G20, lo de siempre: nada

G20-reuters

  Ahí los tenéis, sonrientes y trajeados sin faltar uno. Representan al 85% de la población mundial. Pero ¿qué han hecho en su nueva reunión? Veamos.

¿Cómo se puede firmar esto? Que están de acuerdo en poner en marcha “exigentes estándares de remuneración internacional para poner fin a las prácticas que auspiciaron un exceso de asunción de riesgos”. Traducido a lenguaje inteligible: no van a hacer nada. Los líderes del G20 no han aceptado la iniciativa europea de establecer límites individuales a las desorbitadas primas de los banqueros, “se apoya que los salarios de los banqueros se vinculen a los resultados a largo plazo”. Entre otras cosas, “abogan” por “evitar” las primas garantizadas por varios años.

   Piden a los bancos, por si alguien buenamente les quiere oír,  que retengan una proporción mayor de sus beneficios para fortalecer su capital, donde sea preciso, para conceder nuevo crédito y “animan” “a las entidades que llevan a cabo titulizaciones a que retengan una parte del riesgo de los activos subyacentes para actuar prudentemente”. Resulta bastante evidente que los bancos están muy por encima de los gobiernos en su poder sobre el sistema.

  Se muestran partidarios de mantener las medidas anticrisis. Y se comprometen a seguir suministrando protección social y de rentas así como asistencia formativa para los desempleados y para aquellos con mayor riesgo de perder su empleo.

  Tímidos avances en la reforma de las instituciones: han decidido que los países ricos sobrerrepresentados en el Fondo Monetario Internacional (FMI) transfieran un 5 por ciento de sus derechos de voto a los mercados emergentes dinámicos (China, Rusia, Brasil e India) dentro de la reforma de esta institución que deberá concluir en 2010. Harán lo mismo en el Banco Mundial, aunque en este caso el porcentaje transferido se reduce a un 3 por ciento. Un 5 y un 3%, gran capacidad de decisión.

   Escaso compromiso en la lucha del cambio climático: las conclusiones de la cumbre de Pittsburgh hablan del compromiso de aumentar la financiación de programas para proporcionar energía limpia y económica a los más pobres, pero sobre una “base voluntaria”. La Comisión Europea estima en 100.000 millones de euros anuales el coste para lograr reducir de forma significativa las emisiones de gases contaminantes en el periodo 2012 y hasta 2020 y propone que los Veintisiete aporten 15.000 millones. Es decir, el G20 lo deja “a la voluntad” y la UE “propone”. El G20 “pide” también “retirar gradualmente en el medio plazo los subsidios a los combustibles fósiles que incentivan el derroche” pero no avanzan una fecha concreta.

   No aparece en el texto la propuesta del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de convocar una cumbre de líderes para preparar la conferencia de diciembre sobre cambio climático en Copenhague, donde se aspira a pactar un acuerdo internacional para reducir las emisiones de gases contaminantes en el periodo 2012-2020 que sustituya al protocolo de Kioto. Obama le ha apoyado, pero no ha salido la resolución.

   Por último, los líderes del G-20 se han mostrado “decididos” a promover una conclusión de las negociaciones comerciales de la Ronda de Doha del desarrollo en 2010. Asunto crucial, se “muestran” “decididos”, nada de acuerdos y firmas, muy alentador. Ah, y se han ido muy satisfechos del encuentro, ¡faltaba más!

Así andan las cosas ¿no hay alguien más por ahí que actúe decididamente para solucionar la crisis y los múltiples problemas que nos asolan?

22 grados en Madrid, sigue siendo un día maravilloso (pese a todo).

About these ads

24 comentarios

  1. Antonio

     /  26 septiembre 2009

    Lo más bochornoso de todo en mi opinión, es que se le permita a los grandes(Pero no por su talla moral) banqueros cobrar esos escandalosos sueldos, es una verdadera vergüenza que los políticos de turno sigan amparando este escándalo.
    Es una gran suerte que tengamos a personas tan valientes como Rosa María Artal, hacen falta muchas Rosas Marías para que la ciudadanía se entere de lo mal que está “El patio”

  2. Da la impresión de que Obama y Sarozy estuvieran haciendo algo muy bueno al proponer que en Copenhague se impulse la reducción de lo que alegremente llamas “gases contaminantes”. Pero en realidad lo que están haciendo es tratar de que USA y Francia le vendan tecnología nuclear al tercer mundo.

    Y cuando hablan de “gases contaminantes” en realidad se refieren básicamente al CO2, el gas de la vida.

  3. rosa maría artal

     /  27 septiembre 2009

    “Alegremente”, son ellos los que hablan de “gases contaminantes”. Me basé, como es bastante obvio, en las conclusiones de la cumbre.
    Ahora que no me extrañaría nada las segundas intenciones que apuntas, las cosas van por ahí.
    En cuanto al CO2 en efecto es esencial para la respiración pero, por lo que yo sé, las altas concentraciones acumuladas en las capas altas de la atmósfera provoca reacciones adversas que desembocan en el calentamiento global.

    http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008051400_44_445847__Ciencia-y-Salud-concentracion-atmosfera-alcanza-cifra-record-ultimos-650000

  4. Que el lobby pro-nuke se esté dedicando ahora a presentar la energía nuclear como una energía “límpia”, cuando en kyoto jamás se contemplo tal cosa, sólo obedece al oportunismo antiético de las eléctricas que tienen dificultades para explicar las ventajas para las finanzas sociales de ese tipo de proyectos, entre otras cosas.

    Lo que no debe servir para obviar la realidad del calentamiento global. También el oxigeno es, de forma más directa, el gas de la vida, y sin embargo con su exceso estaríamos todos ardiendo como antorchas.

  5. Ya, la cuestión está en definir “exceso”. La tierra está en mínimos hístóricos de CO2, si hablamos de millones de años. El oxígeno es un producto de la vida. Porías llamarle una “contaminación” producida por las plantas. Pero sin CO2 no habría plantas, ni por tanto vida.

    En los invernaderos enriquecen el aire con CO2, entre tres y cinco veces la concentración que hay en el aire de fuera, para que las plantas crezcan más rápido y más fuertes. De paso aguantan mejor la sequía y el frío. Y a tí no te pasaría nada dentro, ni siquiera lo notarías.

    Por lo que yo sé, las altas concentraciones acumuladas en las capas altas de la atmósfera provoca reacciones adversas que desembocan en el calentamiento global

    Por lo que te han dicho, o has oído, así es. Probablemente no has prestado atención a los que dicen lo contrario, que ni son pocos, ni menos relevantes que los que afirman lo del calentamiento. Así que los que quieran enterarse algo, no les queda más remedio que bucear en la discusión. Y averiguar en qué se basan unos y otros para asegurar lo que afirman. Cuales son las pruebas que unos y otros ponen encima de la mesa. Y, de repente, la perspectiva cambia por completo.

    Eso sí, requiere un cierto esfuerzo. Pero merece la pena. Y es mejor que la cómoda táctica habitual: dividir el mundo en buenos y malos, y hacer caso de los buenos. Eso ya lo hacían en la Edad Media, con resultados harto conocidos.

  6. rosa maría artal

     /  27 septiembre 2009

    Pues ti te vale, lo “he oído” entre otros de Mario Molina, Premio nobel de química, precisamente por sus hallazgos sobre las causas del agujero de la capa de ozono. Lo entrevisté en Valencia.
    Si me sigues, y creo que así es, sabrás que soy absolutamente beligerante contra “las dos posturas”, la equidistancia, no hay dos posturas en muchos casos, no se dilucidan los asuntos con opiniones, existen los datos, los estudios, las arduas comprobaciones científicas que nada tienen que ver con el que pasaba por allì y “le pareció”. Añade mil intereses empresariales añadidos que engañan a algunos incautos. Te aseguro, apoyada en esos estudios, que el CO2 se acumula en la atmósfera creando efectos indeseables.

  7. plazeme disculpa: sencillamente eso no es cierto. No es cierto que los negacionistas se encuentren en proporción con los climatólogos, a menos que te estés refiriendo a terrenos ajenos a la ciencia. En otra discusión sobre el panorama del cambio climático, preguntado a los negacionistas del calentamiento global por nombres de científicos notables que sostengan teorías anti calentamiento, todos los nombres que salieron a la palestra eran de economistas, expertos en márketing y gentes relacionadas directa o indirectamente con la industria petrolera.

    Por otra parte en tu ejemplo sobre lo que sucede en los invernaderos pareces negar el efecto invernadero del CO2. Espero que eso solo sea una apariencia porque ese es un efecto más que demostrado. De hecho sostenido dentro de unos límites es lo que permite la vida en nuestro planeta suavizando las diferencias de temperatura entre el día y la noche y las estaciones. Es el aumento de ese efecto el que llega a poner en riesgo el delicado riesgo ecológico; como ejemplo muy extremo de ese mismo efecto térmico está el planeta Venus, cuyas temperaturas en superficie rondan las de la roca fundida gracias al efecto invernadero extremo de su atmósfera.

  8. Es bastante conocido que con el agujero de ozono metieron una pata descomunal, y ahora se está sabiendo parte de lo que se ignoraba,. Una parte muy importante de ese agujero, y sus variaciones, es natural, debido a los ciclos solares. Por otra parte no conozco ningún estudio relevante de Molina referido al CO2 o el cambio climático, aunque puede haberlo. No es esa la cuestión. Estudios y trabajos los hay en los dos sentidos. Tampoco es cuestión de “cantidad” de científicos diciendo una cosa y la contraria, como no lo ha sido nunca. Todos sabemos que es mucho más facil encontrar financiación para investigar y publicar si lo haces a favor del alarmismo que a favor de la sensatez.

    Por otra parte:

    En otra discusión sobre el panorama del cambio climático, preguntado a los negacionistas del calentamiento global por nombres de científicos notables que sostengan teorías anti calentamiento, todos los nombres que salieron a la palestra eran de economistas, expertos en márketing y gentes relacionadas directa o indirectamente con la industria petrolera.

    Eso solo pudo ser una discusión amañada, o de ignorantes totales. Basta con que te diga Lindzen, Pielke, Akasofu, Spencer, Christy, Shaviv, Scafetta, Mörner, Gray, y podría seguir hasta aburrirte. Ningún economista en la costa. Todos físicos, menos Mörner, y todos estudian cosas relacionadas con el cambio climático. Y si metemos a los geólogos, que algo tienen que decir sobre lo que es normal y anormal en el clima de la tierra, pues ni te cuento.

    Por contra, la ciencia alarmista está basada en gente que no ha estudiado ni meteorología, ni física atmosférica, ni siquiera geología. Los Hansen, Mann, Schmidt, Steig, Kaufman (esa tropa conocida por “The Team”). Básicamente lo que hacen es estadística, y de una forma tan peculiar y ajena al resto del mundo estadístico, que su producto está empezando a ser conocido como “mannomáticas”. Por Michael Mann, el del famoso e infausto Palo de Hockey.

    No, no vas a resolver este probema con un argumentos de autoridad. Salvo que tengas una solución preconfigurada, y te dediques a los argumentos ad hominem de todos aquellos cuya respuesta no te guste. Por ejemplo, que si Akasofu ha trabajado ocasionalmente para encargos de la industria petrolera, ya no vale lo que dice. Entonces no valdría lo que dice nadie que trabaje en un organismo público (universidades europeas, la NASA, el NOAA, etc) puesto que trabajan para gobiernos, y esos gobiernos están muy interesados en el asunto. Si queremos torcer un asunto así, siempre lo podremos torcer. Pero de esa forma no llegarás más que a un conocimiento completamente sesgado.

    Yo creo que, quien se atreva, solo puede hacer una cosa. Mirar directamente a las pruebas alegadas, y a los argumentos, escuchando a las dos partes. Creo que puedo asegurar que la sorpresa para la mayoría que mirara eso sinceramente sería tremenda.

    Y no, Rosa María, aunque me gusta como escribes, te sigo poco. Tiempo y eso. Solo cuando me encuentro algo tuyo en …

    http://es.wordpress.com/tag/cambio-climatico/

    Y no, “piezas”, no niego el efecto gas inveradero del CO2. Nadie discute que ese efecto directo (sin realimentaciones) supondría un calentamiento entre 0,3ºC y 1,2ºC (según autores) hacia 2.100. A nadie le preocupa eso. Es casi seguro que sería una mejoría. La cuestión está en las realimetaciones, que aumentarían o disminuirían ese efecto directo. Y de eso, nadie sabe nada. Los alarmistas asumen una realimentación positiva fuerte, y producen la teoría que producen. Basada literalmente en una opinión sin contrastar, y muy cerca de estar completamente desmentida por la realidad. Pero muy cerca. No te puedes ni imaginar la gimnasia y virguerías estadísticas que tienen que llevar a cabo para seguir manteniendo su tesis.

    En fin, perdón por el rollo.

  9. plazeme este debate no se puede plantear en términos tan maniqueos si se pretende ser fiel al rigor escéptico. Te doy una pista sobre algo que estuve leyendo este verano: la refutación meticulosa de Sagan de las teorías planetológicas de Velisovsky. A simple vista las teorías de Velisovsky resultan tan estrafalarias e inconsistentes que un profano con cierto interés no acaba de ver la necesidad de una refutación metódica. Sin embargo Sagan, con un conocimiento mucho más profundo y directo del tema la emprendió en un contexto científico y se granjeó no pocas criticas de sus colegas que pensaban que el esfuerzo no merecía la pena. En parte siempre he pensado como esos colegas molestos, sin embargo a Sagan no le falta razón cuando reivindica una tarea didáctica que en el mundo complejo en que nos movemos no deja de ser una necesidad para la que puede decirse que los expertos tienen una cierta obligación social. Pero a lo que voy: siendo tan evidentemente acientífico el “corpus” de Varisovsky, Sagan, como buen escéptico le concede todas las ventajas durante la refutación. Cualquier otra actitud es tramposa.

    Y tramposo me parece tu post. Muy tramposo. No ya por detalles evidentemente impregnados de ideología (como asegurar sin red que la ciencia pública está sesgada por un interés gubernamental, cuando durante toda la historia actual los datos hablan muy en contra de esa idea, sólo por poner un ejemplo), sino por el acumulo de aseveraciones confiadas carentes de sustento que requieren un esfuerzo documental por parte del receptor. Digo confiadas por la confianza de que no es habitual que el oyente las compruebe, no obstante quería dejar el compromiso de que en cuanto tenga un rato largo las respondo todas. Además, es tramposo precisamente porque no se concede el beneficio de la duda escéptica de lo que se salta a una afirmación rotunda y terminante; suena a priori por tanto a palabrería barnizada. Con frecuencia se subestima el valor del ad hominem, que en efecto es una falacia pero no inhábil. Es decir, la lógica clásica y la experiencia nos dicen que no es un argumento paralizante, porque en ocasiones aporta utilidad en el juicio.

    Caso especialmente falaz me parece la cita del problema con la capa de ozono, párrafo en donde se perciben muchos más agujeros (negros?) que el del problema mencionado. Pero todo eso lo dejo como te digo para cuando tenga un rato. Prometo no olvidarme.

  10. piezas

    Pues mira, de toda la palabrería solo saco en claro un argumento que se afecte a lo que he dicho:

    Tramposo … como asegurar sin red que la ciencia pública está sesgada por un interés gubernamental,

    Curioso, yo no he dicho eso. Literlalmente: Entonces(si vale el argumento de que Akasofu no cuenta porque ha trabajado ocasionalmete para petroleras) no valdría lo que dice nadie que trabaje en un organismo público (universidades europeas, la NASA, el NOAA, etc) puesto que trabajan para gobiernos, y esos gobiernos están muy interesados en el asunto.

    Es un asunto bastante claro y bastante poco tramposo: Si el interés de un contratante ocasional de un científico es relevante para lo que sostenga el científico (absurdo inaceptable), entonces más relevante sería el interés del contratante a tiempo completo de los científicos de universidades y organismos públicos (absurdo, pero en todo caso menos que en el caso anterior, por la diferencia en la dedicación exclusiva). Pero tú eso lo conviertes en que yo “aseguro sin red que la ciencia pública está sesgada por un interés gubernamental”, cuando solo hablo de la invalidez de los ad hominem como argumento relevante en una discusión científica.

    Acojonante. ¿Quien te parece a tí que hace trampas? Vale, espero tus argumentos. Pero como sigas en este plan va a quedar bien claro que posees una “verdad”, y estás dispuesto a defenderla por encima de cualquier norma de sensatez. Lamentablemente la ciencia no trata de verdades, como la religión o la ideología, y se conforma con conocimientos. Y si en todo lo que has puesto hay algún otro argumeto (no mera opinión sin soporte) que se me haya escapado, avisa, por favor. Y disculpa si es el caso.

    Y ya puestos, añado. Creo que ese es uno de los males de toda esta historia del cambio climático: la politización de la ciencia. Te puedo hablar mucho sobre ello. Pero jamás se me pasaría por la cabeza descartar el argumento de un científico, por muy politizado que esté el ambiente en el que trabaja. El argumento vale lo que valga el argumento, no lo que valga la persona que lo pronuncia. Si acaso, esa politización de la ciencia podría dar cuenta de falsos “argumentos” como el del consenso. Pero es irrelevante, porque no es un argumento de verdad.

  11. Ah, ¿y que tiene de falaz la cita del problema de la capa de ozono? ¿No recuerdas que se suponía que iba a tardar no sé cuantos decenios en recuperarse? Pues se recuperó en un pispás. Y luego volvió a retroceder, sin CFCs. Resulta que no comprendían suficientemente el mecanismo de la influencia de los ciclos solares, que empieza a ser conocido ahora. O sea que el motivo principal de destrucción era muy distinto de lo que pensaban. ¿Es eso una falacia?

    Qing-Bin Lu, a professor of physics and astronomy who studies ozone depletion, said that it was generally accepted for more than two decades that the Earth’s ozone layer is depleted by chlorine atoms produced by sunlight-induced destruction of chlorofluorocarbons (CFCs) in the atmosphere. But more and more evidence now points to a new theory that the cosmic rays (energy particles that originate in space) play a major role.

    http://newsrelease.uwaterloo.ca/news.php?id=4997

  12. Vamos a ver, plazeme, dame espacio para investigar. Insisto muy tozudo en la idea de la trampa. De momento y hasta que saque un rato sólo quería preguntarte una cosa por aclararte por dónde van los tiros, no tengo ningún interés en mantener un misterio estratégico sobre el asunto: cuando nombras “científicos escépticos” -es más exacto decir negacionistas, así y todo la cosa viene de rincones bastante oscuros y sospechosos- y añades que podrías seguir nombrando hasta aburrirme, te refieres exactamente a que podrías nombrar hasta 650 ¿no es cierto?

    Seguramente te suene al dedillo lo siguiente. Cito:

    More Than 650 International Scientists Dissent Over Man-Made Global Warming Claims.

    Tú que te dedicas a acusar a los demás de prejuicios ideológicos, deberías ser más honesto al mirar la paja en ojo propio.

    Dame tiempo.

  13. rosa maría artal

     /  28 septiembre 2009

    Piezas, no sé si como tan bien explicabas con lo de Sagan, merece la pena el esfuerzo. Tal como plazeme ha dicho aquí, aparece siempre que toco algo del cambio climático, con una tenacidad encomiable, como si formara parte de su profesión o de sus empeños. Y siembre se queda el último en la discusión. Discutir a estas alturas la influencia del hombre en el cambio climático, o la existencia de intereses económicos machoconamente insistentes en sembrar la duda, puede que no tenga sentido. Pero es un placer leerte, por el altísimo nivel de elaboración de tus ideas. Gracias.

  14. Gracias, Rosa María. Con esta mentalidad vamos a llegar muy lejos:

    Discutir a estas alturas la influencia del hombre en el cambio climático, o la existencia de intereses económicos machoconamente insistentes en sembrar la duda, puede que no tenga sentido

    Visto, juzgado y sentenciado. Pero que no vaya alguien a preguntarte de dónde sacas eso, porque no saldrás de un “es algo que se sabe”. Más o menos como lo de las brujas en la Edad Media.

    Pues te cuento, por si algún día te da por tener curiosidad. La influencia del hombre en el clima es un asunto discutidísimo, como lo es la influencia de la variabilidad solar en el clima, o de la luna, o de los rayos cósmicos, o de las mismas nubes.. O incluso la de los cambios en la circunstancias astronómicas de la tierra. Por la sencilla razón de que el sistema climático es el sistema físico más complejo con el que nos enfrentamos, y no se sabe como funciona.

    Y las opiniones (no pasan de opiniones) dan para mucho, pero se podrían reumir en tres (Pielke)

    a) La influencia es irrelevante y queda escondida en la variabilidad natural.
    b) La influencia del hombre es algo que hay que tener en cuenta, y se debe a muchos factores, como el cambio en el uso del suelo, los regadíos, los efectos en el ciclo del agua, los aerosoles, y tal vez el CO2. Los efectos de unos y otros son muy complejos, y estamos lejos de saber el sentido neto del conjunto.
    c) El CO2 es el diablo, y con él construimos la enésima religión del fin del mundo y el hombre pecador.

    Así que resulta un poco Al Gorero eso de discutir a estas alturas la influencia del hombre en el cambio climático … porque hay muchísimo que discutir, y que se discute.

    Piezas:

    Yo no me dedico a acusar a los demś de prejuicios ideológicos. Creo que quien más quien menos todo el mundo los tiene. Me dedico a tratar de expulsar los prejuicios ideológicos de una discusión que debería ser científica, y creo haberlo expresado con alguna claridad:

    El argumento vale lo que valga el argumento, no lo que valga la persona que lo pronuncia.

    En todo caso esos 650 que mencionas que para estas alturas creo que van por 900, son demasiados. No hay tanta gente en el mundo a tener en cuenta, estudiando y publicando sobre cambio climático. Ahí han metido economistas, biólogos, y de otros campos que tampoco vienen al caso. Al igual que en el famoso informe del IPCC AR4, en el que se dice que “miles de científicos dicen que …”, y luego cuentas de verdad y no llegan a cien. Pero parece que haces trampas, aunque acusas a los demás de ello. Porque supongo que hablas de “ideología” a ese respecto, porque es una lista confeccionada por la minoría republicana del congreso USA. Los malos, etc. Tengo una mala noticia: recopile quien recopile la lista (con firmas), no es ideológicamente homogénea. Hay de todo. Republicanos y demócratas. Cristianos más bien integristas y ateos sin complejos. Ecologistas de los de coche eléctrico y huerto de verduras, y antiecologistas adoradores de los coches deportivos y de las vacas (chuletas).

    Pero estamos, como no, discutiendo lo que no es. Porque la discusión -la discusión que los alarmistas no queréis tener, es: ¿Donde está la prueba de la hipótesis alarmista? En mi oponión se trata de una no-prueba. Se trata de que son capaces de construir unos modelos climáticos que explican más o menos la temperatura global de la segunda mitad del siglo XX, y dicen, -¿como lo explicarías sin el CO2? El problema es que esos modelos no explican la temperatura de los diez años que llevamos de siglo XXI. Ni el enfriamiento de los océanos desde que en 2002 se inauguró el mejor sistema jamás concebido para medir eso. Ni el no calentamiento de la Antártida. Ni la falta del primer síntoma descrito por la teoría CO2: el mayor calentamiento de la media / alta troposfera tropical, comparado con el resto de la troposfera. Ni otros muchos detalles más complejos no cumplidos de la hipótesis alarmista. Y el problema es que la falta de otra hipótesis no hace válida una hipótesis que no se ha probado, y que está más cerca de ser falsada que de ser probada.

    ¿Has visto asomar alguna ideología por aquí? Pues de eso se trata. De no ideología. De ciencia.

  15. Uf, quedaban cosas:

    es más exacto decir negacionistas.

    No, solo es más estúpido, o más canalla. Según. Es canalla si lo pillas por donde empezó: asimilar a los que no tragan la teoría del CO2 / fin del mundo, con los nazis que negaban el holocausto. Una forma de acabar con la discusión antes de que pueda empezar; ergo una canallada. Y es estúpido si usas la versión “light”: niegan la relevancia del CO2. Es estúpido porque todo el mundo niega algo. Por ejemplo los alarmistas niegan la relevancia de la variabilidad natural en el clima. Y por tanto “negacionistas” no quiere decir nada, se puede alicar a todos, luego es estúpido.

    así y todo la cosa viene de rincones bastante oscuros y sospechosos

    Pues teniendo en cuante la tremenda heterogeneidad de los escépticos, parece absurdo lo que dices. Y más aun que absurdo, peligroso. Ya sabes, Einstein es judío, por tanto “viene de rincones bastante oscuros y sospechosos”. Etc. Pero bueno, si esa es la discusión, así sea. Al menos sabremos en qué se basa cada cual.

  16. Y en efecto podemos deslizarnos por la pendiente de la discusión bastarda. Las multinacionales de la energía, malas malas , malas.

    Para malos, ¿te acuerdas de Enron? Pues los de Enron hicieron lo que pudieron para presionar a Clinton (eran amiguetes) a que aceptara el protocolo de Kyoto. De hecho fueron los que inventaron lo del “cap and trede” de CO2 que se nos viene encima.

    – ¿Los malos, no fastidies?

    – Sí, los “malos”:

    Enron officials later expressed elation at the results of the Kyoto conference. An internal memo said the Kyoto agreement, if implemented, would “do more to promote Enron’s business than almost any other regulatory initiative outside of restructuring the energy and natural gas industries in Europe and the United States.”

    http://www.washingtonpost.com/ac2/wp-dyn/A37287-2002Jan12?language=printer

    Es muy conocido, pero poco publicado. Resulta que la demonización del CO2 podía salvar la ruina con los gaseoductos en que se habían metido, porque el gas natural tira menos CO2 que el petróleo, y está menos penalizado por la legislación anti demonio.

    Y en todo caso da igual, porque el petróleo se va a seguir vendiendo lo mismo. Solo va a ser más caro, haciendo que el dinero circule de los bolsillos de todos, a los bolsillos de unos pocos. Los pocos de siempre, claro. Muy ideológico.

    Pero, ¿de verdad crees que esa es la discusión?

  17. ¡Gracias Rosa! Así lese sacan a uno los colores y no pué ser… ;-)

    Sí, es casi seguro que no merezca mucho la pena. Pero tengo ya casi todos los deberes hechos, tampoco está mal como ejercicio. Eso sí: el ladrillazo que anuncio no me lo perdonas en años ;-D

  18. Vamos con ello, plazeme.

    Llaman la atención la presencia de algunos adagios que se repiten una y otra vez de forma invariable. Por ejemplo, el empeño en deslizar la idea de el Calentamiento Global como una nueva religión. Surge probablemente por vez primera en el discurso del escritor de best seller Michael Crichton, cuya formación académica pertenece al campo de la medicina y la antropología. Crichton, personaje destacado por la preeminencia de su efectismo en sus modos de comunicación y autopromoción, lleva años prodigándose en debates para difundir una idea sobre una conspiración progre detrás del Calentamiento Global; debates que siempre pierde cuando se enfrenta a un científico reputado y conocedor del tema, alguno de ellos sonado. Desde la publicación de su idea en todos los debates online con presencia de negacionistas (es curioso, siempre del mismo sector ideológico), nunca falta la acusación de creencia religiosa. La discusión de Crichton es con toda evidencia (y no se oculta) de carácter netamente ideológico.

    Valga este único como ejemplo, queda mucho por contar y no nos vamos a detener en la parte ad hominem del argumento, sin embargo sólo hacer notar que es por eso que aún cuando de manera formal exijas que no se hable de ideología, mucho me temo que es necesario hacerlo. Yo sí hablo de ideología y lo hago de forma directa, porque por parte del negacionismo no he encontrado nunca hasta ahora nunca desvinculación de los entornos y fábricas de propaganda neocón. Por tu parte también hablas de ideología; lo haces cuando utilizas la acusación religiosa y otros pequeños trucos tramposos también presentes, sólo que no lo reconoces y tratas de dar a tu mensaje un aire por un lado escéptico y por otro aleccionador. Me va a llevar más tiempo aclarar esto, forma parte de el trabajo para el que te pedía tiempo.

    La lista que mencionábamos ambos y que traje a colación contiene todos los nombres que propones como contrarios al Calentamiento Global (tal vez para inadvertidos, aclarar que “Calentamiento Global” es un modelo que incluye como explicación la mano de la industria humana —interpreta “industria” en su acepción más general— en el fenómeno de los cambios climáticos, y por tanto es un modelo que toma partido en esa hipótesis científica); todos ellos. Se puede argüir con razón que es lógico: es una lista que recoge negacionistas. Pero también se puede preguntar si se trata de una pretensión exhaustiva; la respuesta más racional a esa pregunta es que no, creo que estarás de acuerdo con ello. Tú mismo indicas que incluye nombres ajenos al campo científico climatológico o que de alguna manera puedan tener relación tangencial con ese campo (médicos, doctores universitarios especializados en letras, economistas… incluso parece que sea suficiente tener eco en la opinión pública estadounidense para aparecer en ella). Pero hay todavía más trampas en esa lista, luego entramos en un repaso a modo de resumen, de momento sólo estoy interesado en la parte ad hominem.

    La lista es una recopilación de carácter político y exclusivamente político. No solo por esas presencias extrañas que apuntan a la voluntad de un acumulo de “fuerza bruta”, es que está elaborada por un grupo de la Minoría Republicana del Senado de Estados Unidos. Se puede leer entera en formato PDF en esta dirección bajo este pomposo epígrafe: Senator Inhofe announces public release of “Skeptic’s Guide to Debuking Global Warming”. Es difícil no darse cuenta que se trata de carne de Think Tank, de nuevo, neocón. Una aportación para facilitar el ruido propagandístico por amontonamiento de datos que nadie va a molestarse en comprobar, y que se puede utilizar mediante la sencilla técnica de cortar y pegar con fines de aturullar al oponente y de utilización del argumento de autoridad, ese que dices que no vale.

    Así que abandonemos por un rato los argumentos periféricos y empecemos a sacudir datos. Me he molestado en documentar de manera muy resumida cada uno de los nombres que proporcionas, tanto de negacionistas como de expertos en Calentamiento Global.

    Empezamos por los de tu lista de negacionistas:

    —Dr. Richard Lindzen: Profesor de meteorología. MIT. Colabora con el IPCC. Es crítico con algunos aspectos del Calentamiento Global, en concreto se queja de presiones políticas. Sus estudios hallan fundamentalmente mecanismos de compensación natural del efecto invernadero. A título personal, decir que esta búsqueda no está necesariamente en contradicción con la explicación del Calentamiento Global.

    —Dr. Roger A. Pielke: climatólogo. Cito palabras suyas: ”Las pruebas de una huella dactilar humana en el clima global y regional son indiscutibles según lo expuesto con claridad en el Informe Nacional del Consejo de Investigación y en nuestros papers”. Ha contribuido en algunas críticas de método.

    —Syun-Lehi Akasofe: Geofísico especializado en observaciones. Es crítico con el modelo antropogenésico del cambio climático. Aporta alguna idea (fundamentalmente de base geológica) alternativa a las causas del cambio climático. Japonés con un vínculo académico científico con Alaska, sus mayores contribuciones se reconocen en el terreno de los fenómenos magnetosféricos ocasionados por el viento solar.

    —Dr. Roy W. Spencer: conocido sobre todo por sus trabajos de monitoreo de temperaturas por satélite. Es meteorólogo, promociona ideas sobre el Diseño Inteligente y debido a que difunde de costa a costa un revolutum sobre sus conocimientos sobre el tiempo atmosférico y sus creencias creacionistas, no es descabellado pensar en él como una especie de científico-predicador-pop. Me aparto en este caso hacia el argumento ad-hominem, pese a que mi intención de momento es sólo enumerar detalles sin entrar a opinar: en términos generales no hay nada que descalifique a un científico por sus creencias religiosas salvo cuando hay un conflicto severo y frontal entre su disciplina y su fe (por ejemplo, un paleontólogo creacionista). Realmente el creacionismo tradicional tiene problemas muy serios con la ciencia y sirve para poner muy buenos ejemplos, pero quien se inclina por el Diseño Inteligente lo que pretende es dar rango de ciencia a una explicación que no lo es debido a gravísimas incompatibilidades con el método científico. Cabe pensar dos cosas: un científico así no tiene un concepto claro de cómo se trabaja en ciencia, o bien se trata de una persona fundamentalmente deshonesta. Aquí el argumento ad hominem tiene plena fuerza, pero si no fuera suficiente, Spencer basa su escepticismo confeso en datos de observación local. Spencer es quien aporta el argumento de las temperaturas troposféricas, pero permite que tenga serias dudas sobre su método o su honestidad.

    —Dr. John Cristy: Climatólogo por Illinois y máster en divinidad del Seminario Teológico Baptista del Golden Gate. Es contrario sólo en parte a algunos aspectos del modelo del calentamiento global. Afirma: ”Es científicamente incontrovertible que después de cambiar bosques en ciudades, convertir millones de acres en granjas de regadío, volcar cantidades masivas de hollín y polvo sobre la atmósfera y soltar gases de efecto invernadero adicionales al aire, el curso del clima no haya cambiado de alguna manera.”. Cristy es un convencido de que la mano humana es uno de los factores que favorece el cambio climático; también es anticatastrofista.
    —Dr. Nir Shaviv: Astrofísico, profesor asociado del Racah Institute of Physics de la Hebrew University of Jerusalem. Plantea una hipótesis (resulta conveniente diferenciar entre hipótesis, teoría y modelo) de la causa de variación solar y de los rayos cósmicos en los cambios climáticos y los sostiene como causa fundamental de los períodos glaciares. Dicha hipótesis (especialmente al postularse como causa primordial de cambio climático) entra en conflicto directo con los datos obtenidos sobre la actividad solar de los últimos veinticinco años; éstos muestran una curva contraria a la de la evolución de la temperatura global. Para concretar más: la primera curva es descendente y la segunda (espero que no estemos en desacuerdo) ascendente. Quería opinar también aquí. En ciencia no es raro obcecarse por una cuestión ajena a los datos o las evidencias para tratar de explicar ambos. Esto no invalida una determinada aportación, pero por lo general la impide crecer, especialmente cuando estamos ante una hipótesis de trabajo. Más adelante quería entrar en algo que obvias constantemente al intentar aleccionar sobre los mecanismos científicos, de momento decir que puede ser cierto que los períodos glaciales estén vinculados con la actividad solar o puede no ser cierto. O puede que sea causa primordial, aunque la prudencia y la lógica llevan a pensar que pudiera ser una de sus causas. Pero en el momento en que el hallazgo se utiliza fuera de su contexto por un empecinamiento de ideas preconcebidas pierde su fuerza como propuesta ajena a su terreno. Habría que conocer la reacción del científico cuando los datos son contrarios a su tentativa de confrontar su hallazgo con el Calentamiento Global: un científico no puede ignorar de ninguna manera las observaciones.

    —Nicola Scafetta: no encuentro ninguna referencia fiable online a su curriculum y su formación. Todo lo que aparece es una multitud de papers vinculados con la Duke University en Duham; un centro privado de investigación fundado por metodistas y cuáqueros y vinculado a la Iglesia Metodista. Aunque no he sido exhaustivo, todos los papers que he comprobado están promocionados por centros de estudios económicos. No entro por tanto en sus supuestas aportaciones.

    —Dr. Nils-Axel Mörner: Peleogeofísico y geodinámico. Es crítico con el IPCC. Centra sus estucios en la geometría y dinámica de la superficie ideal oceánica. Critica las predicciones sobre el aumento del nivel del mar, pero no cuestiona el Calentamiento Global.

    —Gray → Dr. David Gray? es médico plástico. Aparece en la lista de los 650, sin embargo no creo que te refieras a ese doctor.
    → Dr. William M. Gray? es meteorólogo y se ha especializado en huracanes y meteorología tropical. Las informaciones en Internet sobre su escepticismo respecto al origen humano del cambio climático están en cuestión por sospechas de propaganda ideologizada. Sin embargo cabe mencionar que desde su perspectiva no global (es meteorólogo especializado, no climatólogo) cuestiona la predicción de incremento de huracanes ocasionados por el aumento de la temperatura global.

    Continuamos por los de tu lista de partidarios del Calentamiento Global:

    —Dr. Janes Hansen: Climatólogo. Trabajó en el conocimiento de la atmósfera de Venus. Modelizó la atmósfera terrestre y sus aportaciones en modelos matemáticos se consideran de clara relevancia. Promueve acciones para frenar el impacto del calentamiento global. Sus modelos atmosféricos han predicho con acierto la evolución del aumento de temperaturas de acuerdo con diferentes escenarios de emisiones de CO2. Aporta también el estudio del paleoclima como área fundamental donde obtener datos reales del pasado relevantes para los modelos. Hansen postula que las emisiones actuales no determinan el clima actual, sino que es la acumulación de esos gases a lo largo de su ciclo la que conforma los cambios. En determinados aspectos es crítico con el IPCC.

    —Dr. Michael E. Mann: Climatólogo especializado en paleoclima. Es autor de Variabilidad y Cambio Climático Observado, entre la documentación del IPCC. Sostiene que el hombre es una de las causas del cambio agudo del clima. Como paleoclimatólogo conoce el efecto y la duración de los periodos del cambio climático natural a lo largo de la historia del planeta. Asegura que los cambios observados en el clima durante el siglo XX no son concordantes con los períodos de tiempo necesarios a los cambios naturales.

    —Dr. Gavin Schmidt: Es climatólogo y modelizador de clima. Trabaja en la variabilidad de la circulación oceánica y el clima.

    —Dr. Eric H. Steig: Es geólogo y director del Quaternary Ressearch Center. Sus estudios se centran en varios niveles de impactos naturales y no naturales en la dinámica y la química atmosféricas y en las relaciones entre las variaciones del clima antártico y tropical.

    —Dr. Darrell Kaufman: es geólogo y estudia los cambios climáticos ocurridos en el pasado reciente. Su enfoque se dirige desde el conocimiento geológico del registro sedimentario.

    Entre todos estos datos ¿qué puede resultar llamativo en contraste con tus afirmaciones de refutación? A mi juicio aquello que mencionaba más arriba como una sugerencia para extenderme después, en mi opinión la verdadera trampa en tus argumentos.

    Para refutar una teoría aceptada se requiere una teoría alternativa, y las características de ésta deben ser la propuesta de un corpus de hipótesis que deben contemplar dos cosas fundamentales: una que sea consistente con los datos y con la evidencia, y otra que provea información sobre qué circunstancias y evidencias la refutan. En la tarea de hacer ciencia se incluye el ataque escéptico (que a un profano puede parecer violento) de sus propios fundamentos. Es decir, que cualquier modelo serio debe atacarse sin miramientos a sí mismo, y además debe ser falsable. Ninguna posición no falsable o ninguna postura que oculte observaciones que no encajen del todo con lo propuesto se puede considerar seria u honesta.

    Muchos de los datos aportados por los personajes de tu lista de negacionistas pueden ser considerados como trabajos que aportan validez al método de trabajo de los climatólogos en materia de Cambio Climático, y ninguno es definitivo. Sólo uno trata de plantear hipótesis que quedan fuera de las explicaciones que persigue el modelo, y vimos que no era consistente con los datos. El resto son aportaciones que pueden resultar válidas y útiles en los modelos predictivos y que afinan el conocimiento sobre el fenómeno, pero advierte que así y todo esto no les hace a la mayoría de ellos negacionistas.

    Esto es porque no se puede tomar la parte por el todo. Con el conocimiento actual, como te decía Rosa, ya nadie duda que exista una tendencia al alza de la temperatura global y que la industria humana está detrás; esto no implica que no haya otros factores en juego, incluso alguno de ellos compense el efecto de los gases de efecto invernadero, pero basarse en ello para pretender anular los esfuerzos científicos que llevan estudiando el problema durante décadas, aparte de pretencioso (para ser cortés) resulta completamente absurdo. Tan absurdo como la explicación radical que ofreces sobre el agujero de ozono, tal que puesto que existen otros factores queda en entredicho toda la investigación previa. Este sí que es un modo de razonar ajeno al fenómeno, y por cierto, otro lugar común de toda discusión con los negacionistas, que parecen empeñados en elevar la anécdota a la categoría de verdad absoluta o radical: ¡fuera los estudios sobre la influencia de los CFCs sobre la capa de ozono! Pero resulta evidente para cualquiera que utilice la razón que esto no es así ni funciona de esa manera.

    Lo que se sabe del ciclo de los CFCs continúa siendo válido y lo que se conoce sobre su efecto en el ozono también ¿te atreves a aventurar que mecanismos de compensación hoy desconocidos serán los salvadores de la humanidad en el futuro? Eso sí que sería cerrar los ojos a la ciencia.

    Y bien, volvemos al principio: todo este esfuerzo no merece la pena. Existe un esfuerzo propagandístico siempre desde la misma tendencia ideológica (que por cierto no es sino un modo contemporáneo de extremismo) en contra de la explicación que ofrece el Calentamiento Global a la evidencia, y las razones de esa propaganda son evidentes. Las formas de esa propaganda son fácilmente reconocibles, porque se extienden como decíamos al principio a partir de una guía de comportamiento. Es suficiente con reconocer las señales: “la religión”, “la edad media”, “la desinformación”, la confusión interesada de argumentos (confundir la explicación humana del cambio climático con el trabajo de concienciación no es en absoluto inocente, o confundir interesadamente lo primero con las posturas alarmistas en bloque), vertido de cantidades ingentes de nombres que están disponibles para su uso en el arte del aturullamiento, etcétera, etcétera, etcétera.

    Un último ad hominem, este profundamente descortés (Rosa, espero que me perdones): tiendo a no fiarme de los argumentos científicos de una persona que difunde y divulga teorías conspirativas sobre el 11 M.

    Tenga usted una buena noche.

  19. Acojonante. Y sin embargo tremendamete aleccionador. Es de lo más interesante saber lo que sí te preguntas -¿quien?, y sobre todo lo que no te preguntas :

    – ¿Cual es la prueba y como se compara la hipótesis alarmista con la realidad?
    – ¿Qué argumentos esgrimen unos y otros?

    Solo con eso ya sabemos que no te interesa avanzar en el conocimiento del problema, sino defender una “verdad” que has alcanzado por caminos ajenos al problema científico. Por eso la comparación religiosa es difícil de evitar, puesto que es la religión la que se ocupa de las “verdades” del mundo. La ciencia, y las humanidades, se conforman con ir ganando conocimiento. Y supongo que te das cuenta de que poseer una “verdad” es el mejor sistema para evitar cualquier avance posterior en el conocimiento.

    Con el esquema que planteas, si hubieras vivido en el siglo XVIII hubieras despreciado la mecánica de Newton por sus concepciones religiosas. Y si en la Alemania nazi, la relatividad de Einstein, por judío. O si fueras ateo, como yo, también despreciarías los descubrimientos de Einstein, puesto que, ¡oh, herejía!, creía en dios. Y tenía no pocos problemas con la mecánica cuántica. Eso es lo que da de sí lo que estás presentando.

    Eso sí, acusas de tramposos a los demás con notable alegría, mientras cambias las palabras que dicen, para encajarlas en tus prejuicios y discutir lo que no dicen. Ya te he puesto un par de ejemplos más arriba. E insistes con los CFCs. Donde yo solo he dicho algo evidente, que el mecanismo principal de destrucción de la capa de ozono era otro que lo que pensaron hace unos años, tu lo conviertes en que digo que los ciclos que estudiaron estaban equivocados. Evidentemente no estaban equivocados, pero no eran el principal mecanismo de destrucción. O cambias lo que dice Pielke, que de todos los escépticos es con el que más de acuerdo estoy. En efecto, considera indudable la huella humana en el clima. Pero piensa que esa huella se debe a muchos factores, y que de todos ellos el CO2 no es sino uno más, y de momento imposible de cuantificar. También considera que centrarse en el CO2 y su regulación es una cagada colosal.

    Y como con Pielke, te podría señalar las manipulaciones que llevas a cabo con los demás. No merece la pena el tiempo, porque hemos llegado al punto exacto que quería llegar. La comparación entre por qué piensas tú lo que piensas sobre el CO2, y por qué lo pienso yo. Me parece que ha quedado muy claro.

    Pero por si quedara alguna duda, lo remacho:

    tiendo a no fiarme de los argumentos científicos de una persona que difunde y divulga teorías conspirativas sobre el 11 M

    Por ese motivo tenderás a fiarte de los argumentos científicos de quien divulgue ideas no científicas que sí te gusten Eso demuestra con toda claridad la calidad de tu enfoque de los argumentos científicos.

    Por cierto, es irrelevante respecto a la discusión del CO2 lo que yo piense del 11M -salvo para gente con tu mentalidad. Pero en todo caso te diré que no solo no tengo una “teoría conspirativa”, sino que ni siquiera tengo una teoría. Tengo básicamete un gran incomodidad. Y sin embargo tiene alguna relación con lo que tratamos. No tú, pero sí muchos alarmistas, alegan ese mismo argumento a favor de alarmismo: que discutirlo es una “teoría conspirativa”, puesto que sería necesaria una gran conspiración de mentira para que tantos científicos estén defendiendo la tesis CO2 / fin del mundo. No es más que un intento bastardo de dar a los “consensos” más sustancia de la que tienen. Porque no hay tal conspiración. Basta una confluencia de intereses de la gente que está un algunas posiciones clave: académicos, prensa y políticos. El “calentamiento global” es, de lejos, el problema científico en que que más dinero se ha invertido en toda la historia de la ciencia. También vende un montón de periódicos y “share” de televisión. Y su regulación da un poder a los politicos con el que jamás se había podido soñar después de fracaso del “socialismo real”. Así que la gente en esos puestos clave sabe lo que le interesa sin necesidad si quiera de pensarlo, y mucho menos de ponerse a conspirar.

    En fin, gracias. Hemos podido exponer los dos qué camino nos ha llevado a pensar lo que pensamos, y podría ser da alguna utilidad para el lector que se pase por aquí. No es poco. Poniéndonos optimistas, hasta podría soñarse con la posibilidad de que alguno de esos lectores se acabe preguntando:

    – Sí, vale, muy interesante. Pero al final, ¿cual es de verdad la prueba en la que se basa esa tesis del CO2 / calentamiento global? ¿Qué fundamento tiene?

    Y con que solo uno de esos lectores, después de hacerse la pregunta, se ponga a buscar y a leer lo que hay, y a juzgar las pruebas y argumentos, ya consideraré que el tiempo ha merecido la pena, llegue a la conclusión que llegue.

    Por tanto, repito las gracias.

  20. Uy, perdón, y se me había escapado esto, interesantísimo:

    Para refutar una teoría aceptada se requiere una teoría alternativa, y las características de ésta deben ser la propuesta de un corpus de hipótesis que deben contemplar dos cosas fundamentales: una que sea consistente con los datos y con la evidencia, y otra que provea información sobre qué circunstancias y evidencias la refutan. En la tarea de hacer ciencia se incluye el ataque escéptico (que a un profano puede parecer violento) de sus propios fundamentos. Es decir, que cualquier modelo serio debe atacarse sin miramientos a sí mismo, y además debe ser falsable. Ninguna posición no falsable o ninguna postura que oculte observaciones que no encajen del todo con lo propuesto se puede considerar seria u honesta.

    Por partes:

    1)
    Para refutar una teoría aceptada se requiere una teoría alternativa

    Por ejemplo, desde mediados del XIX a principios del XX, la “teoría aceptada” era que el sol era una gran bola de carbón. Algunos naturalistas (los precursores de la geología) decían que eso era imposible porque las rocas de la tierra tenán muchos cientos de millones de años, y eso era incompatible con la bola de carbón, que no podía haber durado tanto. Pero no tenían una teoría alternativa. Sin embargo, tenían la razón.

    Por la misma época, la “teoría aceptada” era que el espacio estaba rellenado de una sustancia llamada “eter”, Por el que se propagaban las ondas de luz y de radio. Algunos (pocos) le ponían pegas, porque no daba cuenta de algunos hechos. No tenían una teoría alternativa, y sin embargo, tenían la razón.

    2)
    Es decir, que cualquier modelo serio debe atacarse sin miramientos a sí mismo, y además debe ser falsable. Ninguna posición no falsable o ninguna postura que oculte observaciones que no encajen del todo con lo propuesto se puede considerar seria u honesta.

    Acabas de describir con asombrosa precisión el caso de la hipótesis CO2 / achicharramiento del mundo.

    – Oculta observaciones, negando la calidad de los instrumentos (ej la medición de temperaura por satélites, la humedad relativa del aire en la alta troposfera con balones, la falta del “hot spot”) o haciendo virguerías estadísticas tramposas (ej las temperaturas del pasado y el famoso “hockey stick”)

    – Oculta datos (por ej. los datos sin tratar de las mediciones históricas de temperatura)

    – Y sobre todo, se niegan en rotundo a establecer las condiciones de falsabilidad de su tesis, que los escépticos les piden constantemente. Todo queda en un futuro lejano, incomprobable para los vivos.

  21. Y ya que hablamos de Pielke, y de falsabilidad, no me resisto a traer esto:

    While the time period for this descrepancy with the GISS model is relatively short, the question should be asked as to the number of years required to reject this model as having global warming predictive skill, if this large difference between the observations and the GISS model persists.

    Recomiendo mucho leerlo entero:

    http://climatesci.org/2009/02/09/update-on-a-comparison-of-upper-ocean-heat-content-changes-with-the-giss-model-predictions/

  22. …mire que estoy intentando dejarlo… pero bueh, prometo que es la última:

    So pezón, la idea de un sol como una bola de carbón incandescente no es científica porque no se sustenta en evidencias empíricas, ¿realmente pretende ser eso un contraejemplo? ¿qué refutación teórica va a haber de una no-teoría en el ámbito científico? Con eso lo único que se puede hacer es acudir a la evidencia. Explica mucho sobre la manera en que pretendes ridiculizar el Calentamiento Global.

    Sobre lo de la capa de ozono habría todavía tela que cortar, sin embargo (igual peco de optimista), es tan evidente la trampa que cualquiera con más de dos dedos de flequillo lo advierte.

    En fin. Ya. Sacabó.

  23. somos los unicos que podemos controlar la destrucion de la capa de osono por que tenemos que darnos cuenta el mundo es de nosotros y por lo tanto tenemos que cuidarlo ya que somos que nlo estamos destruyendo

  1. King Brothers Wiki O Jogo Bandido « What’s Popular?
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 828 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: