Siente a un juez a su mesa

Un juez de Florida (EEUU) se ha lanzado sobre un acusado  (incluye fotos y vídeo) que trataba de agredir a su víctima durante un juicio por violencia machista, y ha logrado parar la agresión.  El juez Ian Richards no titubeó ni un momento en saltar encima de John Charles Reasee, que había perseguido a Nicole Ward por la sala del tribunal aprovechando que le habían quitado las esposas por error. Aterrorizada, la víctima corrió a protegerse junto al juez quien se lanzó desde su banco a salvarla. No sabemos si el bueno del Juez Richards había comido con el agresor machista la noche anterior un plato de frijoles con chiles que le habían bailado en el digestivo durante el sueño, o si el acusado le había obligado, además, a pagar la factura. Si, tras la agresión del Juez, el inculpado ha presentado denuncia por daños y perjuicios, tanto por la actuación en el tribunal del magistrado, como por la escasa utilidad de la cena. Esa cercanía, esa comprensión que se crea compartiendo una mesa con ricas viandas, no cabía predecir que luego el Juez perdiera los estribos y te sacudiera. Ni siquiera porque uno pretendiera seguir maltratando a la mujer que le denunció. 

    Presuponemos que ha ocurrido así, porque es lo que sucede en todas partes -no vamos a ser diferentes los españoles-. Presuntos violadores, asesinos, ladrones, saqueadores, contrabandistas, piratas, defraudadores, malversadores, chantajistas, rufianes, proxenetas, pederestas… y gentes de bien, acusadas injustamente, hacen cola en los restaurantes de todo el mundo para pedir hora y comer con quien ha de dilucidar su inocencia o culpalbilidad, su paso de presunto a autor de un delito. Los jueces no dan abasto, almuerzan, comen, merienda, cenan y hasta desayunan con diversos acusados. Desayuno continental, buffet y chocolate con  churros.  Todo en el mismo día. Y un día tras otro. La saturada justicia española en particular come tête a tête -en lugares públicos y con periodistas en el recinto, eso sí- con todos los encausados. Más que nada para conocer de primera mano sus cuitas y argumentos. Es una excelente medida que pienso aprovechar si alguna vez me veo en un litigio. Estoy convencida de que mis argumentos se verían de otra forma ante un buen plato y un buen vino, y sin molestos testigos.

   El presidente del tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira, ha reconocido que habló el pasado lunes sobre la operación Gürtel con el consejero de Presidencia, Justicia e Interior y secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, durante una comida que mantuvieron en el restaurante Solchaga de la capital, un establecimiento estupendo con precios también estupendos. El Juez ha de juzgar precisamente el caso Gürtel vinculado al PP en Madrid, por casualidad, tras haberle remitido el sumario el juez instructor Baltasar Garzón. No se ha tomado medida alguna, y, ante las quejas suscitadas en otros partidos y algunos medios,  el PP dice que la cacería de Garzón y el ministro Mariano Fernández Bermejo, fue diferente. Sí, en aquella había 30 personas andando por el campo.el Juez no investigaba a Bermejo, ni a ningún miembro de su paritido. Y Bermejo dimitió.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha emitido un comunicado aclarando que el presidente de este órgano judicial, Francisco Javier Vieira, sólo informó “tangencialmente” al consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, durante el almuerzo que mantuvieron sobre el estado del ‘caso Gürtel’, “sin revelar dato alguno que no pudiera hacerse público”.

 La nota señala que, a esa misma hora, justo al lado de Granados y Vieira, almorzaba también “un conocidísimo periodista -quien al parecer se calló como un muerto- que antes de irse del restaurante aprovechó para saludar al consejero de Justicia”. “Acto seguido y con la mayor naturalidad, Granados procedió a presentarle al presidente del TSJ, a quien personalmente el periodista no conocía. La reunión, por tanto, no tuvo lugar en una atmósfera secreta, más bien todo lo contrario”.

   Hace unos días, otro implicado, Francisco Camps, presidente de la Comunidad valenciana,  también acudió en primer lugar al juez que habrá de juzgarle. Dado que son íntimos amigos ¿quién mejor para comprenderle? Pero las amistades se fomentan, el conocimiento al menos. Comer juntos es un buen principio.

     Pues nada, me he quedado muy tranquila. Esto es humanizar realmente la justicia. Lo que no sé si los jueces resistirán el menú, comer con todos los encausados que han de juzgar es tarea añadida. Ah, que a lo mejor no son iguales todos los jueces, ni todos los afectados por una implicación. No sé porqué me parece que el Juez de Florida no comió en realidad con el acusado.

About these ads

5 comentarios

  1. MACGO

     /  3 abril 2009

    ¡Qué pasteleo mas indigno!

  2. Viator

     /  3 abril 2009

    La noticia debería titularse: “Siente a un juez a su mesa”.

  3. rosa maría artal

     /  3 abril 2009

    Dicho y hecho, amigo.

  4. José Miguel hierro

     /  4 abril 2009

    Esto pasa porque en su momento la Justicia no entró a saco en los numerosos casos relacionados con la corrupción del PP, como pueda ser el caso Naseiro, El Tamayazo, los numerosos efectos de la desmesurada urbanización salvaje, saltándose a la torera todas las normativas de todo tipo que se han hecho en España.
    Algún ministro del PP dijo que para liberalizar el suelo todo el suelo español era susceptible de ser urbanizado.
    Ahora tenemos los casos como Gurtel en el que están tratando de minimizar sus efectos , así como el affaire de las escuchas ilegales que pretende que pase desapercibido. Es indignante que tengamos una clase política que piense sólo en el enriquecimiento personal, en lugar de enriquecer el acervo político de la gente haciendo una labor sería solucionando los problemas, que es preciso solucionar. y que es para lo que han sido elegidos
    Así que la Justicia debiera entra de oficio cuando estallara un caso que estuviera trufado de corrupción, para enderezar aquellos comportamientos impropios y si tienen que ir a la cárcel, pues al trullo. Me da igual quien fuera el causante de este comportamiento, eso se debe perseguir.
    Además aquí si tenía que ser el momento de actuar y cayera quien cayera, no como Rajoy que el día que lo dijo, se dio cuenta quien podía caer y que todo estaba muy cerca de él , aquello evidentemente no le gustó, por lo que donde dije digo, Digo Diego, como el lío que se hizo en la rueda de prensa, así tiene el lío en el PP.

  5. Desafecto

     /  5 abril 2009

    Con todo, el pp ya supera en las encuestas al psoe.
    El pp cuenta con la ayuda inestimable del más comprensivo de los electorados.
    Un electorado que piensa que todos los políticos son iguales, que no cree en la honestidad en la política, o al menos, no la exige.

    ¿Déficit de culturta democrática? ¿Borreguismo y pensamiento único?
    Realmente lo dejó todo atado, y bien atado, parece.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 820 seguidores

%d personas les gusta esto: