Las raíces de la desigualdad


La teoría de la costilla de Adán hizo mucho daño a las mujeres. Es una teoría, nunca demostrada, que se admite por fe —es decir, creer lo que no se ve— y se opone a la ciencia por definición. La investigación la ha convertido en un cuento infantil con aviesas intenciones. Porque ha sustentado un modelo de vida. La supuesta debilidad de la mujer había sido la primera e inmisericorde excusa, derruida ya en un mundo que gira, tiembla, cae y se levanta con que un sólo dedo pulse un botón.

Cuesta levantar la inmensa mole, sin embargo. Llueven siglos y el modelo imperante para ejercer la capacidad de decisión sigue siendo masculino. Los hombres pueblan consejos de administración y foros de influencia. La mujer triunfadora copia su papel y sus reglas, aunque algo está cambiando. En estas circunstancias —y con la colaboración de muchas mujeres que refuerzan el patrón con comportamientos de matriarcado—, no es extraño que algunos hombres se crean obligados a defender «lo que es suyo por derecho», juzgando, condenando y ejecutando a la transgresora. Faltan medios y la Ley Integral contra la Violencia de Género tiene lagunas, la justicia a veces se quita la venda del ojo derecho, pero nada se arreglará sin un cambio de mentalidad. En torno a 85.000 mujeres se encuentran bajo protección judicial tras presentar denuncia por malos tratos. Harían falta 255.000 policías para cubrir los tres turnos de vigilancia con una cierta garantía. Y, aún así, no se suprimiría completamente la posibilidad, porque matar es fácil.

El problema está en el fondo, y hay que cambiar los esquemas. En el colegio, en casa, en la sociedad que a veces presta un tácito apoyo «comprendiendo» estas situaciones, en las doctrinas morales que, sin sonrojo, califican a los malos tratos como «fruto amargo de la revolución sexual». Así lo hicieron los obispos españoles.

La educación es clave porque aún sigue siendo el escollo. Habría que aclarar en los libros de texto que las mujeres han sido en la Historia algo más que Reinas. Los colegios que separan a niños y niñas asisten a un sordo auge. Argumentan que cerebros, maduración y actitud son distintos en uno y otro sexo. Cierto. No existe la uniformidad. Pero dejemos que unos y otras asuman sus hormonas porque el premio no tiene precio: conocerse, saber que la niña que alborota las entrañas, ríe, llora, se empeña y se preocupa… como él.

Con todo, la razón fundamental de la desigualdad se centra en la capacidad de la mujer para gestar una vida. Se puede materializar o no, pero existe la «amenaza». Supuesto germen de fragilidad, nido eterno, condicionará su vida. Ese vientre —que se abulta durante nueve meses y que algunas veces, a algunas mujeres, les saca del trabajo— es un obstáculo especialmente para el desarrollo económico. Y, lo que es peor, hace reaccionar a la mujer con sentimiento de culpa porque obstruye ganancias propias y ajenas.

¿Es la maternidad una variable económica? Entonces ¡con todas las consecuencias! Joaquín Díaz Recasens, jefe de Ginecología de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, me descubrió en una entrevista el mayor contrasentido: «En un liberalismo más amplio se pagaría mucho por conseguir una mujer que te diera un hijo. ¿Por qué no se valora? Eso debiera entrar en el mercado como cualquier otro valor. Alguien tendría que comprar ese producto maravilloso: es la perpetuación de la especie».

La pareja es cosa de dos y la familia de todos sus integrantes. Sin embargo, para los hombres el hogar compone una red de afecto acondicionada a sus necesidades básicas, pero ¿tiene reposo la guerrera? La soledad y renunciar al privilegio y el gozo de tener hijos suele ser el precio, si se quiere hacer carrera. En el civilizado norte de Europa, el hombre comparte las tareas del hogar en el que vive y cuida de los hijos de los que es padre. En España, aún habiendo progresado en ese terreno, casi el 70% no realiza ninguna tarea doméstica. Pero allí también hay violencia machista. Menos que en España, a pesar de la leyenda que sitúa a Suecia a la cabeza mundial del maltrato a la mujer. Y está en retroceso. Sucede que cada agresión se denuncia. Aquí, comienza a hacerse. En los países menos desarrollados, ni se plantean el maltrato como tal. Algunas culturas «tienen prohibido pegar a la mujer durante el embarazo, pero no después de parir, y hemos tenido que intervenir en el propio hospital», explica Díaz Recasens. La primacía masculina arrastra un largo recorrido. El poder, como losa.

Cambiemos la mentalidad desde la infancia. Con todos los medios. Hagámoslo hombres y mujeres, juntos. Sólo los maltratadores son el enemigo. Si se lucha por establecer una relación equilibrada de dos seres libres, los años terminan por madurar una nueva tesis feminista. La que esbozó la poeta nicaragüense Gioconda Belli: «No puedo cantar a la liberación femenina, si no te canto y te invito a descubrir liberaciones conmigo». En todos los ámbitos de nuestra vida, la diferencia —que no desi—gualdad— suma. Un todo sublime que puede derribar barreras infranqueables. Ningún interés sesgado debe, al menos, interponerse entre nosotros.

Publicado en El País el 24 del 3 de 2008

Deja un comentario

3 comentarios

  1. Regi

     /  29 octubre 2011

    Noto desde hace unos años que estamos ignorando el segundo apellido, tradidional hasta hace poco en España, ignorando de esta manera a la mujer y madre en la sociedad. Que sencilla manera de quitarnos importancia a las mujeres en la vida.

  2. amparo navarro

     /  15 enero 2012

    Hay “algo fundamental” que se escamotea y se deforma entre tanta ideología guay feministoide… son las propias mujeres, con mentalidad sierva, las que reproducen transmitiendo el modelo hasta la infinitud generacional, siendo de ideología machista.
    El lastre cultural machista en países como el nuestro, donde están reconocidos los derechos a la igualdad, es el resultado de una inercia social comprensiva, victimizadora y victimista. En este sentido las intervenciones, los mensajes, las campañas, las leyes… son dirigidas a “menores de edad”, “a débiles”, “a víctimas potenciales” con lo que se refuerza el papel de sumisión tradicional, cuando debería haber y ser un llamamiento a ponerse de pie, a defenderse, a rebelarse, a no conformarse, a no justificar, a la denuncia sistemática de los roles educativos en casa (las niñas ayudan, los niños juegan, las mujeres se conforman y aguantan, los hombres son violentos, hay que sacrificarse por los hijos -la gran mentira-)… son las mujeres machistas las responsables en gran medida del goteo del maltrato en primer lugar y hay que encararlo en toda su magnitud y responsabilidad. No hay maltratador sino hay maltratada, ambos son simbióticos y hay que decirlo sin desfiguraciones ni componendas … por lo menos.

  3. rima

     /  23 abril 2012

    Siendo diferentes, solo podremos ser iguales ante la Ley.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 808 seguidores

%d personas les gusta esto: