La herencia de Stéphane Hessel y José Luis Sampedro por Juan Tortosa

sampedro.hessel

Estoy seguro que José Luis Sampedro yStéphane Hessel, allá donde se encuentren, deben estar observando con cierta satisfacción lo que está pasando en nuestro país desde hace ya unos cuantos meses.

Buena parte del nerviosismo que acusa la derecha, de la histeria de tanto periódico con el norte perdido y del miedo que les ha entrado a quienes se las prometían tan felices turnándose en el poder por los siglos de los siglos… buena parte de todo eso se debe al impulso de estos dos ilustres nonagenarios quienes, antes de abandonarnos en 2013, contribuyeron con su pensamiento y sus escritos a remover conciencias, nos ayudaron a vencer la pereza e hicieron crecer un sentimiento generalizado de que había llegado el momento de pasar a la acción.

En enero de 2011 apareció “Indignaos” en las librerías, editado por Destino. Apenas 40 páginas que se convirtieron rápidamente en un auténtico best seller. El escrito de Hessel lo prologó Sampedro en su edición española, y apenas dos meses después Aguilar puso a la venta “Reacciona” un libro con 10 trabajos que recogían el testigo de Hessel. Eran reflexiones, entre otros autores, de José Luis Sampedro, Mayor Zaragoza, Baltasar Garzón, Juan Torres, Ángels Martínez i Castells y Rosa María Artal, esta última motor de la iniciativa y responsable de la edición de un libro que se mantuvo durante muchas semanas en los primeros puestos de las listas de venta.

Y en esPrevia-Carne-Cruda-Reaccionados_EDIIMA20150302_0810_13to llegó el 15-M. Una inédita movilización popular en la que dos libros, aparentemente modestos pero muy ambiciosos, formaban parte en cierta manera de aquel paisaje preñado de esperanza. Indignaos y Reacciona tuvieron algo de libros pancarta, de bandera para la entusiasta y contundente movilización en aquella primavera de hace cuatro años donde todo acabó explotando y empezó a crecer una semilla cuyos frutos parece que ya están germinando.

Desde hace poco menos de un año, los “instalados” de siempre han dejado de prometérselas tan felices y empezado a intuir que igual se les acaba el chollo. La inminencia de las elecciones andaluzas y la cercanía de las municipales y autonómicas permite imaginar, a tenor de los sondeos y de otras evidencias, que las urnas esta vez pueden ser más elocuentes que nunca.

Y en medio de todo esto, surge “Reaccionados”, la segunda parte de Reacciona, con los mismos autores de hace cuatro años menos sus dos principales inspiradores, Hessel y Sampedro quienes, antes de marcharse, parece que pusieron buen empeño en que la mecha de su pensamiento prendiese. Y ha prendido, vaya si ha prendido.

“Toca unirse a quienes están ya reaccionando para cambiar los métodos y poner a prueba y a punto nuevos dispositivos que combatan las jerarquías escleróticas de los corruptos insaciables”, escribe Ángels Martínez i Castells en esta segunda entrega de Reacciona.

“Solo el futuro nos dirá si las turbulencias que presagian las encuestas, los resultados electorales recientes y la indignación que se percibe en el semblante de las gentes normales y corrientes se siguen traduciendo en silencios legitimadores o en una respuesta distinta que les haga frente”, concluye por su parte Juan Torres, compañero en Público y autor junto a Vicenç Navarro del programa económico que Podemos presentó el pasado mes de noviembre.7036741

“Los tiempos en que la sociedad española vive están marcados por la incertidumbre y la desconfianza, -escribe Baltasar Garzón en Reaccionados“. Y continúa: “Solo con una firme decisión por parte de las instituciones y una enorme autocrítica por no haber estado a la altura de las necesidades del pueblo podrán recobrar la confianza de los ciudadanos”

Por su parte, Federico Mayor Zaragoza insta en el libro a inventar el futuro: “Juntos podemos iluminar los caminos del mañana”, escribe. Y remata su aportación citando el Popol Vuh maya: “Que todos se levanten, que nadie se quede atrás”

“Cada vez es más intensa la toma de conciencia de una parte de la sociedad, que se organiza para buscar las respuestas que la política tradicional le niega, escribe Rosa María Artal en el prólogo. Es el momento de plantearse -continúa- cuestiones clave: ¿cuánto más estás dispuesto a perder? ¿cuanto más estás dispuesto a permitir que le quiten a tus hijos? ¿tan difícil es hacer algo por evitarlo?”

Algo parece que se ha hecho y continúa haciéndose. La siembra ha surtido efecto y empieza a verse que todo lo vivido, sufrido y luchado está mereciendo la pena. El primer aldabonazo tendrá lugar en Andalucía. Será solo el comienzo: De la reflexión, a la calle; de la calle a las instituciones; y de las instituciones… al cambio.

Todo lo que está por venir en los próximos meses seguro que proporciona suficiente material para que Artal, siempre inquieta, promueva en su momento una tercera aventura de Reacciona. Porque, por mucho que las cosas puedan mejorar, siempre quedará tarea por hacer. Hessel y Sampedro, los dos grandes ausentes, así lo entendieron siempre.

J.T

*Publicado por Juan Tortosa en Público. 

Gracias, Juan.

 

ReaccionaDos, en la senda de Reacciona

En Abril de 2011 se publicó Reacciona, el que sería el libro español de ensayo más vendido de aquel año con 6 ediciones y cerca de 100 mil ejemplares. Una ola de indignación empezaba a recorrer numerosos países. El ex diplomático francés Stéphane Hessel  comenzaba a hacer historia con su libro “Indignez vous”, prologado en España por nuestro gran humanista José Luis Sampedro. Ambos participaron también en Reacciona, invirtiendo los papeles.  En el acto de presentación de Reacciona en Madrid unos jóvenes pidieron subir al escenario del Círculo de Bellas Artes para anunciar una gran manifestación que se preparaba para poco después: el 15 de Mayo de 2011. Estaba naciendo el 15M.

Así se inicia el prólogo de ReaccionaDos, que llega a las librerías este jueves 19 de Febrero. Hemos vuelto. No, por desgracia, Sampedro ni Héssel, pero sí todos los demás. Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO, el juez Baltasar Garzón, los economistas Juan Torres López y Àngels Martínez  Castells (especialista también en salud pública), los científicos Carlos Martínez (ex presidente del CSIC) y Javier López Facal, Lourdes Lucía, cofundadora de ATTAC España. Los periodistas Ignacio Escolar, Javier Pérez de Albéniz, yo misma, Rosa María Artal. Y nos hemos traído a Javier Gállego Crudo para que pusiera el epílogo. Y todos llenos de propuestas y de ideas. Con ganas de hacer algo, de seguir haciendo algo.

“NUNCA SE VIO MAYOR DESTROZO EN MENOS TIEMPO” título ese prólogo. Unos pocos datos como ejemplo. El paro juvenil había alcanzado en España, según contaba el periodista Ignacio Escolar en Reacciona, el 40,06%, hoy, poco más de tres años después, está en el 53%. La tasa de pobreza infantil se situaba en un insostenible 17,2%, algunas estadísticas la cifran ahora en torno al 33%. Los dueños de las empresas que cotizan en el IBEX son, en cambio, un 67% más ricas desde que gobierna Rajoy. La deuda pública ha aumentado en 265.000 millones de euros, hasta alcanzar 1 billón de euros y un récord histórico.

Recortes, privatizaciones con los jugosos bocados de la sanidad,  o de tal desvergüenza que se ha llegado a vender y desahuciar (en Madrid) pisos de protección oficial porque las autoridades los vendieron a Fondos Buitre. Para llegar a la paradoja de contar con menos prestaciones que en 2011 pagando muchos más impuesto. Mientras, se ha rescatado con dinero público a los bancos, y a los concesionarios de autopistas. Los despilfarros y prebendas de muchos políticos suponen un serio agravio comparativo que ha disparado el divorcio entre política y sociedad. En corrupción salimos casi a escándalo diario.

El deterioro en derechos y libertades es de tal profundidad que cuesta creerlo. Ley Mordaza, Reforma del Código Penal,  retroceso en los avances logrados por las mujeres. De protestar por las ruedas de prensa sin preguntas, se pasó a la comparecencia del Presidente del Gobierno a través de un plasma. Y como gran condena, fondo y diseño de futuro:  el  brutal aumento de la desigualdad en el que la España de Rajoy figura en los puestos estelares. ¿Recuperación? ¿Para quién? ¿Desaparecerán la pobreza y la desigualdad cuando regrese el crecimiento? ¿Escapará el capital, si subimos los impuestos? ¿Cabe alguna esperanza de mejora para el común de la sociedad? ¿Tenemos un proyecto de país para confiar en el futuro?

Y, sin embargo,  ReaccionaDos vuelve a ser, es más aún que el primero, el libro que busca la reflexión, los argumentos, sosiego y afán constructivo. Esa base para tomar impulso.

Es cierto que el cambio ha sido dramático, pero tuvo una doble vertiente. Porque también creció un Poder Ciudadano que –tome la forma que tome- permite vislumbrar esperanzas de cambio. Porque lo saben, lo combaten con fruición en cuanto descuellan cabezas. Y asímismo una red de periodismo digital que permite conocer las noticias que no interesan al poder. También al mediático.

Estamos ante una encrucijada. Podemos seguir por el mismo camino en el que tantos se van quedando atrás o, como proponemos, buscar vías que permitan reducir las desigualdades, rescatar a las personas, regenerar el sistema y salvar de la quema a la Cultura, la Educación, la Ciencia, la Justicia y la Sanidad. La Democracia. Muchos siguen la senda de la resignación, pero cada vez son más, somos más, quienes no queremos aguantarnos. La gente se ha cansado de perder siempre y ha decidido que puede ganar. Muchos han resuelto que ha llegado la hora.

reacciona.dos.grande

 

 

 

Los que mataron a Alan Turing

Imitation_Game

Imitation Game (Descifrando el enigma) es una película que narra la historia de Alan Turing, un genio de las matemáticas, criptógrafo excepcional, uno de los máximos creadores de la ciencia de la computación y, gracias a eso, el que logró acortar la Segunda Guerra mundial (1939-1945), evitando varios millones de víctimas más. Lejos de ser ensalzado por su esfuerzo, recibió un trato infame de su país. Este texto contiene spoilers de la película, si se puede calificar así a los datos sobre una persona real de la que existe amplia documentación.

Turing nació en Londres en 1912 y murió en el condado de Cheshire en 1954, a los 41 años. Una mente prodigiosa que en su corta vida nos dejó grandes hallazgos: desde la noción de inteligencia artificial a ese gran hito que fuera la que se llamó Máquina de Turing. Un computador en toda regla que, con el trabajo de muchos… e impedimentos de otros, logró descifrar el Código Enigma, utilizado por los nazis alemanes en la contienda.

La película del noruego Morten Tyldum, interpretada magistralmente por el actor británico Benedict Cumberbatch, narra la vida de Turing en al menos tres momentos cruciales, desde la adolescencia a su muerte prematura. Y muestra su complejo carácter, lógico, racional y brillante, aplastantemente seguro de sus criterios científicos e inseguro de su personalidad, atormentado, solitario.

Alan Turing era homosexual. Esas mentes mostrencas, con poder, que siempre quieren detener el progreso encontraron en esa circunstancia su talón de Aquiles. Primero, habían intentando acusarle de espionaje. Un robo en su casa desencadena que llegue a conocerse su opción sexual y era, ay, la que Inglaterra penaba aún en 1952. Fue sometido, como condena, a castración química y murió al comer una manzana con cianuro en lo que ha sido considerado un suicidio. Aunque algunos lo cuestionan, lo cierto es que esos duros avatares le habían supuesto ya, a la hora de su muerte, una seria mutilación como ser humano.

La historia, conocida, muestra la evolución de esta tragedia. Cierto que, como se dice, con algunas licencias. No fue el único inventor de los computadores, intervinieron muchas más personas en la proeza, pero sí sirve, en mi opinión, para divulgar el personaje, con esas claves eternas que lo trascienden. Es reseñable destacar también –aunque eso como es lógico no sea imputable al director de la película-  que la figura de Turing recibió finalmente un trato de favor que miles de homosexuales maltratados en el Reino Unido no obtuvieron.  Gordon Brown formuló una disculpa pública y la reina Isabel le concedió un indulto póstumo, pese a la oposición de David Cameron, el actual mandatario que se negó. Turing llevaba décadas muerto.

Pero sí vemos las pasiones de Turing, la mecánica de su raciocinio, sus logros científicos que venían a corroborar las ideas que los alentaban como un triunfo. El que durante 50 años fuera materia reservada la gran hazaña que logró interceptar los códigos alemanes en la Guerra y decidir el signo de la contienda. Sus dudas personales. Su perplejidad. Una vida excepcional, la de un ser que pasó dejando trascendentales aportaciones. Y que truncó la misma irracionalidad de toda la vida.

Siempre están al acecho para cortar y reprimir… y lucrarse. Para cortar las alas de cualquiera que vuele mientras ellos se hunden en las pocilgas. Para llevar a la hoguera al diferente, con mucho mayor placer si la víctima les supera con creces. Nunca se fueron. Ahí siguen. Escribiendo el manual de la intolerancia que obligó a perder grandes hallazgos desde la Antigüedad. ¿Qué más hubiera hecho Turing de haber vivido 30 o 40 años más?

THE IMITATION GAME

Benedict Cumberbatch es un actor excepcional. Uno de los más requeridos en la actualidad desde el enorme éxito de la serie sobre Sherlock Holmes que protagonizó. A su lado, entre otros, Keira Knightley, en un personaje que brinda la oportunidad de evidenciar otra vieja injusticia: el trato recibido por las mujeres a las que en esa época (reciente) no se creía capaces ni de resolver en un crucigrama.

¿Cuánto ha cambiado la discriminación por la intolerancia de tanto obtuso mediocre?  Ésa es pregunta clave sobre la que habría de actuarse. Entretanto se perpetúan los viejos esquemas. Más aún, diría que se están acrecentando.

Sin embargo, llena y esponja – a mí me pasa- que hayan existido y existan personas como Turing. Es algo que las cucarachas de todos los tiempos no han logrado impedir.

Mis mejores deseos para 2015

troika.largo

lectura.gato

El empacho monárquico

Es como si, tras darse un auténtico atracón en la fiesta, las sobras siguieran en la nevera prestas a saltar en cuanto entreabramos la puerta. Es tal la abundancia, que se desparrama el merengue revenido sobre la pizza de anchoas seca y los chorretones de miel se deslizan por los bordes de los yogures (caducados, naturalmente). Todo está pringado. Hasta en el cajón de las lechugas se ha colado el sirope de bote. Un cierto olor a vinagre y ácido. Dios, qué empacho.

Han terminado las clases en los colegios. Un tercio de los niños españoles pasan hambre y allí tenían algo que comer. Da mala imagen mantenerlos abiertos dicen los gestores del asunto, casi todos del PP. El asunto es la educación. Y el nivel de vida consecuente con el trabajo devaluado, con los recortes y repagos que aumentan el problema. ¿Y la sanidad? ¿Qué ángeles de la muerte cruzaron nuestra tierra para haberla así arrasado? ¿Y la democracia? ¿Qué ha pasado con ella que no se puede ni disentir del autoritarismo? ¿Qué desaprensivos nos trajeron esta peste y ahora miran para otro lado?

Reina la felicidad en la casa de quienes dirigen el emplasto. Reina la hipocresía en los medios. La búsqueda de la mejor hamaca para arrimarse al sol que hoy más calienta. La irrealidad que interesadamente atesoran. Reina la contradicción inmensa. Teórica, la verdad casi siempre es una.

19j.rouco

Como una losa pesa en nuestros estómagos la tralla orgánica convertida ya en empacho. Hay gente con dolor y muerte que sufre mucho, no podemos quejarnos, pero esas toneladas de mugre con guindas de colores impiden moverse con soltura.  Cuánta tristeza nos han escupido con tanta involución. Habrá que remontar una vez más. Como el salmón. Quitándose de encima la nata ácida, el bizcocho revenido, la crema agria, nos haremos paso otra vez si acaso. A ver si nos quedan fuerzas.

El arte y la ciencia de no hacer NADA

newton-manzana

¿Alguien se imagina a Newton anotando en su lista de tareas: sentarse en el jardín a ver caer objetos? No, evidentemente no. La fascinante pregunta figura en un libro titulado “El arte y la ciencia de no hacer NADA”, el piloto automático del cerebro, que publica en España Clave Intelectual. Su autor es un joven científico norteamericano de origen sueco, Adrew J. Smart. Es un libro que se apoya en los últimos avances de la neurociencia aplicados a esta sugerente teoría. En cierto modo, una parodia de los libros de autoayuda. Crítico y provocador.

Es cierto que la actividad, el trabajo, enlazar unas tareas con otras, se ha convertido en norma en el mundo actual. Más aún, una adicción y una exigencia continua. Smart propone lo contrario: el cerebro necesita descanso para poder ser creativo. Cuando aparentemente “no hace nada” es cuando surgen las grandes ideas. Es, además, como si se activara el piloto automático en un avión proporcionando descanso para poder dedicar las energías a momentos más esenciales como el aterrizaje.

Los avances de la resonancia magnética han permitido comprobar que hay una red neuronal la DMN (default mode network) que bulle en actividad cuando se supone que el cerebro está en reposo y que además está vinculada con funciones bastante importantes, como la interconexión de las diferentes áreas del cerebro, la creatividad y el desarrollo de la propia identidad. Porque uno no puede estar concentrado permanentemente, peligra hasta su salud física. Su cerebro, su corazón. Necesitan trabajar pero –a ratos- de otra manera, a su aire.

El libro recoge las teorías sobre el trabajo incesante –las actuales- o diferentes críticas y defensas que a lo largo de la historia se han hecho del “no hacer nada”. Hasta llegar a los procesos industrialización que imponen metodologías como la Seis Sigma, que dice buscar mayor productividad. En realidad, están destinadas a controlar y regular cada momento del proceso de producción, considerando al ser humano un engranaje más de su procedimiento.

Trato de meterme en vena este libro, sus sabios consejos. Llegan cientos de emails a diario con la mejor intención, múltiples peticiones de que hagas algo, nuevos sistemas de mantenerse conectado a través de otras redes. Yo uso Twitter fundamentalmente, y bastante menos Facebook, olvídenme las restantes. Las relaciones personales son necesarias y muy positivas, pero quizás existen demasiados medios de contacto. Y eso que me he negado a usar whatsapp, dado que parece ocasionar a sus usuarios una dependencia (para mí bastante incómoda). En definitiva, en los momentos de mayor cansancio, aparco lo que creo interesante o ineludible en la lista de favoritos. Pero están ahí, presentes. De esas continuas tareas pendientes también habla el libro. Es sano en algún momento, desecharlas, no se llega a todo.

La reflexión final lleva a replantearse el trabajo y el crecimiento económico que está destruyendo el mundo y a buscar la creatividad que podría salvarlo. Creo que tiene razón, este quehacer diario que en ocasiones se torna frenético de pasar del email, al twitter, y de ahí al periódico o al teléfono, merma de alguna manera las ideas brillantes. Incluso el bienestar. Empieza a pensar que un Newton agotado hubiera visto caer manzanas y ni hubiera reparado en ellas. Hay que poner el piloto automático y disfrutar de las nubes porque ahí es donde pueden surgir ideas innovadoras y gratificantes.

piloto

Jornada de reflexión

roto.cerilla

#15M de 2014, mirando al pasado desde el naufragio

Me adhiero a vuestras reivindicaciones, hago mío el manifiesto, me solidarizo y deseo un clamoroso 15-M. Pero sobre todo, os animo a avanzar en la lucha hacia una vida más humana. Los medios oficiales no se van a volcar con vosotros y encontraréis muchos obstáculos en el camino, pero está en juego vuestro futuro. El 15 de mayo ha de ser algo más que un oasis en el desierto; ha de ser el inicio de una ardua lucha hasta lograr que, efectivamente, ni seamos ni nos tomen por “mercancía en manos de políticos y banqueros”. Digamos NO a la tiranía financiera y sus consecuencias devastadoras”.

Es un fragmento de la carta de José Luis Sampedro animando al 15M que, hoy hace tres años, leyó en la Puerta del Sol de Madrid, Lourdes Lucía, una de las fundadoras de ATTAC y coautora de Reacciona, un libro que entonces volaba en ventas. Sobre el escenario voces que no solían escucharse, la gente. En la explanada, la gente también sin pancartas oficiales. Una cincuentena de ciudades y pueblos al unísono. Lo había conseguido Democraciarealya al aglutinar infinitos descontentos, algunos de las cuales podían parecer hasta antagónicos. Es la única solución: unirse por encima de lo que nos separa. El lema: “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”.  Y estas propuestas consensuadas. 

WP

Grandes periódicos internacionales se hicieron eco.  Hasta en primera noticia de portada. Se acuñó un hashtag que recorrió el mundo #spanishrevolution. España se llenó de acampadas que una policía dura pero democrática, no arrasó. Salvo en Barcelona, los mossos del convergente Felipe Puig hicieron mucho daño. Multitud de periodistas internacionales acudieron. Todos querían ver el fenómeno. Amigos de los que huyen de las multitudes se aprestan a decirte les acompañes, jefes que piden a sus empleados les lleven a contemplar el espectáculo. Las asambleas, los debates, la explosión de imaginación. Allí se discute de economía y hasta de urbanismo. Muchas personas acuden simplemente a informarse, porque entienden que no lo estaban por los medios tradicionales. Cualquiera puede hablar, pidiendo turno. “Vamos despacio porque vamos lejos”. La pesada y casposa carcundia española, con sus medios a la cabeza, traga a regañadientes, aunque ya sembrando mucha basura. Lo importante para ellos es conservar el control del chiringuito.

 

15m.chorizo1

“No hay pan para tanto chorizo”, “Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir“, “Pienso, luego estorbo”, “nuestros sueños no caben en vuestras urnas”… Y en las municipales de ese mismo mes de Mayo, con la gente en la calle, gana el PP. Y vuelve a ganar, a arrasar por mayoría absoluta, el 20N de 2011 en las generales.

elecciones.pp

Todo había empezado cuando Bruselas, el FMI y hasta Obama conminan a Zapatero a realizar “reformas” neoliberales. Causas y génesis más amplias las cuento en “La energía liberada“. El 12 de Mayo de 2010 anuncia en el parlamento que congela las pensiones, salvo las no contributivas, baja el sueldo de los funcionarios un 5% y quita el cheque bebé que él había implantado. En Septiembre, Zapatero vuelve a obedecer a Bruselas, a Merkel sobre todo, y reforma la Constitución en tres días a pachas con Rajoy para establecer bajo esa norma de alto rango que el pago a los acreedores se supedita a cualquier necesidad de la población. El único diputado socialista que votó en contra fue Antonio Gutiérrez, ex secretario general del sindicato Comisiones Obreras, para quien la reforma es un hecho “gravísimo”. Irritación también en los grupos minoritarios de izquierda. Gaspar Llamazares de IU llegaría a protagonizar una resistencia numantina al impedir con su veto que prosperara un acuerdo de los grandes partidos con CiU, y pediría a los parlamentarios del PSOE incluso que se rebelaran. No lo hicieron.

Contemplar la debacle sucedida desde entonces produce escalofríos. La sanidad pública española es ya irreconocible. Igual que la educación en todos sus tramos. Se ha suprimido prácticamente la ayuda a la dependencia. Hay un millón más de parados y la reforma laboral del PP ha logrado sus objetivos: menores sueldos, menos derechos, trabajo –el que lo tiene- más precario. Huyen en masa de España los jóvenes en busca de trabajo. Se han dado hachazos brutales a la investigación y a la cultura, como solo podrían hacerlo los trogloditas. Y, por no extenderme, la mutación ideológica de este país nos retrotrae al franquismo.

roto.envejecieron

Hoy 15 de Mayo, tres años después de la histórica #spanishrevolution, un pueblo acogotado o herido ha de soportar hasta que amenacen con cercenarle la libertad de expresión en twitter, en las redes sociales, de forma absolutamente surrealista… porque una militante del PP, o dos, han descerrajado una ensalada de tiros a otra militante del PP, incluso rematándola en el suelo. Una vendetta en el clan se salda culpabilizando a la sociedad, manipulando cerebros. A estos niveles imposibles para la decencia y la cordura.

abc.odio

En el día, además, en el que el juez Ruz que instruye la trama de corrupción Gürtel/Bárcenas, certifica la caja B del PP y los sobresueldos provenientes de empresas donantes. Esos apuntes reflejaban ingresos (más de siete millones de euros en 18 años) en forma de donaciones anónimas de empresarios que no estaban permitidas por ley porque excedían el límite y procedían de contratistas del Estado, algo que prohibía expresamente la legislación, dice.

sobresueldosPP

Y además, se añade que “Rajoy aparece entre los ‘avalistas’ que permitieron a Bárcenas abrir su cuenta suiza en el Dresdner Bank. El nombre del presidente se cita en un informe del banco suizo junto al de Luis Fraga y el de un empresario, ambos amigos personales del extesorero del PP”.

En un país serio, el gobierno -democrático- estaría ya dimitiendo. Todas las fuerzas políticas democráticas lo exigirían. La sociedad estaría espantada reclamando justicia democráticamente. Y no pasa nada. Se disponen a celebrar un debate electoral sacando pecho como si todo esto fuera normal. En el 15M de 2014 estamos muy fastidiados y es nada con lo que queda por venir.

15m.nobelieve

 

Mantuve entonces y mucho tiempo después que “Los del 15M no son “ellos”, somos “nosotros”, hasta quienes aún no han querido saberlo”.

Por ejemplo…  Los que consagramos en un documento que los seres humanos tienen derechos. Los que subimos con Rosa Parks a un autobús en Montgomery y marchamos sobre Washington diciendo que los derechos no tienen nada que ver con el color de la piel. Los que inventamos el rock para hacernos inmortales. Los que buscamos arena bajo los adoquines y quisimos entronizar la imaginación. Aquellos que luchamos con flores contra la guerra. O con pancartas y presencia masiva cada vez que algo se tuerce de forma insoportable. Los que pensamos que el amor es el mejor motor y argamasa. Los que derribamos un muro para dejar volar a la libertad y habremos de horadar el otro lado y exigir que se impongan también la equidad y la justicia. Los primeros que salimos con las cacerolas en Islandia. Los que elegimos al primer Obama. Los que devolvimos su premio Nobel de la Paz y un día iremos a recoger el suyo con el disidente chino Liu Xiaobo. Los que quisiéramos haber estado atentos para que no se suicidara el joven tunecino Mohamed Bouzazi. Los que supimos que los sueños vuelan más alto arrancados desde el suelo. Los que nunca más moriremos en las hogueras de la intolerancia, porque habrá muchos para apagar el fuego. Los que siempre empezamos otra vez. Los que creemos firmemente, luchando por ello, en un mundo mejor para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, pero también para los hijos de otros padres.

Y, si se da el caso de que tampoco seamos nosotros quienes lo logren, lo que sabemos es que habrá más que lo intenten hasta obtener el objetivo perseguido: un ordenamiento social más justo en el que merezca la pena vivir —y construir— con la dignidad inherente al ser humano. Todos.

¿O no?

De cuando éramos marca España y no por la corrupción, France 2

 

 

#22M, contra los puyazos a la dignidad

El lema no puede estar mejor elegido: Marchas… por la dignidad. Ésa, tan profusamente pisoteada, que llama la atención cómo tantos pueden mantenerse en pie. La dignidad es pieza troncal del ser humano. Desde hace semanas centenares de personas caminan desde distintos puntos de España para confluir este sábado #22M en Madrid. Movimientos sociales, movimientos obreros, víctimas del atropello neoliberal las integran. #milrazones22 pero sobre todo “contra los recortes, por los derechos sociales y contra la corrupción”.

ferranmartin.nolosuficiente

La progresión que denunciamos hace ya tiempo se ha cumplido con creces. Se inició con el ultimátum dado por la UE (y FMI y Obama y toda la parentela) a Zapatero aquel Mayo de 2010 y a la que él sucumbió tan campante. Incluso reformando la Constitución a pachas con Rajoy para que toda nuestra vida se supedite al pago de la deuda tanto a acreedores legítimos, como a especuladores.

No se habían tocado los servicios sociales hasta que llegó -izado en 11 millones de votos- el Partido Popular a imponer su apisonadora. Un gobierno legítimo que se degrada por sus actuaciones. El deterioro sufrido por los españoles lo reflejan todos los índices nacionales e internacionales: ningún país ha empobrecido a su sociedad y ha aumentado de tal forma la desigualdad como el nuestro en manos del PP.

pobre alimenta rico

Algunos ingenuos creyeron que el PP arreglaría la crisis, no utilizaron su cerebro para relacionar datos y ver que se proponían ir “a lo suyo”. Un millón de parados más, el despido y todos los derechos laborales de saldo, el freno a la ciencia y la investigación, a la cultura; el escándalo de los casi tres millones y medio de casas vacías mientras se echa a la calle a familias enteras, los ataques a la justicia, la familia y sus sueldos, la venta al mejor postor de los servicios sociales y nuestro patrimonio, maquillando las cifras para vender una recuperación basada en el abaratamiento del trabajo que nunca es duradera, ni permite el consumo, ni da frutos.

trileros

Trileros de casposos vasos de plástico. La calidad de la democracia ha caído a ese mismo suelo donde se arrastran los que tragan. Cada día, todos y cada uno de los días, parece haber alguien del PP encargado de banderillear la cerviz de los ciudadanos. Todos los días, insisto. Es Ceuta y la bochornosa gestión de los inmigrantes muertos. El engaño constante hasta con las terribles cifras del paro. El pitorreo de los empresarios amparados por el gobierno. El aumento de la deuda (para que se forren esos especuladores de los que hablábamos) a niveles de récord histórico. Su papel en el hundimiento y desprestigio de los grandes medios informativos. La obsesión autoritaria por la seguridad o por “el negocio” que lleva a ascender de categoría porque sí a los vigilantes jurados. Una apisonadora que dicta leyes incluso en contradicción con convenios internacionales. Porque sí.

peppuig.justiciauniversal

El último torero del PP ha sido Ignacio González, el presidente que nos dejó en herencia en Madrid Esperanza Aguirre. El individuo que nunca fue elegido directamente, de esa comunidad que en sus manos y en las de Aguirre está tan profundamente ensombrecida por la Gürtel -aunque miren para otro lado-, el dueño de áticos sospechosos, se ha atrevido a comparar las Marchas por la Dignidad con el nazismo de Amanecer Dorado en Grecia. Sorprende esa confusión porque de ultraderechismo sabe y mucho, por lazos familiares y en primera persona: todas sus declaraciones muestran un auténtico rechazo a la libertad de expresión y manifestación. Hace falta estar muy seguro de los instrumentos de control -lícitos o no- para obrar con esa soberbia.

España-Toro

Uno más que se embute el traje de luces y sale a la plaza de la impunidad a retar al personal o ni siquiera eso: a lanzar puyas y descabellos a una ciudadanía tan noqueada que ya no hace sino bajar la cabeza para que le pinchen. Agarrarse a los machos para ser arrastrado, herido, por el coso.

No todos. Ni mucho menos. Por las carreteras de la mal llamada piel de toro llega a Madrid, la savia viva de la dignidad.

marchas-dignidad2

Un experimento: Puta, hijo de puta, coño, sexo y caca

Muchos periodistas nos venimos preguntando qué es necesario escribir para tener “éxito”. Y no se trata de una vanidad, el “éxito” consiste en algo tan simple como que el artículo se lea. Si pocos o casi nadie le echan un vistazo el trabajo ha sido prácticamente inútil. Una reflexión personal que sin duda es un ejercicio saludable pero que no se “comparte”, queda en dique seco.

Está probado que palabras clave en el titular como puta, o hijo de puta, coño, sexo o caca atraen numerosas visitas. Arrasan. Mientras un artículo pensado y comprometido puede pasar totalmente desapercibido.

Hoy mismo, la revista Materia cuenta que “Los periódicos prefieren publicar noticias sobre investigaciones de peor calidad”. Un análisis de las investigaciones médicas que reciben la atención de los grandes medios muestra que los de peor metodología resultan más atractivos que los que ofrecen resultados más rigurosos, concluye.

La competencia es mucha. Una persona apenas puede leer ya todo lo que se publica, ni siquiera todo lo que se recomienda, porque no haría otra cosa en su vida. Hay que llamar la atención, enganchar con el título al menos al lector que pasa por allí. Darle productos digeribles para que no “se canse”.

Se diría por tanto que la sociedad se está nutriendo de temas sensacionalistas o al menos triviales. Que igual está perdiendo dos de los viejos tres grandes pilares de los medios: informar y formar. Le queda entretenerse. En casi todos mis libros insisto en que así tenemos la sociedad más entretenida de la historia. Entretenida, distraída de lo esencial.

He dudado si escribir hoy de esto. Todavía estamos muchos entristecidos por el falso documental sobre el 23F de Jordi Évole este domingo en La sexta. Pero el caso es curioso. El periodista no necesita en absoluto hacerse un hueco: tiene a la audiencia entregada desde el principio. Muy bien publicitado, su programa congregó ante la pantalla a casi la cuarta parte de la audiencia total de la televisión (un 23,9% de share). Casi –sin alcanzarlos- como algunos , sin ir más lejos, de mis últimos reportajes de Informe Semanal, por cierto. Y lo cito como ejemplo de que, solo hace 5 años, vivíamos otros tiempos. Todos, incluso el mítico programa hoy arrojado a las cloacas de la inmundicia por el PP.

5.200.000 espectadores seguimos a Évole. Ha demostrado hasta ahora ser un magnífico periodista, un entrevistador incisivo y respetuoso. Un modelo. Quiso hacer –lo dijo anoche- un experimento, una broma con el 23F, dado que los papeles siguen clasificados y no se puede contar con ellos para informar realmente. Se prestaron a la trama grandes políticos y periodistas, grandes y  menos grandes. Demostraron que son unos maestros en el arte de mentir.

Vivir el 23F fue muy duro. Corrían listas de ajusticiables. Hubo personas que quemaron papeles comprometedores según han contado en las redes sociales. Tuvimos mucho miedo. Sobre todo porque el anterior golpe de Estado llevó a una guerra civil y a 40 años de dictadura. Era volver a caer en el pozo y gritamos desde el fondo de las entrañas que no, que no nos merecíamos repetirlo, y mucho menos nuestros descendientes. En la larga noche en la que recorría Zaragoza para mandar informaciones a TVE, con los tanques de Milans del Bosch por las calles de Valencia, me paré a escribir un poema para mi hijo que entonces tenía 4 años. Por si acaso pasaba algo.

Han pasado 33 años, sí. Comentan algunos que no tenemos sentido del humor, ni aprecio por la innovación de los medios. ¿Qué innovación? La guerra de los mundos de Orson Welles en 1938 no ha sido superada ni de lejos nunca más.

Pero sobre todo es que no vivimos precisamente en una democracia que haya erradicado el miedo a los viejos fantasmas. Los viejos fantasmas están ahí, con mando en plaza.

Al final, todo se salda como suele hacerse ahora: unos a favor, otros en contra. Tablas. Equidistania en estado puro. Elija Vd. según su gusto y no más profundizaciones que hacen pupa.

Ando escribiendo el artículo que publico este martes en eldiario.es. Trata de un tema muy serio y trascendental: la justicia. Dan tentaciones de cambiarlo por éste. Tendrá más “éxito”, más lectores. Llegará a más gente que es de lo que se trataría. No lo voy a hacer. Éste va para el blog. Y el de la justicia se queda para eldiario.es.

Ahora bien, había pensado titularlo “Una sociedad ávida de sensacionalismo”. Aunque no sea el caso en concreto de la mayoría que seguimos a Jordi Évole guiados por su trayectoria, sí es la tendencia en la que educan a la sociedad. Con sus consecuencias bien palpables. Pero voy a optar, en este caso, por captar lectores. Se queda con Puta, hijo de puta, coño, sexo y caca. A ver qué pasa. Un experimento.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 859 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: