apoyó a un tesorero que es ya el mayor símbolo de la corrupción. El pobre hombre que incumplió todas sus promesas electorales y que gimoteó diciendo que “la realidad” no le había dejado otra opción.

Alguien con ese expediente, que se permite basar su discurso  en mentiras o endatos notoriamente falsos, terminó ofreciendo una lección de autoritarismo propio de un señorito de provincias del siglo XIX. “No vuelva usted por aquí a no decir nada”, le espetó a Sánchez. ¿Se cree el registrador de la propiedad que sólo los que llevan todos los papeles compulsados por él pueden intervenir en un debate parlamentario?”.

Era así, en la torre de marfil que ser tan mediocre se ha fabricado no entiende que nadie ose llevarle la contraria.

Sáenz de Ugarte cuenta también algo que a esa hora yo ya no escuché:

“Lo que vimos fue un Rajoy prepotente, airado, impertinente. Lo fue con Rosa Díez, aunque eso no es una novedad porque se ha convertido en una tradición parlamentaria que la trate con un desprecio machista que hasta las personas que no soportan a la líder de UPyD consideran intolerable”.

No sabéis cómo se lleva esto del machismo esta temporada. A mí un fósil neoliberal llamado Pedro Swartz me llamó casi idiota en un debate.

Insistía yo en que los dos partidos mayoritarios ahora ni siquiera representan a la mitad del electorado en intención de voto. Hay que abandonar. igualmente, el análisis bipartidista. Angels Martínez Castells piensa lo mismo. Y acude en mi ayuda para resaltar la intervención de Alberto Garzón que también debutó como portavoz en este caso de la Izquierda Plural. Rezumaba frescura, sinceridad, compromiso social. Esto escribe Angels:

“Ayer, en el Debate y de entre las filas de Izquierda Unida, destacó la voz de un joven de 29 años que no leía su discurso, que recordaba frente a la macroeconomía tanto tiene de metafísica, a los niños sin pediatra ni médico de familia y a la juventud que ha tenido que emigrar… No hace falta que les explique nada, pueden oírlo ustedes mismos- Y no se pierdan el final del primer video. Alberto Garzón no habla sólo de sí mismo ni se despide de Rajoy a título personal. Todas las personas que vivimos la rebelión y la insumisión, el hastío y la rabia ante tanta corrupción y prepotencia, vamos a conseguir que éste sea el último debate en el que el PP esté en el gobierno. A ellos les deseamos mucha suerte en sus juegos de Candy Crash- Para nosotros queda la promesa cierta de SALUD y REPÚBLICA”.

Tal como  comentaba en el artículo anterior, y como pregunté en ese debate, “sus señorías” dejaron el hemiciclo semivacío cuando no hablaban sus jefes. Pronto serán menos diputados, y se notará menos también su irrespetuosa ausencia.

congreso.garzón

Ellos seguirán a lo suyo, con portadas cuajadas de las mentiras del PP y en rendición servil al amo. O utilizarán estrategias más sutiles para que todo siga igual. Pero algo se puede afirmar: algo está cambiando. A pesar de ésta y otras basuras:

larazon.debate.rajoy

 

Debate sobre el estado de Suciedad

pais.debate.iglesias

La información de El País, el domingo, nos situaba ante la realidad: el debate del estado de la nación en España –que suele tener importancia en otras sociedades–, aquí es un espectáculo más al que, dicen, algunos incluso osan “contraprogramar”. Los medios parecen darle mucha más relevancia que los ciudadanos.

El festejo es malo. La potencial audiencia sabe de antemano todo cuanto va a ocurrir. Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, presumirá de una recuperación económica que solo él y sus selectivos aliados y colaboradores ven. No dirá ni media palabra de las corrupciones que tiznan a su partido y, por si acaso, advertirá que nada puede “poner en peligro” esas saneadas cuentas corrientes del Estado que contempla en sueños. En particular los “populismos”, a los que atacará con desprecio y sin fijarlos en nombre alguno. Prometerá las mejoras de siempre que no suele cumplir.

Pedro Sánchez, líder de la oposición, aún mayoritaria, contará que con él las cosas irían mejor que con Rajoy. E infinitamente mejor que con los “populismos”. Cuando empiecen a hablar los representantes del resto de los partidos, los medios cortarán las retransmisiones y el hemiciclo se quedará semivacío por deserción de “sus señorías”. Habrá que ver qué interés les despierta escuchar otra voz nueva en esas lides, la de Alberto Garzón por la Izquierda Plural. Es de suponer que escaso. La prensa hará balance a ver si ha ganado Rajoy o Sánchez –no más– arrimando el ascua a su sardina. Pondrán “rifirrafes”, que es una figura que adoran. Y a otra cosa. Los aficionados más fieles comerán palomitas.

El estado de la nación pasará, pues, de puntillas sobre la realidad. El Gobierno del PP ha acelerado el aumento de las desigualdades en España a un ritmo que atenta contra las bases de la democracia. No es una opinión, son datos. Y no de un solo organismo: todos los indicadores de tan dañina lacra atestiguan ese récord logrado por Mariano Rajoy. El propio Instituto Nacional de Estadística (INE) mostraba este lunes el enorme roto social que la crisis inició y el PP ha rematado.

Y de ahí se deriva todo lo demás. Que la pobreza infantil haya pasado del 17% al 33% en lo que llevamos de legislatura. O el paro juvenil, del 40% al 53%. Que, según datos de la EPA, el PP ha destruido casi dos millones de empleos, de los que 1.300.000 han sido indefinidos. Que han disminuido las coberturas a los parados. O que el trabajo que empieza a crearse es tan precario y tan mal remunerado que no aporta seguridad alguna hacia el futuro. Que la juventud obligada a emigrar no cesa de escapar de este erial. Así ha logrado Rajoy la “recuperación”. La de unas cifras que no disfrutan los ciudadanos porque es imposible consumir si no se tiene con qué, si no hay otro modelo de país que el de exprimir a unos para que ganen abusivamente otros.

¿Y la deuda pública? El aumento de casi 300.000 millones desde noviembre de 2011 nos ha llevado a un récord histórico, cuando Rajoy lo tomó en el 70%. Y si es problema para Grecia pagar, ¿cómo piensa el PP hacer frente a la abultada factura en la que nos ha metido? ¿Les ayudarán a buscar soluciones expertos economistas y autorizadas voces que todo lo saben… de Grecia? ¿Hablarán de todo esto en el debate del estado de la nación? ¿Resaltarán los medios estas ausencias caso de que se dieran?

Por sectores, es necesario resaltar el destrozo hecho a la sanidad pública española por Rajoy, “sus” comunidades autónomas y Artur Mas: pasará a los anales de la historia. Todavía aguantó el Sistema Nacional de Salud como el quinto más eficiente del mundo en la lista Bloomberg hasta 2013, pero en 2014 cayó al puesto 14 y habrá que ver en qué simas se encuentra ahora. Han logrado con una efectividad sin parangón que nuestra salud ya sea objeto de lucro para entidades privadas. Los ejemplos dramáticos de sus consecuencias ya son palpables.

El hachazo a la ciencia puede tener secuelas irreversibles como país. La cultura perseguida, la educación…, en manos de Wert y su señora, que ahora avanza, con la derecha ciega puesta en los ojos, que “el sistema universitario no es sostenible”. Recordemos que, para el PP, los bancos y las “bankias”, sí. La justicia con hiperactividad legislativa destinada a la represión ciudadana, al punto de alarmar a la ONU. Con la línea desdibujada en la separación de poderes. La Hacienda Pública, que parece estar en algunos momentos al servicio de los intereses de partido. La concentración de poder en la vicepresidenta, que  en el último recuento acumulaba ya once cargos.

Del Ministerio de Exteriores y su prodigiosa imaginación para asustar timoratos en armonía con los objetivos del PP o del Ministerio de Defensa y sus adquisiciones de material sabemos menos. El Ministerio de Fomento vendiendo AENA y cuanto pueda rentar a manos privadas. Como los colegas locales que hasta han tenido el cuajo de malvender viviendas sociales a fondos buitre y desahuciar a los inquilinos.

Y ese presidente fiable, que en su detallado programa electoral solo olvidó decir que –en línea con su filosofía de la desigualdad humana y la superioridad de la estirpe adinerada– se iba a dedicar en cuerpo y alma a que las élites llegaran a ganar, como este año, hasta un 27% más que el anterior en el caso de los bancos. Y hasta un 67% más, el conjunto de las empresas del IBEX desde el día que él se estrenó en la Moncloa.

Este es el estado de la nación en el que viven los ciudadanos que sufren la crisis para que otros se aprovechen de ella. Un estado de suciedad en el que se enmascara la verdad y se utilizan recursos ilícitos en la lucha por el poder. Y en el que encender un televisor o abrir una web puede tener resultados tóxicos. En el que los instrumentos del Estado de derecho evidencian cajas B, pagos B, actos A con dinero B corrupto en el partido del Gobierno y lo que importa es un tal Monedero, sacado a la plaza pública para desollarle como escarmiento a veleidades inadmisibles del calibre de querer cambiar algo.

Un país en el que se puede mermar con leyes la democracia, sin causar grandes preocupaciones en la mayoría de la sociedad, y en el que buena parte de algunos presuntos ciudadanos se encuentran cómodos chapoteando en la corrupción, el egoísmo y la miseria que infieren a otros seres humanos. Niños incluidos. En el que un expresidente de Gobierno socialista afirma que son más importantes los resultados electorales que la democracia interna. Todos los estamentos de la comunidad deberían debatir sobre el estado de la educación, de la información, de la ética y de la democracia. Pero, dado que no se plantea abordar los defectos estructurales, al menos pongan un poco de atractivo al espectáculo.

Un debate en condiciones, para que las malas cabezas no se fueran a la contraprogramación restando audiencia al mensaje, debería mostrar alguna novedad. Un presidente y un partido encausado por las culpas de la corrupción, sus maniobras evasoras de la justicia y, sin duda, por una gestión que ha traído el dolor y la pobreza a mucha gente. Una oposición que supusiera una alternativa esperanzadora. Unos diputados que, como mínimo, cumplieran su obligación y se quedaran a escuchar a todos. Unos medios objetivos.

Igual con ese espectáculo de ciencia ficción la platea apreciaba el programa y era capaz de razonar y reaccionar.

Madrid anula las citas de pedriatría a “bebés irregulares”

Ignacio González, presidente heredado de la Comunidad de MADRID, inaugurando

Ignacio González, presidente heredado de la Comunidad de MADRID, inaugurando

Desde que lo he leído, hace ya unas cuantas horas, tintinea en mi estómago como algo que se resiste a ser digerido. La Comunidad de Madrid ha decidido cambiar la normativa de atención a recién nacidos sin avisar previamente ni a los administrativos ni a los padres. Esto no supone, nos cuenta eldiario.es, que los bebés se queden sin atención médica, pero sí dejan de tener un seguimiento por parte del pediatra o pierden la opción de acudir a un especialista. La medida va dirigida principalmente contra los hijos de emigrantes que no tienen regularizada su situación en España.

Dicen en la Consejería de esta comunidad regentada por el PP de Aguirre y sus sucesores, que es solo un trámite administrativo. Con graves inconvenientes para los niños y sus familias. Los trabajadores administrativos confirman que los problemas comenzaron el viernes 13. Desde entonces la Consejería de Sanidad ha comenzado a dar de baja a recién nacidos mayores de tres meses en el sistema informático. “Hemos ido constatando casos de padres que venían a por citas y no se las hemos podido dar porque los niños estaban borrados”, explica Elisa, portavoz de SOS Racismo y trabajadora sanitaria.

El PP ha llegado a esta bajeza sin límites que apoyan con su voto miles de personas nacidas, al parecer, con su misma catadura moral.  Irregular es ser del  PP y ayudar al PP en estas políticas. Y aún andan decidiendo si presentan a Aguirre o a Cifuentes para proseguir la labor en la Comunidad y en el resto de España.

Desde que gobierna Rajoy la pobreza infantil llega a afectar al 33% de este colectivo cuando la encontró en un ya insostenible 17%. Decenas de miles de niños. También deben ser todos ellos “irregulares”. Criaturas con un futuro por escribir que se inicia lleno de carencias que siempre pasan factura.

Lo que cuenta para el PP son los complejos de lujo (ahora preparan uno frente al Bernabeu), sus propios áticos (por poner un caso) y reprimir la crítica con leyes como la que han aprobado con la firma del PSOE. Esas leyes y código Mordaza que impiden calificar, bajo amenaza de gravísima tipificación, como realmente se merece a esta gentuza.

 

Bebé-patera. Ojalá haya tenido suerte.

Bebé-patera. Ojalá haya tenido suerte.

 

ReaccionaDos, en la senda de Reacciona

En Abril de 2011 se publicó Reacciona, el que sería el libro español de ensayo más vendido de aquel año con 6 ediciones y cerca de 100 mil ejemplares. Una ola de indignación empezaba a recorrer numerosos países. El ex diplomático francés Stéphane Hessel  comenzaba a hacer historia con su libro “Indignez vous”, prologado en España por nuestro gran humanista José Luis Sampedro. Ambos participaron también en Reacciona, invirtiendo los papeles.  En el acto de presentación de Reacciona en Madrid unos jóvenes pidieron subir al escenario del Círculo de Bellas Artes para anunciar una gran manifestación que se preparaba para poco después: el 15 de Mayo de 2011. Estaba naciendo el 15M.

Así se inicia el prólogo de ReaccionaDos, que llega a las librerías este jueves 19 de Febrero. Hemos vuelto. No, por desgracia, Sampedro ni Héssel, pero sí todos los demás. Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO, el juez Baltasar Garzón, los economistas Juan Torres López y Àngels Martínez  Castells (especialista también en salud pública), los científicos Carlos Martínez (ex presidente del CSIC) y Javier López Facal, Lourdes Lucía, cofundadora de ATTAC España. Los periodistas Ignacio Escolar, Javier Pérez de Albéniz, yo misma, Rosa María Artal. Y nos hemos traído a Javier Gállego Crudo para que pusiera el epílogo. Y todos llenos de propuestas y de ideas. Con ganas de hacer algo, de seguir haciendo algo.

“NUNCA SE VIO MAYOR DESTROZO EN MENOS TIEMPO” título ese prólogo. Unos pocos datos como ejemplo. El paro juvenil había alcanzado en España, según contaba el periodista Ignacio Escolar en Reacciona, el 40,06%, hoy, poco más de tres años después, está en el 53%. La tasa de pobreza infantil se situaba en un insostenible 17,2%, algunas estadísticas la cifran ahora en torno al 33%. Los dueños de las empresas que cotizan en el IBEX son, en cambio, un 67% más ricas desde que gobierna Rajoy. La deuda pública ha aumentado en 265.000 millones de euros, hasta alcanzar 1 billón de euros y un récord histórico.

Recortes, privatizaciones con los jugosos bocados de la sanidad,  o de tal desvergüenza que se ha llegado a vender y desahuciar (en Madrid) pisos de protección oficial porque las autoridades los vendieron a Fondos Buitre. Para llegar a la paradoja de contar con menos prestaciones que en 2011 pagando muchos más impuesto. Mientras, se ha rescatado con dinero público a los bancos, y a los concesionarios de autopistas. Los despilfarros y prebendas de muchos políticos suponen un serio agravio comparativo que ha disparado el divorcio entre política y sociedad. En corrupción salimos casi a escándalo diario.

El deterioro en derechos y libertades es de tal profundidad que cuesta creerlo. Ley Mordaza, Reforma del Código Penal,  retroceso en los avances logrados por las mujeres. De protestar por las ruedas de prensa sin preguntas, se pasó a la comparecencia del Presidente del Gobierno a través de un plasma. Y como gran condena, fondo y diseño de futuro:  el  brutal aumento de la desigualdad en el que la España de Rajoy figura en los puestos estelares. ¿Recuperación? ¿Para quién? ¿Desaparecerán la pobreza y la desigualdad cuando regrese el crecimiento? ¿Escapará el capital, si subimos los impuestos? ¿Cabe alguna esperanza de mejora para el común de la sociedad? ¿Tenemos un proyecto de país para confiar en el futuro?

Y, sin embargo,  ReaccionaDos vuelve a ser, es más aún que el primero, el libro que busca la reflexión, los argumentos, sosiego y afán constructivo. Esa base para tomar impulso.

Es cierto que el cambio ha sido dramático, pero tuvo una doble vertiente. Porque también creció un Poder Ciudadano que –tome la forma que tome- permite vislumbrar esperanzas de cambio. Porque lo saben, lo combaten con fruición en cuanto descuellan cabezas. Y asímismo una red de periodismo digital que permite conocer las noticias que no interesan al poder. También al mediático.

Estamos ante una encrucijada. Podemos seguir por el mismo camino en el que tantos se van quedando atrás o, como proponemos, buscar vías que permitan reducir las desigualdades, rescatar a las personas, regenerar el sistema y salvar de la quema a la Cultura, la Educación, la Ciencia, la Justicia y la Sanidad. La Democracia. Muchos siguen la senda de la resignación, pero cada vez son más, somos más, quienes no queremos aguantarnos. La gente se ha cansado de perder siempre y ha decidido que puede ganar. Muchos han resuelto que ha llegado la hora.

reacciona.dos.grande

 

 

 

Hacia un tripartito PP, PSOE y Ciudadanos

En 2011 la indignación popular que estalló en el 15M acabaría con la mayoría absoluta del Partido Popular en las urnas. Cuatro años de recortes, manipulaciones y autoritarismo después, cuando el hartazgo social hierve, podría reeditarse la faena: un tripartito formado por PP, PSOE y Ciudadanos no es en absoluto descartable. De hecho, las fuerzas del sistema caminan en esa dirección en apoyo de sus intereses. Con la precisión de una maquinaria largamente experimentada.

  La política está alcanzado en España unos niveles máximos de descrédito. La ciudadanía clama contra los políticos. Y, sin embargo, los inicios de la precampaña eterna nos los muestran cometiendo los mismos errores de siempre. O no se han enterado de nada o les importa muy poco la aversión que eso produce, si pueden conservar su poltrona. El enorme descontento ha cambiado el mapa electoral. Sobre todo desde que Podemos emerge como aparente cristalizador del disgusto y brinda una salida en las urnas. Pero la política tradicional, con toda su corte, se organiza.

 Según las encuestas, PP y PSOE no alcanzan, ni juntos, mayoría para gobernar en la intención de voto actual. Precisan pues una tercera fuerza. Y llega el meteórico, repentino y oportuno ascenso de Ciudadanos, al que podríamos llamar “El partido de Albert Rivera”. El joven catalán es solicitado en todos los foros y ya cuenta con notables perspectivas electorales. Representa, dicen, una derecha moderada que confrontar a Podemos. Esa derecha que una y otra vez tira al monte, por cierto. Rivera, hijo de malagueña y catalán, se suelta unnosotros enseñaremos a pescar a los andaluces , no a repartir pescado. En el más puro estilo Duran i Lleida, para que no se pierda la estirpe. Ya ha pedido disculpas, no por su proyecto de seguir dejando sin sanidad a los emigrantes que eso cuela mucho mejor.

 El desvarío del PSOE se incrementa mientras tanto. Terminan por confesar como lo más natural que se han desecho de Tomas Gómez, su secretario general en Madrid, porque las perspectivas electorales eran malas con él. En el primer momento sacan a colación un tranvía –el de Parla- que termina por arrollar la verdad en sus intenciones. No son formas. En absoluto. Era un cargo electo. Es cierto que Tomás Gómez cosechó los peores datos electorales de la historia del partido en Madrid, pero no estuvo solo en la tarea ni mucho menos. Por allí andaba todo el partido con Rubalcaba al frente y el fantasma de Zapatero. El castigo electoral fue colectivo.

 Un Rafael Simancas que se dejó colar el Tamayazo –el que nos ha supuesto a los residentes en Madrid 12 años del peor PP- se erige en ejecutor justiciero y hasta se presta a ser fotografiado como cerrajero que priva el paso a Gómez. Una imagen realmente airosa.

 Entretanto, el entusiasta candidato socialista a la alcaldía, Antonio Miguel Carmona, se multiplica, se postula a todo cargo, y se suelta en una tertulia: “El único político que ha cometido un fraude fiscal grave ha sido uno de tu partido”. En referencia a Podemos y a Juan Carlos Monedero de nuevo, condenando sin pruebas con todo desparpajo. El único, dice Carmona. Hablando de la lista Falciani de grandes defraudadores… y desde el PSOE. Éste es el rigor a mantener, y el ejemplo de candidato presentable. No parece que Tomás Gómez fuera el principal problema del PSOE, precisamente.  No se puede hacer política limpia desde la guerra sucia. Gente cuerda dentro del partido socialista está aterrada con lo que sucede.

 No solo es la ejecutiva que eligieron ante las opciones de Madina y Tapias, son un sector de sus militantes que permanecen ciegos ante la deriva de su partido. Jaleándose unos a otros en la defensa del fuerte y con altas dosis de victimismo por la más leve crítica. Cuando dicen: Negar que a los militantes  nos unen cuando nos atacan desde fuera es negar la esencia del socialismo, es estar muy perdido. La realidad no se evapora por ignorarla.

  ¿Qué bases existen para especular con que el PSOE y el PP pueden hacer un pacto de gobierno? claman. ¿El suscrito bajo el nombre de “antiterrorista”, sin entrar en mayores profundidades, y los que Sánchez avisa quiere hacer con el PP? Lo más patético es que ni siquiera está nada claro si será Pedro Sánchez o Susana Díaz quien, en su ostensible pugna, alcance ese lugar a la diestra de Rajoy.

 Un Rajoy que, nadando entre Cajas B que le muestra la justicia y él no ve y pertrechado de escuderas y escuderos, tiene el valor de no saludar el presidente electo de Grecia, Alexis Tsipras en la reunión del Eurogrupo. Con tanta arrogancia como torpeza, demostró así lo que le importa la democracia y cómo priman sus intereses personales y de partido en sus pasos. El presidente de un gobierno representa a todo un país, no puede dejarnos en ridículo porque no le guste ni le convenga el líder de Syriza. Cuando además Tsipras y su gobierno están manifestando un coraje que ni Rajoy ni su antecesor tuvieron o quisieron tener. Más que sus muchas acciones anteriores -cuando las pocas veces que pisó Europa fue para poner palos en la rueda de Zapatero- este gesto burdo evidencia la escasa talla del dirigente español. El mismo que pierde los papeles por saludar a Obama, dado que éste, por encima de todo, es persona “importante”.

 Buena parte de la ciudadanía muestra en su rechazo, un auténtico amor por la política a la que busca limpia, inexcusablemente. Sería patético que la indignación contra esa política que no piensa en los ciudadanos, concluya con cuatro años más del PP de Rajoy y sus potenciales aliados. Aunque el cóctel de egos no lo hiciera viable por mucho tiempo, ni los votantes respectivos aceptaran, sin consecuencias, el pacto.

 El pulso está ahí. La bola ha empezado a engrosarse y ya desciende hacia su objetivo. Se la ve venir como se vio otras muchas que terminaron por prácticamente aplastarnos. Mientras trabajan en el objetivo cómplices y subalternos, la derecha se sienta a comer palomitas para contemplar lo bien que le funciona la guerra sucia, la siembra de temores y jalear a la izquierda para que se atice. Pero la batalla no está perdida. Casi nada es irremediable hasta que sucede. Siempre que se frene la calurosa colaboración para dar otra oportunidad a Rajoy de gobernarnos otros cuatro años más con socios tan lustrosos.

*Publicado en eldiario.es

Merecemos otra Comunidad de Madrid

“Nos une una necesidad, un clamor, una urgencia. La misma que ha movido a miles de gentes en Madrid, en cientos de municipios y en la capital a iniciar un proceso de unidad popular que ya camina con paso firme. Un proceso que no será definitivo sin un impulso general que dispute el poder autonómico a quienes nos han convertido en una región marcada por la desigualdad y la injusticia.

 Por primera vez en muchos años existen equipos humanos capaces de ganar la Comunidad de Madrid y dispuestos a poner esta región al servicio de la gente. Esta es una oportunidad que no se puede desaprovechar. En el escenario político actual madrileño hay personas con gran capacidad de liderazgo, con conocimiento, con experiencia, con honestidad y estrategia, y todas ellas preparadas para convertir Madrid en una comunidad más habitable.

Por eso consideramos que ha llegado la hora de buscar en esta región un espacio común en el que toda esa gente confluya. Porque es mucho más lo que se puede hacer juntos, y porque no en todas las épocas coinciden, como ahora, grupos capaces de construir una alternativa fuerte frente a la economía especulativa, de excesos y despilfarros, que se ha practicado en Madrid en los últimos veinte años.

Los gobernantes de la Comunidad de Madrid pretenden que consideremos inevitable que más de un millón de personas vivan en esta región con menos de 500 euros al mes, que se niegue a enfermos medicamentos imprescindibles para su salud o que se eche a la gente de sus casas mientras hay 263.000 viviendas vacías en la comunidad. El 9% de los madrileños sufren pobreza energética, cuatro de cada diez habitantes de la región tienen dificultades para pagar cosas esenciales y 185.000 personas son extremadamente pobres.

Ya está bien. Ha llegado el momento de plantar cara a la estafa, que ha generado precariedad y efectos demoledores en el plano social y ambiental. Frente a las viviendas sin calefacción, frente a las escuelas afectadas por los recortes, frente a una sanidad maltratada, frente a la escena diaria de tantas personas trabajando cada vez más por menos, frente a un tejido cultural ninguneado, otro Madrid es posible, y este es el momento de demostrarlo. Reivindicamos un cambio democrático, posible a través de un proceso de unidad.

Los gestores de los recortes, los creadores de horizontes de precariedad y hormigón, siguen aún al mando de la Comunidad de Madrid, pero han perdido toda credibilidad. Tienen frente a sí la fuerza de un sueño colectivo, el de tanta gente que creemos en una región de Madrid diferente, el de tantas personas que sabemos que sí es posible introducir oxígeno para crear un futuro de esperanza y no de asfixia.

Las ciudades y pueblos de Madrid, sus recovecos, sus campos y montañas, merecen aire fresco, sano y honesto. Vivimos tiempos históricos que requieren generosidad y una enorme responsabilidad política. Se puede ganar Madrid para ponerla al servicio de sus habitantes, apostando por construir un todo para reforzar las partes, sin perdernos por caminos secundarios.

La gente no entendería que se antepusieran banderas partidistas por encima del interés común. Por eso reclamamos a los actores políticos clave que den un paso adelante, con audacia y responsabilidad, para crear un espacio común desde el que se pueda trabajar para recuperar la Comunidad de Madrid y ponerla al servicio de la ciudadanía. Aquí se respira esperanza y muchas ganas. Merecemos otro Madrid y podemos conseguirlo”.

Olga Rodríguez y Juan Diego Botto, Carlos Bardém, Tristán Ulloa, Baltasar Garzón, Ramón Lobo, Isaac Rosa, Icíar Boallín, Jesús Maraña, Equo, Convocatoria Cívica… Hace días que firme. Y muchos más.  La lista de los primeros firmantes.

Hay que mojarse.  Yo no quiero una Comunidad (ni tampoco una ciudad) dispuesta como gran centro comercial para la especulación. Las quiero para las personas, para sus intereses. Merecemos otra cosa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 859 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: